Archivo de la etiqueta: abusos hipotecarios

Cómo reclamar la comisión de apertura

Recupera lo que es tuyo

¿Tienes comisión de apertura? Si no lo recuerdas, lo quieres confirmar o no sabes lo que es, busca el contrato de tu hipoteca y mira la cláusula cuarta, en la que suele aparecer como os pongo en el siguiente párrafo, sacado de una escritura real.

Comisión de apertura: El prestatario (consumidor) satisfará una comisión de apertura del 0,75 por 100 sobre el principal del préstamo. El importe de esta comisión será abonado por el prestatario mediante cargo en su cuenta, lo que se efectuará en la fecha de la firma del presente otorgamiento.

Vamos, que te cobran por supuestos trámites administrativos, la gestión y apertura del préstamo; si es fijo casi seguro que la tienes porque aparece en un 80%. Un trabajo que ya pagas con creces con los intereses que mes a mes pagas durante los muchos años de hipoteca que te quedan por delante.

Para ganar, el banco debe demostrar qué tareas exactas realizó para cobrar esa comisión, que las hizo su personal y no una gestoría y que tú las pediste o aceptaste. Como es una cláusula que inventan para ganar dinero, pero no suele haber detrás tareas demostrables que cumplan todos estos requisitos, puedes reclamar que te devuelvan el dinero.

¿Posibilidades de éxito? Algunas, sobre todo por vía judicial ahora que hay sentencias en varias provincias españolas que consideran que la comisión de apertura es nula por ser abusiva, por estar impuesta sin negociar, por no demostrar en base a qué y crear un desequilibrio con el cliente.

Lo primero que puedes y debes hacer es localizar el párrafo de tu hipoteca donde viene impuesta la comisión. Fotocopias esa hoja y junto a un escrito de reclamación lo envías al SAC (Servicio de Atención del Cliente) de tu entidad.

Para saber cómo dirigirte al SAC pregunta en la oficina de consumo de tu localidad, con suerte te lo reclaman todo gratuitamente, o si no al mismo banco, donde te dirán si debes enviar carta, correo electrónico o ellos mismos lo mandan por valija interna.

Si en dos meses no recibes respuesta o es negativa, reclama al Banco de España. A veces puede ocurrir que te dé la razón, si bien no es una institución que cumpla bien con su trabajo porque más que supervisar a la banca tiende a protegerla. Escasamente le da tironcillos de orejas y se limita a publicar estadísticas de reclamaciones que a los periodistas nos sirven para poner el foco en los asuntos más abusivos y reclamados por los clientes.

Si esto tampoco te funciona, sólo queda la vía judicial. Consulta con un abogado experto en Derecho financiero, que haya llevado y ganado casos de cláusulas abusivas. Desgraciada y afortunadamente cada vez hay más profesionales de este tipo. En la primera consulta, que suele ser gratuita, llévale el contrato de la hipoteca y pregúntale si tienes más cláusulas abusivas.

Como el 90% de las hipotecas las incluyen lo más probable es que cargues con alguna más; seguro que puedes reclamar los gastos de la hipoteca y quizá algo más también. En ese caso, pregúntale qué comisión cobra (por encima del 15% es un abuso) y asegúrate de que sea al final, cuando has ganado, que no tengas que adelantar dinero. Pide también que al banco se le condene en costas, para que no tengas que pagar por el juicio si ganas.

Aunque recuperes poco, si por ejemplo te devuelven 1.500 € descontando lo del abogado, bienvenido sea, es tuyo. Si consigues más porque tienes más cláusulas abusivas, razón de más para reclamar. Si no puedes pagar a un profesional, contacta con el Colegio de Abogados de tu provincia y pregunta si cumples los requisitos para reclamar con justicia gratuita.

Los nuevos juzgados valen para reclamar cualquier estafa hipotecaria

Parece que los medios se quedan cortos...

Parece que los medios se quedan cortos…

¿Has descubierto un abuso del banco en tu hipoteca y lo quieres denunciar? El primer paso es negociar con el banco que quite esa cláusula del contrato o la deje de aplicar sin tener que hacer una novación (firma de nueva hipoteca para cambiar las condiciones).

Pero como muchas veces remolonean y nos dan con la puerta en las narices, no nos queda otra vía que la judicial. Por orden natural, antes corresponde una reclamación ante el Banco de España, pero como en la práctica sólo sirve para que conste en sus estadísticas anuales y como mucho dé un tirón de orejas simbólico a la banca, al final la única vía útil es poner el caso en manos de un abogado.
Para denunciar cualquier abuso bancario puedes recurrir a la Justicia gratuita, siempre que cumplas los requisitos de ingresos, a través del Colegio Oficial de Abogados de tu provincia.
Cláusula suelo, hipoteca multidivisa, vencimiento anticipado, gastos de la hipoteca, intereses de demora, redondeo al alza, método 360/365, IRPH… Hay tantos frentes abiertos para denunciar los abusos hipotecarios, que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha ordenado que en cada provincia y ciudad autónoma se abra un juzgado que sólo esté especializado en estos temas.
Lo que no tenga que ver con hipotecas como valores, acciones, preferentes, swaps... O lo que se refiera a ello pero ataña a empresas o demandas colectivas deberá seguir juzgándose donde siempre, ya que los nuevos juzgados sólo tramitarán demandas de personas físicas que reclamen de forma individual algún tema exclusivamente de la hipoteca.
El motivo principal ha sido no colapsar el sistema, más de lo que ya está, ante el aluvión de reclamaciones que van a llegar después de que ciertos bancos se hayan negado a quitar el suelo y devolver el dinero por sin ir a juicio, la vía que abrió el Gobierno en enero.
Como sólo el 25% de las reclamaciones se han atendido por esta vía, para el otro 75% sólo quedan los juzgados, que con casi total seguridad fallarán a su favor, siempre que se demuestre que su suelo se incluyó en la hipoteca de forma abusiva y no transparente.
Pero algunos abogados ya se temen lo peor… Critican que todos los ciudadanos de una misma provincia deberán ir a la capital a un solo juzgado, lo que viola su derecho a una justicia de proximidad. Tampoco se ha considerado la población ni número de casos. Provincias muy pobladas tienen un solo juzgado, como las menos pobladas.
Todos los jueces están en prácticas, son de la última promoción recién salida de la academia, y sus decisiones las tiene que aprobar un juez tutor. ¿Llegarán con ganas por ser sus primeros casos o se les harán cuesta arriba por tratarse de temas muy complejos? Que Dios reparta suerte, porque tampoco tienen suficientes ni apropiados medios materiales.
Como en muchas otras cosas, la cláusula suelo va abriendo camino al resto de abusos hipotecarios, pero se vuelve a encontrar con insuficientes medios materiales para atender las 330 reclamaciones diarias que de media se han registrado en las 13 comunidades autónomas que tienen registro online de demandas. El volumen es brutal, se calcula que unas 90.000 demandas al año llegarán a estos juzgados, llamados bis porque duplican al que se encargaba hasta ahora de estos temas.

Las sentencias de demandas colectivas deberán aplicarse en las individuales

Un paso más en la carrera contra los abusos bancarios

Un paso más en la carrera contra los abusos bancarios

Despacito, despacito, la cosa se va poniendo a favor de reclamar los abusos hipotecarios.

La última novedad viene a raíz de una sentencia del Tribunal Supremo sobre la cláusula suelo del 5,5% de Banco Andalucía (fusionado con el Popular, que ahora es Santander), que ha dado el mismo veredicto que ya se dio cuando esto mismo se juzgó en una demanda colectiva.

Este Alto Tribunal ha dicho que cualquier sentencia firme que ya se haya dictado en una macrodemanda, por cualquier asunto hipotecario, debe servir posteriormente a los jueces que juzguen el mismo hecho, en una demanda individual, para dictar la misma sentencia.

O sea que si hay algún asunto hipotecario que queremos reclamar y ya hay una sentencia favorable tras una demanda colectiva tenemos posibilidades de ganar, se nos allana el camino. ¡Guauuuu! En las hipotecas multidivisa hay admitida a trámite una demanda colectiva de Asufin en Madrid, misma asociación que ha presentando una macrodemanda contra el IRPH.

En el caso de la cláusula suelo hay varios precedentes… Como por ejemplo las sentencias del Tribunal Supremo contra BBVA, Abanca y Cajamar, que lo anuló y obliga a devolver hasta el último céntimo cobrado de más, o varias demandas colectivas contra bancos como Unicaja. En este caso, si un juez de otro tribunal se encuentra un caso igual debe aplicar la opinión del Supremo.

Lo mismo nos pasa con los gastos de la hipoteca. Como ya hay una sentencia del Supremo que condena a BBVA a asumir la notaría, gestoría, tasación, registro e impuestos, cualquier juez que se encuentre un caso similar, debe fallar en en mismo sentido.

Es lo que toda la vida se ha llamado jurisprudencia, o sea casos iguales o similares que sirven de base para dictar sentencias en una dirección u otra, apoyándose en opiniones ya emitidas por otros jueces. Lo que pasa es que suelen hacer falta tres sentencias para considerar que hay jurisprudencia y, hasta ahora, los jueces de otros tribunales no sabían qué hacer…

Unos han seguido a pies juntillas el criterio del Supremo mientras que otros han ido por libre. Algunos estaban tan liados que han consultado al Tribunal de Justicia de la Unión Europea y de ahí vienen gran parte de los logros contra los abusos hipotecarios, en los que el tribunal europeo siempre da cera a España.

El Tribunal Supremo está harto de juzgar una y otra vez la cláusula suelo y de ser quien diga la última palabra. Está cansado de que le lleguen temas que podrían resolverse perfectamente en tribunales menores. Está colapsado de temas hipotecarios en particular y bancarios en general, y quiere liberarse. También quiere dar legitimidad a la opinión de los tribunales menores, ya que -hasta ahora- o no se atrevían a ser contundentes con la banca o, si lo eran, el banco no se conformaba y recurría incansablemente hasta llegar al Supremo, igual que los demandantes.

Las macrodemandas van más lentas que los casos particulares o de pocos afectados, porque acarrean mucha documentación a estudiar, pero cuando por fin hay sentencia suele ser gorda. Y es lo que quiere ahora el Supremo: que lo que vale para una macrodemanda se aplique a los particulares y les allane el camino.

Genial para los afectados, es terreno ganado. Y quizá tiempo, porque en los nuevos tribunales para las reclamaciones hipotecarias de 13 comunidades autónomas hay 330 reclamaciones diarias por abusos hiptecarios, lo que significa que a lo largo del año se esperan unas 90.000 demandas contra la cláusula suelo, los gastos de la hipoteca, el vencimiento anticipado, las multidivisa, el IRPH y otros abusos bancarios que traen cola.

 

Con la misma hipoteca aunque ya no trabaja en el banco

A veces David vence a Goliat

A veces David vence a Goliat

Es de dominio público, por mucho que escueza a algunas conciencias, que la banca da mejores hipotecas a sus empleados. Es así, es habitual en muchos sectores: trabajar en un sitio te suele dar derecho a descuentos, gratuidades y beneficios varios sobre el producto que tu empresa fabrica o comercializa.

Estas mejores condiciones suelen pasar por no cobrar comisiones, poner un diferencial más bajo, prestar hasta el 100% cuando a otros no se les deja más del 80%, disminuir la vinculación (ataduras en forma de recibos, tarjetas y otros productos) porque al fin y al cabo el banco ya sabe cuánto y cuándo cobras, desde cuándo curras alllí y con qué contrato.

La cuestión es que, si eres empleado y tu banco te dio una hipoteca en ciertas condiciones, se te acaban los chollos en cuanto dejas de trabajar para él. Nada más firmar el finiquito te aplican lo mismo que al resto de los mortales.

Pero… ¡Oopp! Por primera vez en España hay una sentencia que da la razón a un extrabajador de banca, al que el Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Almería acaba de reconocer que tiene que quedarse con una hipoteca en las mismas condiciones que cuando curraba en Bancaja (ahora Bankia). También que hay que recalcular sus cuotas y que el banco debe devolverle todo el dinero que le ha cobrado de más por tener el índice CECA (el de las cajas de ahorros), que desapareció a finales de 2013.

Precisamente aquí reside el quid de la cuestión. Este índice encareció sus cuotas un 30%, lo que el juez ha visto como un abuso. Además, el trabajador no dejó la caja porque quiso sino porque de la docena de sucursales de Caja Madrid y Bancaja que había en Almería, Bankia sólo dejó un par, fulminándose a una treintena de trabajadores.

Entre ellos está este señor, que salió con un ERE (Expediente de Regulación de Empleo). Aparte de esto, el juez entiende que aplicándole el índice CECA, el banco se ha estado enriqueciendo más allá de lo tolerable.

Este caso sorprende y sienta un precedente para otros trabajadores de banca en la misma situación. Como digo, es la primera vez que ocurre, lo que tiene aún más mérito porque en el contrato de la hipoteca ponía que si dejaba de trabajar para la entidad, su préstamo pasaría a tener otras condiciones.

El Gobierno dice que nos ayudará a pagar la hipoteca

Flipa con la moto de ayudas que quiere vendernos el Gobierno

Flipa con la moto de ayudas que quiere vendernos el Gobierno

El Gobierno de Zapatero se plantea, por fin y ahora, mejorar el tinglao hipotecario.

Para buscar excusas con las que agotar esta legislatura mientras parece que se hace algo para ayudarnos, el Gobierno dice que los Ministerios de Economía y Justicia, en comandita con el Banco de España, están estudiando medidas para que no nos arruinemos pagando las hipotecas.

Entre lo que les ronda la cabeza no está que se vaya a cancelar la deuda entregando el piso al banco, lo que se conoce como dación en pago.

Sí piensan en aumentar la cantidad mínima de ingresos que se puede embargar a una familia, cifra que ya subió en 2010. También en eliminar las cláusulas suelo y techo, limitar al 25% los ingresos que dedicamos a pagar deudas, obligar a cajas y bancos a que nos informen más y mejor de la gran responsabilidad que contraemos al firmar una hipoteca y todo lo relacionado con la misma.

Se plantean que la empresa que tase inicialmente el piso sea independiente y no del banco, como ocurre ahora. También, que tengamos que pagar menos del 29% de intereses de demora que tendríamos que pagar si nos ejecutaran la hipoteca ahora.

Además, quieren que el banco no pueda quedarse con el piso por el 50% de su valor de tasación, teniendo nosotros que pagarle el resto, sino que el banco pague más dinero por la casa que se queda, y nosotros menos.

El Gobierno piensa en plazos más largos en las ejecuciones hipotecarias y que la gente que echan de su casa pueda quedarse pagando un alquiler.

Lo único que les preocupaba hasta ahora y, sinceramente, lo único que en el fondo les sigue preocupando aunque no lo digan abiertamente, son los bancos que financian a sus partidos.

Si perdemos el empleo, llegamos a fin de mes, podemos comprarnos un piso o pagárselo al banco es algo que no les quita el sueño. Y debería, pues están en el poder o en la oposición porque les hemos votado para que representen nuestros intereses y no los suyos propios. Pero eso es un bonito cuento de los que ya no se tragan ni los niños.

Estas medidas serán muy bienvenidas siempre que contribuyan a que nos podamos enfrentar mejor a la jungla de hipotecas en la que sobrevivimos. Sin embargo, para miles de familias llegan demasiado tarde y después de que perdieran la voz gritando los abusos de los bancos y pidiendo justicia.

De momento solo son buenas ideas, buenos propósitos como dejar de fumar, adelgazar y aprender inglés que cada vez que comienza un nuevo año juramos y perjuramos que vamos a cumplir. Estoy deseando ver si, como ha dicho el presidente del Gobierno, pasan de la fantasía del buen samaritano a la realidad en las próximas semanas. Y es que hechos son amores y no buenas razones.

Quiere que creamos que le importamos y que nos va a ayudar, aunque a mí me parece que es un humo más negro que el que acechaba en la serie Perdidos.

Esto no hay quien se lo fume ni como pipa de la paz.

¿Te gustaría deshacerte de la hipoteca dándole el piso al banco?

Una firmita, por caridad, ¡¡una firmita para terminar con los abusos hipotecariooooos!!

Una firmita, por caridad, ¡¡una firmita para terminar con los abusos hipotecariooooos!!

Ante la indigestión de hipotecas y pisos que padecemos por los problemas con los que nos desayunamos cada mes  para pagar las cuotas, unida a la cifra indecente de embargos y desalojos que llevamos, varias organizaciones encabezadas por la Asociación de usuarios de Bancos, cajas y seguros (Adicae) y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca están pidiendo una firmita, por caridad, una firmita para que podamos cancelar la deuda dando el piso, cuando dejamos de pagar la hipoteca al banco.

Esta recogida de firmas se hace para que, cuando haya al menos 500.000, se presenten al Congreso para obligar a los diputados a votar una vez más si tendremos o no dación en pago.

Ya que votan lo que les sale del pichiqui, cuando les sale del pichiqui, al menos que vean que nos movemos, lo que queremos y que no nos conformamos con el primer ni el segundo no que nos dan como respuesta.

Una firmita para hacerse oír, oiga, ¡una firmita! Aquí tienes la propuesta que van a presentar (también lo hicieron sin éxito en marzo) y aquí uno de los sitios donde puedes firmar online, como complemento a la recogida de firmas presencial.

Para firmar hay que tener nacionalidad española, ser mayor de 18 años, estar inscrito en el censo electoral y decir tu nombre, apellidos, DNI o tarjeta de residente y municipio donde vives.

En el Senado se acaban de rechazar dos enmiendas para limitar el uso de cláusulas suelo en los contratos hipotecarios que firmamos con los bancos. Solamente han votado a favor 7 senadores del partido Entesa Catalana de Progrés, mientras que PP, PSOE, CIU, PNV y el resto han sumado sus fuerzas en 227 votos en contra para, todos a una, hacernos la mamola al permitir que estas cláusulas sigan campando a sus anchas en el tercio de las hipotecas españolas y en las que vendrán.

Aunque reconocen que la cláusula suelo es abusiva, le pasan el muerto al Congreso y a la comisión recién creada para chiripitiflautear en torno a los abusos hipotecarios, diciendo que a ellos les corresponde más y mejor acabar con estas porquerías bancarias.

También se excusan cutremente en que el sistema hipotecario español necesita una reforma profunda que es mejor acometer en conjunto y no por un lado las cláusulas suelo y por otro vete a saber qué porque aquí nunca nadie hace nada por nosotros.

En mi opinión, nadie le quiere quitar a los bancos estos chollos que se han inventado para ganar más dinero a nuestra costa con un bien tan básico como la vivienda, y por eso dicen toda clase de cosas increíbles o rebatibles para no actuar como deberían: para el bien y en representación de nosotros, los ciudadanos que les hemos votado para que así lo hagan.

Aunque se recojan todos los autógrafos del mundo, incluidos los de Batman, la Rana Gustavo y el muñeco de McDonalds, y aunque el Congreso esté poniendo en marcha un teatrillo para mirar sin lupa los abusos hipotecarios y luego contarle el Gobierno sus conclusiones, lamento comunicaros que no creo que se cambie la Ley Hipotecaria para aceptar el piso a cambio de cancelar la hipoteca, ni para quitarlos la losa de los abusos bancarios.

El lunes comentaré más en profundidad cuáles creo que son los ruines motivos para esto. ¡Buen finde!

A la caza y denuncia del abuso hipotecario

Creemos una red para escapar de la que los bancos nos han tejido para cogernos como a merluzos

Creemos una red para escapar de la que los bancos nos han tejido para cogernos como a merluzos

Si crees que el banco te tima que flipas con la hipoteca, si crees que las condiciones en las que te la dio son un abuso o no te informó bien de ellas…

Si crees que después de pagar los intereses de la hipoteca te quedas con el bolsillo frío y el enfado latente…

Si crees que el banco te está dejando con una mano alante y otra atrás a base de cobrarte cosas que no sabías que existían y que no deberían existir, sigue leyendo.

La Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, más conocida por sus siglas Adicae, ha creado una red de alertas en internet donde desde aquí podemos quejarnos de todos los atropellos, tropelías, abusos y putadas que nos hacen los bancos y las cajas.

Se publican por zonas para que estemos informados de lo que pasa en nuestra city. Por quejarse y sacarle los colores a la banca que no quede.

Ante la ceguera intencionada de los políticos, la lentitud y pereza del sistema, los bancos cada vez están cometiendo más atropellos en las hipotecas, que les salen muy baratos y a nosotros muy caros.

Un ejemplo son las cláusulas suelo, que ya han sido declaradas abusivas por varias sentencias judiciales, porque impiden que un tercio de las hipotecas en España puedan disfrutar de un Euríbor todavía bajo.

Otro son los swaps, clips y CAP: una especie de supuestos seguros que protejen contra la subida de los tipos de interés, pero que en realidad también impiden que nos beneficiemos de la marea todavía baja del Euríbor y que nos sacan varios miles de euros extra al año.

Otro más es el redondeo al alza de las cuotas de las hipotecas, ya casi en desuso porque lo han frito a sentencias judiciales. Y es que los bancos actúan a golpe de mazo de juez: hasta que no hay una sentencia que declara algo abusivo y obliga eliminarlo, siguen erre que erre utilizándolo para sacarnos el dinero.

Un abuso muy grande es la falta de información o la desinformación premeditada a la que los bancos nos tienen confinados. De acuerdo que nosotros tal vez no siempre preguntamos todo lo que podríamos y deberíamos sobre lo que vamos a firmar, y que no siempre salimos del notario creyendo que hemos entendido al 100% la hipoteca que acabamos de firmar.

Pero es que los bancos no nos dan toda la información que deberían, y eso hasta lo ha dicho el juez que ahora está con la demanda que la OCU ha puesto a BBVA y Banco Popular por 51 cláusulas de hipotecas, cuentas corrientes y tarjetas, de la que habrá sentencia en un mes.

La Ley Hipotecaria obliga a los bancos a informarnos de todo, y por tanto no informar es ilegal y, por ahora, uno de los resquicios por donde podemos atacarles.

Si no estás conforme con las perrerías que te hace el banco, y puesto que no podemos confiar en que los políticos hagan nada por nosotros, porque sus amores están más en los bancos por sus dineros, además de dejarte los cuartos demandándole tú solo, unirte a una demanda colectiva o protestar en la plaza del pueblo junto a la acampada pacifista de turno o de moda, ya sabes otra opción: quejarte para que lo publiquen en esta red de alertas de internet.

La hipoteca de los bancos

Los malos también lo pasan mal y tienen sus propios problemas

Los malos también lo pasan mal y tienen sus propios problemas

Sabemos que, contra lo que anuncian y presumen, los bancos no nos están prestando un duro ni a los ciudadanos para comprarnos casa o cosas, ni a las empresas; solamente dan un poco a los políticos y porque ya se cobrarán con creces el favor de prestarles y hasta de perdonarles la deuda.

Lo que no sabíamos hasta ahora es cuánto dinero deben los bancos al organismo que les presta a ellos el dinero, que no es otro que el Banco Central Europeo (BCE), al que deben 126.300 millones de euros. Una auténtica brutalidad solo comparable a los más de 500.000 millones de euros que debe el Estado español, que pagaremos los de siempre.

Los bancos no tienen un chavo. Malgastaron el dinero fiándolo a deudores dudosos que difícilmente devolverán algo o todo, acumulando a cambio casas y más casas.

En esta película de terror llamada crisis los malos también tienen sus problemas y se encuentran con que nadie quiere prestarles dinero porque nadie confía en la deuda española, ni en nuestro sistema financiero, ni en nuestro país por mucho que hayamos ganado un Mundial y pensemos que ¡po-de-mos!

En las finanzas no vale el tiqui-taca, solo vale devolver el dinero cuanto antes mejor y a ser posible con intereses. Los bancos españoles coleccionan deudas cada año mayores. En 2010 tienen que devolver un huevo, pero no tanto como en 2011 ni 2012, con 2016 como el punto álgido. Tal vez a partir de entonces empecemos a recuperar el dinero, las hipotecas y la cordura, porque si los bancos están con el agua al cuello, nosotros nos ahogamos.

Son el pilar del capitalismo y, por mucho que nos den ganas de hacerles una pedorreta al verles pasándolo mal, no debemos porque parte de esa pedorreta nos rebota en la cara. Gustazos vs tristezas de la vida.

Y lo que nos espera, porque en EEUU ya han empezado a pagar por sus pecados y en España les caen guayas por todas partes. Allende los mares, Goldman Sachs, que es uno de los culpables de la crisis porque dio hipotecas cutrongas y arriesgadas, llamadas subprime, ya está sentenciado a pagar 550 millones por sus engaños.

En España somo algo más tímidos y, para no variar, vamos con retraso. El PP, como tantos otros, ha pedido por enésima vez que se legisle contra las malditas cláusulas suelo, Adicae sigue cosiéndoles a demandas por fraude en las hipotecas y la Justicia, con la lentitud y cobardía que la caracteriza, va escuetamente dando la razón a los estafados por cláusulas abusivas que nadie entiende. Tiempo al tiempo.

Se acabó deber dinero al banco cuando ejecuta la hipoteca

¡Qué país! El Gobierno arruinado, nosotros endeudados y la banca en ruinas

La UE, los partidos de la oposición y los consumidores, unidos para el acoso y derribo de la superioridad de la banca

La banca española pierde privilegios y margen de mangoneo. ¡Yupiiiii!

El Parlamento ha aprobado que cuando el banco ejecute una hipoteca porque hemos dejado de pagarla sea suficiente que le entreguemos el piso.

¿Verdad que parece que seguimos dando mucho? Pues es pecata minuta en comparación con lo que había hasta ahora, que era entregar el piso y además pagar la diferencia entre el valor de tasación actual y el valor que tenía el piso cuando nos hipotecamos.

¡Como si no tuviéramos bastante con darles el piso, encima seguíamos debiendo dinero al banco! Inaudito pero cierto, y gracias a una proposición no de ley presentada por la oposición (PP, ERC, IU e ICV) y aprobada a pesar de los votos en contra del PSOE, ya no tenemos que pagar además de entregar el piso.

Pero los bancos siguen sufriendo golpes en todas partes. Dadas las sospechas de su insolvencia, mala salud y fragilidad, incluidos los españoles, los 27 países de la UE  han acordado cobrar a las entidades financieras un impuesto sobre operaciones financieras para sufragar futuras crisis.

También han acordado publicar los resultados de, atención, unas pruebas de estrés (me parto con el témino) que se han realizado a los grandes bancos para saber su grado de resistencia a la crisis y si, después de tener parte de la culpa de llevarnos a ella, serán capaces de resistirla y remontar.

Además, Adicae (Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros) que siempre está dando por el clander con más o menos acierto, razón y oportunismo político, celebró el pasado sábado actos de protesta en 12 ciudades españolas contra los abusos hipotecarios y el sobreendeudamiento de las familias españolas.

No es que de repente la banca vaya a dejar de mangonearnos y abusar, pero cada vez tiene menos margen de maniobra para salir de rositas de la crisis y sacarnos los higadillos. No obstante, estoy segura de que ya se inventarán las mañas para cobrarnos comisiones e impuestos revolucionarios por otra parte.

Los bancos son malos pero sería aún peor que cayeran y nos arrastraran a todos en su caída, porque todos, nosotros, los políticos, los Gobiernos y hasta las hormigas más ahorradoras, dependemos de la banca para que el chiringuito capitalista, del que son la piedra angular, salga adelante.