¿Hipoteca Joven? Ni está ni se la espera

No hay que ser un lince para ver que casi se han extinguido…

Lo de la Hipoteca Joven es como esas especies que están en peligro de extinción, de las que apenas quedan unas pocas parejas sueltas por ahí, se cuidan, se miman, se estudian y con el tiempo se vuelven a reproducir aunque su comunidad no tenga el mismo esplendor de antes.

De hecho hay muy poquitos préstamos que se llamen así ahora: entre otros sitios en La Rioja, donde están muy orgullosos de su éxito, y poco más.

Hasta 2011 la Hipoteca Joven era fácil de ver. Ibas a una entidad, pedías un préstamo y si tenías menos de 35 años las condiciones eran muchísimo mejores que para los mayores de esa edad. Había hipotecas para jóvenes, que llegaban a los 40 años de plazo, no tenían comisiones, la vinculación era baja o moderada y el diferencial riquísimo… Una delicia entre 0,20% y el 0,40% en los mejores casos.

Sí, se daban hipotecas para jóvenes. Pero una vez que la crisis empezó a avanzar desaparecieron rápida y progresivamente del catálogo de la inmensa mayoría de los bancos, hasta nada más quedar una muestra testimonial de dos o tres. Durante todos estos años se ha hablado de si vuelven o no vuelven… Más por las ganas y por la necesidad de que vuelvan que por la realidad de que hubieran vuelto.

Ocho años después estamos igual… Que realmente no han vuelto ni parece que vayan a volver… Es significativo que la cuarta parte de la población vive de alquiler mientras que hace 10 años esa cifra era del 10%-15%. Pero todavía te encuentras titulares engañosos en algunos artículos de Internet donde hablan de la vuelta de las hipotecas para jóvenes.

Ni existen como eran antes ni creo que lo vuelvan a hacer hasta que el panorama no cambie mucho-muchísimo, algo que no parece que vaya a ocurrir por lo menos en la próxima década. Pero sí que, si eres joven y buscas tu primera vivienda, te puedes acoger a las hipotecas que hay para todos.

Porque la cosa es así, ahora las hipotecas ya no se dividen en préstamos para jóvenes o préstamos para los demás, sino en préstamos para mileuristas (o aspirantes a ello) y préstamos para los que ganan más dinero, que son a quienes les ofrecen condiciones más ventajosas e hipotecas menos caras. La tortilla se ha dado la vuelta.

No estamos en una época de hipotecas caras, porque Euríbor + 0,89% a tipo variable y el 2% a tipo fijo a 20 años son cifras muy buenas que durante los largos y secos años de crisis no se vieron ni en pintura. No son las condiciones de las antiguas hipotecas para jóvenes, pero es lo mejor que se ha visto en casi 10 años.

Lo malo es que los sueldos han bajado muchísimo, la etapa de becario dura hasta que te casas y con lo que ganas, por mucho que hayan subido a 12.600 euros brutos anuales el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) no da para ahorrar el 20% que como mínimo hace falta para pagar una vivienda, que este año se estima que subirá otra vez de precio (un 5%). Tampoco hay desgravación fiscal que te ayude a ahorrar en la Renta con lo que pagas de hipoteca al año.

¿Soluciones si eres joven y quieres comprar tu primera vivienda? No tener miedo a Internet para hacerse con una hipoteca como la de Coinc, 100% online, ahorrar lo que se pueda sobreviviendo a un alquiler leonino o sin salir del nido, empezar por una vivienda más sencilla en lugar de por el pisazo o chalet de tus sueños, y/o pedir ayuda a los padres, que no son el Banco Central Europeo, pero andan mejor que nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *