Archivo de la etiqueta: cotización

El Euríbor repite mínimo histórico y vuelve a abaratar las hipotecas

Parece que por fin ha tocado fondo y queda anclado donde el mes anterior

El Euríbor parece que ha tocado fondo, aunque aún deberemos esperar 3 o 4 meses más para confirmar si es algo pasajero o una tendencia.

El indicador más usado en las hipotecas españolas ha vuelto a cerrar marzo en el mismo mínimo histórico que marcó en febrero: el -0,191%, que supone un nuevo -aunque pequeño- ahorro a las hipotecas que se revisen con él.

Si te toca revisión anual podrás ahorrar una media de 4,5 euros, que te supondrán 54 euros en total. Si la revisión es semestral, la bajada es menor porque el Euríbor estaba más bajo hace 6 meses que hace un año, y sólo ahorrarás un euro al mes, o sea 6 euros hasta la próxima revisión.

El Euríbor se ha quedado muy quieto en marzo, cotizando todos los días -excepto cuatro- en el -0,191%, por lo que la media era fácil de prever. Apenas se ha movido este mes entre el -0,190% y el 0,192%. ¿Pero por qué? ¿Ha dejado ya de bajar? Todo dependerá de lo que haga el Banco Central Europeo (BCE).

En enero, tal y como había anunciado este organismo, su compra de deuda a los países de la zona euro se redujo a la mitad, lo que ha hecho que el Euríbor detenga sus bajadas y se quede más o menos en las mismas cifras (enero, -0,189%; febrero y marzo, -0,191%).

La compra de deuda se mantendrá igual hasta septiembre, cuando el BCE dirá si la prolonga o no. Lleva en marcha desde hace tres años (marzo de 2015) y puede que no pare hasta que la inflación llegue al 2%, gran objetivo del BCE y motivo por el cual tampoco sube los tipos de interés, que llevan justo dos años en el mínimo histórico del 0%.

Los tipos de interés son el precio al que se presta el dinero y el Euríbor solía estar entre el 0,3 y el 0,5 por encima, pero con la compra de deuda lleva desde febrero de 2016 en terreno negativo.

El BCE ha dejado entrever que podría seguir comprando deuda de los países de la zona euro más allá de septiembre y que, por lo menos hasta dentro de un año (primavera-verano de 2019) no subirá los tipos de interés. Eso significa que el Euríbor estará en negativo y con poco movimiento durante que lo que queda de este año y parte del siguiente.

Como tampoco se espera que la inflación (crecimiento de los precios) suba al 2% hasta por lo menos 2021, pues  se prevé el 1,7% en 2020, es posible que tanto los tipos de interés como el Euríbor se queden muy bajos, quizá en negativo, durante todo este tiempo.

Esto explica por qué la banca sigue insistiendo, cada vez más, en las hipotecas a tipo fijo, que les aseguran unas ganancias que el Euríbor en negativo no les da. La última tendencia este año es que también son los clientes ya quienen las demandan, ante el miedo de una subida de tipos de interés que parece que nunca llega.

Se lleva anunciando año y medio, pero las previsiones de subida del Euríbor continuamente se  retrasan, con lo que podemos esperar por lo menos 2 años más de cuotas muy baratas, las más bajas que nunca pagaremos.

El Euríbor vuelve a dar un respiro a las hipotecas de julio y agosto

El Euríbor también ha estado de relax este verano

El Euríbor también ha estado de relax este verano

El verano no ha sido sólo un tiempo de descanso para la gente, también lo ha sido para las hipotecas que se revisen con el Euríbor de julio o agosto, que ha batido nuevos récords a la baja.

El indicador más utilizado en las hipotecas variables en España, el Euríbor, ha cerrado el mes de julio en el -0,154% y agosto en el -0,156%. La diferencia es tan pequeña que da igual si la revisión te ha tocado en un mes o en otro, el ahorro medio que habrás visto en tu cuenta (o que vas a ver desde el próximo mes) es de 5-6 euros en caso de revisión anual y de 2-3 euros si es semestral.

Esto confirma que el Euríbor sigue en negativo, donde se instaló en febrero de 2016, y que continúa cayendo. La previsión es que despida septiembre en torno al -0,16%, lo que traerá un nuevo ahorro a las cuotas que se recalculen con la cifra de este mes.

Mientras el Banco Central Europeo (BCE) siga cobrando a los bancos un 0,4% por dejarles el dinero en depósito, mantenga los tipos de interés en el 0% y continúe comprando deuda de los países de la zona euro, se espera que el Euríbor esté muy bajo. Tanto que quizá la banca se encuentre por fin en la tan hablada situación de que la suma de diferencial + Euríbor dé una cifra negativa que obligue al banco a pagar intereses al cliente, o a perdonarle parte de la deuda para no hacerlo.

La previsión es que baje durante todo lo que queda de año, para comenzar a subir a partir de 2018. Pero yo ya no me fío… No es la primera vez que los analistas no aciertan exactamente con la tendencia ni con las fechas, así que yo no descarto que siga en negativo y quizá cayendo durante todo el año que viene, hasta que el BCE suba los tipos de interés.

Las buenas noticias nos durarán mientras siga con todos los estímulos que aplica ahora para que la economía se recupere y el dinero fluya desde los bancos hasta particulares y empresas.

Cuando comience a subir será de forma progresiva y gradual, muy leeeeentamente, por lo que no debemos esperar subidón en las cuotas de repente. Después de que muchas familias se ahogaran con el 5,393% que marcó el Euríbor en julio de 2008, desde los organismos que influyen en el Euríbor se tiene mucho cuidado para que no haya movimientos bruscos que ahoguen la economía de las familias y pequeñas empresas.

Por eso mismo todavía no se ha puesto en marcha el nuevo cálculo del Euríbor, a pesar de que hace por lo menos 3 años que tenía que haber entrado en vigor. Como las pruebas de cotización que se han hecho dan muy por encima de los valores actuales, se evita implantar un nuevo Euríbor que suba las cuotas de golpe hasta 150 € al mes. ¡¡Menos mal!! Se trata de salir de la crisis, no de volver o ahondar en ella.

El nuevo Euríbor no se implantará hasta 2019

Un bombazo que se veía venir

Un bombazo que se veía venir

Bombazo: el nuevo Euríbor ya no se pondrá en marcha este verano. El organismo que lo lleva, el Instituto Europeo de Mercados Monetarios (EMMI por sus siglas en inglés), cree que no es viable y lo retrasa por enésima vez.

Después de seis meses de pruebas se han dado cuenta de que no hay muchos bancos que participen, apenas son 31 frente a los más de 40 que había en su día. Españoles hay 7: BBVA, Santander, Cecabank, Caixabank, a los que este año se han sumado Popular, Sabadell y Bankia.

Como el Banco Central Europeo (BCE) presta dinero a los bancos sin cobrarles intereses, no realizan suficientes préstamos entre ellos como para lanzar un nuevo Euríbor.

Y lo más importante: en el ensayo, el nuevo índice ha cotizado muy diferente al actual, demostrando que sería volátil (muy cambiante) y que en poco tiempo, de repente, subiría bastante las cuotas de las hipotecas.

Como esto no se puede permitir porque en toda Europa hay 180 billones en préstamos hipotecarios, el nuevo Euríbor se retrasa. Y bastante, así que podemos respirar con tranquilidad porque no habrá cambios como mínimo hasta dentro de año y medio.

EMMI ha decidido posponer un año el nuevo ensayo de cotización, que prevé realizar a partir de junio de 2018. Si saliera bien, la puesta en marcha sería principios de 2019. Aún hay tiempo porque el plazo que se marcó para la entrada en vigor del nuevo Euríbor fue el 1 de enero de 2020.

No se quieren cambios bruscos que descoloquen el sistema y las economías, tanto nacionales como domésticas. El Euríbor sirve para calcular más cosas aparte de los intereses de las hipotecas. Se desea una transición tranquila y estable entre un Euríbor y otro. Mientras tanto, EMMI va a estudiar un modelo híbrido, un plan B que siempre tuvo en mente, porque se olía que esto iba a pasar. Con el Euríbor en mínimos negativos y el BCE dando dinero gratis a la banca, se venía venir.

Este modelo híbrido consistiría en que el nuevo Euríbor fuera mitad y mitad, o sea por un lado se cogerían los intereses de préstamos reales entre bancos (como se quiere que sea el nuevo índice) y por otro las estimaciones de a cuánto se prestarían con otras entidades (como el índice actual). Pero esto lo haría nuevamente manipulable, que es precisamente lo que se quiere evitar con el nuevo Euríbor.

Hace más de 5 años que se sospechaba y denunciaba en los medios de comunicación que el Euríbor podría estar siendo manipulado por la banca para su propio interés y beneficio. Un año después, en 2013, cayeron las primeras multas millonarias tras demostrarse que era verdad. Escándalos y multas continuaron durante el año siguiente, pero todavía no se ha logrado un índice que sustituya al actual sin una gran subida de cuotas para nuestras hipotecas.

El Euríbor celebra su primer año en negativo con otro mínimo histórico

Happy birtday to youuuuu

Happy birthday to youuuuu

El Euríbor cumple un año en negativo, cerrando febrero en el -0,106 %, y los hipotecados que revisen su cuota con él se reparten el ahorro. Aunque es el más pequeño de todos los que se han producido, todavía se sigue ahorrando con la revisión de la hipoteca, tanto anual como semestral.

Si te toca revisión anual con este Euríbor, y no tienes cláusula suelo, verás cómo la cuota baja una media de 4 € al mes (48 € en el próximo año). Si es semestral, pagarás dos euros menos al banco cada mes, que en total serán 12 € hasta la próxima revisión con el Euríbor de agosto.

El ahorro se reduce porque, aunque el Euríbor sigue cayendo, lo hace en menor cantidad que antes. Son las cuotas más bajas de la Historia y parece que no serán las únicas, ya que este nuevo mínimo seguramente quedará pulverizado en marzo cuando el Euríbor cierre todavía más bajo que ahora. Se prevé que siga cayendo en lo que queda de año hasta que a finales quizá escale hasta el entorno del 0%.

No obstante, cualquier previsión es arriesgada porque se supone que en julio entrara en vigor la nueva forma de cálculo y eso podría alterar tanto la cotización actual como la evolución del Euríbor, situándolo de repente en positivo. Pero que nadie se alarme, esto es poco probable por dos motivos.

La primera es que el nuevo Euríbor lleva año y medio de retraso en su puesta en marcha, con lo que no sería de extrañar que en verano sufriera una nueva demora. La segunda es que los bancos están pagándose unos a otros por prestarse dinero en lugar de cobrarse, por lo que el Euríbor saldría negativo.

Una de las razones por las que aún no ha empezado a funcionar el nuevo índice es que quieren asegurarse que no salga muy diferente a la cotización que haya estado marcando, para no subir de golpe bastante dinero la cuota de las hipotecas, lo que asfixiaría a muchas familias.

Cuando sí parece seguro que aumente es dentro de año y medio, cuando se prevé que el Banco Central Europeo suba los tipos interés del 0% actual al 0,25%. Aunque ha habido excepciones en el pasado, habitualmente el Euríbor se comporta según estén los tipos de interés, situándose un poco por encima.

Un Euríbor que encadena mínimos históricos como quien colecciona cromos es temido por el ansia de ganar dinero de los bancos, de ahí que en las nuevas hipotecas hagan mucho hincapié en el tipo fijo, que ahora están subiendo por todo lo que tienen que devolver por la cláusula suelo y otros frentes judiciales. También calzan un interés fijo el primer o dos primeros años en las hipotecas variables. Ya sabes… La banca nunca pierde y se organiza como sea para cumplir con su merecida fama.

El Euríbor despide el año con un nuevo mínimo histórico

Que no pare la fiestaaaaaa

Que no pare la fiestaaaaaa

Como digo desde hace un tiempo, las palabras mínimo histórico han dejado de tener sentido. Las repetimos tanto, últimamente cada mes, que ya las decimos como si tal cosa, lo que no deja de ser una gran noticia para todos los hipotecados sin suelo que revisen su hipoteca con el Euríbor de diciembre.

El indicador al que están referenciadas casi todas las hipotecas a interés variable en España baja del 0,335% de noviembre al  0,329% con el que despide el año. Una cifra sin precedentes que alegrará muchos bolsillos.

Si tienes revisión anual esa alegría se traduce en pagar de hipoteca una media de 12 € menos al mes, que en todo 2015 serán unos 145 €.

Es así porque hace un año el Euríbor echó el cierre a la temporada en el 0,543%. Esto ha propiciado que ésta sea una de las mayores bajadas de cuota de los últimos tiempos, en los que el ahorro solía estar por debajo de los 10 €.

Si la revisión es semestral, el abaratamiento del préstamo es un poco menor porque hay menos diferencia con el último Euríbor que te aplicaron (0,513% en junio). Aun así, dejarás de pagar al banco una media de 10 € al mes, que son 60 € al semestre, una cantidad que no viene mal a nadie, sobre todo ahora que nos enfrentamos a la cuesta de enero, que a veces se prolonga hasta febrero, marzo, ¿abril…?

El 2014 que acaba de terminar ha sido un año de cuento y leyenda para el Euríbor, porque ha ido de oca en oca marcando un mínimo histórico tras otro. Promete seguir bajando, al menos hasta estabilizarse en torno al 0,3% como pronostican los expertos que pasará 2015, pero no sé si volveremos a vivir un año igual en cuanto a cantidad de cifras récord. ¿O sí, de poco en poco?

Todo parece indicar que sí lo viviremos en cuanto a tipos de interés bajos y ahorro en la hipoteca. El acontecimiento más importante será la puesta a punto y entrada en vigor del Euríbor Plus, el sustituto que la Comisión Europea ha buscado para terminar con un índice que sólo se basa en la especulación de los bancos en lugar de en cifras reales, que es sobre lo que versará el nuevo Euríbor Plus.

Aunque dicen que este nuevo indicador tiene muchas papeletas para debutar en 2015, habrá que ver si realmente es así o si ya habremos entrado en 2016 cuando lo estrenemos en la hipoteca.