Los tipos en el 0% aseguran hipotecas baratas al menos 2 años más

Celebrémoslo ahora que podemos…

El Euríbor sigue cayendo y cierra mayo en el -0,134%. ¡¡Tomaaaa!!! Esto significa que las hipotecas que se revisen con él no tendrán una bajada, pero tampoco la subida que tenían que haber tenido si el Euríbor hubiera vuelto a terreno positivo esta primavera como se esperaba…

Las hipotecas anuales apenas subirán entre 3 y 5 euros de media y las semestrales 1-3 euros. ¿Pero por qué el Euríbor baja cuando se esperaba que subiera? La clave está en el Banco Central Europeo, que después de un tiempo mareando la perdiz sin subir los tipos de interés, en el 0% desde marzo de 2016, por fin la semana pasada dijo que no tiene intención de tocarlos hasta por lo menos la segunda mitad de 2020.

Esto significa que al menos hasta dentro de un año o dos, si te toca justo la revisión anual ahora, no veremos un Euríbor más alto. Este indicador siempre ha dependido de lo que marcan los tipos de interés porque es el dinero al que el Banco Central Europeo deja lo que luego la banca se presta entre sí o a nosotros.

Esto es así más que nunca porque los grandes ahorradores se han ido a invertir en el ladrillo, así que se ha mermado mucho el típico negocio que tenía la banca de prestar a los hipotecados el dinero de los ahorradores y darles a estos como “tipo de interés” parte de lo que ganaba prestando su dinero a los hipotecados.

El Banco Central Europeo lleva retrasando la subida de los tipos de interés por lo menos dos años. Su presidente, Mario Draghi, nunca ve el momento apropiado, pero es que igual tampoco lo ve quien le suceda a finales de este año y eso que sí dijo que los iba a subir.

Como la economía europea no despega ni con una palanca, especialmente por Italia, Alemania, Holanda… Tenemos tipos de interés en cero para rato (siempre, además se retrasan en toooodas las previsiones que hacen) y, por lo tanto, hipotecas baratas para más tiempo.

Baratísimas especialmente si la firmaste antes de la crisis y tienes un diferencial inferior al 1%. Para contrarrestar que el Euríbor, que lleva en negativo más de 3 años, le hace ganar menos intereses, la banca pone un tipo fijo los primeros 12, 18 o 24 meses de las hipotecas y últimamente ya no mejora sus ofertas, está todo parado. Pero como el Euríbor negativo se está alargando tanto, ese periodo del fijo termina y la gente empieza a pagar cuotas con intereses inferiores al diferencial, porque a éste se le resta el Euríbor.

Por eso algunos bancos se sacaron de la manga la cláusula cero, para no restar nada al Euríbor, pero otros no tienen eso y nos quedan por lo menos 1 o 2 años más para respirar tranquilos y celebrar que no subirán los tipos y, por tanto, se espera que tampoco el Euríbor.

Éste es el motivo principal de que la banca se obsesione con el tipo fijo y nos lo meta por los ojos. Con él tiene ganancias más altas aseguradas mientras el Euríbor esté tan bajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *