El Euríbor repite mínimo histórico y vuelve a abaratar las hipotecas

Parece que por fin ha tocado fondo y queda anclado donde el mes anterior

El Euríbor parece que ha tocado fondo, aunque aún deberemos esperar 3 o 4 meses más para confirmar si es algo pasajero o una tendencia.

El indicador más usado en las hipotecas españolas ha vuelto a cerrar marzo en el mismo mínimo histórico que marcó en febrero: el -0,191%, que supone un nuevo -aunque pequeño- ahorro a las hipotecas que se revisen con él.

Si te toca revisión anual podrás ahorrar una media de 4,5 euros, que te supondrán 54 euros en total. Si la revisión es semestral, la bajada es menor porque el Euríbor estaba más bajo hace 6 meses que hace un año, y sólo ahorrarás un euro al mes, o sea 6 euros hasta la próxima revisión.

El Euríbor se ha quedado muy quieto en marzo, cotizando todos los días -excepto cuatro- en el -0,191%, por lo que la media era fácil de prever. Apenas se ha movido este mes entre el -0,190% y el 0,192%. ¿Pero por qué? ¿Ha dejado ya de bajar? Todo dependerá de lo que haga el Banco Central Europeo (BCE).

En enero, tal y como había anunciado este organismo, su compra de deuda a los países de la zona euro se redujo a la mitad, lo que ha hecho que el Euríbor detenga sus bajadas y se quede más o menos en las mismas cifras (enero, -0,189%; febrero y marzo, -0,191%).

La compra de deuda se mantendrá igual hasta septiembre, cuando el BCE dirá si la prolonga o no. Lleva en marcha desde hace tres años (marzo de 2015) y puede que no pare hasta que la inflación llegue al 2%, gran objetivo del BCE y motivo por el cual tampoco sube los tipos de interés, que llevan justo dos años en el mínimo histórico del 0%.

Los tipos de interés son el precio al que se presta el dinero y el Euríbor solía estar entre el 0,3 y el 0,5 por encima, pero con la compra de deuda lleva desde febrero de 2016 en terreno negativo.

El BCE ha dejado entrever que podría seguir comprando deuda de los países de la zona euro más allá de septiembre y que, por lo menos hasta dentro de un año (primavera-verano de 2019) no subirá los tipos de interés. Eso significa que el Euríbor estará en negativo y con poco movimiento durante que lo que queda de este año y parte del siguiente.

Como tampoco se espera que la inflación (crecimiento de los precios) suba al 2% hasta por lo menos 2021, pues  se prevé el 1,7% en 2020, es posible que tanto los tipos de interés como el Euríbor se queden muy bajos, quizá en negativo, durante todo este tiempo.

Esto explica por qué la banca sigue insistiendo, cada vez más, en las hipotecas a tipo fijo, que les aseguran unas ganancias que el Euríbor en negativo no les da. La última tendencia este año es que también son los clientes ya quienen las demandan, ante el miedo de una subida de tipos de interés que parece que nunca llega.

Se lleva anunciando año y medio, pero las previsiones de subida del Euríbor continuamente se  retrasan, con lo que podemos esperar por lo menos 2 años más de cuotas muy baratas, las más bajas que nunca pagaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *