Cómo distinguir una hipoteca mala de otra peor

Analiza todo al milímetro

Analiza todo al milímetro

Cuando el mundillo hipotecario no resulta familiar puede resultar farragoso e incluso incómodo. Algo así como un mar de dudas y de peligros que tienes que ir salvando para llegar a buen puerto sin pringar ni palmar pasta.

Buscar hipoteca, y elegirla en caso de poder permitírtelo, es una de las tareas más importantes de la vida, porque nos tiramos 20-30 años pagando mes a mes al banco. Cuánto soltemos no dependerá sólo de lo que cueste el piso y cuánto nos deje el banco sino de qué condiciones tenga el préstamo.

Por mucho que se haya abierto el grifo del crédito y hayan bajado los diferenciales a la mitad, todavía no podemos hablar de que haya buenas hipotecas, salvo -quizás- para los que tengan un perfil premium o compren el piso de un banco.

Para caer en menos trampas te puedes guiar por varias cosas. La primera y fundamental es huir de la cláusula suelo o cláusulas abusivas de cualquier tipo, ya sean intereses de demora muy altos o falsos seguros que te protegen de peligros que realmente no existen. Parece mentira, pero sí: aún quedan hipotecas así.

Otro tema importante es la vinculación. Intenta firmar, como mucho, un par de seguros, que suelen ser el de hogar y vida. Y si solamente firmas el de hogar, mejor que mejor. En realidad el único seguro obligatorio con una hipoteca es el de incendios, incluido en el de hogar. Cosas como domiciliar la nómina y los recibos o tener tarjetas, sin que te obliguen a gastar grandes cantidades al mes, al trimestre o al año, tampoco te comprometen mucho.

El nivel de tolerancia con las comisiones debe ser cero. Ni por abrir la hipoteca, ni por cancelarla, ni por amortizar, ni por estudiar tu caso… Nada de nada, lo ideal es tener cero comisiones.

Respecto a los intereses hay dos aspectos a tener en cuenta: por un lado el interés fijo inicial, al que recurren todos para asegurarse más ganancias al principio, ahora que el Euríbor está en el entorno del 0,3%, o sea súper bajo. Para que la hipoteca sea aceptable en estos tiempos, no debe pasar del 2,5%.

Luego está el diferencial, que para que no sea más caro debe estar como mucho en el 1,7%. A lo largo de 2015 bajarán seguro, así que si lees esto más adelante, intenta que el diferencial no suba de las cifras más bajas que se barajen en ese momento.

¿Existen préstamos así? De momento sí, en el Santander, ING Direct, Uno-e… De forma mensual publicamos un resumen de las 10 mejores hipotecas, así que atento al primer día de cada mes ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>