Pedid y ya veremos si se os dará

El pedigüeñeo, digo, la política social está a la orden del día

El pedigüeñeo, digo, la política social está a la orden del día, pero sólo para lo que conviene

En este país de escasez económica, pedigüeñeo incesante y manga ancha para los subsidios, la ocasión la pintan calva para pedir y reclamar. Teóricamente sí; en realidad depende de lo que pidas y quién seas.

Aferrada a esta probabilidad y con unas gotitas del elixir Ley de Murphy, la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, también conocida como Adicae, ha hecho turismo en el Congreso para pedir que se legisle contra las cláusulas suelo que tanto nos traen por la calle Amargura.

Su portavoz, Manuel Pardos, ha pedido a todos los partidos politícos que dejen de tratarnos como ídem y que, para no esperar tanto como la OCU, cuya demanda contra cláusulas bancarias abusivas de 2003 se ha visto respaldada ahora por el Tribunal Supremo, atajen por el camino de aprobar una disposición adicional a la Ley de Consumidores y Usuarios, que te juro que existe aunque muchos llamados y pocos elegidos la hayan visto.

Adicae dice que son 49 las cajas y bancos que nos obligan a firmar esta guarrería de cláusulas. Pensaban que eran 22 pero cuando las denunciaron la semana pasada, 5.000 personas les chivaron que había muchas más de las que sospechaban. ¡Ándale, ándale! Y yo con la calculadora rota.

Esta asociación pide la devolución del dinero que se ha estafado a 1.700.000 personas haciendo quedar a Cruella de Vil como un híbrido entre Blancanieves y la Cenicienta. En algunos casos son 6.000 euros al año y en otros 1.200 euros, siendo 2.000 euros la cantidad media. Adicae pide que se devuelva en las hipotecas firmadas desde enero de 2007 aunque se permiten regalarnos el derecho a reclamar si las hemos firmado antes.

Su petición al Congreso es más que razonable pero ya sabéis que, aunque lo parezca, no es Caperucita Roja quien tiene la mayoría parlamentaria y que todo lo que se aprueba debe ser por mayoría. Así que, aunque sea un cambio muy necesario por justicia e incluso para salir de la crisis, dudo mucho que los políticos se decanten por morder la mano que les da financiación, que para colmo y recochineo de los presentes le perdona.

La construcción llora y se le da, la automoción llora y se le da, el turismo llora y se le da, pero los ciudadanos lloramos, pedimos abolir cláusulas  injustas, escondidas, sibilinas y abusonas, y como mucho se nos da de lado, por no terminar la frase de otra manera que a estas horas hay menores delante.

El Gobierno no tiene una caja mágica de la que sacar más pasta; Madrid sí pero, tras el Tengo una Cabezonada, ya no sabe qué hacer con ella. Sólo nos tiene a nosotros y no nos multiplica los panes y los peces sino que nos sube el IVA con que pagarlos y con el que tapar el agujero negro de la deuda pública, que traga el doble de lo que ingresa. Se nos viene encima un desastre de proporciones bíblicas del que no nos sacará ni Noe Durao Barroso con un arca pirateada de bandera azul con estrellitas amarillas.

Adicae anuncia movilizaciones. Espero que hagan ruido de verdad, no como otros que pasan de puntillas a recoger millonarias subvenciones y sólo sacan la pancarta cuando se les insinúa trabajar hasta los 67. El otro día vi un rally que ganó el muñeco de Michelín y se movía más rápido. Que Dios nos pille confesados. Amén, espías.

10 pensamientos en “Pedid y ya veremos si se os dará

  1. Desolado

    Yo soy uno de los afectados por la maldita cláusula suelo y sí que estoy notando que la hipoteca me tendría que haber bajado como a algunos amigos que tengo pero sigo pagando como un tonto. La firmé después de 2007 así que voy a intentar denunciar, gracias por la información.

    Responder
    1. Dr Amor

      A mi me ha pasado lo mismo, es vergonzoso, yo no sabía nada(Culpa mía por no haber leido detenidamente las condiciones), y he sido uno de los muchos afectados, muchas gracias por la información Matahari, el artículo de 10 y la foto muy graciosa 😀

      Responder
      1. Nuberu

        Gracias a blogs como este… esperemos que todo el mundo se lea de arriba a bajo el contrato y todas las clausulas porque los bancos se las saben todos e intentarán de una manera u otra seguir ganando lo mismo.

        Responder
      2. Matahari

        ¡Gracias a ti! De pequeñitos nos enseñan a leer y escribir pero luego tenemos que leer tantas cosas que las más importantes nos las pasamos por alto. Y como además las ponen tan pequeñas…

        Las prisas de firmar, es que tenemos el síndrome del microondas, lo queremos todo en menos de un minuto.

        Responder
    2. Matahari

      Reconozco que es una cláusula muy puñetera pero no te desanimes, a lo mejor se consigue algo… Y si no, ¡debemos leer con más atención la próxima vez!

      Responder
  2. Cuquenas

    Ojalá que los parlamentarios aprueben un cambio en la legislación al respecto aunque yo también lo veo muy difícil por lo que comenta Matahari. Mientras que los políticos sigan sujetos a financiación de los bancos, nunca aprobarán nada que pueda ir en contra de ellos por muy injusto e ilegal sea lo que hagan.

    Responder
    1. Nuberu

      Por desgracia el poder lo tienen los bancos y va a ser muy muy complicado cambiarlo, pueden aprobar cosillas para disimular, pero al final los bancos nunca pierden… les anulan la posibilidad de poner unas clausulas pero se invetarán otras…

      Responder
  3. Kilovatio

    Es una vergüenza que el Gobierno gaste el doble de lo que ingresa y que para continuar con tanto derroche intenten seguir sangrándonos a nosotros el dinero. El Gobierno nos lo saca, los bancos nos lo sacan, los promotores inmobiliarios pretenden seguir vendiendo los pisos al mismo dinero y construyendo al mismo ritmo… Así no se puede seguir.

    Responder
    1. Nuberu

      Es increíble aunque lo de seguir construyendo no creo que dure mucho porque si no hay gente que pueda comprarlos y pagarlos es igual que hagan pisos de protección o de lo que sea, el negocio de la construcción no volverá a ser el mismo nunca, por mucho que se empeñen

      Responder
      1. Matahari

        Eso espero porque era un negocio inflado artificialmente. Es como si de repente hubiera más coches que conductores y los coches costara media vida pagarlos. Bueno, me callo, no vaya a ser que esté dando ideas sin querer. ¡Ups!

        Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *