Archivo de la etiqueta: amortización parcial

Si firmas a tipo fijo, cuidado con la cláusula de vencimiento anticipado

Ándate con mil ojos

¿Tienes una hipoteca  tipo fijo, vas a firmarla o quieres pedirla? Pues mucho ojo con la cláusula de vencimiento anticipado. Es poco mencionada y menos conocida que el hecho de que con la hipoteca fija tienes la tranquilidad de saber que la cuota siempre será la misma.

Como en todo, las hipotecas fijas tienen también sus contras, que debes conocer. La cláusula de vencimiento anticipado, también llamada de compensación por tipo de interés, consiste en que el banco te cobra una comisión, que suele ser del 4% los 10 primeros años y del 3% el resto del plazo si pagas parte de la deuda antes de tiempo (amortizas anticipadamente) o si cancelas la hipoteca antes de que termine el plazo.

Mientras que en una hipoteca variable te cobran entre el 0,25% y el 0,50% por esto mismo, y no siempre puesto que las hay que no tienen esta comisión, en una fija la cosa sube hasta el 4% de lo que amortizas. Por ejemplo, si decides adelantar el pago de 1.000 € porque tienes unos ingresos extra, has ahorrado o heredado, el banco te cobrará 40 € por hacerlo.

Un gasto desagradable e inesperado que no tendrías por qué asumir. El Tribunal Supremo y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se han pronunciado contra ella, si bien la gran respuesta del tribunal europeo está por llegar. Hace un año que el Supremo le preguntó por vía de urgencia, pero el europeo le echó un jarro de agua fría diciendo que respondería en el plazo habitual, más largo. Y aún estamos esperando… Quizá este año sepamos algo definitivo.

Mientras tanto, en estos años pasados se han paralizado decenas de desahucios porque jueces de toda España han considerado que la cláusula de vencimiento anticipado es abusiva, según lo que ya dijo el tribunal europeo de que podía considerarse así si suponía desequilibrio entre banco y cliente, si no se redactó de forma clara, si no se incluyó de manera transparente o si el banco de verdad tenía razón al aplicarla.

¿Y por qué esto último? Porque, precisamente, la cláusula de vencimiento anticipado no se tiene por qué cobrar siempre. El banco decide si activarla o no según le convenga. Si piensa que tu pago adelantado de la hipoteca le perjudica, la activa, algo que suele ocurrir cuando amortizas deuda o cancelas la hipoteca anticipadamente en un momento en que los tipos de interés están más bajos que tu tipo fijo y, por tanto, el banco pierde dinero si te adelantas en el pago y no te puede cobrar como antes.

De ahí el nombre de la cláusula y ahí está el quid de la cuestión. Es una estrategia de la banca para protegerse contra los tipos de interés bajos, asegurándose que no van a ganar menos dinero. Aunque el planteamiento sea diferente, es la misma filosofía de la cláusula suelo o de la cláusula cero: ganar más en tiempos de intereses bajos.

Si firmas una hipoteca a tipo fijo mira bien dónde te la colocan, porque es habitual en todos estos préstamos. Si no prevés adelantar el pago de ninguna cantidad entonces te dará igual, pero si firmas con intención de ir amortizando anticipadamente de vez en cuando o crees que en unos años, antes de tiempo, cancelarás la hipoteca, no elijas un préstamo a tipo fijo o negocia que no te incluyan esta cláusula o pagarás esta comisión extra. Avisados estáis: ¡¡mucho ojito con el tema!!

¿Para qué amortizar hipoteca si ya no puedo desgravármela?

amortizar hipoteca aunque no te la desgraves

Es ahorrar a futuro: mejor en tu caja que en la suya

Como bien sabemos, para las personas que compren o hayan comprado una vivienda desde el 1 de enero de 2013 ya no existe esa maravillosa desgravación fiscal que sí siguen disfrutando quienes tengan una hipoteca firmada antes de dicha fecha y se la hubieran estado desgravando en años anteriores o estén en alguno de estos casos.

Pero esto no significa que no sea atractivo ni importante amortizar anticipadamente. Aunque no te desgraves la hipoteca, conviene adelantar el pago de toda la deuda que puedas porque te quitas intereses de encima.

Ahora el Euríbor está históricamente bajo. Lleva en negativo desde febrero de 2016 y aún le queda al menos año y medio para volver a cotizar en positivo. Esto nos ha regalado las cuotas más bajas de nuestra vida, con los menores intereses que pagaremos nunca jamás.

O incluso sin pagar intereses, en el caso de las hipotecas con los diferenciales más bajos (0,17% – 0,30%), que en uno o pocos meses empezarán a ver cómo del dinero que devuelven al banco con cada cuota mensual sólo hay capital y ya no pagan intereses, porque el Euríbor se espera que cierre octubre en torno al -0 18% y que llegue al -0,30% en 2019.

Con el Euríbor tan bajo se pagan muy pocos intereses o ninguno. ¿Entonces por qué amortizar? Es ahorrar para el futuro, cuando el Euríbor subirá y los intereses serán más altos. Si amortizas ahora, sobre todo si estás al principio del préstamo y lo haces en plazo, bajará el tiempo de pago. Por ejemplo, en vez de quedarte 18 años te quedarán 16 (todo depende del dinero que amortices).

Con esto no sólo habrás ahorrado años de pago sino los intereses de esos años, que serán más altos que los de ahora, y más altos que lo que el banco te daría ahora si metes el dinero en un depósito. Precisamente con el Euríbor tan bajos los intereses que te pagan en los depósitos están también por los suelos. Amortizar ahora es ahorrar a futuro: ahora como pagas menos cuota puedes ahorrar algo y amortizar, luego cuando suba la cuota ya veremos…

Si nunca amortizas, pagarás todas las mensualidades y tooooodos los intereses, que a lo largo de la vida de una hipoteca (fácilmente 20-30 años) son bastantes miles de euros, quizá un par de años de tu sueldo. Compruébalo en este simulador y desmáyate luego. Ten siempre presente que cuanto más tardes en devolver el dinero, más intereses pagarás.

Aunque se tiende a dejar la amortización para finales de año, se puede amortizar en cualquier momento y, si se dispone del dinero, es mejor hacerlo cuanto antes, ya que en el ahorro de intereses en la hipoteca no sólo influye el año en el que se amortiza si no también el mes, como puedes ver en estos simuladores.

Como en España se utiliza el sistema francés, al principio pagamos muchos intereses y al final poquííííísimos (míralo en un simulador), así que cuanto antes amortices más intereses dejarás de pagar en el futuro. La amortización se puede hacer de dos formas: en cuota o en plazo.

En cuota sólo conviene cuando no puedes hacer frente la mensualidad y necesitas rebajarla. Entonces lo que amortizas rebaja todas tus cuotas, para que pagues menos cada mes, pero sigues manteniendo el mismo tiempo de pago que te quedaba antes de amortizar. Si no tienes problemas económicos lo más conveniente es amortizar en plazo para quitarte años o meses de pago de la hipoteca y, por tanto, más intereses.

Antes de amortizar comprueba también si tienes alguna limitación en tu banco, como que por ejemplo no te deje amortizar menos de 1.500 € o que te cobre comisión, algo que ocurre en el 52% de las hipotecas españolas a tipo variable; en el tipo fijo aparece con mayor frecuencia. En caso de tener comisión, no puede ser superior al 0,50% en los 5 primeros años de la hipoteca, y del 0,25% a partir del sexto año.

La reforma de la Ley Hipotecaria que el Gobierno aprobará en breve incluye cambios, impuestos por la Unión Europea: a partir del sexto año ya no se podrá comisión por amortizar anticipadamente. En cualquier caso, al negociar la hipoteca con el banco, antes de firmarla, puedes y debes pactar que no te cobren ninguna comisión, ni ésta ni ninguna otra. Sólo restan dinero a tu bolsillo para sumarlo al suyo.

Si te desgravas la hipoteca, amortiza lo que puedas antes de que acabe el año

A ver, que el tiempo corre...

A ver, que el tiempo corre… hay que ir pensándolo ya

No hay más que ver los lineales de los supermercados y el escaparate de algunas tiendas de ropa para darse cuenta de que se acerca Fin de Año… Cada vez antes, ¡¡por favor!!

Lo bueno es que, si tienes algún dinerillo ahorrado que puedas gastar, aún estás a tiempo de amortizar algo de hipoteca.

La amortización anticipada de un préstamo es adelantar el pago de cierta cantidad de dinero que debes, sin que te lo pida el banco y porque tú quieras. En el caso de las hipotecas tenemos la amortización total (que es pagar todo lo que te queda de hipoteca de golpe), amortización parcial (pagar sólo una parte) y cancelación (has terminado de pagar todo y quieres anular la hipoteca).

La amortización total sólo interesa si vas a vender la casa o no te puedes desgravar la hipoteca y, de repente, te cae tal cantidad de dinero encima (lotería, herencia, indemnización, etc…) que te permite saldar la deuda de golpe, quedándote todavía no con una parte para tener ahorros.

Si te puedes desgravar la hipoteca no te interesa, porque dejas de recuperar un dinerete muy majo que Hacienda te devuelve cada primavera: hasta el 15% de 9.040 €, o sea que cada año te pueden devolver hasta 1.356 € siempre que te hayan retenido por lo menos eso en IRPF a lo largo del mismo año.

La amortización parcial también conviene si te puedes desgravar la hipoteca, algo que sólo ocurre si te compraste la vivienda antes del 1 de enero de 2013 y estuviste desgravando la hipoteca en declraciones de años anteriores.

Conozco gente que ahorra durante el año y, antes de que termine, o sea entre ahora y Nochevieja, amortiza de golpe un montón de dinero. Los más afortunados llegan a los 9.040 € (18.080 € si son dos titulares), y lo hacen así pícaramente para llegar al límite máximo que se pueden desgravar en la siguiente Declaración de la Renta.

No quiere decir que tengas que amortizar 9.000 € ó 18.000 € sino que ése es el máximo que te puedes desgravar. En esa cifra también se incluye lo que pagas en cuotas mensuales durante el año, tanto el capital como los intereses.

Por ejemplo, si de cuota pagas 500 € al mes, entre capital e intereses, al año son 6.000 € de hipoteca. Si eres la única persona titular sólo puedes desgravarte hasta 9.000 €, o sea que puedes amortizar 3.000 € más. Si sois dos, podéis amortizar hasta 12.000 € más.

¿Se puede amortizar más? Sí, pero ya te conviene esperar a enero, para desgravarte la cantidad al año siguiente, ya que en este año no te desgravaría más del tope mencionado (9.000 € si la hipoteca tiene un titular y 18.000 € si son dos).

Nos gustan más las hipotecas sin comisiones

Los cantos de sirena atraen más que los graznidos de buitre

Los cantos de sirena atraen más que los graznidos de buitre

¿Te imaginas una hipoteca sin comisiones? ¿A quién le gustan las comisiones? No conozco una sola persona a la que le entusiasmen. Son como las hemorroides, que las sufrimos en silencio y nos quejamos por detrás de lo mal que nos va con ellas, pero poco hacemos por quitárnoslas de encima.

En el mejor de los casos protestamos al banco y, también en el mejor de los casos, conseguimos que nos la quiten, si bien otras veces no lo logramos y hay que tragar pelos de burra.

El caso es que los bancos que las utilizan tienen peor fama y que los clientes no somos tontos y preferimos contratar un producto o un servicio que no las tenga. En las hipotecas las más frecuentes son de apertura (que ha subido su precio últimamente), amortización total, amortización parcial, cancelación, subrogación (cambiar de banco) y novación (firmar un nuevo contrato por haber cambiado alguna cosa). Antes existía la de estudio: te cobraban por analizar tu caso para decidir si te daban la hipoteca, pero ya apenas se utiliza.

La verdad es que, con el Euríbor bajo y las reclamaciones judiciales a diestro y siniestro, la banca ha rescatado las comisiones, pero a su vez intenta que no se note que las usa, o en algunos casos las rechaza para no acumular peor fama o perder clientes.

Por ejemplo, ING es uno de los bancos que acumula mejor reputación entre la gente porque no cobra comisiones en su hipoteca. En cambio, las entidades con mayores comisiones, como en su día lo fue Caja Madrid, espantaban a quienes veían lo que suponía que te cobraran hasta por mandarte el recibo de la hipoteca a casa.

Ahora su sucesor, Bankia, ha cambiado radicalmente de política y, no sólo prevé terminar de devolver este mes todo el dinero de la cláusula suelo, sino que se plantea devolver todo el dinero que le reclamen por los gastos de la hipoteca (a petición de sus accionistas) y ha quitado las comisiones de sus productos.

Esto ha hecho que la petición de hipotecas se multiplique por 4,6. Un hecho que ni el mismo Bankia esperaba. ¿Pero a quién le gustan las comisiones? Como decía, espantan a los clientes, mientras que lo contrario (no cobrarlas) atrae a la clientela. Es lo que le ocurre a ING, que no sólo tiene buena fama, sino que mucha gente les pregunta por su Hipoteca Naranja, atraídos por Euríbor + 0,99%, mínima vinculación y ausencia de comisiones.

En breve, el Gobierno aprobará una reforma hipotecaria que rebajará la comisión por amortizar de forma anticipada o cancelar la deuda de la hipoteca. Lo suyo sería que no se cobrara ninguna por nada. ¿O es que no ganan ya bastante con los intereses mensuales del préstamo?

Comisiones: cuáles son y por qué se cobran

Huye de ellas

Huye de ellas

Las comisiones son otra de las formas que la banca tiene para exprimir al máximo una hipoteca. Cobran dinero –o pretenden cobrarlo- por algún (supuesto) servicio o perjuicio, que en muchos casos es más bien una penalización que imponen.

Aunque tienen mala fama y hay rachas en que los bancos las usan mucho y otras en que las evitan, es también una cuestión de política de empresa: hay entidades que abusan de ellas como por ejemplo Liberbank o el Sabadell, y otras como ING (en general la banca online) que no las incluyen por ninguna parte.

Estamos ante un momento en que la banca quiere ganar más dinero y en ocasiones incluyen este cobro tan molesto, que es más frecuente en hipotecas de tipo fijo que variable.

Lo que nunca hay que aceptar, porque es ilegal, es el cobro de comisiones en la cuenta de la hipoteca. Lo ideal es que tu hipoteca no tenga comisiones, así que negocia con la entidad que no te incluya ninguna en el contrato.

Aunque son un tostón y un robo para el cliente, las comisiones son legales hasta que una ley diga lo contrario y un juez sólo puede tumbarlas si se demuestra que no se había informado de ello o que no aparecen en el contrato. El cliente debe conocer perfectamente que el banco le puede pedir cierto dinero si hace cosas como como:

–          ESTUDIO: Analiza si te puede dar o no la hipoteca. Está prácticamente desaparecida… Es rara la entidad que la aplica; en unos meses estará prohibida por una nueva norma.

–          APERTURA: Suele ser del 1% y afecta más a los préstamos a tipo fijo. Cobrar por los trámites de inicio del préstamo es un abuso, porque aunque para la entidad haya gastos de gestión, los tiene de sobra amortizados con el cobro de intereses posteriores, donde debería incluir este gasto.

–          AMORTIZACIÓN PARCIAL O TOTAL (CANCELACIÓN): Afecta a casi 1 de cada 6 hipotecas. Hasta ahora era de máximo el 0,50% durante los 5 primeros años y del 0,25% los siguientes.  Con la nueva normativa europea, que afecta a las hipotecas firmadas desde 2007, no podrá ser superior al 0,25% los 5 primeros años o a un 0,50% durante 3 años. Después nada. El banco penaliza así que canceles parte de la deuda antes de tiempo. Si la hipoteca fue firmada antes de 2007 la comisión es de máximo el 1% de lo que aún se debe. Algunos tienen también un límite mínimo para amortizar: 500 € o 1.500 €, por ejemplo.

–          NOVACIÓN: Si cambias alguna condición en el contrato de la hipoteca, además de asumir los gastos de tramitación (gestoría, notario y registro), el banco cobra una compensación por los trámites que hace. No hay límite excepto que se trate de una ampliación del coste por devolución, caso en el que el banco sólo puede cobrar hasta un 0,10% de la deuda pendiente.

–          SUBROGACIÓN: El banco te exige una compensación si te llevas la hipoteca a otra entidad. Suele ser del 0,50%-1% del dinero prestado. Antes el banco que recibía el préstamo se hacía cargo de todos los gastos que te ocasionaba el cambio. Ahora sólo el Santander tiene algo parecido o cualquier otra entidad si ve que eres un cliente muy atractivo. o sea perfil alto y buen pagador.

Guardar

Guardar

¿Merece la pena amortizar hipoteca con el Euríbor en negativo?

La eterna duda

La eterna duda

Con los tipos de interés en el 0% y el Euríbor bajo cero desde hace 9 meses, las hipotecas ligadas a este indicador y sin cláusula suelo están ahorrando como nunca. Ante las cuotas más bajas de la historia, dado que algunas hipotecas tienen también diferenciales por debajo del 0,50%, muchos ven cómo con cada revisión de la hipoteca ahorran dinero.

Al que no se utiliza para tener en reserva por si vienen gastos previstos o imprevistos, se le quiere sacar el máximo partido. Si tienes una deuda y dinero ahorrado suficiente lo más sensato es gastar parte de ese dinero en cancelar la deuda.

Analizadas todas las opciones, cuando se opta por amortizar hipoteca surge la duda de si hacerlo en cuota o en plazo. Dado el debate que suscitó el tema hace unas semanas, lo retomo de otra forma y espero vuestra opinión.

Primero mira si el banco te cobra comisión y, en caso afirmativo, cuánto sería. Hasta hace poco era máximo 0,50% en los 5 primeros años y el 0,25% después, lo que se ha reducido con una nueva normativa europea que aún no ha entrado en vigor. Ojo, porque también te puedes encontrar con que el banco impone una cantidad mínima para amortizar, por ejemplo de 1.000 euros.

El mayor incentivo para amortizar es desgravarte la hipoteca, algo que sólo pueden hacer quienes compraron la vivienda antes de 2013. Pero no es el único motivo. Si lo haces porque no puedes afrontar la letra mensual, lo mejor es amortizar cuota. Con esto reduces el dinero que pagas mes a mes, dejando una deuda mensual más asumible para tu economía, pero no reduciendo el plazo ni la cantidad de intereses.

Si no te aprieta la economía doméstica de esta manera, lo ideal es amortizar plazo. Con esto reduces el tiempo de pago de la hipoteca y, con ello, los intereses. Si quieres saber cuánto, en nuestra página tienes simuladores que te ayudarán en los cálculos, detallando en cuánto acortas el plazo y los intereses. El resultado suele ser sorprendente.

Ya que en las hipotecas españolas se aplica el sistema de amortización francés, al principio del préstamo pagas muchos intereses, que se van reduciendo a medida que pasan los años, pagando casi todo capital y muy pocos intereses al final de la hipoteca.

Si amortizas en los 5 primeros años de la hipoteca y la tienes a largo plazo, puedes ver cómo, por ejemplo, amortizar 3.000 euros te hace ahorrar otros 3.000 en intereses. Por eso la hipoteca, sobre todo en tiempo de tipos de interés bajos como ahora, es el lugar ideal para meter el dinero ahorrado. Ningún otro producto financiero te dará un 100% de rentabilidad.

Pero también los tipos bajos te pueden motivar a hacer lo contrario. O bien no amortizar o hacerlo cuando suban los tipos de interés. De esta forma ahora pagas una cuota baja y cuando el Euríbor suba y cobren más intereres, amortizas y te cargas más intereses a pagar. Lo mejor es ver cuál es tu situación: dinero que entra en casa, ahorro que quieres tener, cuota que puedes pagar, qué te aporta meter el dinero en cada producto financiero y cuánto ahorras si lo metes en la hipoteca, ya sea reduciendo cuota o plazo.

Guardar

Amortizar hipoteca: lo más rentable para invertir los ahorros

Amortizar hipoteca como forma de ahorrar

Una forma inteligente de ahorrar dinero

Los tipos de interés en el 0% y el Euríbor en negativo (cerró agosto en el -0,048%) hacen que amortizar hipoteca sea lo más rentable para las familias que compran a crédito su casa.

Antes, cuando había depósitos a altos tipos de interés, cuando la Bolsa vivió buenos momentos o cuando había productos que te daban bastante dinero por meter los ahorros, las familias no se planteaban tanto amortizar hipoteca como ahora.

Y eso que existía la desgravación, que puede dar a cada unidad familiar hasta 1.356 € en cada campaña de la Renta (hasta el 15% de 9.040 €) o el doble si los titulares de la hipoteca presentan Declaración individual en vez de conjunta.

Este chollo fiscal, que deberían recuperar para incentivar la compra de vivienda y aliviar a las familias de cara a futuras subidas de la hipoteca, ya no existe para quienes hayan comprado piso desde enero de 2013. Sin embargo aún quedan bastantes préstamos que sí se pueden desgravar, lo que supone un aliciente más a la amortización.

Amortizar ahora mismo hipoteca supone un gran ahorro y una gran inversión. Ningún otro producto produce ahora esta rentabilidad. Además de ganar dinero con la desgravación fiscal, si se tiene, se reducen los intereses totales a pagar, siempre que se amortice en plazo.

Lo ideal es esto, excepto que no se pueda asumir la cuota mensual, caso en el que lo más prudente es reducir cuota, aunque eso suponga pagar más intereses. Más atractivo todavía es amortizar si no se tiene comisión.

Hasta ahora es un máximo del 0,50% los cinco primeros años y un 0,25% el resto del tiempo, si bien hay préstamos con el 1% -algo típico en los años del boom- y otros que no tienen. Estas comisiones van a abaratarse en cuanto España forme Gobierno e incorpore una directiva europea que reduce la comisión por amortización anticipada. Amortizar reduce la media de pago de la hipoteca. Si hace un par de años se tardaban 21 años de media en pagar el préstamo, la cifra a bajado a 13 años.

El dinero que se debe a los bancos se ha reducido a la mitad en lo que llevamos de crisis. Mientras que en 2008 las familias debían por su casa alrededor de 1,2 billones de euros, la cifra ha bajado a principios de este año a 521.000 millones, según el Banco de España.

Son 25.000 millones menos que un año antes, fenómeno que se explica por varias cosass. Una es que se firman menos hipotecas que antes, lo que hace que las que hay vayan poco a poco pagando el dinero pendiente. Otra es que las hipotecas más antiguas ya pagaron más intereses al principio y, a medida que avanza el tiempo, pagan más capital y por tanto reducen su deuda.

Pero además amortizan. La firma de hipotecas por fin se recupera. Lleva más de dos años seguidos subiendo así que, aunque no compensa del todo las hipotecas que se terminan de pagar, sí que aumenta el saldo que debemos en conjunto a los bancos. Casi la mitad de los hogares han terminado de pagar su hipoteca, cifra que aumenta entre los mayores de 50 años.

Rebajan la comisión por amortización anticipada

Ya era hora

Ya era hora

Por fin el Gobierno en funciones incorpora a nuestra Ley una norma europea que cambia la comisión por amortización anticipada tal y como la conocíamos hasta ahora.

La amortización anticipada de la hipoteca es pagar antes de tiempo parte del dinero que debes al banco, lo que te reduce los intereses a pagar y el plazo para hacerlo, en caso de que escojas amortizar en plazo.

Esta opción es mejor que amortizar cuota ya que con ello pagas menos intereses y acortas el plazo de la hipoteca. La amortización en cuota es preferible sólo si necesitas abaratar tu recibo mensual porque no puedes asumirlo.

Hasta el momento los bancos pueden cobrar una comisión máxima del 0,5% de lo que amortices durante los 5 primeros años de la hipoteca y un 0,25% a partir del sexto. Desde ahora, la Ley marca que esta comisión podrá ser de dos formas diferentes, según elija el banco.

La primera opción es cobrar hasta un 0,25% durante los primeros 5 años o las pérdidas que le supongan al banco que tú pagues antes de tiempo. A partir del sexto año no pueden cobrar nada, la amortización sería gratuita. La segunda opción es cobrar hasta un 0,50% durante los 3 primeros años de la hipoteca y luego nada.

La buena noticia no se limita sólo a las nuevas hipotecas sino que, como tiene carácter retroactivo, beneficia a los préstamos ya firmados y que tuvieran esta comisión entre sus cláusulas. Se calcula que en España el 57% de las hipotecas tiene comisión por amortización anticipada.

A ningún cliente le gustan las comisiones, pero a veces no hay más remedio que apechugar con ellas porque el banco se muestra inflexible en la negociación de la hipoteca. La web Kelisto calcula que el ahorro medio por cliente podrá ser de casi 500 euros si decide amortizar anticipadamente. Pero lo mejor es que no te cobren nada, así que antes de firmar la hipoteca negocia que no tenga comisiones de este tipo.

Otra novedad de esta normativa europea que se incluirá en la ley española afecta a los seguros vinculados a la hipoteca. Los bancos no podrán rechazar que contrates una póliza con la aseguradora que tú quieras, siempre que tenga las prestaciones similares a lo que ellos te ofrecen. De forma generalizada, los bancos se niegan sistemáticamente a aceptar seguros que no sean de sus compañías, seguros que si no firmas no tendrás una bonificación (descuento) en el diferencial de la hipoteca.

El Euríbor sube: ¿amortizo hipoteca o contrato un depósito?

La eterna pregunta

La eterna pregunta

El Euríbor ha roto su racha bajista. Después de 2 años y 2 meses dando una alegría tras otra a familias que han visto cómo su hipoteca bajaba 100 pavos al mes y más de 1.000 al año, ha cerrado marzo en el 0,577%.

Es una cifra todavía muy agradable de ver, pero supone un ascenso en las cuotas y un punto de inflexión que hará que a partir de ahora las hipotecas no paren de encarecerse, pues se espera que el Euríbor no deje de subir.

Si el Euríbor trepa, las hipotecas encarecen sus cuotas y los depósitos ofrecen mejores intereses a sus clientes. O eso es lo que los clientes esperan que haga la banca.

Esta situación hace que, si te encuentras en las manos con un dinero al que quieras sacar partido, te plantees la eterna pregunta: ¿amortizo hipoteca o meto el dinero en un depósito?

Partiendo de que la hipoteca es una deuda y que lo mejor siempre es quitarse deuda de encima y después ya pensar en sacar partido al dinero que quede, la primera elección debe ser amortizar, sobre todo ahora que el Euríbor aún sigue bajo. Así te ahorras pagar intereses en el futuro, cuando sea el índice esté más alto que ahora.

Si, además, tu cuota es inferior a 750 euros al mes y pagas al menos 1.356 € de IRPF al año, te conviene amortizar tanta hipoteca como puedas hasta por lo menos 9.040 €. Así te aseguras recibir el máximo de Hacienda en la campaña de la Renta, si es que el piso es tu vivienda habitual y lo compraste antes de 2013.

Si tienes un diferencial alto también conviene amortizar, dejarás de pagar muchos intereses. Si el diferencial es bajo suele salir más a cuenta un depósito, pero piensa que Hacienda se lleva el 21% de los intereses que obtengas.

Si estás al principio de la hipoteca, amortiza cuanto puedas. Cuanto más amortices y más pronto lo hagas, más intereses dejarás de pagar después. Los intereses se calculan en cada revisión sobre lo que te queda por pagar, así que cuanto menos te quede, menos intereses te cobrarán.

¿Cuota o plazo?

A esta otra eterna pregunta sólo cabe una respuesta, que es esta otra pregunta: ¿tienes problemas para pagar la cuota mensual? Si no llegas a fin de mes, amortiza en cuota. Si pagas bien la cuota, amortiza en plazo, es lo que más intereses te va a reducir con diferencia.

¿Interesa amortizar hipoteca o contratar un depósito?

¿Qué hago con los ahorros?

¿Qué hago con los ahorros?

Si consigues ahorrar algo de dinero, porque te lo has currado mes a mes o porque te cae del cielo tipo indemnización por despido o accidente, herencia, décimo de lotería premiado, quiniela, etcétera, siempre llega la eterna pregunta: ¿qué me conviene más, meterlo en un depósito o amortizar hipoteca?

Si firmaste el préstamo antes de 2013 te interesa amortizar hasta 9.040 € porque luego Hacienda te devuelve hasta el 15% de esa cantidad, es decir, un máximo de 1.356 €.

Para que así sea, mira cuánto IRPF te retienen en la nómina: si cobras 14 pagas y te quitan al mes de 97 € en adelante te darán el máximo, igual que si son 12 pagas y te birlan como mínimo 113 pavos al mes. Si te retienen menos, Hacienda te devolverá menos.

En los 9.040 € entra tanto la cuota que pagas mes a mes, en la que hay capital e intereses, como el dinero que utilices para amortizar anticipadamente. Si compartes la hipoteca con otra persona y hacéis la Declaración de la Renta por separado, os podréis desgravar 9.040 € cada uno, así que la amortización total puede ser de 18.080 €.

Amortizar más dinero al año sólo te interesa si los depósitos u otros productos financieros donde inviertas te van a dar menos dinero del que ahorras en intereses por amortizar anticipadamente. Para calcularlo, aquí tienes unos estupendos simuladores de hipotecas.

Entonces, ¿me interesa amortizar cuota o plazo? Lo mejor es reducir el plazo porque te ahorras muchos más intereses. Ahora… si te asfixia la cuota mensual, lo mejor es rebajarla antes que dejar de pagar la hipoteca.

En tiempos de Euríbor o IRPH altos lo mejor es amortizar la hipoteca porque te ahorras un montón de intereses, salvo que veas un depósito que, después de descontar lo que se lleva Hacienda, te dé más dinero. Pero como esto es raro, amortizar es la mejor opción.

Mira también si tienes alguna comisión por amortizar o cancelar la hipoteca antes de tiempo. Si es igual o más alta que lo que pagas de intereses, a lo mejor te interesa ahorrar el dinero en vez de meterlo en el piso. También ten en cuenta que, si todo el dinero que cae en tus manos lo metes en la hipoteca y llegas a fin de mes con 20 euros en la cuenta, como te venga algún imprevisto no vas a tener pasta con la que responder a ello.

En tiempos como los de ahora, de intereses bajos, suele interesar más ahorrar el dinero. Piensa que con la amortización los intereses que ahorras son los que estás pagando ahora. Si firmaste una hipoteca de las de antes, en las que como mucho pagas Euríbor + 1%, ése es el dinero que vas a ahorrar si amortizas.

Por eso, por muy bajitos que estén ahora los intereses que te dan en los depósitos, si después de descontar los impuestos que se lleva Hacienda, el tipo de interés que te dan está por encima del que cuesta el préstamo, conviene ahorrar.

Por ejemplo, si pagas Euríbor de enero (0,581%) + 0,30%, o sea en total 0,88% y el banco te da un 2% de interés por tener el dinero a plazo fijo un año, está claro que sacarás más pasta con el depósito que amortizando hipoteca.