Archivo de la etiqueta: intereses de demora

Conoce la nueva Ley Hipotecaria que entrará en vigor en marzo

Ale, a tomar buena nota de todo…

Parece que la nueva Ley Hipotecaria empieza a ser una realidad y no sólo un debate entre los políticos y un temazo por el que la Unión Europea nos quiere cascar 105.000 euros de multa por cada día de retraso… ¡¡Y llevamos más de 2 años para ponerla en marcha!!

Tras meses de debate intenso y periodos de pasotismo total, de momento -que no es poco- la ha parido la Comisión de Economía del Congreso, con todos los votos a favor excepto ERC y Unidos Podemos.

Ahora falta que se apruebe en el Pleno del Congreso (el último antes de Navidad) y el Senado, donde el Partido Popular tiene mayoría y espera conseguir lo que no ha podido lograr hasta ahora: que los bancos no paguen el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), más conocido como impuesto de las hipotecas. La excusa que ponen es que así luego no nos lo repercuten subiendo el precio de las hipotecas.

Es verdad que esta reforma mejora la transparencia, evitando ciertos abusos que se cometían hasta ahora, si bien -para una vez que se hace…- aún podría habernos sido más favorable a los clientes. Pero no te hagas ilusiones si ya tienes firmada la hipoteca, nada de esto tendrá retroactividad, sólo será para las nuevas hipotecas que se firmen a partir de que entre en vigor, lo que se supone que ocurrirá en marzo de 2019.

Entre sus puntos fuertes y destacados están:

  • Gastos de la hipoteca. El banco pagará todo excepto la tasación, que correrá a cargo del cliente.
  • Vinculación. El banco no te podrá obligar a contratar nada extra para darte la hipoteca. Sí se podrá reducir el diferencial a cambio de contratar productos, pero podrás hacerlo con la empresa que quieras siempre que tengan características similares al que ofrece el banco (por ejemplo: seguros de hogar y vida).
  • Comisión por amortización anticipada. Para hipotecas variables será como máximo del 0,25% en los 3 primeros años y del 0,15% en los siguientes. A tipo fijo será como mucho del 2% durante los 10 primeros años y del 1,5% en el resto. Pero, ojo, no es obligatoria, sólo opcional!! Lo ideal es buscar un banco que no te cobre por amortizar.
  • Ejecución y embargo. Durante la primera mitad del préstamo podrás estar hasta 12 meses sin pagar la hipoteca antes de que el banco la ejecute y deber no más del 3% del capital que te prestaron. Durante la segunda mitad, podrás estar hasta 15 meses sin pagar, debiendo como máximo el 7% del capital.
  • Antes de firmar la hipoteca. El banco deberá enseñarte el contrato 10 días antes para que lo analices exhaustivamente. El notario tendrá la obligación de asesorarte gratuitamente sobre cualquier aspecto y te pasará un cuestionario para comprobar que te has enterado de todo.
  • Cambio de variable a fijo. Se quiere incentivar, por eso costará un 0,15% durante los 3 primeros años y luego será gratuito.
  • Dación en pago. Se puede llegar a un acuerdo con el banco para hacerla, pero la banca no estará obligada por esta ley a hacerlo ni a incluirlo en el contrato de la hipoteca.
  • Subrogación (cambio de banco) y novación (nuevo contrato con cambio de condiciones). Será gratuito para el cliente. Las entidades deberán compartir el pago de impuestos.
  • Intereses de demora. Seguirán como hasta ahora: hasta 3 veces el precio oficial del dinero
  • Cláusulas abusivas. Quedan prohibidas por Ley, como por ejemplo la cláusula suelo.
  • Más estudios de solvencia. Los bancos deberán asegurarse mucho mejor de que devolverás el dinero de la hipoteca, por eso tendrá que consultar tus historial de deudas y pagos en la Central de Información de Riesgos del Banco de España.  
  • Hipoteca verde. Las casas con mayor eficiencia energética tienen premio: su hipoteca no pagará el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD).

Abusos bancarios: busca cuál te afecta

De vergüenza

De vergüenza

Algunos son de sobra conocidos, pero otros han pasado más desapercibidos. La lista de abusos hipotecarios sentenciados por los jueces en los últimos 5 años es ya considerable. Mira el contrato de tu hipoteca y asegúrate de que el banco no te ha cobrado o te sigue cobrando de más por algún concepto abusivo, como por ejemplo:

Cláusula suelo. Hace 5 años el 87% de los clientes con suelo desconocía que estaba atado a pagar un límite mínimo de intereses al mes, aunque la suma de Euríbor y su diferencial dieran una cifra más baja.

Con una fama por los suelos y decenas de denuncias a sus espaldas, lo último se espera el próximo miércoles, con la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que dirá si la banca debe devolver todo el dinero o sólo desde mayo de 2013.

Todo apunta a que será lo segundo para hacer cargar con el peso económico a bancos y particulares a partes iguales. Lo suyo sería que pagaran todo los bancos, pues son quienes han impuesto este abuso, pero nuevamente se les protege abiertamente.

¿Lo nuevo? La cláusula cero, para limitar a cero los intereses a pagar por un cliente, aunque Euríbor y diferencial sumen una cifra negativa, por la que el banco debería descontar intereses del capital a pagar. Se incluye en las nuevas hipotecas desde hace aproximadamente un año.

Intereses de demora. Se llegó a cobrar hasta un 29% en intereses si te retrasabas en el pago de alguna cuota. Por ley se puso que esta cifra no puede ser más de tres veces el precio legal del dinero, que como está en el 3%, pues es el 9%.

Vencimiento anticipado del préstamo. Si antes te retrasabas en un solo pago de la hipoteca, el banco podía ejecutarla y embargar la vivienda, reclamándote toda la deuda que no se saldara con el dinero obtenido en la subasta. Ahora sigue siendo así, excepto que hay que esperar tres impagos o el dinero equivalente a tres cuotas para comenzar este proceso.

Redondeo al alza de los intereses, que practicaban entidades como Caja Madrid (ahora Bankia), entre otras. Si el interés a aplicar era, por ejemplo, del 2,796% el banco podía subirlo al 2,8% o incluso al 3%. Ya no.

Hipotecas multidivisa.  Un tema constante en los tribunales, que si ven probado que el cliente no estuvo bien formado ni informado suelen condenar a la entidad a recalcular en euros las hipotecas firmadas en francos, yenes, dólares o cualquier otra divisa que se haya hecho fuerte frente al euro, aumentando la deuda hasta a veces doblarla.

Continuará…

El Supremo se carga los intereses de demora abusivos

Basta de tratarnos como borregos

Basta de tratarnos como borregos

Los intereses de demora han sufrido una buena regañina judicial. Hace unos años ya se declaró que era abusivo cobrar hasta un 29% por el retraso en alguna cuota de la hipoteca, y se fijó por norma que no se podía exigir más de tres veces el precio legal del dinero (o sea el 12%) como compensación al banco.

El hecho se ha producido a raíz de una sentencia de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, sobre el caso de un hipotecado con BBVA, al que le exigían un 19% de intereses de demora.

El Alto Tribunal ha determinado que el interés de demora tiene que ser como mucho dos puntos superior al interés remuneratorio, que no es otro que el interés que cualquier hipotecado paga por su hipoteca y que puede ser fijo o variable. O sea el interés que contratas para devolver el dinero y que en caso variable el más común es Euríbor más diferencial.

Recientemente, el Tribunal Supremo ha sentenciado que el interés de demora que pagaba este hombre, del 19%, no podía ser superior al 11%, puesto que el interés que pagaba por el préstamo era del 9%. Lo más interesante es que esta sentencia es válida para todas las hipotecas, ya que el Supremo ha indicado que deberá hacerse así a partir de ahora en cualquier préstamo, y no sólo en el de la sentencia mencionada.

O sea que si el banco te quiere cobrar más intereses de demora por retrasarte en el pago de una cuota, ve a la sucursal y reclama que no te cobre más del interés que tengas firmado más 2 puntos. Es que el Tribunal Supremo entiende que es un abuso cobrar más, sobre todo cuando el cliente nunca se ha retrasado anteriormente en un pago.

Esto ya se determinó hace años para préstamos personales. Lo novedoso es que ahora también se aplique a las hipotecas, gracias a la demanda de un cliente con hipoteca firmada en 2004 que no se calló y fue a pelear a por todas.

Los intereses de demora han sido, tradicionalmente, uno de los abusos bancarios más sangrantes que hemos vivido hasta ahora. Menos mal que , poco a poco, y demanda a demanda, la situación se va corrigiendo. La pena es que haya que haya que mejorar a golpe de sentencia en lugar de fijar condiciones justas y no abusivas desde el principio.

Cuidadín con la letra pequeña de las hipotecas

Letra grande, ande o no ande

Letra grande, ande o no ande

Antes de firmar una hipoteca hay que leerla de arriba a abajo. La letra pequeña tiene mala fama y con razón… Esconde información que está a simple vista pero que da pereza leer porque la letra es canija y a veces está redactada de forma enrevesada.

Para no sufrir durante décadas con la hipoteca, lo mejor es no pecar de crédulos ni de ingenios y leerse todo bien. Si no se entiende, preguntar al banco o al notario es la solución. Más vale ser pesados que dejados.

Uno de los escollos es la vinculación. Seguros, tarjetas o productos con el banco se pueden asumir siempre que sea voluntariamente y siempre que hayas calculado que te interesa tenerlos porque ahorras o te llevas un valor añadido que te interesa.

Pero que no te metan un PUFo. La PUF (Prima Única Financiada) es una forma de pagar el seguro en una sola cuota y lo que normalmente no se sabe es que conlleva intereses (como la hipoteca) y, por tanto, sale más caro pagar así que por cuotas anuales.

Qué mal sabor de boca deja encontrarte que, de repente, te han quitado de la cuenta un dinero extra por un seguro que creías que no tenías o por, como ha pasado a mucha gente, tener un límite mínimo de intereses a pagar en la hipoteca que ha resultado ser una molesta cláusula suelo, que se lleva unos 1.200-2.400 euros más al año. ¡Y sin tener ni idea!

Otro aspecto que toca mucho la moral son las comisiones. Qué desagradable sorpresa te llevas cuando amortizas o te mandan el recibo a casa y te encuentras con que te cobran por ello. Da mucha rabia pagar, pero sobre todo no haberlo sabido antes. Es mejor estar enterado y evitar estos cobros antes de que los pretendan hacer.

Ni te cuento si empiezas con mal pie: pagando comisión por apertura del préstamo sin saber que te iban a cobrar por ello. Otras comisiones bastante desconocidas son la de subrogación (si te llevas la hipoteca a otro banco), la de cancelación (al terminar de pagar) y la de cambio del tipo de interés, que puede llegar a ser del 5%, y se aplica si pasas de una hipoteca fija a una variable. Pocos préstamos están totalmente libres de comisiones: por ejemplo Mari Carmen de Abanca y la Hipoteca Naranja de ING.

Ten cuidado también con la cuenta que te abra el banco para cobrarte la hipoteca. Aunque debería estar exenta de gastos, hay cuentas que te pueden suponer hasta 300 euros al año mantenimiento, tarjetas asociadas, compras a plazos y otras comisiones.

Por último, pregunta si los intereses de demora son tres veces el precio legal del dinero. Si es así está dentro de la legalidad. Si no, es abusivo y deben corregirlo para que no ocurra como en el pasado, que se ha llegado a exigir hasta el 29% en intereses por pagar con retraso una cuota.

Los jueces podrán declarar abusiva una cláusula hipotecaria

Qué complicado resulta a veces mantener el equilibrio...

La Justicia Europea siempre nos acompaña

Hace un año que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dijo que cualquier juez español puede parar un desahucio si considera que hay cláusulas abusivas en la hipoteca que se ha dejado de pagar y que, por tanto, ha ocasionado el desalojo del piso. Fue un gran avance.

Gracias al coraje y ganas de aplicar esto que han tenido algunos jueces, más de una familia no ha ido de patitas a la calle, ya sea porque el contrato de la hipoteca tenía cláusula suelo, intereses de demora demasiado altos u otros abusos varios de los que no siempre nos han informado en el momento de la firma o, si lo han hecho, no ha sido de forma clara y precisa.

Ahora, ante una nueva pregunta de un tribunal español, en este caso de Miranda de Ebro (Burgos), el Tribunal Europeo ha dicho que los jueces españoles pueden calificar ellos mismos de abusivas las cláusulas de cualquier contrato hipotecario, sin prejuzgar pero sin tampoco temblarles el pulso.

Para decidir si ha habido o no abusos en una hipoteca, los jueces deben tener en cuenta las circunstancias de la firma del contrato y estudiar bien sobre qué objeto se trata, en el caso de la hipoteca suele ser un piso pero también puede ser un local, un garaje, una segunda residencia…

Y ya con todos los datos en su mano, valorar si de verdad hubo abusos al firmar la hipoteca. El Tribunal Europeo también exige que un juez español pueda dejar sin efecto una cláusula, al considerarla abusiva, sin tener que recurrir a más procedimientos.

También se deben tener en cuenta las consecuencias de anular dicha cláusula, para que no perjudiquen al hipotecado, cosa que no suele ocurrir sino más bien al contrario.

Esto da más manga ancha y vía libre a los jueces españoles para mejorar contratos hipotecarios ya firmados y para eliminar cláusulas que, una vez estudiado a fondo el caso, se vea y se demuestre que sean abusivas y perjudiquen claramente a los clientes. También porque se hayan incorporado sin total conocimiento de los afectados, ya sea porque no lo sabían, porque no lo entendieron bien o porque no conocían los riesgos ni el alcance real de su inclusión en la hipoteca.

Ahora sólo falta que, de verdad, todos los jueces españoles le echen un par y hagan uso de esta posibilidad que les brinda la Justicia Europea, sin tener miedo a la reacción de la banca española.

Hacienda revisa las cuentas vivienda abiertas entre 2004 y 2006

Van a mirar con lupa

Van a mirar con lupa

Como si se tratara de uno de esos programas de qué pasó con, en los que te enseñan cómo está ahora el adolescente cañón que hacía furor hace 10 años o adónde ha ido a parar el Chikilicuatre, el Ministerio de Hacienda se ha puesto manos a la obra para revisar, una por una, las cuentas vivienda que se abrieron en 2004, 2005 y 2006.

Si pasado el tiempo reglamentario invertiste el dinero ahorrado en comprar un piso, puedes respirar con tranquilidad y alivio, hiciste las cosas como debías y no te va a pasar nada. ¡Enhorabuena!

Ahora… Si desgravaste cada año en la Renta un 15% del dinero que metías en la cuenta y pasados 4 años no te compraste una casa… Ejem ejem… Se te va a caer el pelo y no porque estemos en primavera: te van a pillar de marrón y a pedir que devuelvas la pasta desgravada con intereses de demora.

Y da igual que ya no tengas abierta la cuenta o que te pienses comprar un piso en breve con ese dinero. Estás fuera de plazo para la compra y muy dentro de plazo para que pidan explicaciones por no comprado piso antes.

Antes había 4 años, desde que se abría la cuenta, para desgravarse el dinero ahorrado y adquirir una vivienda. Con Zapatero el tema se amplió dos años más, así que los que abrieron cuentas en 2004 tuvieron hasta 2010, los de 2005 hasta 2011 y los de 2006 hasta 2012.

Desde 2013 nadie se ha podido abrir una cuenta vivienda porque el Gobierno de Rajoy, con la excusa de que les achuchaban desde Bruselas, se cargó tanto la desgravación de la hipoteca como la cuenta vivienda para todo el que se comprara piso o empezara a ahorrar desde el 1 de enero de 2013. Ni decir tiene que ahora, quien tenga alguna ventaja fiscal de éstas, es porque la pescó antes de ese año, aunque fuera con pinzas.

Como es habitual, y más en crisis, Hacienda está canina por trincar pasta. De donde sea. Y ya que esto es legal porque no ha prescrito el asunto, por mucho que hayan pasado 10 años en algunos casos, pues ha desempolvado la lupa para fijarla sobre las cuentas vivienda. Y está bien, oye. Que si te abrías una cuenta de ésas, ya sabías que el caramelito de desgravación que te llevabas cada año era porque al final tenías que comprar un piso. Ahora no vale decir que no lo sabías, ¡a Hacienda no le cuela!

Los notarios crean una web sobre cláusulas abusivas

La ayuda siempre es bienvenida

La ayuda siempre es bienvenida

Los notarios están que lo tiran. En este caso nos tiran un salvavidas para que podamos discernir con mayor claridad si tenemos alguna cláusula abusiva en la hipoteca o si nos la quieren colar en ofertas bancarias que tengamos entre manos.

Cláusula suelo, clips, swaps, intereses de demora, redondeo al alza… ¡Hay tantas cosas de las que huir…!

Esta ayuda viene en forma de página web, creada por el Órgano de Control de Cláusulas Abusivas (OCCA) del Consejo General del Notariado, máximo órgano en el que se agrupan los notarios.

La web en cuestión recopila sentencias de juzgados lo Mercantil y de Primera Instancia, Audiencias Provinciales, Tribunal Supremo y Tribunal Europeo que vayan sobre cláusulas abusivas de las hipotecas, tanto si son sentencias firmes como si aún están en trámite. El caso es que podamos consultar si hay algo que huele mal en algún término de la hipoteca que no nos suene bien.

También podemos consultar la normativa vigente que nos atañe como consumidores y una revista digital con artículos de expertos en la materia. Ante tanta desinformación generalizada y, con el bajo nivel que en general se tiene sobre estos temas, esta herramienta es un lujo informativo que nos viene de perlas.

La web tiene un apartado que define qué es una cláusula abusiva y otro con las que ya han sido declaradas nulas o abusivas. A la derecha aparece un buscador muy interesante que nos facilita encontrar la información.

Se supone que el notario es nuestro aliado durante la firma de la hipoteca. Y no sólo porque se vaya a hacer pis o mire para otro lado cuando el sobre con dinero en negro cruza la mesa. Ese sobre con el que se paga lo que no se quiere declarar en la escritura para no chinchar más plusvalía.

También está de nuestro lado porque debe informarnos si en el contrato de la hipoteca ha detectado que hay alguna cláusula abusiva, tanto si va contra la ley de los consumidores, como si tiene una o varias sentencias o demandas judiciales en contra. Si ves que el notario no está muy colaborador, pregúntale directamente; no te cortes: aunque ponga cara de que le molesta, le pagas un dineral por vigilar y echar una firma.

Ya no hay excusas para hacer el canelo con el banco. Si algo te chirría, mira esta web o pregunta al notario, que luego es muy aburrido y muy caro sufrir las consecuencias, pedir que te lo quiten o denunciar ante los tribunales.

La Justicia Europea pega un palo a los intereses de demora

La Justicia Europea, otra vez arropando nuestras hipotecas

El alto tribunal de la Unión Europea, otra vez arropando nuestras hipotecas

Otra vez prosperamos gracias al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE). Las protagonistas son las cláusulas abusivas.

Y no es que cambie mucho nuestra situación como hipotecados, pero si dejamos de pagar la hipoteca y por casualidad el banco nos penaliza con un interés muy alto por pagar la cuota con retraso sí que nos va a venir bien este cambio.

El tribunal europeo acaba de dictar una sentencia sobre los intereses de demora, que no pueden ser más de tres veces el tipo de interés legal del dinero. Hablando en cristiano, si este tipo de interés está ahora en el 3,5%, un banco no te puede cobrar más del 10,5% en intereses si te retrasas en el pago.

Éste es el tope, por supuesto que te puede cobrar menos, pero conociendo a la banca lo veo difícil. Mientras que no te cobre más todo irá bien. Este tema surgió inicialmente porque había bancos que tenían intereses de demora por las nubes, llegando al 29%, algo totalmente abusivo.

Ya se reguló el tema, si bien ahora el tribunal de la UE viene a dar más manga ancha a los jueces para acabar con este tipo de abusos. Si tienes la mala suerte de que te ejecutan la hipoteca por estar más de tres meses sin pagarla, el juez podrá decir que, si el banco te quiere cobrar un interés de demora muy alto, la cláusula de tu contrato en la que lo pone es abusiva.

En ese caso, el interés de demora que tendrás que pagar no será tan alto sino que se recalculará para que no sea superior al triple del interés legal del dinero, que -como digo- ahora mismo no sería más del 10,5%.

Este avance se produce porque un juez ha preguntado al Tribunal de Justicia de la UE sobre la cláusula de los intereses de demora de unas hipotecas de Unicaja y Caixabank demandadas ante un tribunal sevillano.

Menos mal que, por enésima vez, este alto tribunal europeo responde en contra de los abusos y en favor de los clientes, dando mayor libertad de movimientos a los jueces. Esta libertad seguro que otorga mayor legitimidad y seguridad al juez que  planteó la pregunta y a todos los que en el futuro se encuentren ante unos intereses de demora abusivos durante una ejecución hipotecaria. Así se sentirán más libres de actuar contra los abusos, sabiendo que además tienen el respaldo de la Justicia Europea.

Los intereses de demora abusivos podrían desaparecer

La hipoteca y sus peligros

Los peligros de la hipoteca

Al tercer mes de no pagar la hipoteca, el banco la ejecuta, inicia un proceso para embargarte el piso y te reclama el dinero que le debes, con intereses de demora incluidos. El problema, aparte de lo que ya tienes encima, es que esos intereses son súper abusivos, llegando incluso al 29%.

Esa cifra está taaaaan por encima de cualquier otro tipo de interés y del precio del dinero, que en 2013 se reformó la legislación para que, independientemente de cuando hayas firmado la hipoteca, el banco no te pueda exigir como interés de demora más del triple del interés legal del dinero en el momento en que contrastaste el préstamo.

El año pasado, cuando se aprobó la Ley, esto era del 12%: o sea 3 veces el 4%, que era la cifra legal que sigue vigente en 2014.

Un 12% de interés ya es una barbaridad, pero bastante menos fuerte que los intereses que se han llegado a cobrar: 19% por Caja Inmaculada y 29% que puso el Banco de Valencia, por ejemplo. Muchas familias han evitado pagar semejantes cantidades leoninas a base de gastarse los cuartos en un abogado.

Semejante interés es altísimo, abusivo, y lo suyo es que así sea considerado por el juez que sentencia el caso, librándote de pagar cualquier cantidad en lugar de limitar los intereses al 12%. Así lo entienden muchos letrados y uno en particular: el Abogado General de la Unión Europea (UE), Nils Wahl, cuyas recomendaciones al Tribunal de Justicia de la UE  suelen ser tenidas muy en cuenta.

Afortunadamente este hombre ya ha comentado a dicho tribunal que cualquier interés de demora semejante debe ser considerado abusivo y, por tanto, anulable a las primeras de cambio, sin necesidad de recalcular los intereses, pagar más ni denunciar. Si el tribunal europeo le sigue haciendo tanto caso, lo más probable es que así sea declarado en breve. Menos mal que la UE da caña a nuestro país con la legislación hipotecaria que si no aún estaríamos peor de lo que estamos.

Este abogado se ha puesto con el tema a raíz de una consulta recibida de un juzgado de Marchena (Sevilla) sobre unos intereses de demora abusivos puestos por Caixabank y Unicaja, y que han resultado problemáticos tras la ejecución de varias hipotecas de familias morosas.

Es que esto es lo suyo: ante una cláusula abusiva, la anulación es la respuesta, sin dar más vueltas y sin buscar soluciones intermedias que no perjudiquen mucho al cliente y sigan beneficiando, aunque menos, al banco.

 

Timos legales en las hipotecas (I parte)

Mucho ojito, no piques

Mucho ojito, no piques

Firmar una hipoteca no es moco de pavo: hace falta ser solvente para que te la den, paciente para pagar y estar bien informado.

Partiendo de que las hipotecas son un timo socialmente aceptado, hay casos particulares de abusos legales y caros que no debes dejar que te cuelen.

1) Cláusula suelo, clips y swaps

La cláusula suelo trae de cabeza a un tercio de los hipotecados, aunque muchos ni siquiera son conscientes de ello o sólo lo han sido cuando han visto cómo, a pesar de que el Euríbor bajaba y bajaba, la cuota de su hipoteca se quedaba intacta en la revisión año tras año.

Hay sentencias judiciales en contra, la más gorda la del Tribunal Supremo. Algunas entidades han quitado el suelo obligadas (CajaSur, BBVA, Novagalicia Banco, Unicaja) o voluntariamente (Banesto), pero son mayoría las que aún la siguen utilizando y encima presumen de ello. Una hipoteca con suelo cuesta 1.200 € de media al año.

Los clips y swaps son seguros de protección de pagos mediante los cuales el banco te paga una cantidad si el Euríbor sube de cierta cantidad pero a cambio te exige cifras altas si este indicador baja de otra cantidad. En la práctica, una bomba de relojería.

2) Reunificación de deudas

Si tener una deuda ya es malo, acumularlas es un lastre y juntarlas, un gran error. Unificar todas las deudas en un sólo préstamo suele traer como consecuencia intereses más altos y bastantes comisiones: por la operación de juntarlas, para el intermediario que lo hace, la escritura en registros, por cancelar los préstamos originales, etcétera. Y, si esto normalmente se hace porque no se puede pagar un préstamo, imagínate qué ocurre si te aumentan los gastos… Pues que ya no lo pagas ni queriendo.

3 ) Descubiertos e intereses de demora

Los bancos cobran 13 euros o la cantidad que cada uno tenga fijada si te quedas en números rojos. Esto es abusivo porque la comisión por descubierto no debe ser superior a 2,5 veces el interés legal del dinero. Por retrasarte en el pago de la hipoteca, los bancos estaban cobrando hasta un 29% de intereses de demora. Los intereses de demora ya no pueden pasar del 12%.

4) Redondeo al alza

Hace mucho que parece que no se practica, pero no hay que confiarse. Después de 10 años de litigios (de 200 a 2010), el Tribunal Supremo prohibió que los bancos pudieran redondear al alza el interés de la hipotecas, por ejemplo cobrar un 3% si el interés era del 2,86%. Especialmente lo hacía Caja Madrid, pero algo más habrá en todo esto cuando, aún hoy, algunas entidades anuncian en su web que no lo aplican en sus hipotecas.

5) Préstamos rápidos: dinero fácil de recibir y difícil de devolver

Las empresas que ofrecen préstamos a cualquiera, sin requisitos y todo tramitado rápidamente esconden detrás altísimas comisiones por sus servicios y un tipo de interés brutal, muchísimo más alto que el que te cobraría un banco.

Continuará…