Archivo de la etiqueta: abuso hipotecario

Cómo reclamar la comisión de apertura

Recupera lo que es tuyo

¿Tienes comisión de apertura? Si no lo recuerdas, lo quieres confirmar o no sabes lo que es, busca el contrato de tu hipoteca y mira la cláusula cuarta, en la que suele aparecer como os pongo en el siguiente párrafo, sacado de una escritura real.

Comisión de apertura: El prestatario (consumidor) satisfará una comisión de apertura del 0,75 por 100 sobre el principal del préstamo. El importe de esta comisión será abonado por el prestatario mediante cargo en su cuenta, lo que se efectuará en la fecha de la firma del presente otorgamiento.

Vamos, que te cobran por supuestos trámites administrativos, la gestión y apertura del préstamo; si es fijo casi seguro que la tienes porque aparece en un 80%. Un trabajo que ya pagas con creces con los intereses que mes a mes pagas durante los muchos años de hipoteca que te quedan por delante.

Para ganar, el banco debe demostrar qué tareas exactas realizó para cobrar esa comisión, que las hizo su personal y no una gestoría y que tú las pediste o aceptaste. Como es una cláusula que inventan para ganar dinero, pero no suele haber detrás tareas demostrables que cumplan todos estos requisitos, puedes reclamar que te devuelvan el dinero.

¿Posibilidades de éxito? Algunas, sobre todo por vía judicial ahora que hay sentencias en varias provincias españolas que consideran que la comisión de apertura es nula por ser abusiva, por estar impuesta sin negociar, por no demostrar en base a qué y crear un desequilibrio con el cliente.

Lo primero que puedes y debes hacer es localizar el párrafo de tu hipoteca donde viene impuesta la comisión. Fotocopias esa hoja y junto a un escrito de reclamación lo envías al SAC (Servicio de Atención del Cliente) de tu entidad.

Para saber cómo dirigirte al SAC pregunta en la oficina de consumo de tu localidad, con suerte te lo reclaman todo gratuitamente, o si no al mismo banco, donde te dirán si debes enviar carta, correo electrónico o ellos mismos lo mandan por valija interna.

Si en dos meses no recibes respuesta o es negativa, reclama al Banco de España. A veces puede ocurrir que te dé la razón, si bien no es una institución que cumpla bien con su trabajo porque más que supervisar a la banca tiende a protegerla. Escasamente le da tironcillos de orejas y se limita a publicar estadísticas de reclamaciones que a los periodistas nos sirven para poner el foco en los asuntos más abusivos y reclamados por los clientes.

Si esto tampoco te funciona, sólo queda la vía judicial. Consulta con un abogado experto en Derecho financiero, que haya llevado y ganado casos de cláusulas abusivas. Desgraciada y afortunadamente cada vez hay más profesionales de este tipo. En la primera consulta, que suele ser gratuita, llévale el contrato de la hipoteca y pregúntale si tienes más cláusulas abusivas.

Como el 90% de las hipotecas las incluyen lo más probable es que cargues con alguna más; seguro que puedes reclamar los gastos de la hipoteca y quizá algo más también. En ese caso, pregúntale qué comisión cobra (por encima del 15% es un abuso) y asegúrate de que sea al final, cuando has ganado, que no tengas que adelantar dinero. Pide también que al banco se le condene en costas, para que no tengas que pagar por el juicio si ganas.

Aunque recuperes poco, si por ejemplo te devuelven 1.500 € descontando lo del abogado, bienvenido sea, es tuyo. Si consigues más porque tienes más cláusulas abusivas, razón de más para reclamar. Si no puedes pagar a un profesional, contacta con el Colegio de Abogados de tu provincia y pregunta si cumples los requisitos para reclamar con justicia gratuita.

Quieren denunciar a Unicaja por redondear el interés de la hipoteca

A Unicaja le caen las demandas como champiñones

Le caen demandas como champiñones

Cuando creíamos que lo habíamos visto todo en abusos hipotecarios aparece en escena una nueva queja por timo bancario, que parece que actualmente están sufriendo todos los clientes con hipoteca en Unicaja.

No tiene nada que ver con la cláusula suelo, aunque también está relacionado con los intereses que se paga en la cuota. Se calcula que cada hipotecado está pagando unos 6 ó 7 euros más al mes, lo que se traduce en jugosos beneficios de 200 millones de euros para la entidad.

Muchas personas que tienen su hipoteca en esta caja malagueña se han constituido como grupo de afectados para poder preguntar al juzgado a cuánto asciende realmente el número de perjudicados, que se estima en 100.000.

No es precisamente un timo nuevo. Esto de redondear al alza el interés de la hipoteca es algo más antiguo que la tos, que ya no hace ninguna otra entidad bancaria en España y que proviene de una norma muy extendida antes de que la Democracia.

El portavoz del grupo de afectados dice que Unicaja mantiene esta práctica abusiva porque piensa que, uno por uno, a los clientes no les merece la pena demandar, por el tiempo, dinero y desgaste que les supone. Pero demandar juntos es otra cosa: la unión hace la fuerza y se salvan mucho mejor los 300 euros de tasas judiciales que hay que pagar con la demanda.

Unicaja es una convenida. Así como a los hipotecados les calza ese dinero, no se porta igual con los intereses que paga a los que tienen depósitos. A estos no les redondea nada y menos al alza.

Si se demuestra que existe este fraude y que se debe dinero a los clientes, Unicaja lo lleva claro. Ya tuvo que ver cómo una sentencia judicial le obligó a eliminar la cláusula suelo de 28 hipotecas y a devolver a los clientes casi 19.000 euros, cobrados de más cuando el suelo estuvo vigente en sus hipotecas. Mientras le iban lloviendo las demandas, Unicaja capeó el temporal intentando bajar el suelo de los clientes, con los que negociaba individualmente para evitar que le cayeran más denuncias.

Tiempo después, en mayo de este año, otra sentencia judicial obligó a la entidad malagueña a devolver algo más de 30.000 euros a 7 clientes que demandaron agrupados en Adicae. El juez entendió que la contratación del suelo había sido menos transparente que un vaso negro y que, por tanto, tenía que desaparecer a la par que los clientes recuperaban el dinero.

Los juzgados malagueños son bastante severos con los abusos hipotecarios, así que con este nuevo tema la caja tiene mucho por perder si se demuestra que se trata de una práctica abusiva.