Errores que cometemos al comparar hipotecas

Ayyyy, tenía que haberlo pensado mejorrrrr

A la hora de buscar y comparar hipotecas hay que tener en cuenta muchos factores, no sólo el diferencial, que es lo que más grande ponen los bancos en sus publicidades de Internet, folletos y escaparates. La hipoteca más barata no tiene por qué ser la que tiene el diferencial más bajo.

Una hipoteca es más que el diferencial: también hay que mirar cuánto interés fijo cobra al principio y durante cuánto tiempo… Si tiene poca, mucha o ninguna vinculación… Si cobra comisiones, cuáles y de cuánto… Y, entre otras cosas, cuántos intereses pagarás si la pones a más o menos plazo, que es otro de los errores más comunes.

Ponerla a un plazo largo nos da cuotas más cómodas, pero nos hace pagar muchos más intereses. Para calcular sin equivocarnos y sabiendo los muchos miles de intereses que al final le habremos dado al banco lo mejor es calcularlo previamente en un simulador. Por eso hay que ajustar el plazo a lo más corto posible, teniendo en cuenta que eso no nos ahogue y que el Euríbor puede subir haciéndonos pagar más que ahora.

Éste es otro de los errores: la cuota que ahora pagas también tienes que poder afrontarla si de repente te bajan los ingresos, te quedas en paro o sube un porrón el Euríbor. Y en ningún momento debe suponer más de lo que ingresamos para no vernos con el agua al cuello.

Para prever bien los gastos hay que mirar también las comisiones. ¿La hipoteca ideal? ¡¡La que no tiene!! Ni apertura, ni por amortizar, ni por cancelar, ni por tener tarjeta de crédito, ni por respirar. Por nada. Imagina que recibes un dinero inesperado o has ahorrado bastante y quieres liquidar parte de la deuda, algo super recomendable para que te bajen los intereses a pagar y los años para hacerlo. Qué piiiiiiii que el banco te cobre por hacerlo, ¿no?

¿Y qué me cuentas de la vinculación? Sí, sí, es a cambio de rebajar el diferencial… ¿Pero sabes cuánto te subirá la hipoteca? Para eso está la TAE (Tasa Anual Equivalante), que te calcula todo lo que gastas al año en la hipoteca repartido en 12 meses. De nada sirve tener un diferencial más bajo si luego se te va por ahí más dinero con el seguro de hogar, el de vida y el plan de pensiones que te impone el banco para bajarte el diferencial.

¡Ah! Y no tienes por qué contratar ningún seguro ni nada si no quieres. ¡¡No son obligatorios!! Para la hipoteca namás que hace falta un seguro contra incendios, que suele venir dentro del seguro de hogar, que puedes -al igual que cualquier otro producto- contratarlo con quien te dé la gana, ahorrando hasta la mitad de lo que pagarías con la empresa que te diga la entidad, siempre que esté asociado a la hipoteca.

Hipotecarse es un mundo, pero para que no te se haga un mundo, ten en cuenta estas cosas y saldrás ganando porque saldrás ahorrando.

5 pensamientos en “Errores que cometemos al comparar hipotecas

  1. Iurgi

    El plazo más corto posible??? eso sí que es un error. Hay que poner siempre lo más largo posible, que los intereses no dependen del plazo, si no de lo que te queda por pagar. Y no tener comisión de amortización claro.

    Responder
    1. Matahari Autor

      Sí, el plazo más corto te hace pagar los menores intereses. En cualquier simulador lo podrás comprobar. Una hipoteca a 20 años al final te hace pagar más intereses que si la pones a 40 años. Si no la pondría todo el mundo al máximo y a vivir!! Pero qué va… Si se pone a plazos largos es para que no queden cuotas altas, pero si te puedes permitir un plazo bajo, tu bolsillo te lo agredecerá.

      Responder
      1. Iurgi

        No es así, esos simuladores no valen para hacer ese cálculo porque no consideran las amortizaciones que se hagan a lo largo de la vida de la hipoteca, y esto es sumamente importante. No tiene nada que ver una hipoteca a 20 años en la que no amortizas nunca jamás a una a 20 años que amortizando te la fulminas en 5. Yo tengo un simulador hecho por mí en el que sí que se tienen en cuenta las amortizaciones parciales y el resultado es que lo mejor es el plazo más alto posible, a 200 años si te concedieran. Date cuenta que cuanto mayor es el plazo al pagar menos en la hipoteca puedes anticipar las amortizaciones de las cuotas y eso hace que ahorres más en intereses. Para mí es muy sencillo de entender pero para otra persona puede resultar muy complejo y no me voy a poner a explicarlo detalladamente, así que ya digo, que lo mejor siempre es plazo cuanto más alto.

        Responder
        1. Matahari Autor

          ¿Y si nunca puedes amortizar? No todo el mundo amortiza hipoteca. Imagina eso. Imagina también que cuando ya puedes amortizar no es en los primeros años sino cuando han transcurrido más.

          Cuando interesa amortizar es en los primeros años, ya que con el sistema francés que se usa en las hipotecas españolas es cuando más dinero pagas en intereses. Si compras una casa con hipoteca no te quedas con ahorros para amortizar al año siguiente.

          Y si prevés amortizar tanto, ¿para qué poner una hipoteca a 20 años si crees que la vas a pagar en 5? Excepto que preveas un gran ingreso en breve no tiene sentido, ya que los primeros años estarás pagando más que si hubieras puesto un plazo más bajo.

          Me gustaría ver ese simulador. ¿Podrías compartirlo? Gracias!!

          Responder
          1. Iurgi

            No tengo problema en compartirlo, aunque tendría que hacerlo más user friendly ya que lo tengo customizado a cuando amortizo yo y evidentemente no tengo nada de plazo, porque es absurdo hacer una amortización a plazo. Para eso me hice un Excel manual de amortizaciones a plazo para ver cuánto estaba ganando con mi método.
            Respondiendo a tu pregunta… Es muy sencillo, si no puedes amortizar, no puedes pagar la cuota de la hipoteca, jejeje. Y lo de poner una hipoteca a 20 años o a 5 pues es lo que te digo, si tú te desgravas y tienes que amortizar una cantidad fija al año, pues si la pones en 5 te pasas y eso que no puedes desgravar. Y si no es así, pues coges y haces las amortizaciones cuando tú puedas, lo más antes posible y no estás obligado a hacer la amortización mensual, que puede que no siempre puedas hacerla. Esa es la clave del plazo cuanto más largo mejor, que tú decides cuándo amortizar y cuánto, y puedes hacerlo antes de que te llegue la cuota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *