Ay, qué disgusto... ¡El banco va a acabar conmigo!

Ay, qué disgusto… ¡El banco va a acabar conmigo!

Llevamos años viendo cómo se destapan fraudes financieros por todos lados: cláusula suelo, gastos de formalización, vencimiento anticipado, IRPH, hipotecas multidivisa, valores, acciones, preferentes, subordinadas... La lista es tan larga que podría escribir todo el artículo sólo mencionando las estafas probadas en los tribunales.

En particular, durante la crisis, se han agudizado sus efectos sobre los ahorros de millones de personas: porque los han perdido o se han disminuido, porque les han quitado la casa, porque llevan años pagando de más… Y esto acaba con cualquiera.

Lo que parece un dicho es un hecho. Las personas afectadas por fraudes financieros tienen peor salud que el resto de la población de su edad que no ha sido estafada por la banca.

Lo acaba de constatar la Fundación Finsalud tras un riguroso estudio sobre 188 personas que han sufrido el mal de las hipotecas multidivisa y las preferentes. Según investigadores de varias universidades (Autónoma, Complutense y Carlos III de Madrid, junto con la de Motreal), la estafa bancaria les ha producido problemas de salud mental y física.

Muchos han pasado por psiquiatría o deberían pasar, tienen problemas para dormirse y duermen menos de 7 horas. Confiesan que su calidad de vida es mala o muy mala. ¡¡Imagina perder todos tus ahorros de un día para otro!! Para darte un jamacuco.

Para muestra, el testimonio de Antonio (perdió 70.000 €), que Finsalud recoge en su web: “En una ocasión me desmayé en la sucursal. Perdí el conocimiento y tuvo que venir una ambulancia a atenderme. Cuando entro a un banco, tan solo ver a los empleados ir de un sitio a otro me produce estrés y me sugestiono fácilmente. Esto no solo me costó los ahorros, también la salud en mi vida diaria”.

Quienes ya han recibido alguna compensación económica mejoran su salud física y mental y recuperan calidad de vida. Según este estudio, pionero en España y aprobado por el Comité de Ética del Hospital Universitario de la Paz de Madrid, los fraudes financieros deberían considerarse un factor de riesgo para la salud y estudiarse más, porque los afectados necesitan no sólo apoyo legal sino también médico y psicológico.

Fuente: Fundación Finsalud

Fuente: Fundación Finsalud

¿Pero qué aporta de nuevo este estudio… Si ya sabemos que las estafas bancarias nos amargan la vida? Demostrarlo científicamente y, con los informes en la mano, denunciar ante un juez y pedir una compensación económica por los daños y perjuicios que te ocasionan las estafas bancarias.

Si te identificas con lo que has leído, si eres víctima de un abuso bancario y quieres participar puedes contactar con la coordinadora del estudio: Milena Gobbo, llamando al 649 123 816 o escribiéndole a milena.gobbo@finsalud.com. Aquí tienes todos los detalles para unirte a este proyecto, en el que participan profesionales sanitarios, abogados, profesores universitarios y asociaciones de consumidores financieros.

¿Qué te parece el artículo? Vota:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Posts relacionados
    No hay posts relacionados