Archivo de la etiqueta: plazo

BBVA rompe las hipotecas variables con Euríbor + 0,89%

BBVA saca la artillería pesada, una hipoteca potente para atraer nuevos clientes

Euríbor + 0,89% y menos comisiones. Es el órdago que BBVA acaba de lanzar a la competencia, con el que pretende ganar nuevos clientes para hacerse con la primera posición en el mercado.

Al igual que casi todos, el primer año cobra un interés fijo (en su caso del 1,89%) para capear los ingresos bajos que le supondría que desde el principio tuvieras Euribor + 0,89%. Ahora el indicador está estancado en torno al -0,191% y no volverá a positivo como mínimo hasta 2020.

Aunque mantiene las de amortización anticipada en el máximo legal del 0,50% los cinco primeros años y el 0,25% el resto del tiempo, elimina la comisión de apertura y amplía el plazo tradicional de 30 a 40 años.

La vinculación es voluntaria, pero obligatoria si quieres conseguir el diferencial del 0,89%. También la ha rebajado: ahora basta con domiciliar ingresos, seguro de hogar y uno de amortización de préstamos por, como mínimo, el 50% de la hipoteca. El caso es cubrirse las espaldas, por eso financia hasta el 80% de lo que vale la vivienda.

Esta hipoteca del BBVA es la versión low cost de las hipotecas que actualmente hay para VIP, o sea éstas que son más baratas pero sólo si tienes unos ingresos despampanantes, por encima de los 3.000 como mínimo o un patrimonio atractivo.

BBVA pone las condiciones de las hipotecas VIP al alcance de quienes menos cobran. Sólo pide una pensión mínima de 300 € o una nómina de 600 €. Así, prácticamente cualquiera que tenga ahorrado el 30% de lo que vale el piso (20% para la entrada y 10% para los gastos) pueda pedir una hipoteca.

La cuota no deberá ser más de un tercio de los ingresos, por lo que cuanto menos ganéis, más baja deberá ser, a más años habrá que poner el plazo, menos dinero podrás pagar y más intereses te cobra el banco. No obstante, es la forma de que gente que ahora está de alquiler pueda optar a una vivienda propia, que además tenga una cuota más barata que lo que paga al casero, dada la burbuja del alquiler que estamos viviendo como consecuencia de la crisis.

Acaba de romper el mercado, marcando una nueva tendencia. Es el segundo banco español por detrás del Santander, así que seguro que ha puesto nerviosa a la competencia, que probablemente reaccione en breve con nuevas ofertas a la altura de ésta, de lo que nos vamos a beneficiar los clientes.

Esto reabre la guerra de precios en el tipo variable, que llevaba algo más de dos años estancado en el Euríbor + 1% como mejor opción para las nóminas medias y bajas, un tiempo en el que la lucha de precios se ha focalizado en el tipo fijo.

¿Por qué BBVA se arriesga a sacar una hipoteca que podría suponerle pérdidas? Necesita aumentar sus ingresos y más vale tener muchos hipotecados que paguen poco, porque se vinculan también durante años con seguros que dan grandes ganancias

Dentro de dos o tres años se espera que el Euríbor esté en positivo y eso compense el diferencial más bajo, que por otro lado no es tan bajo como los que se dieron en la época del boom y que son los que ahora hacen que la banca cobre cuotas bajísimas, algunas sin intereses. BBVA también reacciona así porque los intereses que paga a los ahorradores son tan bajos que la gente se está liando a comprar vivienda u otras cosas, en vez de meter el dinero en depósitos.

Es una buena hipoteca, de momento se coloca como la mejor, pero si quieres contratar ahora, espera un poco más que lo mejor puede estar por llegar: la reacción de la competencia con una nueva guerra de precios que rebaje otra vez los diferenciales. ¡¡Yujuuuuuuuuu!!

Cómo evitar el desahucio por no pagar la hipoteca

Ideas que pueden salvarte

En España, en cuanto estás tres meses sin pagar la hipoteca el banco puede ejecutarla y comenzar el proceso de embargo, que por el camino saca la vivienda a subasta y que termina con que has perdido la casa y sigues debiendo dinero al banco, porque lo que obtuvo en la subasta suele ser una cantidad muy baja y no cubre lo que te queda por pagar de hipoteca.

Para evitar este dramón, en cuanto veas que tienes problemas para pagar o los vas a tener, habla con la entidad. Podéis pactar diferentes cosas mientras te recuperas y vuelves a pagar como siempre, aunque casi todas te saldrán caras:

  1. Una quita: que te reduzca parte de la hipoteca. El banco suele ser reacio pero con tal de cobrar, cosas más raras se han visto.
  2. Periodo de carencia: estar un tiempo determinado sin pagar nada, sólo intereses, sólo capital o simplemente menos cuota. Lo malo es que los intereses se acumulan y al final debes más dinero.
  3. Ampliar el plazo de la hipoteca: te reduce la cuota durante lo que te quede por pagar pero al final pagas más intereses.
  4. Cambiar las condiciones (novación) para adaptar la hipoteca a algo más asequible: el banco suele ser contrario y firmar un nuevo contrato tiene costes de notaría y registro que te corresponden y habría que conseguir que la entidad asumiera.
  5. Reunificar deudas: totalmente desaconsejable porque acabas pagando más y con un pago que falles puedes perderlo todo.
  6. Alquilar la vivienda: con ello pagas la hipoteca hasta que puedas hacerte cargo nuevamente. Eso sí, tendrías que meterte en casa de algún familiar o amigo…

Aunque algunas entidades, por la cuenta que les trae, intentan llegar a acuerdos para evitar ejecución, hay otras, sobre todo en los años duros de la crisis entre 2008 y 2012, que no se cortaron un pelo y lo mismo que se quedaron con promociones enteras de inmobiliarias morosas, le quitaron su piso a personas hasta el cuello de deudas.

Como no se han deshecho de todas estas viviendas, ciertas entidades estarán más dispuestas a negociar que otras, según los pisos que aún les queden por vender. Si no quieren negociar y ejecutan la hipoteca, hay otras formas de evitar que te echen a la calle.

Según el código de buenas prácticas al que se sumaron la mayoría de entidades, no se puede echar a familias monoparentales con dos hijos, mayores de 60 años, familias numerosas, con un menor de 3 años o una persona dependiente o discapacitada, donde haya víctimas de violencia de género o desempleados que hayan agotado todas las prestaciones.

Como estos supuestos sólo cubren a una pequeña parte de las familias que se enfrentan a un desalojo, te puedes agarrar a otras cosas, como que la hipoteca suponga más del 50% de los ingresos del hogar, ganéis menos de 3 veces el IPREM, que esa vivienda sea la única que tengáis o demostrar que durante los 4 años anteriores habéis perdido la capacidad de pagar porque las cosas se os han torcido más que una secundaria en un puerto de montaña.

Una de las mejores soluciones es buscar si el banco ha vendido tu hipoteca a un fondo de inversión. Es lo que se llama titulización y, aunque sigue administrando tu préstamo y cobrándote por él, ya no es el dueño y ha perdido el derecho a reclamarte la deuda. Cualquier juez tirará para atrás la ejecución si tu hipoteca está titulizada.

También paralizará el embargo si denuncias al banco por cláusulas abusivas en la hipoteca. Se calcula que entre el 80% y el 90% de los préstamos tiene alguna, así que lo tendrás fácil. Esta denuncia pasa por delante de la ejecución y, hasta que no se resuelva, no pueden echarte. No es una solución definitiva pero ganas los años que tarde todo en resolverse en los juzgados.

La dación en pago, que muchos pedían a gritos hace años, sólo es la solución si ves que es imposible conservar la vivienda. La perderías igualmente, pero al menos no arrastrarías una deuda pendiente y podrías empezar de cero sin cargas. Sólo la Hipoteca Sin Más de Bankinter la contempla en su contrato; el resto de bancos se resisten a aceptarla y, de hacerlo, exigen que todos estéis en paro, no haya avalistas, no tengáis más bienes y la hipoteca no supere los 200.000 €.

12 consejos para buscar hipoteca (y no desesperar en el intento)

Tranquilidad, se puede sobrevivir a este follón

Tranquilidad, se puede sobrevivir a este follón

Si estás pensando en comprar una vivienda con hipoteca te rondarán muchas dudas y te asaltarán muchos pensamientos. El mundo de las hipotecas puede parecer complejo y farrogoso si no se conoce, y la firma de una hipoteca es algo muy delicado. El contrato puede durar hasta 30 años, te juegas la casa y, si te descuidas, te pueden sacar hasta los higadillos.

Para aclararte un poco el panorama y responder a las primeras dudas que seguro que te estás planteando, aquí van consejos básicos para sobrevivir a esta tarea.

¿Me darán la hipoteca?

Depende de varios factores. En banca se valora que tengas ingresos estables, antigüedad laboral, ahorros de por lo menos el 20% de lo que vale la vivienda más casi otro 10% adicional para los gastos de la compraventa, que el banco apenas comparte. Mejor si no apareces en listados de morosos ni tienes otras deudas (hipoteca, coche, préstamo personal…). Y mejor también si la vivienda está en una zona que luego sea fácil de vender (por si dejas de pagar y te la embargan).

¿Cuánto dinero pido?

No te van a prestar más del 30%-35% de los ingresos que tengáis entre todos los titulares de la hipoteca. Es lo más sensato porque, si pagárais más, no os quedaría tanto dinero libre para hacer frente al resto de gastos de la vida. Si tenéis otras deudas, el banco prestará menos dinero porque la deuda global no debe superar ese 30%-35% del dinero que entra limpio en casa cada mes.

Piensa que la cuota que tengas se encarecerá cuando el Euríbor suba, salvo que elijas tipo fijo, y que tienes que poder pagarla con el mismo sueldo que ahora. Entra en un simulador y calcula si podrías hacer frente a tu hipoteca con un interés del 6,3%, que es el Euríbor máximo de julio de 2008 (5,393%) + 1% (diferencial más frecuente ahora). ¿Y qué pasaría si te quedas en paro… Podrías seguir pagando…?

En cualquier caso lo ideal es tener bastante dinero ahorrado, a ser posible más del 30% que he comentado, porque cuanto más pidas más caro te costará el préstamo. Pide lo menos posible.

¿Tipo fijo o variable?

Mejor variable en general. El fijo te da la tranquilidad de que siempre pagarás la misma cuota, pero de momento chincharás como un tolai porque el Euríbor, que cerrará octubre en torno al -0,18%, estará en negativo por lo menos hasta 2019. Cuando vuelva a positivo, supuestamente ese año, tardará bastante en subir a niveles que comprometan tu economía. Hoy por hoy, si no te hipotecas a 20-30 años por lo menos el tipo fijo beneficia a la banca, que es por eso que insiste tanto en utilizarlo.

¿A cuántos años pongo la hipoteca?

En nuestro simulador puedes jugar a ver las cuotas que pagarás si pones la hipoteca a más o menos años. Cuantos más años estés pagando más baja será la cuota mensual pero más intereses pagarás en total. Si vas mal de dinero o quieres tranquilidad, ponla a más años. Si tienes mucha capacidad económica y un trabajo muy estable que paga tus gastos sin problemas, reduce el plazo.

¿Para qué amortizar hipoteca si ya no puedo desgravármela?

amortizar hipoteca aunque no te la desgraves

Es ahorrar a futuro: mejor en tu caja que en la suya

Como bien sabemos, para las personas que compren o hayan comprado una vivienda desde el 1 de enero de 2013 ya no existe esa maravillosa desgravación fiscal que sí siguen disfrutando quienes tengan una hipoteca firmada antes de dicha fecha y se la hubieran estado desgravando en años anteriores o estén en alguno de estos casos.

Pero esto no significa que no sea atractivo ni importante amortizar anticipadamente. Aunque no te desgraves la hipoteca, conviene adelantar el pago de toda la deuda que puedas porque te quitas intereses de encima.

Ahora el Euríbor está históricamente bajo. Lleva en negativo desde febrero de 2016 y aún le queda al menos año y medio para volver a cotizar en positivo. Esto nos ha regalado las cuotas más bajas de nuestra vida, con los menores intereses que pagaremos nunca jamás.

O incluso sin pagar intereses, en el caso de las hipotecas con los diferenciales más bajos (0,17% – 0,30%), que en uno o pocos meses empezarán a ver cómo del dinero que devuelven al banco con cada cuota mensual sólo hay capital y ya no pagan intereses, porque el Euríbor se espera que cierre octubre en torno al -0 18% y que llegue al -0,30% en 2019.

Con el Euríbor tan bajo se pagan muy pocos intereses o ninguno. ¿Entonces por qué amortizar? Es ahorrar para el futuro, cuando el Euríbor subirá y los intereses serán más altos. Si amortizas ahora, sobre todo si estás al principio del préstamo y lo haces en plazo, bajará el tiempo de pago. Por ejemplo, en vez de quedarte 18 años te quedarán 16 (todo depende del dinero que amortices).

Con esto no sólo habrás ahorrado años de pago sino los intereses de esos años, que serán más altos que los de ahora, y más altos que lo que el banco te daría ahora si metes el dinero en un depósito. Precisamente con el Euríbor tan bajos los intereses que te pagan en los depósitos están también por los suelos. Amortizar ahora es ahorrar a futuro: ahora como pagas menos cuota puedes ahorrar algo y amortizar, luego cuando suba la cuota ya veremos…

Si nunca amortizas, pagarás todas las mensualidades y tooooodos los intereses, que a lo largo de la vida de una hipoteca (fácilmente 20-30 años) son bastantes miles de euros, quizá un par de años de tu sueldo. Compruébalo en este simulador y desmáyate luego. Ten siempre presente que cuanto más tardes en devolver el dinero, más intereses pagarás.

Aunque se tiende a dejar la amortización para finales de año, se puede amortizar en cualquier momento y, si se dispone del dinero, es mejor hacerlo cuanto antes, ya que en el ahorro de intereses en la hipoteca no sólo influye el año en el que se amortiza si no también el mes, como puedes ver en estos simuladores.

Como en España se utiliza el sistema francés, al principio pagamos muchos intereses y al final poquííííísimos (míralo en un simulador), así que cuanto antes amortices más intereses dejarás de pagar en el futuro. La amortización se puede hacer de dos formas: en cuota o en plazo.

En cuota sólo conviene cuando no puedes hacer frente la mensualidad y necesitas rebajarla. Entonces lo que amortizas rebaja todas tus cuotas, para que pagues menos cada mes, pero sigues manteniendo el mismo tiempo de pago que te quedaba antes de amortizar. Si no tienes problemas económicos lo más conveniente es amortizar en plazo para quitarte años o meses de pago de la hipoteca y, por tanto, más intereses.

Antes de amortizar comprueba también si tienes alguna limitación en tu banco, como que por ejemplo no te deje amortizar menos de 1.500 € o que te cobre comisión, algo que ocurre en el 52% de las hipotecas españolas a tipo variable; en el tipo fijo aparece con mayor frecuencia. En caso de tener comisión, no puede ser superior al 0,50% en los 5 primeros años de la hipoteca, y del 0,25% a partir del sexto año.

La reforma de la Ley Hipotecaria que el Gobierno aprobará en breve incluye cambios, impuestos por la Unión Europea: a partir del sexto año ya no se podrá comisión por amortizar anticipadamente. En cualquier caso, al negociar la hipoteca con el banco, antes de firmarla, puedes y debes pactar que no te cobren ninguna comisión, ni ésta ni ninguna otra. Sólo restan dinero a tu bolsillo para sumarlo al suyo.

¿Se puede conseguir una hipoteca con más de 60 de años?

No todo es cuestión de tiempo

No todo es cuestión de tiempo

Hace poco, una vecina me preguntaba si ella podría pedir una hipoteca con su hija cuando a ésta le hagan contrato fijo y aumente sus ingresos. Mi vecina tiene 67 años y una pensión que no llega a 1.000 euros. En este caso lo delicado no son tanto los ingresos, ya que su hija ganaría unos 1.400 € con el nuevo contrato estable, me dijo, sino su edad.

La banca no quiere que, al terminar de pagar la hipoteca el mayor de los titulares tenga más de 70 ó 75 años, por lo que la solución sería que su hija pidiera la hipoteca sola o que, dada la edad de mi vecina, el préstamo tuviera un plazo máximo de 3 u 8 años.

En su caso ninguna de las opciones es viable porque no tienen ahorros, los bancos sólo prestan hasta el 100% del valor del piso si es para uno de sus inmuebles (y ellas quieren comprar la casa en la que viven de alquiler) y en 8 años no pueden pagar un piso entero con esos ingresos.

Pero no todos los casos son iguales… Sí se puede conseguir una hipoteca siendo mayor de 60 años. Es difícil, pero no imposible. Para que te den cualquier hipoteca debes tener al menos el 20% de lo que vale la vivienda y algo menos del 10% para los gastos de la compraventa y los de la hipoteca, que ya se comparten en algunos bancos pero que aún se cargan en gran medida al cliente.

También debes tener ingresos estables, cuanto más altos mejor. En ese sentido, una pensión es algo seguro -al menos de momento-, da confianza al banco. No baja y no desaparece salvo que se muera la última persona beneficiaria, o sea el titular o la pareja que haya quedado viuda. La pensión máxima en España es de 2.527,28 € mensuales y la mínima de 563,80 €.

Con una pensión media, de unos 1.500 €, se podría pagar una hipoteca de 500 € al mes. Si se pide para una primera vivienda y no hace falta mucho dinero porque el resto se pone de lo que se tiene ahorrado o de lo que se obtiene por la venta de otra casa, el banco podría decir sí. Si es para segunda residencia, se puede alquilar la primera y tener más ingresos.

Todo depende también de cuánto valga el piso. No es lo mismo una casa de 400.000 € que una de 100.000 € para la que se piden 20.000 € a 10 años. Porque el tiempo es otro factor… Se puede pedir una hipoteca a 15 años teniendo 60 o se puede pedir una a 10 años teniendo 65, siempre que en cualquier caso no se pida más del 50% de lo que vale la casa y no se dedique más de un tercio de los ingresos a pagar la cuota mensual.

En estos casos, no interesa el tipo fijo, porque no hay tiempo de sacarle partido, la mejor opción es interés variable. La cuota mensual será más alta pero se pagarán menos intereses, porque el plazo de la hipoteca es menor. Dependiendo de la edad de los titulares, podrían ahorrarse también el seguro de vida, ya que las aseguradoras se suelen negar a cubrir a personas mayores de 65 años.

Mejores hipotecas para segunda vivienda

Ay, Pepe... Qué caro es veranear en tu casa...

Ay, Pepe… Qué caro es veranear en tu casa…

¿Buscas hipoteca para segunda residencia o simplemente te ronda la idea en la cabeza comprar una casita de vacaciones y quieres saber cómo son? ¡Acertaste! No son exactamente iguales a las de primera vivienda, los bancos endurecen las condiciones.

Básicamente ofrecen las mismas hipotecas, con -casi siempre- el mismo interés, vinculación y comisiones, pero modifican algunos aspectos como el porcentaje de dinero prestado, el plazo para devolverlo o niel de ingresos mínimos.

En vez de prestar hasta el 80%, la cifra baja hasta el 60%-75%, lo que te obliga a tener ahorrado todavía más dinero que si te compraras un piso para vivir todo el año. Y si ya nos cuesta una media de 32 años ahorrar para comprarnos la primera casa, imagina cuánto tiempo tendrás que ahorrar para comprarte la segunda… Quizá tengas ya el dinero ahorrado o has cobrado algo inesperado… Si no está chungo, salvo que encuentres una ganga.

En ese caso tendrás que tener, al menos, el 30% del precio de la casa más entre un 5% y un 10% adicional para los gastos de compraventa. Ya no es un 10% en todos los casos. A raíz del escándalo de los gastos de la hipoteca, en el que el Tribunal Supremo reconoció que BBVA debía anular la cláusula en una hipoteca para no hacer pagar el cliente todo lo que cuestan notaría, registro, gestoría, tasación e impuestos, varias entidades comparten ya estos gastos, si bien deberían aumentar la cuantía y conceptos que ya asumen.

Las hipotecas para segunda residencia tienen plazos más cortos. Mientras que en las de vivienda habitual la cosa puede alargarse hasta los 40 años (siendo 30 lo más habitual), en este caso no dejan estar pagando más de 20 – 25 años. Puedes negociar con el banco o buscar alguno que alargue el plazo, pero ten en cuenta que cuanto mayor sea el plazo más baja será la cuota mensual, pero pagarás más intereses.

La banca también es más exigente con los ingresos mensuales. Piensa que tienes que ganar más dinero que si te hipotecaras sólo para una vivienda habitual porque tendrás que hacer frente a más gastos. Aunque tengas pagada la primera casa, tener una segunda conlleva más pagos al año y, si luego te vienen mal dadas, lo primero que dejarás de pagar es la cuota de la segunda vivienda. En caso de embargo, el banco tiene más difícil vender la casa porque suele estar en un pueblo o un lugar de vacaciones, zonas con menor demanda de compra.

¿Sigues queriendo una segunda hipoteca? Aquí te presentamos las mejores para esta temporada. Recuerda comparar como mínimo 3 ofertas, pedir toda la información y negociar unas buenas condiciones.

 

Hipoteca Interés Capital Máximo Plazo Comisiones / vinculación
ING Direct. Hipoteca Naranja Euríbor + 1,09% 75% 40 años NO / 3 productos
Bankia. Hipoteca Variable Euríbor + 1,20% 60% 30 años NO / 1 producto
Oficina Directa. Hipoteca Segunda Vivienda Euríbor + 1,10% 60% 30 años NO / 5 productos
Bankinter. Hipoteca Variable Euríbor + 1,20% 60% 30 años SI / 3 productos
Santander. Hipoteca Variable Euríbor + 0,99% 70% 25 años SI / 5 productos
BBVA. Hipoteca Variable Euríbor + 0,99% 70% 25 años SI / 5 productos

¿Merece la pena amortizar hipoteca con el Euríbor en negativo?

La eterna duda

La eterna duda

Con los tipos de interés en el 0% y el Euríbor bajo cero desde hace 9 meses, las hipotecas ligadas a este indicador y sin cláusula suelo están ahorrando como nunca. Ante las cuotas más bajas de la historia, dado que algunas hipotecas tienen también diferenciales por debajo del 0,50%, muchos ven cómo con cada revisión de la hipoteca ahorran dinero.

Al que no se utiliza para tener en reserva por si vienen gastos previstos o imprevistos, se le quiere sacar el máximo partido. Si tienes una deuda y dinero ahorrado suficiente lo más sensato es gastar parte de ese dinero en cancelar la deuda.

Analizadas todas las opciones, cuando se opta por amortizar hipoteca surge la duda de si hacerlo en cuota o en plazo. Dado el debate que suscitó el tema hace unas semanas, lo retomo de otra forma y espero vuestra opinión.

Primero mira si el banco te cobra comisión y, en caso afirmativo, cuánto sería. Hasta hace poco era máximo 0,50% en los 5 primeros años y el 0,25% después, lo que se ha reducido con una nueva normativa europea que aún no ha entrado en vigor. Ojo, porque también te puedes encontrar con que el banco impone una cantidad mínima para amortizar, por ejemplo de 1.000 euros.

El mayor incentivo para amortizar es desgravarte la hipoteca, algo que sólo pueden hacer quienes compraron la vivienda antes de 2013. Pero no es el único motivo. Si lo haces porque no puedes afrontar la letra mensual, lo mejor es amortizar cuota. Con esto reduces el dinero que pagas mes a mes, dejando una deuda mensual más asumible para tu economía, pero no reduciendo el plazo ni la cantidad de intereses.

Si no te aprieta la economía doméstica de esta manera, lo ideal es amortizar plazo. Con esto reduces el tiempo de pago de la hipoteca y, con ello, los intereses. Si quieres saber cuánto, en nuestra página tienes simuladores que te ayudarán en los cálculos, detallando en cuánto acortas el plazo y los intereses. El resultado suele ser sorprendente.

Ya que en las hipotecas españolas se aplica el sistema de amortización francés, al principio del préstamo pagas muchos intereses, que se van reduciendo a medida que pasan los años, pagando casi todo capital y muy pocos intereses al final de la hipoteca.

Si amortizas en los 5 primeros años de la hipoteca y la tienes a largo plazo, puedes ver cómo, por ejemplo, amortizar 3.000 euros te hace ahorrar otros 3.000 en intereses. Por eso la hipoteca, sobre todo en tiempo de tipos de interés bajos como ahora, es el lugar ideal para meter el dinero ahorrado. Ningún otro producto financiero te dará un 100% de rentabilidad.

Pero también los tipos bajos te pueden motivar a hacer lo contrario. O bien no amortizar o hacerlo cuando suban los tipos de interés. De esta forma ahora pagas una cuota baja y cuando el Euríbor suba y cobren más intereres, amortizas y te cargas más intereses a pagar. Lo mejor es ver cuál es tu situación: dinero que entra en casa, ahorro que quieres tener, cuota que puedes pagar, qué te aporta meter el dinero en cada producto financiero y cuánto ahorras si lo metes en la hipoteca, ya sea reduciendo cuota o plazo.

Guardar

¿A quién le da el banco la hipoteca?

Nuevo perfil

Nuevo perfil

Ya se sabe que desde el estallido de la crisis, que trajo consigo un Euríbor altísimo (5,39%) que dejó sin pagar muchas hipotecas, los bancos ya no se casan con cualquiera. Y hacen bien… Más vale prevenir que embargar.

Aunque mucha gente aún no puede acceder al crédito, bien porque ellos mismos se cortan y no piden, bien porque los bancos les deniegan la hipoteca, sí que se están dando préstamos desde que se abrió el grifo hace 3 años.

El perfil del nuevo titular de una hipoteca en 2016 es el de un hombre de 37 años con ingresos netos de 1.600 € al mes. Parece un perfil machista, pero es que este año, según un estudio de El Hipotecador, entre los solicitantes de hipoteca había el doble de hombres que de mujeres.

El plazo al que se firma la hipoteca es de 27 años, menos tiempo que antes, que casi todos los préstamos nuevos se firmaban a 30 e incluso 40 años. Es diferente del último dato oficial del Instituto Nacional de Estadística (INE), que dice que las hipotecas se contratan de media a 22 años.

No obstante, luego no estamos tanto tiempo pagando, ya que la media que tardamos en devolver el dinero es de 21 años, porque algunos intentan amortizar lo que pueden para acortar el tiempo de pago y ahorrar intereses. Además, con lo bajísimos que están los depósitos hoy en día, invertir en la hipoteca o en una vivienda es una de las mejores formas de ahorrar para el futuro y una de las que salen más rentables.

A pesar de que los diferenciales van por 1% o menos, el interés medio al que se firma una hipoteca es del 3,10%. Hay que tener en cuenta que más del 60% de los préstamos imponen un interés fijo el primer año, para compensar que el Euríbor está en negativo, y que un tercio de las nuevas hipotecas son a tipo fijo.

Según la encuesta, se tarda entre 6 y 8 semanas en tramitar el préstamo, y el 95% de la gente que firma por segunda vez cambia de entidad. Esto seguramente responda al descontento que se tiene con el banco inicial y a la negativa de éste a mejorar las condiciones cuando se le pregunta por una nueva hipoteca.

En general los bancos buscan personas con trabajos estables en los que se lleven muchos años, varios titulares, ingresos por encima de los 2.000 – 3.000 € en conjunto y no prestan más del 80% a devolver en 30 años.

Por eso quienes peor lo tienen son los jóvenes, que no han tenido tiempo de posicionarse dignamente en el mundo laboral ni de tener antigüedad ni ahorros, y que de media deben invertir la mitad de sus ingresos para alquilar o comprar una vivienda. En Baleares, Madrid o Cataluña los precios son más altos y lo tienen aún más complicado sin ayuda de sus padres.

Los no tan jóvenes dedican el 25% de sus ingresos a la vivienda, lo que en muchos casos les impide comprar lo que quieren. En conjunto tenemos que dedicar 7,5 años de nuestro sueldo íntegro a comprar una vivienda.

Guardar

Las hipotecas fijas salen hasta un 50% más caras que las variables

Cada euro cuenta para ahorrar

En el ahorro, cada euro cuenta

Las hipotecas fijas siguen arrasando. Los bancos las meten por los ojos de quienes preguntan en las sucursales y algunos clientes, con el recuerdo de la crisis (el subidón de cuotas, los impagos y desahucios) en la mente, no se arriesgan y, por si acaso sube mucho el Euríbor en el futuro, apuestan por el tipo fijo.

En el último registro del Instituto Nacional de Estadística, las nuevas hipotecas fijas fueron casi el 30%, o sea 1 de cada 3, lo que relega al interés variable a un lugar en el que nunca había estado. Las hipotecas fijas han pasado del 1% al 30% en dos años, y las variables del 90% al 70%.

Con el tipo fijo, los bancos quieren ganar dinero a corto plazo, compensar las ganancias que en algunos casos han perdido con la cláusula suelo y paliar que el Euríbor lleva en negativo desde febrero y todo apunta a que se mantendrá así al menos un año más. Los diferenciales de préstamos variables se han estancado en el 1% y dan poco margen de beneficio a la banca. Según Bankinter, los tipos de interés que afectan al Euríbor estarán bajos dos años más, permitiéndole subir al 0,50% en 2021.

Todo esto hace que la banca ponga sus esfuerzos en el tipo fijo. Sin embargo, ¿es rentable para nosotros? ¿Te merece la pena elegir una hipoteca fija en lugar de una variable? El fijo sólo compensa si el interés es bajísimo o vas a estar 30 años pagando hipoteca y quieres total tranquilidad con respecto a la cuota, que en el tipo fijo nunca varía.

Por lo demás, sale más caro y está pensado para que gane la banca, no los clientes. Según un reciente estudio de Kelisto, las hipotecas fijas pueden salirte hasta un 50% más caras que las variables. Este caso extremo es comparando la hipoteca fija más cara con el diferencial más bajo.

No obstante, compares la hipoteca fija que compares con una variable, en todos los casos te sale que ahora vas a pagar más. Y en el futuro también. Según este estudio, en una hipoteca fija pagarías de media casi un 6% más de intereses que con una variable. En dinero te supondría una media de 33.731,38 euros en intereses con un préstamo fijo y 31.838,30 euros con uno variable.

Las hipotecas fijas sólo tienen intereses atractivos si te endeudas poco tiempo. Cuanto menor es el plazo menor es el interés, pero también pagas de más porque es en los próximos tiempos cuando se prevé que el Euríbor siga muy muy bajo. Por eso Liberbank se arriesga a poner un préstamo fijo al 1,20% y Bankinter al 1,40%, ambos a 10 años. Si lo hacen es porque saben que ganarán dinero.

Apostar por un préstamo variable es arriesgarse, estoy de acuerdo. Pero cuando el Euríbor suba hasta cotas que compliquen la cuota habremos pagado ya muchos intereses, en algunos casos la mayoría, y nos afectará menos la subida que si fuera al principio de la hipoteca. En España seguimos el sistema francés y eso nos hace pagar muchos intereses al principio y pocos al final.

Guardar

Amortizar hipoteca: lo más rentable para invertir los ahorros

Amortizar hipoteca como forma de ahorrar

Una forma inteligente de ahorrar dinero

Los tipos de interés en el 0% y el Euríbor en negativo (cerró agosto en el -0,048%) hacen que amortizar hipoteca sea lo más rentable para las familias que compran a crédito su casa.

Antes, cuando había depósitos a altos tipos de interés, cuando la Bolsa vivió buenos momentos o cuando había productos que te daban bastante dinero por meter los ahorros, las familias no se planteaban tanto amortizar hipoteca como ahora.

Y eso que existía la desgravación, que puede dar a cada unidad familiar hasta 1.356 € en cada campaña de la Renta (hasta el 15% de 9.040 €) o el doble si los titulares de la hipoteca presentan Declaración individual en vez de conjunta.

Este chollo fiscal, que deberían recuperar para incentivar la compra de vivienda y aliviar a las familias de cara a futuras subidas de la hipoteca, ya no existe para quienes hayan comprado piso desde enero de 2013. Sin embargo aún quedan bastantes préstamos que sí se pueden desgravar, lo que supone un aliciente más a la amortización.

Amortizar ahora mismo hipoteca supone un gran ahorro y una gran inversión. Ningún otro producto produce ahora esta rentabilidad. Además de ganar dinero con la desgravación fiscal, si se tiene, se reducen los intereses totales a pagar, siempre que se amortice en plazo.

Lo ideal es esto, excepto que no se pueda asumir la cuota mensual, caso en el que lo más prudente es reducir cuota, aunque eso suponga pagar más intereses. Más atractivo todavía es amortizar si no se tiene comisión.

Hasta ahora es un máximo del 0,50% los cinco primeros años y un 0,25% el resto del tiempo, si bien hay préstamos con el 1% -algo típico en los años del boom- y otros que no tienen. Estas comisiones van a abaratarse en cuanto España forme Gobierno e incorpore una directiva europea que reduce la comisión por amortización anticipada. Amortizar reduce la media de pago de la hipoteca. Si hace un par de años se tardaban 21 años de media en pagar el préstamo, la cifra a bajado a 13 años.

El dinero que se debe a los bancos se ha reducido a la mitad en lo que llevamos de crisis. Mientras que en 2008 las familias debían por su casa alrededor de 1,2 billones de euros, la cifra ha bajado a principios de este año a 521.000 millones, según el Banco de España.

Son 25.000 millones menos que un año antes, fenómeno que se explica por varias cosass. Una es que se firman menos hipotecas que antes, lo que hace que las que hay vayan poco a poco pagando el dinero pendiente. Otra es que las hipotecas más antiguas ya pagaron más intereses al principio y, a medida que avanza el tiempo, pagan más capital y por tanto reducen su deuda.

Pero además amortizan. La firma de hipotecas por fin se recupera. Lleva más de dos años seguidos subiendo así que, aunque no compensa del todo las hipotecas que se terminan de pagar, sí que aumenta el saldo que debemos en conjunto a los bancos. Casi la mitad de los hogares han terminado de pagar su hipoteca, cifra que aumenta entre los mayores de 50 años.