La banca tradicional recorta distancias con las entidades online

Destronadas por la competencia

Casi destronadas por la competencia

Las hipotecas online ya no son lo que eran. Y no porque hayan empeorado sus condiciones, que un poco sí con respecto a los años dorados de la menor vinculación y sobre todo los diferenciales por debajo del 1%, sino más bien porque están siendo alcanzadas por las hipotecas de bancos tradicionales, que cada vez acercan más sus ofertas a las de préstamos que sólo se pueden contratar por Internet.

Venimos de unos años de sequía crediticia en los que se han dado poquísimas hipotecas. Eso, sumado a que las que se dieron hace tiempo se van terminando de pagar poco a poco, deja a los bancos en situación de necesitar más hipotecas para hacer negocio y mejorar sus balances.

Aunque no están dispuestos a aprobar préstamos para cualquiera ni a cualquier precio, sí que se les ve necesitados, en general, de hacerse con la mayor cantidad de buenos clientes posible.

Eso pasa por atraerlos con hipotecas que luego los vinculen a la entidad con 1.001 productos que aseguren el pago de la cuota, ganancias extra y tener bien amarrado al nuevo cliente durante décadas.

En mayo, el diferencial medio de las hipotecas de banca tradicional era del 1,90% mientras que el de las que trabajan en Internet se situó en el 1,81%. Esta diferencia, de sólo 0,09 puntos, el mismo mes de 2013 fue de 0,61 puntos, y el año pasado de tan sólo 0,2.

Mientras que 22 entidades de las de toda la vida han lanzado 19  nuevas hipotecas este año, y rebajado en 26 casos el diferencial, solamente 5 bancos online han hecho lo mismo. Es verdad que hay más entidades tradicionales que online, pero la movilidad de estas últimas está siendo superada claramente por las primeras.

Las hipotecas online siguen siendo las mejores, las más baratas, las que cuentan con las condiciones más atractivas, dentro de que hoy en día realmente atractivo hay poco en el mercado. Pero están siendo alcanzadas poco a poco por los otros bancos.

La ventaja de firmar una hipoteca online es que sueles tener un diferencial más bajo y menor vinculación (menos seguros y otros productos que contratar para bajar el diferencial o para que te den la hipoteca). Sin embargo, las entidades online son menos flexibles (o nada) a la hora de negociar.

Se ciñen a lo que pone en su web y no suelen adaptar la hipoteca a tus características, algo que sí puedes conseguir mucho más fácilmente yendo a la sucursal de cualquier banco con oficinas, que con tal de ganar una hipoteca puede adaptarte la oferta oficial, si ya ha visto que otra/s entidad/es están dispuestas a prestarte pasta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *