Archivo de la etiqueta: hipotecas

¿De qué sirve reclamar al Banco de España?

El Banco de España recibió en 2017 el triple de quejas que en 2016, hasta alcanzar la cifra récord de 40.170 reclamaciones, de las que el 80% fueron por hipotecas.

Así está el panorama hipotecario: recogiendo lo que se sembró cuando había bonanza y cuando se empezó a ver que bajaría el Euríbor. El récord anterior fue en 2013, que tras la sentencia del Tribunal Supremo sobre la cláusula suelo, se dispararon las reclamaciones al Banco de España.

Que levante la mano quien no tenga una o más cláusulas abusivas en la hipoteca. Si crees que no tienes ninguna, mira bien el contrato porque seguro que algo encuentras.

Si has esquivado la cláusula suelo, el IRPH y tu hipoteca no es multidivisa, seguro que te han pillado haciéndote pagar todos los gastos de la hipoteca, con el método de cálculo 360/365, con los interés de demora o alguna otra cláusula abusiva de las muchísimas que hay.

Si tu hipoteca es a tipo fijo, cuidado con la cláusula de vencimiento anticipado, por la que el banco te puede pedir que devuelvas de golpe lo que te queda por pagar de hipoteca, si ve que amortizas antes de tiempo una cantidad con la que cree que le haces dejar de ganar dinero porque eso supone que pagarás menos intereses.

Abusos en las hipotecas hay los que quieras y más, por eso es normal que 8 de cada 10 quejas recibidas por el Banco de España sean de hipotecas. Y pocas son estas más de 40.000 del año pasado teniendo en cuenta que en España hay 8 millones de hipotecas y todas están afectadas, como mínimo, por el pago de los gastos.

Precisamente, este motivo es el que ha hecho subir las reclamaciones ¡¡¡casi un 278%!!! con respecto a las del año anterior: en 2016 sólo hubo 14.462 quejas. Puedes reclamar al Banco de España de forma presencial, por Internet con certificado electrónico o por correo postal. Primero tienes que haber reclamado lo mismo al Servicio de Atención al Cliente (SAC) de tu banco y éste tiene que haberte dado calabazas: bien porque no te contestó en dos meses o porque lo hizo de forma negativa.

Reclamar al Banco de España es lo último que se puede hacer antes de demandar por vía judicial. ¿Recomendable? Teniendo en cuenta que a veces no contesta… Que no siempre se pone a favor del cliente… Y que lo que diga no es vinculante, o sea que no sirve para obligar al banco a quitarte cláusulas y devolverte dinero, pues te diría que no vale para nada.

Pero eso tampoco sería verdad. Sí que vale. Aunque no sea para forzar al banco cambiar lo que ha hecho mal, sí que es un paso importante por dos motivos. El primero es que deja constancia de tu cabreo en forma de estadística y aparece en la Memoria Anual del Banco de España; es noticia, se conoce, se habla de ello. El segundo es que, si consigues que opine a tu favor, es un documento de peso que te puede ayudar a ganar el juicio cuando demandes.

Si te decides, algo recomendable, puedes elegir entre hacerle una consulta, ponerle una queja o una reclamación. El plazo para que te conteste es de uno, tres o cuatro meses, respectivamente, desde que presentas toda la documentación. Como no es vinculante, si sale en tu contra, tampoco te obliga a nada.

El Euríbor cumple dos años en negativo con una nueva caída

Han pasado dos años desde aquella primera cifra negativa (-0,08%) en febrero de 2016

Cuando parecía que el Euríbor por fin iba a cumplir los pronósticos que llevan año y medio diciendo que sube de forma inminente, ha vuelto a caer en febrero.

Con este -0,191% marca un nuevo mínimo histórico y, por el momento, desmiente la posibilidad de que empiece a subir como en enero pudo parecer que haría, ya que por primera vez en 17 meses cerró por encima del mes anterior.

Como dije el mes pasado, hasta que no esté al menos 4 meses subiendo de forma consecutiva no se puede hablar de una tendencia. Como viene de estar más alto, el Euríbor de febrero trae ahorro a quienes les toque revisión.

Si te toca anual, verás como la cuota te baja 4 euros al mes, osea 48 euros en total hasta febrero del año que viene. Si te toca semestral, ahorrarás 1 euro al mes, lo que serán 6 euros hasta la próxima revisión. Estas cifras son una media, el ahorro final dependerá de las condiciones que tengas en la hipoteca. Si tienes el diferencial como mucho en el 0,19% al banco le toca no sólo no pagar intereses sino que te descuenten dinero del capital que te toca amortizar cada mes. Pero muchos se están negando a hacerlo. ¡Cuéntanos tu caso!

Es un ahorro muy pequeño, pero es que el Euríbor está tan hundido que en los últimos meses apenas se mueve un poquitín; en enero cerró en el -0 189% y en diciembre en el -0,190%. Apenas lo notarás en la cuota mensual, pero siempre es mejor que sea para ti que para el banco, ¿no crees?

Esto de que tenga una racha larga de caídas y de repente suba un poco ya ha pasado un par de veces estando en negativo: una en abril y otra en agosto de 2016, y luego siguió bajando como si nada. ¿Ocurrirá lo mismo esta vez? ¿Lo de enero ha sido sólo una caída temporal o puede volver a caer próximamente?

Los analistas llevan prediciendo su ascenso casi desde que entró en negativo, pero hasta enero no ha cumplido lo que parecía el inicio de esta profecía. Como el Banco Central Europeo (BCE) ha reducido a la mitad la compra de deuda de los países de la zona euro, el Euríbor ha reaccionado.

Pero todavía no sabemos si empezará a subir o si se quedará bajo, en torno a esta cifra del -0,191% hasta que termine de comprar deuda de estos países, en septiembre de este año. Es entonces cuando decidirá si continúa o si para.

Si el BCE continúa comprando deuda y mantiene los tipos de interés en el 0% actual, es probable que el Euríbor siga cayendo hasta mediados de 2019. Si cierra el grifo, puede que termine subiendo los tipos de interés en los meses siguientes y que eso tire del Euríbor hacia arriba, quizá empezando a crecer en enero del año que viene. Todo depende de la inflación: si hay crecimiento en Europa, el BCE retirará estas muletas; si no las mantendrá y el Euríbor nos seguirá dando un respiro profundo en la hipoteca.

Debemos prestar atención a marzo, abril y mayo: van a ser claves para entender cómo se está comportando el Euríbor, cómo va a evolucionar y qué va a pasar con las cuotas que se revisen en esta primera parte del año.

Bajarán seguro, porque aunque el Euríbor aumentara lo haría en poca cantidad y el año pasado estuvo más bajo, así que sólo queda por ver si el ahorro será mayor o menor. ¡Seguiremos informando!

El Euríbor termina el año con nuevo ahorro para las hipotecas

Probablemente sea la última caída del Euríbor en negativo

¿La última caída de esta buena racha negativa?

El Euríbor, índice más utilizado en las hipotecas españolas, sigue que se sale. Acaba de despedir diciembre en el -0,19%, tras firmar todo un año 2017 en negativo y estando a punto de cumplir dos años bajo cero, donde se situó por primera vez en febrero de 2016.

Este Euríbor de diciembre trae nuevo ahorro para las hipotecas que se revisen con él. En caso de revisión semestral se pagarán unos 2 € menos al mes, un total de 12 € menos en estos próximos seis meses hasta la siguiente revisión. En caso de hipotecas que sólo se revisan una vez al año el ahorro medio será de 5 € al mes, o sea 60 € hasta que vuelva a tocar revisión con el Euríbor de diciembre de este nuevo año.

Es una gran noticia que puede verse empañada por la subida del Euríbor, pronosticada para este año. De momento, lo que va de enero ha subido unas milésimas, cuando lo habitual es que la cotización en los primeros días del mes siguiente al del cierre fuera más baja todavía. Este comportamiento del Euríbor nos hacía esperar una bajada del mismo en el siguiente mes, pero como en esta ocasión ha subido, quizá nos espere, por fin, el inicio de una subida que se esperaba y anunciaba para hace al menos 6 meses.

Si aún no había subido es porque el Banco Central Europeo (BCE) mantenía la compra de deuda de los países de la zona euro, que justo anunció que reduce a la mitad a partir de este mes de enero. Esto explica por qué quizá este mes suba y no deje de hacerlo hasta situarse en terreno positivo en 2019. Pero quién sabe si esta previsión será tal cual o se retrasará también. El Euríbor ha tardado 2 años en tocar fondo en terreno negativo, entonces ¿por qué no podría tardar otros dos años en volver a cifras positivas? Ya lo veremos.

La subida siempre se dijo que sería lenta y gradual, como de momento parece que va a ser. O sea que, en principio, no debemos esperar aumentos bruscos de la cuota de la hipoteca, sino que igual que ahora la hemos visto abaratarse entre 2 y 5 € al mes, la veamos encarecerse en las mismas cantidades: entre 2 y 5 € al mes, según si te toca revisión semestral o anual, respectivamente.

Parece ser que el BCE ha visto que la economía europea se va recuperando y por eso quita este estímulo de compra de deuda de algunos países europeos. Pero no olvidemos que el Euríbor depende de algo más. De momento los tipos de interés están en el mínimo histórico del 0% y a los bancos europeos el BCE les cobra un 0,40% por guardarles el dinero en depósito, cuando siempre fue al contrario: por los depósitos tradicionalmente se ha pagado al dueño del dinero.

Hipotecas gratis: ¡ahora sí que sí!

Una predicción terroríficamente cierta para la banca

Una predicción terroríficamente cierta para la banca

El Euríbor de octubre trae un nuevo récord mínimo y una nueva rebaja en las hipotecas. Ha cerrado en el -0,180%, una cifra negativa por 20º mes consecutivo, lo que supone un ahorro de 5-6 euros mensuales (60-72 € /año) en las cuotas de revisión anual y de 2-3 euros mensuales (12-18 € / año) en las de revisión semestral.

También nos trae una pesadilla terroríficamente cierta para la banca: las hipotecas con diferenciales muy bajos que revisen sus cuotas con este Euríbor no darán a ganar ni un duro al banco. Los clientes no pagarán intereses, nada, ni un euro, toda la cuota será del capital pendiente de pago. Es lo mismo que prestarte dinero gratis, sin cobrarte intereses.

Esto es así porque hace 10 años, cuando el Euríbor estaba en el 4%, algunos bancos se fliparon y, lejos de prever que esto pasaría, se lanzaron a pescar clientes con la Hipoteca Rompedora, a Euríbor + 0,17% de Deutsche Bank, y con la de Bankinter a Euríbor + 0,18%. Ambas entidades han dicho que NO devolverán dinero a los clientes, que cuando sus hipotecas tengan intereses negativos sólo pagarán capital. El resto de la banca opina lo mismo.

Lo que en su momento fue rompedor en el mercado ahora es rompedor de beneficios para estos bancos y para los que comercializaron hipotecas con diferenciales del 0,20% o 0,30%, adonde todo apunta que también llegaremos con el Euríbor en negativo, osea que veremos el Euríbor en el -0,20% y quizá en el -0,30% durante 2018.

Todas las previsiones hace 6 meses apuntaban a que el indicador más usado en las hipotecas, el Euríbor, cerraría este año próximo a cero y que, ya en los primeros meses de 2018, empezaría a subir lenta y gradualmente. Peeeeerroooooo… Ejem, ejem. Todos han tenido que recular, empezando por el Banco de España, que ya ha dicho que piensa que hasta 2020 no veremos subir al Euríbor, que cree que en 2019 estará en el -0,10%. Más o menos lo mismo creen Santander y Bankinter, si bien este último ha cambiado de opinón y piensa que en 2019 el Euríbor volverá al 0% y subirá hasta el 0,30%.

De ahí que se esfuercen tanto en meternos por los ojos las hipotecas a tipo fijo como la mejor opción. Sí, sí, dan una tranquilidad que te mueres porque toooooda la vida vas a pagar la misma cuota y no hay sustos. Bueno, sí, está el susto gordo de ver que al final del préstamo has estado pagando intereses de más durante años, porque tu vecino/cuñado/primo/amigo/compañero del trabajo firmó a interés variable y en global ha pagado menos que tú. Se calcula que un préstamo variable en similares condiciones que uno a interés fijo cuesta de media 2.000 € menos en intereses.

A ver… ¿Pero por qué tanto cambio de opinión en las previsiones…? ¿Y por qué el Euríbor lleva tantos meses en negativo sin visos de cambiar? Muy fácil: porque el Banco Central Europeo (BCE) mantiene los tipos de interés (el precio del dinero) en el 0%, donde ha dicho que los tendrá hasta al menos mediados de 2019.

Además, sigue cobrando a los bancos un 0,40% por guardarles el dinero en depósito y mantiene la compra de deuda de los países de la zona euro, aunque a partir de enero en vez de comprar 60.000 millones al mes, sólo comprará la mitad.

Hay previsiones de todo tipo y, frente a los que creen que el Euríbor caerá un poquillo en 2018 y luego empezará a subir pero sin salir del terreno negativo, otros piensan que se hundirá hasta el -0,20% o incluso -0,30%. ¿Y hasta cuándo estará esto así? Hasta que el BCE piense que la Economía se ha recuperado lo suficiente como para quitar estas medidas que sostienen su tímido crecimiento como si fueran unas muletas. El Brexit, el conflicto catalán y Donald Trump como presidente de Estados Unidos, entre otros factores, hacen que el BCE se mantenga cauto y no se atreva a cambiar nada más todavía.

Para calcular cuánto te ahorrarás este mes con el nuevo Euríbor, entra en nuestro simulador para revisión anual o el de revisión semestral, y calcula a cuánto ascenderá tu alegría si te toca revisión con la cifra de octubre.

Hipotecas y economía, esa asignatura pendiente

¡Precaución! Gente informada

¡Precaución! Gente informada

Si de repente hicieran un test a la población española sobre el mundo financiero, incluidas las hipotecas, la mayoría suspendería por el gran desconocimiento generalizado que hay sobre estos temas.

Y eso que nos afectan mucho en el día y que desde jóvenes tenemos que tomar decisiones importantes sobre cuánto ahorrar y cómo, en qué invertirlo, si alquilar o firmar hipoteca y en qué consiste todo esto.

Si la gente hubiera sabido más en lugar de creer ciegamente en la información del banco otro gallo hubiera cantado en algunas estafas bancarias como la cláusula suelo, hipotecas multividivisa, redondeo al alza, intereses de demora abusivos, método 360/365 para el cálculo de intereses, por poner algunos ejemplos.

Más de una persona se hubiera ahorrado disgustos y dinero si supiera que no debe endeudarse por encima de un tercio de sus ingresos y que las hipotecas que ahora están bajas subirán en unos años, porque la cotización del Euríbor ha sido variable a lo largo del tiempo.

La economía, incluido el mundo hipotecario, es una asignatura pendiente para la mayoría de los españoles. Pero dada su importancia, algunos institutos de España están impartiendo una asignatura de economía aplicada a la vida real, en la que los alumnos aprenden qué es una hipoteca, cómo negociarla, qué es un fondo de inversión o cómo ahorrar en la economía doméstica, entre otras cosas.

Contra lo que pudiera parecer es una temática que les encanta, dicen quienes forman parte de esta experiencia pionera, porque en vez de estudiar conceptos abstractos a los que no ven utilidad, como en otras materias, aquí estudian casos y cosas prácticas para las que ven aplicación. Visitan bancos y simulan situaciones para entender mejor las cosas.

Muchos alumnos están encantados porque dicen que así entienden mejor la crisis, que ha azotado a tantas familias. Dado que la crisis comenzó en 2008 han pasado la mitad de su vida o más oyendo hablar de un fenómeno cuyo origen quieren conocer y que comprenden mejor gracias a esta asignatura de economía práctica.

Esta materia imprescindible en la vida de cualquiera se ha oficializado en el curriculum académico de otros países europeos en los últimos años, algo que debería hacerse en España de inmediato. Por el momento este programa piloto se imparte en algunos centros educativos con material didáctico elaborado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España, que colaboran con el Ministerio de Educación para hacerlo posible.

La economía está tan presente en nuestras vidas que debemos saber más para planificarnos correctamente a medio y largo plazo. Y ya se sabe… Lo que no se mama desde pequeño es más difícil aprenderlo después -aunque no imposible-… El saber no ocupa lugar y es la mejor cura contra la ignorancia, que tantos males nos provoca y tanto nos cuesta solucionar.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), quienes saben menos de finanzas se endeudan más y ahorran menos, lo que a la larga les supone más problemas.

El Euríbor vuelve a bajar las hipotecas a pesar de subir un poco

El Euríbor sigue moneando hacia abajo

El Euríbor sigue hacia abajo

El Euríbor, índice al que están referenciadas la mayoría de hipotecas a interés variable en España, acaba de cerrar agosto en el -0,048%, un poco por encima de la cifra de julio, mes que despidió en el -0,057%, hasta ahora su mínimo histórico.

Este indicador se queda en por debajo de cero por séptimo mes consecutivo, aunque a diferencia de meses anteriores, es la primera vez que sube un poco desde que en febrero se adentarara por primera vez en terreno negativo.

A pesar de haber subido ligeramente respecto a julio, el Euríbor trae un nuevo soplo de aire fresco a las hipotecas que se revisen con él, ya que hace seis meses estaba en el -0,008% y hace un año cotizaba en el 0,161%.

Para los préstamos con revisión anual el Euríbor supone un ahorro medio de 11 euros al mes, que suponen 132 euros al año. La rebaja media en la cuota de hipotecas con revisión semestral será casi imperceptible: 2 euros al mes, que suman 12 euros en los próximos seis meses.

Esta subida es ridícula, testimonial, que no augura un cambio de tendencia sino una estabilización. O sea que no va a empezar ahora a subir sino que parece que se mantendrá en terreno negativo, pero más o menos estable, sin mayores bajadas, lo que confirma que parece que ya haya tocado fondo. 

Pero nunca se puede saber a ciencia cierta, porque esta calma que ha mantenido durante todo el mes de agosto puede que termine en un otoño de nuevos mínimos históricos. Lo que sí parece confirmarse, como prevén los analistas, es que nos espera un Euríbor negativo durante un año más, periodo que puede alargarse hasta dos o tres años si la economía no termina de despegar en la zona euro.

Es decir: en los próximos 12 meses el Euríbor se situará entre el 0% y el -0,05%, pudiéndose quedar en esa franja más adelante, si la economía no mejora, o rondar el cero por ciento en la segunda mitad de 2017 y 2018, manteniéndose en torno al 0%, o un poco por encima, en 2019.

A pesar del auge de las hipotecas a tipo fijo, la evolución del Euríbor interesa a la mayoría de los hipotecados a interés variable, puesto que el 80% de los préstamos aún se firman actualmente a Euríbor + diferencial, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

La banca está interesada en promocionar los préstamos a tipo fijo para compensar las ganancias que le faltan porque las cuotas de las hipotecas están más bajas que nunca porque el Euríbor cotiza en negativo.

Qué pasa si mi hipoteca la compra un fondo buitre

Ggggrrrr, ggrrrrr

Gggguurrrr, gguurrrrr

Cuando un banco cierra o quiere quitarse de encima parte del dinero que le deben para maquillar sus cuentas, hace lotes de hipotecas y los vende a un fondo de capital riesgo con fin especulativo, popularmente conocido como fondo buitre.

Estos buitres hacen honor a su nombre porque sólo les interesa cobrar, caiga quien caiga. Si no tienes problemas para pagar la hipoteca, no notarás ningún cambio.

El banco tiene que informarte de que ha vendido tu hipoteca a fulanito de tal y que, por tanto, ahora debes el dinero del piso a ese fulanito y no al banco. Y muy importante: las condiciones de la hipoteca siguen siendo exactamente las mismas que las que firmaste con el banco, sin cambiar ni una coma.

Los problemas aparecen cuando lo tienes chungo para pagar la hipoteca, ya que un banco puede estar dispuesto a negociar: dejarte un tiempo sin pagar la hipoteca, estar otro tiempo pagando sólo intereses, firmar algún seguro a cambio de rebajar el diferencial… Ya sabes, esos pequeños detalles que hacen que puedas llegar a fin de mes sin perder la casa en el intento.

A un fondo buitre no le interesa negociar. Le da igual tu situación. Quiere cobrar y punto. Ejecuta el préstamo a la mínima, embarga el piso y lo vende rápidamente para recuperar el dinero que no vas a pagarle.

Antes los bancos actuaban así también pero como tienen más pisos que la Duquesa de Alba están abiertos a buscar una solución. Si tu banco ha vendido la hipoteca a un fondo buitre y dispones de pelas o alguien de tu círculo puede prestártelas tienes una opción intermedia y para ti muuuuuy ventajosa: liquidarla de un plumazo por un bajo coste.

Los fondos buitres compran las hipotecas por menos dinero del que valen, a veces por el 50%, el 30% e incluso el 10%. Sólo tienes que preguntar a los carroñeros cuánto han pagado por tu deuda y pagárselo en un plazo de 9 días. Te quitarás de movidas e historias. La operación vale pasta pero merece la pena: fulminas la hipoteca de un plumazo y a mucho menos coste que si mes a mes. Por ejemplo, un piso de 150.000 € te puede costar la mitad.

Si se te ha pasado este plazo y tienes ahorros, también puedes liquidar el préstamo ofreciendo al fondo buitre un poco más de lo que ha pagado por tu hipoteca. El caso es ofertar. Por probar no pierdes nada.

Si tienes la hipoteca en Catalunya Caixa y temes que tu préstamo acabe en manos de un carroñero, puedes respirar medio aliviado porque quien compre estos préstamos debe acogerse al Código de Buenas Prácticas Bancarias, lo que obliga a negociar con quien reúna los requisitos e incluso a conceder la dación en pago (liquidar la hipoteca a cambio de entregar el piso).

Aumenta nuestra desconfianza en los bancos

En los bancos, no te fíes ni de tu padre

No te fíes ni de tu padre

Como contrates algo con un banco y no tengas muy claro lo que firmas te puedes meter en un lío de campeonato. Así ha pasado con muchas hipotecas -de aquellos barros, estos lodos- y seguirá pasando mientras el analfabetismo financiero siga campando a sus anchas entre mucha gente.

Nuestra desinformación es una de las grandes armas con las que cuentan los bancos para aprovecharse y metérnosla doblada. Nuestro desconocimiento y el pasotismo para solucionarlo es el mejor aliado de la entidad que quiere subir sus márgenes, aumentar los diferenciales de las hipotecas, poner cláusulas abusivas, obligarnos a contratar productos innecesarios

Hace años que no nos fiamos tanto de la publicidad bancaria, aunque aún siguen colando cosillas a muchos incautos. Menos mal que, según una encuesta que ha hecho el instituto de investigación de mercados Target–Empírica, cada vez nos fiamos menos de las entidades financieras.

Según este estudio, lo que más confianza nos da es lo que nos cuentan amigos, conocidos y familiares y luego lo de foros y comparadores bancarios (que nos ofrecen tan confianza como desconfianza, supongo que depende del caso). Lo que menos, la información de los bancos: su web y los empleados.

Menos mal, qué peso me quito de encima. Sufro al pensar que la gente cree a pies juntillas todo lo que le diga un banco. Lo mejor es ponerlo en cuarentena e informarnos por nosotros pispos, leer hasta la letra pequeña y no dejar parar al empleado de turno  hasta que nos aclare todo lo que queremos saber.

Hay casos y casos, pero la banca en general tiene un máster en hacerse pasar por el lobo disfrazado de abuelita. No hace falta ser muy espabilado para enumerar casos sangrantes de estafas bancarias: preferentes, subordinadas… También en préstamos hipotecarios: hipotecas patera, redondeo al alza de los intereses, índices que desaparecen y se cambian por otros, clips, swaps, cláusula sueloEso por no hablar de la manipulación del Euríbor.

Lo raro es que alguien se siga fiando de alguna entidad, de algún director, de algún empleado, aunque lo conozca de toda la vida y por mucho que le inspire la más absoluta confianza porque le reciba con una tierna sonrisa de oreja a oreja cuando entra a su despacho.

Directores y empleados bailan al son de la entidad que les paga el sueldo, que no es otro que el de ganar mucho dinero a costa de los clientes, aunque esto suponga engañarlos a sabiendas y yendo en contra de sus intereses mientras se aparenta lo contrario.

Tampoco quiero decir que tooooodos los empleados del mundo mundial aconsejen mal. Unos son malos, otros peores y los hay que mirarán por ti siempre que el banco también salga ganando. Lo que sí tengo más claro que el agua es que siguen instrucciones, la objeción de conciencia en un empleado de banca es algo así como una quimera y hallar un banco que mire por ti y no por él es  el argumento para una buena peli de ciencia-ficción.

De la burbuja inmobiliaria a la burbuja hipotecaria

Parece que, paseo lo que pase, siempre tenemos la casa en una burbuja

Parece que, paseo lo que pase, siempre tenemos la casa en una burbuja

Hace tiempo os hablé de las hipotecas glu-glu, que no son ni más ni menos que las que pesan sobre casas que ya no valen lo que sus dueños están pagando por ellas.

Ahora la situación se ha agravado y ya no es que los pisos valgan menos que lo que nos costaron, que también, es que valen menos que lo que pagamos de hipoteca. Y si vendemos la casa, incluso es posible que no saquemos ni para pagar lo que queda por devolverle al banco.

Semejante marrón viene del boom inmobiliario, que empujó el precio de la vivienda más arriba de las nubes, dándole un valor que realmente no tenía y que, por supuesto, ahora no tiene, por mucha rabia que le dé a la gente que está en esta situación.

Menos mal que por aquel entonces los bancos daban hipotecas con diferenciales más que decentes: Euríbor + 0,25% era habitual y Euríbor + 0,50% incluso mejorable. Fueron años locos: se compraban muchos pisos y se daban muchas hipotecas por el 100% de su valor.

El resultado de semejante burbuja inmobiliaria ha reventado (en) el mercado formando una burbuja hipotecaria que afecta al 10% de los préstamos para vivienda, o sea 581.441 familias, según un estudio que acaba de publicar Kelisto.es y que ha elaborado junto con un centro de investigaciones económicas llamado CEBR.

Esto viene de la bajada del precio de los pisos, algo que seguirá ocurriendo y agravando la situación. Si en 2009 apenas un 0,3% de las hipotecas estaban en una burbuja se prevé que el año que viene sean el 11,3%. ¿Por qué? Pues porque cada año se firman menos hipotecas, se amortiza poco anticipadamente y el precio de la vivienda sigue haciendo slalom.

Por eso, al año que viene ese medio millón de hipotecas afectadas se va a convertir en más de 700.000. Esta ratonera hipotecaria se traduce en un agujero financiero para las familias. Se calcula que deben 13.000 millones € más de lo que valen sus pisos, lo que da de media una deuda extra de 22.000 € por familia.

¡Y la de cosas que se pueden hacer con ese dinero…! Madre mía, no quiero ni pensarlo. Cataluña y Madrid son las comunidades más afectadas porque es donde más préstamos se han firmado, donde más caros son los pisos y donde dicen que ha habido una caída de precios más pronunciada, lo que no quita para que todas las autonomías españolas estén pringadas con esto.

Nos hicieron pensar que cualquiera era buen momento para comprar, un poco como pasa ahora, que como el precio de los pisos ha bajado mucho parece que también es el momento idóneo para hacerte con una casa y que, si no lo haces, te arrepentirás toda tu vida. La cosa no puede estar más lejos de la realidad. Si quieres evitar una hipoteca burbuja espérate a comprar, si puedes. Si ya tienes una hipoteca que vale más que el piso, atent@ al próximo artículo donde explicaré qué puedes hacer con ello.

SabadellCAM, ¿el quinto banco que baja el diferencial del 2%?

Toc, toc... ¿Se puede? Vengo a la guerra para bajar los diferenciales

Toc, toc… ¿Se puede? Vengo a la guerra para bajar los diferenciales

La guerra de precios en las hipotecas que han abierto Bankinter, Santander, CajaSur e ING Direct podría tener un nuevo competidor: SabadellCAM.

Según una noticia publicada la semana pasada en el diario El Mundo, este banco catalán ha entrado de lleno en la trinchera de bajar el diferencial por debajo de la barrera psicológica del 2%. Una cifra que ahora nos parece la leche pero que en realidad sigue siendo una hipoteca cara.

Presuntamente, esta nueva hipoteca del SabadellCAM cobra un interés fijo del 3,25% el primer año (ya está bien…) y a partir del segundo Euríbor + 2,5%, que se puede rebajar hasta Euríbor + 1,25%, lo cual suena muchiiiiisimo mejor, pero a cambio de lo de siempre: atándote a la entidad.

Esto es lo que finamente llaman los bancos vinculación, y a lo que el SabadellCAM en concreto se refiere como confiarnos los servicios financieros que sobre todo le protegen a usted y a su familia. Que no te engañen, en la mayoría de los casos a quien de verdad le interesa la contratación de todo eso es al banco.

Para mí es algo que ronda el chantaje porque te lo plantean en plan si quieres mejores condiciones, arrodíllate y firma aquí, tanto si te interesa tener un seguro de vida como si nunca te lo habías planteado y pasas olímpicamente.

Me refiero a esta hipoteca como presunta porque, intentando contrastar la información de El Mundo, no he visto nada parecido en la web de SabadellCAM (como comenté hace poco, muchos bancos ocultan aposta este tipo de datos).

Habla de varias hipotecas pero no del diferencial. Si lanzas semejante producto, qué menos que anunciarlo a todo esplendor. Pues no: encima pone que cobran comisiones de apertura y cancelación y lo más escalofriante de todo es que éste es un banco muy conocido por haber usado la cláusula suelo a diestro y con siniestro.

Un suelo medio del 3,20% que su presidente defiende a capa y espada como si fuera la práctica más normal del mundo. Muy orgulloso, defiende que siempre lo usaron de manera legal; es tan cabezota que presume y amenaza con seguir usándolo. Nunca se ha planteado quitarlo, ni mucho menos achicarse frente a las demandas judiciales, que rebaten una y otra vez.

Viendo la filosofía que se gasta el SabadellCAM me sorprende un montón que ahora lance una hipoteca a Euríbor + 1,25%, entrando en un terreno, el de la rebaja de los diferenciales, en el que yo pensé que, si entraba, lo haría de los últimos y empujado por la competencia del resto.

Es normal que los bancos empiecen a abrir el grifo de las hipotecas para que, gota a gota, vayan cayendo nuevas ofertas hipotecarias, todo un lujo para la vista, aunque aún no para el bolsillo, en el que intentan no cometer los errores del pasado ofreciendo no tan malas condiciones sólo a los clientes más solventes.