Seguros que te financian con la hipoteca y por los que pagas intereses

Las cosas no son siempre lo que parecen...

Las cosas no son siempre lo que parecen…

PUF es el último grito en hipotecas. Aunque tiene nombre de pequeño sillón de esos que van por los suelos y luego son muy cómodos, o incluso parece una exclamación de algo que agota o da pereza, aplicado a las hipotecas no es ni una cosa ni la otra.

Bajo las siglas PUF se esconde la Prima Única Financiada. ¿Esto qué significa? Pues que contratas un seguro con el banco y lo pagas de golpe. En vez de pagar las cuotas de año en año, las pagas todas juntas y, aquí viene lo peor, metidas dentro de la hipoteca.

Esto quiere decir que no es una pasta que sueltes como tal sino que el banco te presta como parte de la hipoteca. O sea que sobre ese dinero también pagas intereses: por ejemplo, en vez de 1.800 €, el seguro te costará 2.000 €.

Recuerda: las siglas son PUF y los bancos las usan mucho porque es su nombre técnico y, por qué no, para jugar al despiste con quien no sabe. Como digo, lo aplican a los seguros que van contratados con la hipoteca, esos que hacen obligatorios si quieres que te reduzcan el diferencial para pagar menos intereses.

¿Pero a qué precio? ¿De verdad es rentable bajar un poco el diferencial y al final pagar un seguro que no quieres tener y/o que te está encareciendo la hipoteca y sumándole intereses? Como en todo, hay que sacar la calculadora y mirar bien si compensa firmar ese seguro y cuánto sube su precio.

Los bancos suelen aplicar esta PUF a los seguros de protección de pagos, más conocidos como seguros de desempleo. Su principal ventaja es que garantiza que te pagan la hipoteca si estás de baja laboral, te quedas en el paro o te mueres.

Durante un tiempo estuvieron muy en boga y recuerdo que a muchos les molestaba firmarlo, porque encarecía la hipoteca y veían poco probable usarlo. Cuando el paro empezó a crecer, las aseguradoras gastaron mucho dinero pagando hipotecas de gente que se quedó sin trabajo. Algunos eran esos que resoplaron al firmar y a los que luego les vino de perlas que les pagaran las cuotas mensuales durante dos años como máximo.

Con tanta pérdida, las compañías de seguros dejaron de ofrecer estos productos, pero con la reactivación del mercado hipotecario, los seguros de protección de pagos han vuelto a la palestra con PUF incluida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *