Archivo de la etiqueta: guerra de precios

Santander entra con prudencia en la guerra hipotecaria

Nuevos movimientos de ataque

Dijo que no entraría en la guerra hipotecaria… Dijo que lo del BBVA era una locura… Dijo que no bajaría su hipoteca pero… Ha sucumbido. El Santander acaba de lanzar una oferta a Euríbor + 0,79% para competir con el BBVA, su máximo rival en España, que hace un mes rebajó su préstamo hipotecario a Euríbor + 0,89%.

El Santander no quería entrar en la guerra de precios por dos motivos: dijo que el BBVA era imprudente al volver a dar hipotecas por el 100% (sólo lo hace en algunos casos) y le parecía una locura competir bajando precios porque eso les rebaja los márgenes de ganancias con las hipotecas.

Pero, como apenas dan intereses por los depósitos, la banca ve las hipotecas como la mejor salida, casi la única, para volver a ganar dinero. O como mínimo para asegurar ciertas ganancias. Todavía se cancelan más hipotecas de las que se firman y estas nuevas no son por importes tan altos como las antiguas. El dinero que debemos a los bancos baja cada año y, por primera vez en meses, en marzo bajó la firma de hipotecas.

Sumado a que los diferenciales del boom están casi todos por debajo del 0,50% (porque también hubo guerra feroz de precios en ese momento), la mayoría de hipotecas actuales dan pocas ganancias a la banca, que busca captar nuevos clientes rebajando los diferenciales.

Pero mucho ojito: no todo son los diferenciales. Detrás de ese Euríbor + 0,79% está una vinculación de ingresar como mínimo 1.200 € al mes de nómina o 600 € de pensión (hasta aquí bien, es asequible), seguros y también que sólo da este diferencial si como mucho te presta el 60% del valor del piso, además de comisiones por amortizar y un interés fijo el primer año.

Es una jugada inteligente. Lanza un diferencial muy llamativo que sólo da a quien tenga ahorrado como mínimo la mitad de lo que valga la vivienda (40% de la entrada y 10% de gastos aproximadamente).

Aún así, es una gran hipoteca si, por ejemplo, tienes ese dinero ahorrado, vendes un piso para comprar otro y necesitas máximo el 60%, o si tu familia te deja tanto dinero como para necesitar que el banco sólo te preste la mitad o un poco más. A quien no cumpla estos requisitos también le puede dar la hipoteca, pero con otras condiciones que pasan por subir el diferencial y encarecer la cuota mensual.

Santander no es el único que ha movido ficha. Abanca, Liberbank e Ibercaja también han mejorado sus hipotecas. El primero ha rebajado su Hipoteca Mari Carmen a Euríbor + 0,99% y fijo del 1,45% el primer año; su punto fuerte sigue siendo que pide ingresos mínimos 600 € al mes. Mientras que Liberbank ha rebajado a Euríbor + 0,89% con 1,75% el primer año y medio, Ibercaja tiene la Hipoteca Ideal a Euríbor + 0,90% con 1,50% fijo el primer o dos primeros años.

ING, Bankinter y Bankia no tardarán en responder, aunque la de Bankia es sin intereses fijos al principio, sin vinculación ni comisiones, lo que al final hace que el Euríbor + 1,20% no resulte tan alto. Podríamos pensar que trasladan la guerra de precios del tipo fijo al variable porque creen que subirá el Euríbor, pero lo cierto es que más que esto es que necesitan captar nuevos clientes como sea.

¿Han tocado fondo las hipotecas a tipo fijo?

La banca se rinde a guerrear en el tipo fijo

Parece que la banca se rinde

La guerra en las hipotecas a tipo fijo parece que ha llegado a su fin. Así como en su día la banca estancó los diferenciales en el 0,90% – 1%, ahora ha parado de bajar el tipo fijo.

Lo más significativo es que Bankinter, una entidad que hace un par de meses volvió a bajar los intereses, ha subido las hipotecas a 10 años (del 2,62% al 2,82%), a 15 (años (del 2,63% al 2,94%) y a 20 años (del 2,83% al 3,09%). Todo son tipos TAE, o sea lo que finalmente pagarás con toda la vinculación y comisiones.

BBVA también ha subido los tipos de interés, mientras que Bankoa y Liberbank siguen con los más bajos, a saber por cuánto tiempo más. Si lo bajan, lo estancan o lo suben confirmará o negará este supuesto cambio de tendencia.

Con esta estrategia la banca ha conseguido que en septiembre el 30% de las hipoteca fuera a tipo fijo, algo sin precedentes para unos tipos que tampoco tiene antecedentes conocidos, dado que antes eran del 5%-8%.

¿Por qué puede haber terminado esta situación histórica?  Si la banca opta por subir el tipo fijo es porque prevé subida de tipos de interés en general. Quizá sea que para verano ya intuyen un ligero aumento en el Euríbor, cuando pase a ser calculado de una nueva forma en la que se cogerán cifras reales de préstamos entre bancos, en lugar de cifras estimadas, como se hace ahora.

Otra posibilidad, que no anula sino complementa a la anterior, es que los bancos estén hartos de ganar menos dinero del que quieren y de ver cómo sus márgenes de beneficios se estrechan cada vez más, y paran la bajada de tipos fijos como una manera de no dejar de ganar dinero en el futuro, cuando el Euríbor suba y se arrepientan de haber bajado tanto el tipo fijo.

Otra opción es que ya hayan captado suficientes clientes, cosa poco probable, puesto que el mercado hipotecario se ha reducido muchísimo con la crisis, ya que tanto el número de clientes como de dinero total que se les debe es el más bajo de la Historia.

Puede ser que quieran ganar más dinero porque están viendo la que se les viene encima. De un lado está la sentencia de la cláusula suelo, por las que les tocará, como mínimo devolver todo el dinero cobrado de más desde mayo de 2013. Son decenas o cientos de millones de euros, según el banco.

De otro lado, si se realizan reclamaciones masivas por los gastos de compraventa, los bancos deberán devolver unos 3.000 € por cliente, y hay 8 millones de hipotecas. Hablamos de más de 24.000 millones de euros, puesto que esto también afecta a los préstamos que se hayan terminado de pagar desde 2011.

Guardar

La bajada de los intereses fijos augura Euríbor bajo durante años

Dime por dónde vas y te diré qué ocurrirá

Dime por dónde vas y te diré qué ocurrirá

Bankinter y Liberbank han sido los últimos en bajar los tipos de interés fijos de sus hipotecas: al 1,40% y 1,20%, respectivamente, en el préstamo a 10 años,  al 1,60% y 1,40% en 15 años y al 1,90% y 1,70% a 20 años.

La guerra de precios sigue abierta en todas las entidades que quieren captar clientes igual que entre octubre de 2013 y finales de 2015 estuvo al rojo vivo en las hipotecas variables.

Y así seguirá la cosa: la banca continuará compitiendo por ofrecer las hipotecas fijas más bajas mientras congela o aumenta los diferenciales de las hipotecas variables, que en su mayoría (más del 90%) dependen del Euríbor. Precisamente este indicador es el principal responsable de que la banca haya trasladado el campo de batalla al tipo fijo.

Desde febrero cotiza en negativo y la previsión es que siga así por lo menos un año más, hasta que a mediados del año que viene entre en funcionamiento el nuevo método de cálculo del Euríbor, basado en préstamos reales que los bancos se hacen entre sí, en lugar de estimaciones de cuánto se prestarían, que es con lo que se calcula ahora.

El nuevo método de cálculo del Euríbor no se ha puesto todavía en marcha. Las pruebas revelan que la cotización sale positiva y eso podría dar lugar a que se vea el Euríbor como un índice nuevo y eso lleve a la banca a usar el tipo que en el contrato aparece como sustituto, o sea el IRPH, que cotiza por encima del 2%. Esto llevaría a subir las hipotecas en hasta 150 euros al mes, algo que de repente no pueden asumir todas las familias, acostumbradas a cuotas bajas y que en algunos casos han visto mermados sus ingresos.

Frente a quienes afirman que las hipotecas subirán cuando se aplique el nuevo cálculo del Euríbor están quienes defienden que se quedarán como están y que, si suben, será mínimo y asumible. Yo defiendo que hay que guiarse por los movimientos de la banca, que tiene departamentos de estudio que realizan previsiones a corto, medio y largo plazo, con las que trazan su estrategia comercial.

Leamos entre líneas… Cuando la banca previó la bajada del Euríbor se inventó la cláusula suelo para seguir ganando dinero al cobrar intereses más altos de los que auguraba el mercado… Cuando vio que no ganaba dinero porque se cancelaban más hipotecas de las que se constituían bajó los diferenciales… Y ahora que  prevé tipos bajos durante mucho tiempo, congela los diferenciales y apuesta por el tipo fijo, para continuar con las ganancias.

Así que si la guerra está en el tipo fijo es que nos interesa el variable, salvo que vayamos a hipotecarnos más de 15 -20 años. El Banco Central Europeo nos da la razón: mantendrá los tipos de interés que cobra a la banca en el 0%, así que los bancos seguirán consiguiendo el dinero gratis, por lo que no deberían repercutirnos ese coste.

Pedir hipoteca: ahora o nunca

¡¡Vamoooss!! Que no se te pase el arroz

¡¡Vamoooss!! Que se te pasa el arroz

Estamos ante el mejor momento para comprar piso con hipoteca en lo que va de siglo. Ahora la financiación es asequible y los precios también.

La vivienda ha bajado, pero ya se constata en los últimos registros oficiales que empieza a subir, si bien los compradores regatean a los vendedores en torno al 20% del precio.

A diferencia con lo que pasó durante el boom inmobiliario hace 10 años, cuando el precio se subió a las nubes, la vivienda está asequible y la financiación también.Tanto que ahora mismo es un 4% más barato vivir en casa propia que de alquiler.

La pena es el empleo, que se ha deteriorado mucho y aún hay récord de paro, entre jóvenes y no tan jóvenes.

Pero la vivienda ya sube y las hipotecas no bajarán de precio. Los bancos han enterrado el hacha de guerra en la captura de clientes a través de las hipotecas variables.

Ya no les interesa pelear por los precios, puesto que un Euríbor asentado en terreno negativo les impide ganar tanto dinero si continúan bajando los diferenciales.Tras 7 meses bajo cero y el vaticinio de que estará por los suelos al menos hasta 2019, la banca ya no se atreve a reducir los diferenciales. De ahí que, contra lo que se pronosticaba, el diferencial más bajo no haya caído hasta el 0,75% sino que se mantenga en el 0,90% – 1% en el mejor de los casos.

Algunas entidades como Abanca han subido el diferencial, del 1,10% al 1,25%, promocionando en su web con mayor interés la hipoteca a tipo a fijo. No es un caso excepcional. BBVA y Bankinter, entre otros, directamente han dejado de luchar en el terreno variable para afincarse en el fijo. Y si vas a un banco te intentarán llevar a su terreno, hablándote de las hipotecas a tipo fijo, que es donde se han llevado la guerra de precios.

Pero esta táctica tiene también los días contados, porque tampoco quieren hincharse a vender hipotecas fijas a plazos largos de tiempo. Si el Euríbor se pone en el 2% dentro de 10 años habrán hecho el canelo porque todos los que tengan interés fijo estarán pagando menos que los del variable y eso les hará mermar nuevamente sus ganancias.

Aunque resulta impopular, otra estrategia que han adoptado, aconsejados por el Banco de España, es la aplicación y subida de comisiones. Por apertura, subrogación, novación, cancelación, amortización… Las hay de todos los tamaños y precios. El ahorro con respecto a una hipoteca con pocas o ninguna comisión es de varios miles de euros.

Además, en 2017 se empezará a aplicar la nueva forma de cálculo del Euríbor y todas las hipotecas que se firmen a partir de entonces irán directamente vinculadas a él, mientras que las hipotecas que se firmen antes irán con otro tipo de interés, si bien se les irá aplicando paulatinamente el nuevo Euríbor. El nuevo Euríbor se espera que cotice en positivo, frente al actual que está en negativo.

O sea que si tienes ahorrado el 20% del piso más el 10% de los gastos de compraventa, lánzate antes de que la vivienda suba de precio, las hipotecas se encarezcan y llegue el nuevo Euríbor. Estamos ante el último tren en marcha…

Por qué los bancos han abierto el grifo de las hipotecas

Cerrado... Abierto...

Cerrado… Abierto…

Aunque aún no corren buenos tiempos para firmar una hipoteca en buenas condiciones, sí que es buen momento para las que ya se han firmado, siempre que no tengas cláusula suelo. Los tipos de interés son los más bajos de la última décad y el Euríbor está a punto de romper su cifra más raquítica: 0,484%, alcanzada en mayo de 2013.

Todo apunta a que cerrará julio por debajo del 0,5% y eso supone cuotas baratas durante seis o doce meses más para los que revisen su hipoteca. También estamos ante los diferenciales más bajos de los últimos años. Ya hay multitud de ofertas hipotecarias con diferenciales por debajo del 2%, con CajaSur a la cabeza con su Euríbor + 1,25%.

Los bancos han pasado de tener el grifo del crédito cerrado a cal y canto durante años a abrirlo en septiembre del año pasado, entrando en una guerra de precios. ¿Cómo puede ser esto?

Una de las razones es que van a por los clientes solventes. Aquellos que ganen más de 3.000 euros al mes entre los dos tienen bastantes posibilidades de pisar la alfombra roja de camino a la oficina del director de la sucursal cuando vayan a preguntar por una hipoteca. También los que tengan trabajos fijos y con una antigüedad considerable.

Otro motivo es que a los ahorradores que meten la pasta en el banco apenas le dan intereses. Los depósitos están por los suelos, si te pagan más de un 1% eres la Reina de Saba. Como los bancos cobran de interés por las hipotecas más de lo que pagan a los ahorradores por los depósitos, las cuentas les cuadran perfectamente para seguir ganando dinero aunque el Euríbor y las cuotas hipotecarias sean los más bajos de la Historia.

Además, el precio del dinero (que a lo mejor habéis oído nombrar como tipos de interés) ha bajado a un mínimo sin precedentes, el 0,15%. Esto a los bancos les supone conseguir pasta pagando poco dinero, incluso a cero interés gracias a la barra libre de dinero que el Banco Central Europeo ha puesto a su disposición.

Y para qué hablar de la vinculación… Tarjetas, seguros, planes de pensiones… La banca se saca infinidad de productos de la manga para estrujar al hipotecado hasta que sangra el último céntimo disponible. En los próximos meses y sobre todo al año que viene veremos nuevas y mejores ofertas en hipotecas, pero ojo: no es oro todo lo que reluce en los diferenciales y hay que echar bien las cuentas para que no te sangren sin que te des cuenta.