La banca vive ambiente de funeral

La banca vive ambiente de funeral

Este año ha pasado de ser el que la banca preveía como el primero y definitivo de su recuperación al mayor azote económico en décadas.

Aunque sabe que acabará pagando sus pecados, por el momento se niega a devolver dinero si no es con sentencia judicial de por medio. Y eso que ya hay dos que la condenan a lo grande: una es la del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre las cláusulas suelo, que reconoce la devolución total del dinero cobrado de más; y la otra es la de diciembre de 2015 sobre los gastos de formalización de hipoteca.

Si bien esta última sólo condenó a BBVA y Banco Popular, las asociaciones de consumidores ven que puede hacerse extensible a todas las hipotecas porque se habla de que, en general, es abusivo cargar al cliente con todo el pago de notaría, registro e impuestos en la formalización de una hipoteca, pago que debería ser compartido a partes iguales entre el cliente y el banco.

Las cláusulas suelo suponen un impacto económico para la banca de alrededor de 4.000 millones, cifra que algunas previsiones aumentan hasta los 7.500 ó 10.000. De otro lado, la devolución de los gastos de la hipoteca alcanzaría los 18.000 millones, cifra que sale de multiplicar 6 millones de hipotecas afectadas (otras veces se dice que son 8 millones) por una media de 3.000 euros que puede reclamar cada cliente.

Pero como la banca ha abusado de lo lindo, le siguen cayendo palos judiciales, también por las hipotecas multidivisa, que en especial a Bankinter están azotando últimamente en los juzgados. Se trata de préstamos que se firmaron en una moneda extranjera (francos, yenes, dólares…) y que, al apreciarse (subir su valor), pasan a ser más caros cada mes y a aumentar la deuda total.

La banca también debería preocuparse por el IRPH, un índice hipotecario que cotiza por encima del 2% y que encarece mucho la cuota mensual en comparación con el Euríbor, que lleva casi un año en negativo y que siempre ha estado por debajo del IRPH. Los afectados por este abuso bancario reclaman que se les pase a Euríbor + 1%, lo que haría que la banca deje de ingresar al menos la mitad de beneficios que con IRPH.

Y qué decir de la dación en pago… El otro día un juez sentenció al banco a aceptar el piso a cambio de cancelar la deuda. Si esta fórmula se incluyera en el contrato desde el principio, porque lo actual se condene por ley o por el clamor social, la banca cobrará ese riesgo al cliente. Le cobrará más por la hipoteca, porque si un día deja de pagar no conseguirá tanto dinero como ahora, que subasta la vivienda y, como obtiene por ella un importe ridículo, aún reclama a una familia extenuada económicamente el resto de la deuda.

Con todos estos frentes abiertos y otros abusos que pueden reclamarse, aunque la banca se niegue a devolver el dinero o dejar de aplicar ciertas cláusulas salvo sentencia judicial que le condene expresamente, ya va pensando en cómo hacerlo, de dónde sacar el dinero y cómo recuperar un ritmo alto de ganancias. El Banco de España lleva años pidiéndole que ahorre para hacer frente a la cláusula suelo, pero no será suficiente si tiene que devolver todo el dinero (y no sólo desde mayo de 2013) y si, además, le reclamamos los gastos de formalización de las hipotecas y demás abusos.

¿Qué te parece el artículo? Vota:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 4,38 de 5)
Loading ... Loading ...
Posts relacionados
    No hay posts relacionados