No todo es cuestión de tiempo

No todo es cuestión de tiempo

Hace poco, una vecina me preguntaba si ella podría pedir una hipoteca con su hija cuando a ésta le hagan contrato fijo y aumente sus ingresos. Mi vecina tiene 67 años y una pensión que no llega a 1.000 euros. En este caso lo delicado no son tanto los ingresos, ya que su hija ganaría unos 1.400 € con el nuevo contrato estable, me dijo, sino su edad.

La banca no quiere que, al terminar de pagar la hipoteca el mayor de los titulares tenga más de 70 ó 75 años, por lo que la solución sería que su hija pidiera la hipoteca sola o que, dada la edad de mi vecina, el préstamo tuviera un plazo máximo de 3 u 8 años.

En su caso ninguna de las opciones es viable porque no tienen ahorros, los bancos sólo prestan hasta el 100% del valor del piso si es para uno de sus inmuebles (y ellas quieren comprar la casa en la que viven de alquiler) y en 8 años no pueden pagar un piso entero con esos ingresos.

Pero no todos los casos son iguales… Sí se puede conseguir una hipoteca siendo mayor de 60 años. Es difícil, pero no imposible. Para que te den cualquier hipoteca debes tener al menos el 20% de lo que vale la vivienda y algo menos del 10% para los gastos de la compraventa y los de la hipoteca, que ya se comparten en algunos bancos pero que aún se cargan en gran medida al cliente.

También debes tener ingresos estables, cuanto más altos mejor. En ese sentido, una pensión es algo seguro -al menos de momento-, da confianza al banco. No baja y no desaparece salvo que se muera la última persona beneficiaria, o sea el titular o la pareja que haya quedado viuda. La pensión máxima en España es de 2.527,28 € mensuales y la mínima de 563,80 €.

Con una pensión media, de unos 1.500 €, se podría pagar una hipoteca de 500 € al mes. Si se pide para una primera vivienda y no hace falta mucho dinero porque el resto se pone de lo que se tiene ahorrado o de lo que se obtiene por la venta de otra casa, el banco podría decir sí. Si es para segunda residencia, se puede alquilar la primera y tener más ingresos.

Todo depende también de cuánto valga el piso. No es lo mismo una casa de 400.000 € que una de 100.000 € para la que se piden 20.000 € a 10 años. Porque el tiempo es otro factor… Se puede pedir una hipoteca a 15 años teniendo 60 o se puede pedir una a 10 años teniendo 65, siempre que en cualquier caso no se pida más del 50% de lo que vale la casa y no se dedique más de un tercio de los ingresos a pagar la cuota mensual.

En estos casos, no interesa el tipo fijo, porque no hay tiempo de sacarle partido, la mejor opción es interés variable. La cuota mensual será más alta pero se pagarán menos intereses, porque el plazo de la hipoteca es menor. Dependiendo de la edad de los titulares, podrían ahorrarse también el seguro de vida, ya que las aseguradoras se suelen negar a cubrir a personas mayores de 65 años.

¿Qué te parece el artículo? Vota:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,75 de 5)
Loading ... Loading ...
Posts relacionados
    No hay posts relacionados