Hay que dar antes de recibir

Hay que dar antes de recibir

Vivimos tiempos ajetreados a nivel judicial en las hipotecas. Múltiples sentencias condenan a la banca a devolver el dinero por los abusos cometidos.

La cláusula suelo, los gastos de la hipoteca, el IRPH, los préstamos multidivisa, y otras cosas como preferentes, subordinadas, valores y acciones, que no sólo dan palos a la banca en lo económico sino también en lo moral y en su reputación.

Hace años que la banca no goza de buena fama, pero los tiempos actuales la ponen a caer de un burro. Y con razón. Por eso algunas entidades se han puesto las pilas y quieren ofrecer otra imagen. Es la nueva política, la nueva forma de plantear el negocio con los clientes y las hipotecas.

Primero se dieron cuenta, en 2013, que si no bajaban el precio de los nuevos préstamos, que en los años duros de la crisis se pusieron con diferenciales por encima del 3%, la gente no iba a contratarlos. Precios desorbitados, muchas comisiones, condiciones súper exigentes y vinculación a tope chocan con un nivel alto de paro, familias empobrecidas y una larga crisis económica. Comenzaron a bajar el diferencial, quitaron comisiones, compitieron a tope por ganar clientela. Pero no fue suficiente.

Luego llegó el Euríbor bajo -ya lleva 15 meses en negativo- y la banca resucitó las hipotecas a tipo fijo, un producto de siempre muy minoritario en España porque la gente prefiere jugársela con la cotización del Euríbor a tener un 5%-7% fijo durante 20 – 30 años. Redujeron esos altísimos tipos hasta el 2% y menos, metiéndoselos por los ojos a los clientes.

El resultado es un aumento brutal de las firmas a tipo fijo (ahora son un cuarto de las nuevas hipotecas), pero en la mayoría de los casos siguen siendo rentables exclusivamente para la banca. Tú fíjate en qué hace un banco y sabrás qué viene después. Ellos cuentan con mucha información de estudios y previsiones que realizan, y no hacen movimientos en falso, todo está estudiado y responde a sus necesidades, no a las nuestras.

Los varapalos judiciales y el Euríbor continuamente bajo han hecho que incrementen los diferenciales y también el tipo fijo, aquí no se salva nadie. Incluso ING ha puesto un interés fijo del 1,99% el primer año. Es la vieja política de ofrecer préstamos, encarecerlos y exigir un perfil alto para no arriesgarse tanto como antes de que estallara la burbuja inmobiliaria en 2007-2008.

Pero esto no funciona. Los clientes no somos tontos y queremos lo más barato posible. Bankia, que está muy deteriorada tanto en imagen como en finanzas, ha pasado de cobrar por todo, ofrecer una hipoteca a Euríbor +2,5% con comisiones, gastos muy altos y negociación casi nula, a financiar parte de esos gastos, bajar el diferencial al 1,20% y quitar la vinculación y las comisiones. Una hipoteca así es muy difícil de ver, pero muy atractiva. ¿Quién quiere pagar más pudiendo pagar menos?

Bankia necesita beneficios y clientes; para lograrlos ha puesto un caramelo muy jugoso en su escaparate. Está tan volcado en las hipotecas, que hace al revés que otros. En vez de dar largas y negativas, llama a quienes pidieron información para ver si les convence de que se casen con ellos en lugar de con otro banco.

Desde que se ha cargado vinculación y comisiones ha batido récords, tanto de solicitud de hipotecas como de firma de las mismas y de aumento de ganancias. Entre enero y marzo ha aumentado un 93% la firma de hipotecas y ha ganado 304 millones, batiendo su propio récord. Abaratar un producto funciona, vendes más y ganas más que otros. Para los clientes es conseguir lo mismo por menos dinero. Otras entidades deberían imitarla, ahora que parece que por fin hace las cosas bien (también devuelve todo el dinero del suelo sin que se lo reclames).

¿Qué te parece el artículo? Vota:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, promedio: 3,89 de 5)
Loading ... Loading ...
Posts relacionados
    No hay posts relacionados