Hasta que la hipoteca nos separe

Nos pasamos la vida esposados al banco

Al firmar una hipoteca, nos (d)esposamos al banco casi de por vida

Quien con bancos se acuesta, endeudado se levanta. Pero, ojo, te casas con el banco y te separas también con el banco.

Te cases por el rito que te cases, asín como si te arrejuntas, tienes que saber que el Tribunal Supremo ha dictado sentencia para que una pareja que se ha divorciado siga pagando la hipoteca al  50%.

La Audiencia Provincial de Valencia había dicho que el hombre, como tiene más posibles, debía pagar un 80% de la hipoteca como parte de la pensión alimenticia. Ahora, el Tribunal Supremo ha dicho que no, que la hipoteca es “una deuda de la sociedad de gananciales, y no una carga del matrimonio”.

Desde que empezó la crisis, la gente se lo piensa dos veces antes de separarse por no tener que decidir qué pasa con la hipoteca cuando el amor se gastó de tanto usarlo.

Tanto si al final te separas como si no, toma nota porque el saber no ocupa lugar, nunca se sabe y esta sentencia tiene vocación de ser lo que se hará a partir de ahora, ya que las diferentes audiencias provinciales no se ponían de acuerdo y había sentencias dispares en torno a este mismo tema.

Que lo que ha unido Dios, el juzgao o el rito de Bali, no lo separe la hipoteca es el lema. Esto demuestra que el vínculo más fuerte no es el que se tiene con la pareja: ni amor, ni sexo, ni unión espiritual y eterna… El vínculo más fuerte es el del banco, a veces te acompaña al Más Allá y siempre, siempre, sobrevive a cualquier cosa que te pase en la vida: hijos, paro, divorcio, muerte, bancarrota, etc.

¿Alguien lo piensa cuando firma la hipoteca? Preparamos la boda y la casa con amor y estrés, dándole importancia, pero no preparamos la hipoteca ni nos preparamos nosotros con la misma atención, y más nos valdría empollarnos en uno de los asuntos más importantes de toda nuestra vida.

Estudias una carrera sin salidas, da igual, luego curras de otra cosa. Te casaste con quien luego no te gusta, da igual, te separas. Te teñiste el pelo de morado y ya no está de moda, da igual, te lo cambias de color y arreglado. Te compraste un piso mediante hipoteca bancaria. Errrrrm: ¡¡Error!! ¡¡Error!! O terminas de pagar o se acabó la partida con un game over del tamaño de King Kong.

Te pase lo que te pase, la hipoteca permanece. Es lo único que compite con el amor de una madre -incondicional- y un diamante -que es para siempre-.

Tenemos miedo al compromiso y lo evitamos, pero luego firmamos una hipoteca, sin ni siquiera tener claras todas las cláusulas ni consecuencias. Nos importa que nos la den y listo. ¿Surrealista, verdad? Es como si no percibiéramos el peligro real.

Es verdad que los bancos, avaros, oscuros y nada informativos, contribuyen muchísimo a todo esto. Como enseguida te dan las llaves y luego pagas poco a poco, crees que nunca pasará nada. Pero, ah, colega, tenlo en cuenta: si te separas, siempre te quedará la hipoteca.

¡Si lo hubiera sabido Humprey Bogart, cambiaría el diálogo en su Casa-blanca! ¿Para qué añorar París teniendo en común una bonita hipoteca?

Recuérdalo: bancos e hipotecados, esposados de por vida.

4 pensamientos en “Hasta que la hipoteca nos separe

  1. lacuerda12

    Buenas noches a todos pienso que no hay nada para toda la vida ni siquiera la hipoteca todo depende de factores externos por ejemplo que te toque la loteria que recibas una herencia que venga una revolucion,etc todo ello de un plumazo acabaria con la hipoteca. Es evidente que ahora a los hipotecados sufrimos la perdida de trabajo el aumento del euribor y todo tipo de comisiones bancarias habidas y por haber sin ninguna ayuda por parte del estado que prefiere ayudar a la banca que sanear y reflotar a la pequeña y media empresa pero espero que esto cambie pronto pues para que nos sigan comprando deuda soberana desde europa hace falta crear canfianza en los inversores y por eso y de revote nos van a ayudar para que no desaparezcamos y dar la sensacion de un pais rentable. Un saludo.

    ¿De acuerdo? Thumb up 1 Thumb down 0

    Responder
    1. Matahari

      Aunque nada es para siempre, es más fácil deshacerse de alguien que de una hipoteca. No es que deshacerse de alguien sea fácil, pero deshacerse de los bancos lo es aún más.

      Hay más posibilidades de perder el trabajo o la pareja que de que te toque la lotería.

      Estoy contigo en que deberían centrarse en las pymes y también deseo que vuelva la confianza.

      ¿De acuerdo? Thumb up 1 Thumb down 0

      Responder
  2. Alhaurino

    Pues si, es la triste realidad hoy en dia. Para poder comprar un piso tiene que ser entre las dos personas que viven juntos, poner la hipoteca al 50% y a 40años y trabajar los dos, porque sino ya sabeis se lo come el banco y a la casa de los papis al cuarto de invitados, o a repartir guardia debajo de un puente. Después dicen que si el indice de natalidad ha bajado entre las parejas españolas y que las madres cada vez tienen el primer hijo más tarde, jajjaaj y como esta el panorama que vamos hacer, aún no nos alimentamos del aire.
    Así que al 50% y porque no se puede partir más, y la herencia de la hipoteca para los nietos como los japos; a no ser que tu papi te tenga un pisito preparadito y amuebladito. Entonces la cosa ya cambia y todos felices. España Kañí, jiji.

    ¿De acuerdo? Thumb up 4 Thumb down 0

    Responder
    1. Matahari

      Cómo no va a bajar el índice de natalidad, si las mujeres tienen miedo de que las echen o las hagan la vida más difícil en las empresas… Hay de todo, pero muchas empresas abusan de poder, aunque despedir a una embarazada sea ilegal. Hay muchas formas de hacer la puñeta a la gente, bordeando la legalidad.

      Los papis de pisito preparadito son los menos, pero si alguien sabe dónde los venden, o los regalen, ¡¡que nos lo diga!!

      Tú lo has dicho: al 50%, dos personas, dos trabajos, 40 años para pagar.

      ¿De acuerdo? Thumb up 2 Thumb down 0

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>