Archivo de la etiqueta: gastos

Guía básica de hipotecas: Euríbor, gastos y comisiones

guia basica hipotecas3Por tercer día, continuamos la guía básica de hipotecas, para que no te pierdas en el mundo hipotecario a la hora de buscar información y negociar con un banco.

EURÍBOR. El European Interbank Offered Rate, abreviado Euríbor, es un índice del que dependen la mayoría de hipotecas a interés variable en España. Se calcula según el interés al que ciertos bancos dicen que se prestarían dinero con otros, o sea meras estimaciones.
Como se ha demostrado su manipulación por ciertos bancos, se quiere hacer sobre préstamos reales entre bancos, pero como cambiaría mucho el panorama, subiendo de golpe las cuotas de las hipotecas, se ha pospuesto su puesta en marcha hasta por lo menos 2019.
Su media es del 2,2% y su cifra más alta fue 5,393% en julio de 2008, lo que puso muchos hogares con el agua al cuello.
Cotiza en negativo desde febrero de 2016 y ha cerrado junio en el -0,149%; se espera que despida julio en torno al -0,16% y que siga bajando poco tiempo más. La previsión es colocarse en el 0% en 2018 y, según a qué analista preguntes, que se ponga por debajo del 1% en 2021 o por encima del 2% en 2020. Para tu información, cada mes publicamos su cifra oficial y analizanmos qué ocurrirá con su cotización.
El Euríbor en negativo es el causante de los tipos fijos iniciales en las hipotecas variables y el increíble aumento de los préstamos fijos, que han pasado de un porcentaje residual, inferior al 10%, a firmarse en 1 de cada 4 nuevas hipotecas.

GASTOS DE LA HIPOTECA. Algunas entidades como Bankia, Caixabank, Bankinter, Santander y BBVA ya comparten algunos gastos de formalización de la hipoteca, los más baratos o los que les atañen muy directamente. La mayoría debes tú seguir costeándola y supone alrededor del 10% de lo que vale el piso.

Los gastos son la tasación, notaría, registro de la propiedad, gestoría que el banco impone para llevar el proceso y que cobra una minuta asatronómica, y los impuestos (Impuesto de Actos Jurídicos Documentados – IAJD), que son lo más caro. Algunas entidades te informan del gasto aproximado en letra muy pequeña al final de la oferta hipotecaria de su web.

La tasación la puedes aportar tú, siempre que tenga una antigüedad máxima de 6 meses y la haya realizado cualquier empresa homologada.

COMISIONES. Bankia ha lanzado una hipoteca que no las lleva y está triunfando por ello. Algunas entidades sí las cobran, las más frecuentes son: estudio, apertura (0-5%-1%), amortización total (pagar la deuda de golpe), amortización parcial (pagar por adelantado parte de la deuda), cancelación (terminar de pagar el préstamo), subrogación (cambiar la hipoteca de banco), novación (cambiar las condiciones del préstamo, lo que requiere firmar una nueva hipoteca con la misma entidad).

¿Puedo cambiar mi hipoteca variable a fija?

Hay que pensárselo mucho

Hay que pensárselo mucho

Ahora que tanto se oye hablar de las hipotecas a tipo fijo y que se ve que la banca ha trasladado su guerra de ofertas a este terreno, quizá te dé por pensar si no te compensaría más cambiar tu hipoteca variable a una que siempre tenga la misma cuota.

Las hipotecas fijas tienen la clara ventaja de que siempre sabrás qué cuota vas a pagar, lo que te da tranquilidad porque no habrá sorpresas ni sobresaltos según el Euríbor. Eso es para bien y para mal: ahora pagarás por encima que con interés variable, pero se supone que si mantienes la cuota durante al menos 15 años más, será a partir de entonces cuando empiece a compensarte haber anclado la cuota a un interés en lugar de supeditarlo al Euríbor.

O sea que si te quedan más de 15 años por pagar quizá te compense. Hay que sacar la calculadora y mirar también qué condiciones tienes ahora (¿diferencial muy alto? ¿mucha vinculación? ¿a tope de comisiones?).

Y no sólo 15 años sino que tú preveas que vas a estar esos años pagando la hipoteca, porque una cosa es el plazo que se firma con el banco y otra distinta cuánto tiempo estás pagando al final, ya que lo aconsejable es realizar amortizaciones anticipadas siempre que se pueda, para acortar los intereses -cuanto mayor es el plazo mayores son los intereses-, y porque ahora que el Euríbor está tan bajo conviene ahorrar para cuando suba.

Si la banca se vuelca en el tipo fijo es porque le compensa. Es la nueva cláusula suelo pero legal, ya que ahora que el Euríbor está en negativo te calzan un interés desorbitado en comparación a Euríbor + diferencial, o sea lo mismo que pagar un suelo. Por eso Banco Sabadell, famoso por estar orgulloso de sus suelos, oferta una Hipoteca Fija al 1,75% al igual que Bankinter.

Si quieres pasar tu hipoteca variable a una fija en el mismo banco tienes que hacer una novación, que suele llevar coste. Novación es cambiar las condiciones de la hipoteca y puede hacerse siempre que el banco acepte ese cambio -lo hará si ve que saca provecho-. Conlleva pagar nuevamente notario y gestoría y a veces incluir alguna vinculación adicional (seguros, plan de pensiones…)

Si por el contrario quieres cambiar de entidad, puedes subrogar la hipoteca, lo que también trae costes. Antes esto lo asumía el banco pero ahora solamente conozco al Santander como único que se ocupa de todo, aunque con algunos requisitos y para interés variable. Calcula si, con todo, vas a ahorrar dinero y que algunos bancos cobran comisión por novación o subrogación hipotecaria.

Hay entidades con cláusula suelo que han ofrecido a sus clientes pasarse al tipo fijo, pero en mi opinión no compensa si esto cierra la puerta a reclamar en el presente o el futuro todo el dinero pagado de más durante años, y además lo que te deben es quitar el suelo y dejarte el Euríbor + diferencial que tuvieras contratado, salvo que durante todo el tiempo que te queda por pagar eso te salga más caro que un tipo fijo.

Qué te puedes deducir en la Renta si compras o vendes un piso

Ya que te has gastado un montón, llega el momento de recuperar algo.

Ya que te has gastado un montón, llega el momento de recuperar algo

Comprar o vender una casa es un gasto que va más allá del precio que pagas al vendedor. Y si compras con préstamo es mucho más caro, porque la hipoteca debe inscribirse en un registro (la casa también), hay por medio un notario (con tarifas por las nubes), una gestoría, una tasación y el pago de impuestos, entre otras cosas.

La ventaja es que estos gastos te los puedes desgravar en Hacienda, empezando porque si para pagar la casa utilizas dinero que obtienes con la venta de otro piso, puedes no abonar impuestos si todo lo obtenido por vender una casa lo inviertes en la compra de otra vivienda habitual en los dos años siguientes a la venta del piso. Esto es automático en mayores de 65 años, aunque no reinviertan en otra vivienda.

Así no tienes ganancia patrimonial y no debes tributar a Hacienda. Eso sí, sólo cuenta que lo inviertas en comprar la casa; muebles, reformas, electrodomésticos y otras cosas de ese tipo están excluidos.

Para demostrarlo, ni se te ocurra aceptar un euro en negro de los compradores, ya que ahora mismo los abogados que he consultado te “desaconsejan rotundamente” que lo hagas. Primero porque Hacienda está a la que salta y revisa todo mucho más que antes. Y así como esto de pagar o aceptar algo de dinero en B era una práctica habitual hace unos años, ahora está más perseguido y por menos de nada, como el Fisco se entere, os cascan una multa a ambas partes porque es ilegal.

Segundo porque si coges dinero en negro no puedes usarlo para comprar otra casa si tu vendedor no te lo acepta. Además tienes que tener en cuenta el valor en el que el piso se escrituró cuando lo compraste, ya que no se puede escriturar ni muy por debajo ni muy por encima si es que el mercado no ha variado tanto los precios en realidad.

Tanto si compras como si vendes una vivienda te puedes desgravar en la Renta de ese año, que es la que presentas al año siguiente, los gastos que te haya ocasionado comprar o vender. En el caso del vendedor: la certificación energética, que por menos de nada te cuesta entre 60 € y 120€ (según el profesional que contrates y los metros cuadrados; suelen cobrar a un euro el metro cuadrado, más IVA); también te desgrava la plusvalía -que se paga según el valor catrastral-, lo que has pagado a la agencia inmobiliaria -si has usado sus servicios- y otros gastos de gestoría o notario, si has tenido que pagarlos.

Si eres el comprador te puedes desgravar todo lo que has pagado para adquirir la vivienda: notario, tasación, gestoría, gastos en Registro de la Propiedad, Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), etcétera. Para ello, guarda todas las facturas y sácalas al año que viene delante del gestor que te haga la Renta o úsalas para hacerla por tu cuenta.

Los gastos asociados a la compra de un piso son desproporcionados

Sueltas pasta por tos laos

Sueltas pasta por tos laos

Cuando te planteas la compra de un piso, hay que tener en cuenta otros gastos además de la hipoteca, que te vendrá mes a mes con sus correspondientes intereses.

Por un lado, la vinculación que pide el banco para darte un diferencial más bajo. A veces interesa atarse y a veces no. Es cuestión de ver qué te exige a cambio de rebajar algo los intereses y si, calculadora en mano, la cosa compensa económicamente.

Según una encuesta de pisos.com, la mayoría de la gente (casi 70%) tuvo que domicilar la nómina y los recibos, firmar seguros de hogar y vida y un plan de pensiones para obtener la hipoteca. Sorprende que sólo el 3% de los encuestados afirma no haber contratado nada.

Somos bastaste sumisos con los requisitos del banco, teniendo en cuenta que lo único realmente obligatorio al suscribir una hipoteca es tener un seguro de incendios que viene dentro del seguro de hogar. En general nos conformamos con lo que nos piden y no nos atrevemos a negociar con la entidad ni a pedirle mejoras en la hipoteca.

De toda la vida, quien no llora no mama, y sorprende ver cómo se pueden cambiar cosas de la hipoteca hablando con el banco. En estos tiempos, más que nada, funciona tener ahorros, un perfil económico solvente y un trabajo antiguo y estable. Obvio también es estar bien informado/a y mostrarse con seguridad.

Los gastos asociados a la compraventa del piso son desproporcionados, al menos para el 78% de los preguntados por pisos.com. Es de cajón: que si un 10% de lo que vale la casa en gastos de compraventa (notario, tasación, registro de la propiedad, impuestos…), que encima en muchos casos no puedes elegir tú ni quién lo hace sino que te lo impone el banco; más la vinculación que firmas (seguros, tarjetas, otros productos…), más la comisión de estudio y apertura del préstamo que cobran algunas entidades.

Por eso, antes de comprar una casa con hipoteca tienes que asegurarte de que podrás hacer frente no sólo al 20% del precio del piso, pues el banco no suele prestar más del 80% si no es para viviendas de su stock, sino también a un montón de gastos asociados que se pagan al principio, más lo que cada año soltarás en vinculación para bajar el diferencial.

Es por esto que las hipotecas que ahora se ven a Euríbor + 1% no compensan. Tienen los diferenciales más bajos, sí, pero también las ataduras más exigentes, que al final encarecen tanto el préstamo que más te vale tener un diferencial más alto y menos compromisos económicos durante tantísimos años. ING, Uno-e y Bankinter son buenos ejemplos de diferenciales un poco más altos, pero vinculaciones más bajas que te dejan respirar.

La vinculación y los gastos de la hipoteca la encarecen un 26%

Vinculación que ofrece el banco a cambio de rebajar la hipoteca

Vinculación que ofrece el banco a cambio de rebajar el diferencial de la hipoteca

Hace poco veíamos los gastos que van asociados a la firma de una hipoteca: notario, gestoría, tasación, registro de la propiedad, comisiones, impuestos…

Al hilo de esto, la asociación de consumidores Adicae acaba de publicar un estudio sobre lo cara que se vuelve la hipoteca por toda la parafernalia asociada a ella.

Ha ido más allá, incluyendo la vinculación del banco, pues no olvidemos que, en prácticamente el 100% de los casos, los bancos ofrecen diferenciales más bajos si se contrata todo tipo de productos con ellos, que por lo general encarecen la hipoteca y no siempre compensan.

Quizá no te importe tener domiciliados los ingresos en la cuenta de la hipoteca o pagar con tarjeta ciertas compras, incluso puede que te interese tener un seguro de protección de pagos por si te quedas en el paro, pero a lo mejor no quieres contratar un seguro de vida ni mucho menos obligarte a meter cada año cierto dinero en un plan de pensiones.

Teniendo en cuenta tanto la vinculación al banco como los gastos de la firma de la hipoteca, la conclusión de Adicae es que ésta sube de precio entre un 21,76% y un 32,51%. O sea que de media tenemos que pagar un 26,83% más, es decir una cuarta parte en concepto de burocracia, impuestos, formalidades varias y enriquecimiento del banco, eso sin contar los intereses oficiales que iremos soltando mes a mes. ¡Qué caro es comprar con hipoteca!

El estudio de Adicae se basa en visitas a sucursales de Madrid y Valencia, y en información y documentación de la web de las 10 entidades financieras estudiadas, que están entre las más representativas de  nuestro país. Y dan ejemplos concretos.

Cuando fueron a Ibercaja les ofrecieron un seguro de vida y otro de hogar que rebajaban el diferencial un 0,10 en cada caso. En cifras, el seguro de vida costaba 117,33 € y el de hogar, 242 € mientras que la rebaja que proporcionaban era de 60 € al año en cada caso. Claramente se ve que tener estos seguros para abaratar la hipoteca al final ocasiona un mayor coste y ningún ahorro.

Tras realizar la misma operación en Bankinter, vieron que el seguro de hogar que ofrecía la entidad hacía que la hipoteca fuera 76,19 € al año más cara. Y no es de las peores cosas que te puede ofertar un banco, al fin y al cabo el seguro de hogar es algo útil y necesario, e incluso obligatorio porque incluye el seguro de incendios que debe ir con cada hipoteca.

En el caso de Sabadell la hipoteca costaba por encima de los 150 € más al año y en el de Abanca subía más de 200 € por el seguro de protección de pagos , 30 € por el seguro de hogar y 52 € por el de vida. A la vista está que la contratación de seguros se come el ahorro de la bajada del diferencial.

Los gastos de firmar una hipoteca

Comprar un piso es como viajar: tol día con el monedero abierto

Adquirir una vivienda es como viajar: tol día con el monedero abierto

Comprar una vivienda es caro. Y no sólo porque tengas que pagar al vendedor sino por los gastos asociados que conlleva, y que suelen suponer alrededor del 10% de lo que cuesta el piso.

Notario, gestoría, tasación, registro de la propiedad… Hay gastos fijos y otros que dependen de a cuánto ascienda la hipoteca. Hay gastos previos a su firma y otros posteriores.

NOTA SIMPLE: el banco pide al Registro de la Propiedad un papelito donde ponen si la casa tiene cargas (deudas de anteriores propietarios, hipotecas, notas de embargo) y quién o quiénes son los titulares. Suele costar 30 €.

– TASACIÓN: Imprescindible por ley para que el banco se haga una idea del piso que vas a comprar y decida hasta cuánto te presta, que no suele ser más del 80% de ser una primera vivienda y del 70% si es una segunda residencia.

Antes era típico que el banco te obligara a que su tasadora estimara el precio del inmueble. Ahora también puede ser así, pero como no es obligatorio, puedes elegir tú la tasadora que quieras, siempre que sea oficial y esté registrada en el Banco de España. Una tasación te puede costar entre 200 € y 450 €, según el importe del piso.

– GESTORÍA: Se encarga de realizar todos los trámites burocráticos asociados a la compra del piso y sólo es imprescindible si se compra con hipoteca. Lo que te cobran varía mucho de una gestoría a otra (no hay tarifas oficiales) y depende también de la cantidad de gestiones que tengan que realizar. La suele elegir el banco.

– NOTARÍA: Los servicios del notario, aunque duran poco, son imprescindibles para hacer las cosas de forma legal. Este señor o señora dan fe de que se el piso pasa a ser tuyo/vuestro, en qué condiciones viene y cómo es la hipoteca que firmas. Lo suele elegir el banco y cobra unos ingresos fijos, según lo que valga el piso:

Precio del piso                 Cuánto cobra el notario

25.000 €                              700 €

50.000 €                              725 €

100.000 €                            775 €

150.000 €                            810 €

200.000 €                            850 €

250.000 €                            890 €

300.000 €                            930 €

400.000 €                            950 €

975.000 €                            975 €

 

– REGISTRO DE LA PROPIEDAD: Para que quede claro que el piso es tuyo/vuestro y de nadie más, el banco envía los documentos pertinentes al Registro de la Propiedad de tu ciudad que, por inscribir el inmueble a tu/vuestro nombre cobra unos honorarios fijados en esta tabla:

Precio del piso                     Tarifas del Registro de la Propiedad

25.000 €                                  295 €

50.000 €                                  320 €

100.000 €                                345 €

150.000 €                                370 €

200.000 €                                410 €

250.000 €                                450 €

300.000 €                                490 €

400.000 €                                530 €

975.000 €                                550 €

 

– COMISIÓN DE APERTURA: Algunos bancos cobran por abrir el préstamo hipotecario, lo que te puede incrementar el coste hasta un 2%, según la comisión establecida por cada banco.

IAJD. Es el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, o sea la pasta que trinca tu comunidad autónoma, que cobra entre el 0,5% y el 1,5% (varía de una comunidad a otra) de todo: precio del piso, intereses, comisiones… En total, entre un 135% y un 200% de lo que vale la hipoteca. Un pastizal.

Si la hipoteca es una subrogación, es decir que te vas a la competencia, el banco al que dices adiós también puede cobrarte dinero. Antes, la entidad a la que te cambiabas se hacía cargo de los gastos, con tal de ganar un nuevo cliente, ahora no te prestan ni el boli para firmar.