El fondo social de vivienda, una alternativa temporal tras el desahucio

Por una vez nadie dice que alquilar es tirar dinero a la basura

Por una vez nadie dice que alquilar es tirar dinero a la basura

Más de 370.000 desahucios después, parece que escampa para los que, por no haber pagado la hipoteca, hayan perdido su vivienda habitual desde el 1 de enero de 2008. A los de antes que les den, como no estábamos en crisis…

El Gobierno acaba de crear el fondo social para la vivienda (FSV) para que puedan vivir de alquiler durante dos años, con uno de propina si te va mal la cosa.

Son pisos de los que no se va a hacer cargo el banco malo y que deben pedir a la entidad financiera que les puso de patitas en la calle. Lástima que esto sólo va a cubrir al 39% de los desalojados.

Los pisos se pueden ver en la web de cada banco o caja y solicitarse a partir del 31 de marzo, siempre que vayas con un informe sobre tu situación social, escrito por tu ayuntamiento o diputación. Si luego mejoras, se acabó lo que se daba.

En la casa hay que cobrar como mucho 1.597,53 € al mes y cumplir los requisitos que se fijaron cuando se paralizaron los desahucios durante dos años. Vamos, estar pasándolo mal y ser más pobre que las ratas.

El alquiler costará entre 150 € y 400 € mensuales, pagándose como máximo el 30% de lo que la familia cobre neto en un mes. Es bastante más barato que un alquiler convencional y eso que han bajado en todas las provincias españolas.

A cambio te piden que lo cuides y conserves en las mismas condiciones en que te lo han prestado y que lo uses como vivienda habitual. Juas, estaría bueno que se usara como segunda residencia low cost, pero esto es España y de la gente me espero cualquier cosa.

La fórmula se llama alquiler social y venía pidiéndose desde hace tiempo. La idea es de la sociedad, la pone en marcha el Gobierno, se apoya en los municipios, le hacen propaganda las ONG y la prensa, los bancos ganan dinero, reducen el número de pisos sin vender y la gente sin casa recupera un techo. Suena redondo.

Al tiempo que se ayuda a que las personas que han perdido su vivienda no queden excluidas de la sociedad, el Gobierno se ha propuesto dinamitar la obsesión del piso en propiedad, fomentando el alquiler.

Grandes beneficiados son los 33 bancos y las cajas que prestan los 5.891 pisos, ahora a disposición de los que en su día fueron embargados. ¿Te imaginas vivir en tu propia casa con un alquiler social? Es de coña.

El caso es estar pagando siempre al banco y tener la sensación de que se le debe la vida, además del dinero. Esto no es la monda lironda, pero ayudará a mucha gente, evitando que tengan que recurrir a la caridad, la familia o al resguardo bajo un puente.

Es una iniciativa que va por el buen camino pero apenas se queda en la primera ronda. Son cuidados paliativos cuando lo que necesitamos es prevenir que volvamos a tener un boom inmobiliario y todas sus consecuencias, amén de un tratamiento eficaz contra todos los síntomas de la especulación inmobiliaria, léase los pisos que cuestan más de lo que valen, y el comportamiento irresponsable, cruel y avaricioso de los bancos con las hipotecas.

3 pensamientos en “El fondo social de vivienda, una alternativa temporal tras el desahucio

  1. Yo

    Espero que esto se tome en serio porque parece una idea buena y lógica (ya lo había leído en alguna ocasión por este foro). Ahora bien, teniendo en cuenta cómo somos esto tendrá los mismos chanchullos que una VPO. Y como dice matahari, me veo a alguno intentando acceder a uno de estos pisos para veranear en el por un bajo precio….

    Responder
    1. Matahari

      Es una buena idea que beneficia a varios sectores y sobre todo a los que han perdido su vivienda a manos del banco por no pagar la hipoteca. Sin embargo, no sienta las bases para que esto no vuelva a pasar, sólo pone un parche.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *