Archivo de la etiqueta: subida del Euríbor

¿Hipoteca a tipo fijo o variable aunque suba el Euríbor?

¿Qué hago?

El Euríbor ha subido en junio desde el -0,188% hasta el -0,181%. Como es el mayor aumento y el movimiento más grande desde que en noviembre entró en coma, ya saltan las voces de alarma para recordarnos que va a subir definitivamente, que es un gran momento de pillar una hipoteca fija antes de que suba del todo o incluso antes de que se ponga tan alto que llegue otra vez al temido máximo histórico del 5,393% del que justo ahora se cumplen 10 años.

¿Pero qué hay de verdad en todo esto? ¿Hay que pillar una hipoteca fija sí o sí, o también podría interesarme una variable? Como es lógico, la banca está empeñada en que contratemos lo más caro posible al mayor tiempo posible, porque es lo que le asegura ganar más dinero durante más tiempo.

Partiendo de esa base, que nos digan en Bankinter que ahora hay que contratar un préstamo fijo porque su departamento de análisis pronostica que el Euríbor subirá en 2019 es mucho decir. Y hay mucho más de interés por su parte y para su beneficio que para el nuestro.

Bankinter es un oportunista que, aprovechando que el Euríbor acaba de subir más que en los últimos 7 meses, rebaja la hipoteca fija al 1,99% a 20 años y por otro lado publica unos análisis que aseguran una subida inminente del Euríbor.

Análisis de este tipo se publican siempre, pero por lo menos en los últimos 2 años no han dado pie con bola, ya que se lleva diciendo desde 2016 que el Euríbor va a subir pero luego nunca lo hace. No hay que hacer caso de los análisis que publican los bancos sólo por su propio interés, sino leer los movimientos del Banco Central Europeo, que en este blog comentamos a menudo, poner los análisis bancarios en cuarentena y analizar por nuestra cuenta el panorama.

¿Para qué va a querer un banco compartir una información super valiosa para él si lo que quiere es sacarnos el dinero para ganar lo máximo posible? Si de verdad va a subir el Euríbor y la cosa se nos fuera a poner fea, como la banca gana dinero de verdad es con las hipotecas variables, que suman un diferencial al Euríbor, no con las hipotecas fijas que siempre tienen la misma cuota y que las han puesto de moda hace poco más de dos años para ganar más ahora que se gana poco con el tipo variable por el Euríbor bajo.

Ahora mismo para un banco es muchísimo más rentable una hipoteca que te obliga a pagar un 1,99% de intereses antes que una a Euríbor + 0,89%, estando el Euríbor por debajo de cero y quedándose el interés en menos del 0,80%.

El Euríbor subirá, qué duda cabe, pero ni tan rápido ni tan alto como a la banca le gustaría, ni por supuesto para justificar que te ates a un interés más alto del que pagarías si para hipotecas a como máximo 20 años apuestas por el variable.

Las cuotas hipotecarias seguirán bajas un año y medio más

Recordando la canción de Alaska: es un como un ordenador personal… ¡Es la bola de cristal!

¿Que cómo lo sé? No hay más leer e interpretar los movimientos del Banco Central Europeo (BCE). De este organismo, donde se acaba de estrenar como vicepresidente el antepenúltimo ministro de Economía, Luis de Guindos, depende en gran medida lo que paguemos de hipoteca ahora, mañana y pasado.

Las cuotas están bajas porque el Euríbor está viviendo una etapa dorada para los clientes, estancado en torno al -0,190%. Esto nos proporciona tantas alegrías a los hipotecados como quebraderos de cabeza a los bancos, porque tienen que tirar de ingenio para seguir sacando de algún lado el dinero que no ganan con los diferenciales de la crisis unidos a este indicador históricamente bajo.

Precisamente está estancado desde noviembre porque el BCE redujo en enero a la mitad la compra de deuda de los países de la zona euro, pasando de 60.000 a 30.000 millones mensuales, y como ya se sabía que iba a pasar el Euríbor se adelantó dos meses a que ocurriera.

Aunque este indicador se calcula con las cifras que dan los bancos, éstas dependen en gran medida de qué hace el BCE, porque los bancos actúan según lo que creen o prevén que va a ocurrir. Y eso depende muchísimo de lo que el BCE haga o diga que va a hacer.

La semana pasada dijo varias de las cosas que hará, así que ya podemos deducir los derroteros del Euríbor en el próximo año y medio. De un lado estará estancado en torno a esta cifra mínima por lo menos hasta septiembre, que es mínimo hasta cuando el BCE dijo que compraría deuda. La duda era si continuaba o iba a parar…

Lo nuevo es que seguirá comprándola pero reduciendo la cifra otra vez a la mitad, pasando de 30.000 a 15.000 millones de euros hasta diciembre. A tenor de cómo se ha comportado hasta ahora hace pensar que el Euríbor seguirá estancado o subirá un poquito a finales de año, empezando a crecer definitivamente en 2019.

Como los tipos de interés, que también dependen del BCE, continuarán en el 0% al menos hasta dentro de un año, parece ser que la subida del Euríbor tampoco será brusca ni muy pronunciada y que empezará a crecer de forma más notable cuando los tipos de interés aumenten desde el histórico 0% en el que llevan desde marzo de 2016.

Pero hay que tener otro dato en cuenta: el BCE dijo que subiría los tipos cuando la inflación (subida de precios) en la zona euro llegara al 2%. Está a punto de hacerlo porque la última cifra ha sido del 1,9% y, sin embargo, los tipos se quedarán al menos un año más sin subir.

Es porque Mario Draghi, el presidente del BCE, es un hombre de pocos cambios bruscos al que sobre todo le importa que la economía crezca durante un tiempo largo antes de tocar nada. Como su mandato termina a finales de 2019 y quien le va a sustituir ya ha dicho que sí quiere subir los tipos de interés, es de esperar que el Euríbor suba más y quizá ya no pare cuando el nuevo presidente asuma el mando, o sea ya para 2020. Traducción rápida: ¡¡Nos queda al menos año y medio de cuotas bajitas y baratas!! Disfrutemos mientras podamos y ahorremos para el futuro.

¿Cuánto has ahorrado con el Euríbor bajo en los últimos 10 años?

Da gusto calcularlo

Puedes calcularlo con simulador o mirando recibos

El Euríbor acaba de despedir el año en el -0,19%, siendo probablemente su último mínimo histórico, la última vez que se hunda tanto. A continuación ha empezado a cotizar por encima de esa cifra, cuando solía ser al contrario, lo que hace pensar que empezará a subir a partir de enero.

Así que toca hacer balance de lo bien que hemos estado estos años de cuotas bajas-bajíííísimas, las más baratas que pagaremos en toda la hipoteca.

Que suba el Euríbor no quita para que sigan muy muy bajas, porque este índice no va a remontar un -0,19% en dos días, debería tardar más de un año en volver a terreno positivo, lo que nos asegura cuotas bajas durante unos años más, aunque no tan bajas como ahora, claro.

Cuando hace casi 10 años, en julio de 2008 el Euríbor subió hasta su máximo histórico (5,393%) a muchos hogares les dio un patatús porque les puso el agua al cuello. Desde entonces hasta ahora el Euríbor ha ido cayendo casi sin parar (tuvo par de periodos de subidas entre medias), lo que ha supuesto un ahorro considerable.

Desde la cuota de aquel julio a la de ahora hay la mitad de precio. Madre mía: ¡¡¡sí que pagamos intereses!!! ¡¡Muchísimo!! Tomando como ejemplo un préstamo de 150.000 € a 30 años, en julio de 2008 la cuota se puso en 840 €, mientras que ahora, con el Euríbor de diciembre está en 405 €. La diferencia es abismal y nos hace ver el inmenso respiro que nos está dando este índice en los últimos años.

El ahorro total es diferente en cada hipoteca, pero es de varios miles de euros en estos casi 10 años. Para calcular tu ahorro puedes jugar con este simulador, en el que vas cambiando el tipo de interés y así ves cuánto se te ha ido reduciendo la cuota. Si guardas los recibos también puedes ir comparando, aunque seguro que te acuerdas bastante bien de cuál ha sido el máximo que casi ahoga tu economía doméstica hace una década.

Este ahorro en las cuotas, unido al fin de la cláusula suelo y las sentencias contra los gastos de la hipotecas, los préstamos multidivisa y la cláusula de vencimiento anticipado, entre otras cosas, ha empujado a la banca a impulsar las hipotecas a tipo fijo. Las actuales son las más baratas que veremos, ya que cuando empiece a subir el Euríbor el tipo fijo subirá y, a cambio, volverá la guerra de diferenciales en las hipotecas a tipo variable.

Parece que estamos ante el despegue definitivo de la economía. Ahora sólo hace falta que suban los sueldos para recuperar el poder adquisitivo perdido en todos estos años y por las bajadas y recortes sufridos durante la crisis. Las empresas que gozan de buena situación económica deberían trasladar los beneficios que logran con sus buenos márgenes de negocio a actualizar y mejorar el sueldo de sus empleados.

Si no lo hacen, ya les pondrá el sistema en su sitio. El número de parados ha bajado a 3,5 millones, cifra histórica en la última década. Cuando lleguemos al pleno empleo será más fácil encontrar trabajo y a las empresas no les quedará otra que pagar más si quieren buenos profesionales o simplemente nuevos trabajadores.

Cuando el Euríbor suba al 1% pagarás el doble de intereses

Ay, ay, ay... ¡Qué palo 'man dao' con la cuota!

Ay, ay, ay… ¡Qué palo ‘man dao’ con la nueva cuota!

Cuando firmes una hipoteca, no pienses sólo qué cuota puedes pagar hoy, fíjate también si la podrás pagar mañana. La hipoteca es algo que se firma por años, muchas veces décadas enteras. De media, se tardan 18 años en pagar una hipoteca.

Si es a tipo fijo siempre conocerás el recibo, porque el tipo de interés no variará, lo que supone que a veces pagarás más que el resto -como ahora al principio, porque los tipos están bajos- y que otras veces pagarás menos, cuandos los tipos suban.

Y es que subirán. Aunque el Euríbor ha cerrado marzo en el mínimo histórico del -0,110%, los analistas anuncian que ha tocado fondo y que dentro de poco empezará a aumentar lenta y gradualmente. Quizá en los próximos meses o en 2018, ya que el Banco Central Europeo no mantendrá mucho más tiempo los tipos de interés en el 0% actual.

Cuando lo haga, las cuotas puede que se mantengan casi igual que en la última revisión, pero si la tendencia del Euríbor continúa y sube mes tras mes, por poco que sea, terminará aumentando las cuotas en las siguientes revisiones.

En cuanto pases de pagar Euríbor + 0% a Euríbor + 1%, los intereses de la hipoteca costarán el doble y tienes que prepararte. Antes de firmar un préstamo a interés variable calcula cómo sería tu cuota con Euríbor + 5,393%, la cifra más alta alcanzada por este índice en julio de 2008. Suena lejos, pero podría volver a pasar en anos… Así que más vale hacer una simulación de cuotas en condiciones, que lamentarse cuando no puedas hacer frente.

¿Podrías pagar la hipoteca si sube hasta ese precio? ¿Y podrías pagarla si tus ingresos bajan? Es otra posibilidad: que desgraciadamente te quedes un tiempo en el paro y no tengas un seguro que te pague la hipoteca, o pierdas el empleo, o cambies a otro por menor sueldo. Nadie quiere algo así y seguro que lucharás para que no suceda, pero es algo que podría ocurrir y más vale prevenir que dar las llaves del piso al banco.

La cuota no debe suponer más de un tercio de los ingresos que entren en casa, incluidas otras deudas como el coche, un préstamo para estudios o lo que sea. Si superas ese tercio, te arriesgas a no llegar a fin de mes ni afrontar los gastos que te vengan. Ya sabemos que la hipoteca es lo último que dejamos de pagar, justo por detrás de la comida, pero se han visto casos en los que el banco ha subastado la casa porque al no afrontar la deuda ha decidido ejecutar el préstamo.

Con la nueva ley, el banco esperará más tiempo, ya no lo hará al tercer mes, y dependerá también de que las cuotas no pagadas sean al menos el 3% de lo que te prestaron. Pero, como digo, más vale prevenir. Suenan tambores de subida del Euríbor, hay que estar preparados para decir adiós a las cuotas baratas y hola a mensualidades más altas.

Qué pasará con el Euríbor en los próximos meses y años

Hacia dónde irá el Euríbor...

Hacia dónde irá el Euríbor…

Después de que el Banco Central Europeo (BCE) haya bajado los tipos de interés del histórico 0,25% al nuevo mínimo 0,15%, el Euríbor ya no es el mismo.

Ha dejado de subir. Justo después de que se anunciara este descenso, el Euríbor empezó a caer en su cotización diaria, pegando un buen bajonazo de mayo (0,592%) a junio (0,513%).

Aunque esto todavía no ha supuesto ahorro en las cuotas, lo volverá a suponer en breve. Pero… ¿qué podemos esperar que haga el Euríbor en el futuro? ¿Subirá o bajará nuestras hipotecas?

Es normal que nos hagamos esta pregunta, pues en lo que llevamos de año la previsión del Euríbor y, por tanto, de lo que pagamos de cuota mensual ha variado bastante. Primero bajaba que daba gusto, luego empezó a subir sin esperanzas de que volviéramos a ahorrar y ahora de repente otra vez vemos a este indicador en caída libre.

Esto da alas a nuestras esperanzas de seguir pagando las cuotas de hipoteca más bajas que vamos a pagar en toda nuestra vida, salvo que tengas cláusula suelo, que entonces o bien pides que te la quiten o bien pagas unos 1.200 pavos de más al año hasta que el Euríbor + el diferencial que tengas igualen al mínimo interés que el banco te cobra, es decir, a la cláusula suelo.

Respecto a qué hará el Euríbor en los próximos meses-años los expertos no se ponen muy de acuerdo. Y es que no hay bola de cristal que valga para predecir el comportamiento de un índice que en sí mismo es una mera especulación y que, por otra parte, está a merced de cosas como los tipos de interés, la recuperación económica, por dónde le sople el aire a la banca…

Pero sí que parece que en lo que queda de año veremos hipotecas baratas, cuotas bajas y Euríbor en descenso hasta quizá el 0,35-0,4% según las perspectivas más optimistas. Según las menos, el indicador del que dependen la mayoría de las hipotecas en España se quedará en torno al 0,6% a finales de este año, lo que implica que seguiría bajando un tiempo y luego volvería a subir.

Para el año que viene unos esperan que suba un poco, hasta llegar como mucho al 1%, y otros apuestan por que seguirá bajo sin subir tanto, sobre todo si los tipos de interés caen al súper histórico y requete estupendo cero por ciento. ¡¡¡Barra libre de dinero sin intereses!!! Fiestaaaaaaaaaa.

Si algunas economías fundamentales en Europa despegan quizá sí que veamos el Euríbor subir al año que viene y al siguiente, pero vamos, si todo sigue así no creo que en 2016 lleguemos ni superemos el 2%.

El terremoto en Japón podría contener la subida del Euríbor

Japón ha resultado ser nuestra flor en el culo para frenar la subida del Euríbor

Japón ha resultado ser nuestra flor en el culo para frenar la subida del Euríbor

Como no hay mal que por bien no venga y de todo lo malo se saca algo bueno, parece mentira pero es verdad: las personas que tienen una hipoteca que depende de por dónde sopla el aire al Euríbor se pueden beneficiar del terrible terremoto de 9 grados en la escala Richter acaecido en Japón hace solo unos días y que ha puesto a los japoneses como su bandera, por no decir mirando a Cuenca, con desastre nuclear tipo peli americana catastrofista incluido.

La diferencia es que esta vez las imágenes que vemos por la tele son reales y, por ello, tienen consecuencias reales y que podemos percibir en España, aunque nos encontremos a miles de kilómetros de los japos que tanto idolatran el jamón, los toros y el flamenco.

Japón, el tercer consumidor de petróleo a nivel mundial, está demasiado ocupado en recuperarse durante los próximos 5 o 6 años como para pensar en llenar el depósito de gasolina. Por eso, el precio de los combustibles, que estaba por las nubes porque en los países árabes se están dando de leches, ha caído.

Y, dado que era esta tensión con el precio del petróleo la que estaba atosigando al Euríbor, el relajo por este masaje japonés, ha hecho que el Banco Central Europeo (BCE) se esté replanteado la subida de los tipos de interés que había anunciado para abril o mayo.

Menos mal que precisó que todo dependería de lo que ocurriera en marzo. Y como estamos en una economía global, las consecuencias son también globales. Ya sabemos que cuando el BCE habla sube el pan, digo… El Euríbor. Pero más fuerte que sus palabras han sido los temblores de esa isla del Pacífico que acaba de perder la paz y el Sol Naciente que da nombre a su Imperio.

No es que el BCE haya dicho que ya no sube los tipos y se acabó, sino que ha decidido esperar a ver qué pacha con Japón para decidir sobre algo tan importante, como es la subida del Euríbor, que pase lo que pase, nos subirá las hipotecas unos 50 pavos al mes (en torno a 600 pavos al año) porque el año pasado por estas fechas el Euríbor estaba 0,60 puntos más bajo que ahora.

Otro tema que está por decidirse es el de las hipotecas multidivisa suscritas en yenes. Este tipo de hipotecas se pusieron muy de moda a finales de los años 90 y en vez de pagarse en euros se pagan en otra moneda, normalmente una más débil que el euro.

En el caso de las hipotecas en yenes habrá que ver si el Gobierno japonés y las circunstancias posteriores al terromoto fortalecen la moneda o la deprecian. Si la deprecia, bien para nosotros: serán más baratas. Si la fortalece, mal: las hipotecas en yenes serán más caras.

Cajas de cerillas a precio de casas de muñecas

A este paso seguiremos pagando la hipoteca desde el Más Allá...

Con lo que cuestan los pisos, no terminaremos de pagarlos ni cuando hayamos muerto

Ya lo dijimos: en España vivimos en cajas de cerillas que pagamos como si fueran el Palacio del Marajá de Kapurtala. Y es que, a pesar de seguir en una enorme crisis y al borde del rescate económico, nuestros pisos siguen siendo casi los más caros del mundo, en proporción con nuestra economía.

Tan solo en Australia y Hong Kong son más pringadillos que nosotros y pagan los pisos aún más caros, según el semanal británico The Economist.

Lo que no me explico es cómo aún se sostiene en pie nuestro sistema. Los bancos están atestados de pisos, nosotros estamos atestados de deudas, el mercado laboral está atestado de parados y el Gobierno, atestado de idiotas que no reconocerían una buena idea ni aunque la tuvieran delante de sus narices.

Aunque la previsión es que el precio de los pisos siga bajando como los críos por los toboganes del parque, nadie se pone de acuerdo en decir cuánto porque cada uno cuenta la película según le va y porque nadie tiene una bola de cristal lo suficientemente poderosa como para poder encajar todas las piezas del puzzle en una visión clara del tema.

Mientras que la consultora Morgan Stanley se aventura a predecir que el precio de los pisos bajará este año un entre un 5% y un 10%, Gesif y Axesor auguran una caída del 6% hasta junio. Difícil será que, por mucho que caiga el precio de la vivienda, logre compensar, ni ahora ni en muchos años, el 157% que se ha sobrevalorado en los últimos 14 años, según The Economist.

A pesar de que la venta de pisos ha aumentado un poco a principios de este año, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), esto no es más que un espejismo en el que se refleja la ansiedad de finales del año pasado por comprar cuando aún nos pudiéramos desgravar la hipoteca en la Declaración de la Renta.

En la realidad, solo un 5% de la gente está interesada en comprar piso -según una encuesta de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)– porque el resto está esperando a que bajen más los precios, que los bancos mantienen escrupulosamente casi intactos.

¿Bajarán? Quién sabe… De momento hay quienes afirman, como Idealista, que cuando se ha empezado a hablar de que el Euríbor va a subir en breve, la peña ha empezado a bajar a saco el precio de sus pisos en venta, y quienes creen que esta subida de los tipos de interés paralizará el precio de los pisos hasta ver por dónde van los tiros.

Pues eso, a seguir esperando mientras se inventa la bola de cristal donde todos queremos mirarnos y que, de momento, solo refleja que la contratación de hipotecas atraviesa sus horas más bajas en los últimos 10 años. ¡Oleee!

El Euríbor vuelve a castigarnos más que el frío

El Euríbor sigue 'sado', esperando que nosotros estemos 'maso'

El Euríbor se pone 'sado', esperando que nosotros estemos 'maso'

Un mes más, el Euríbor vuelve a cerrar por encima que el mes anterior, siendo su octava subida consecutiva.

Preferiríamos que fuera más nenaza, en lugar de que, a falta de confirmación oficial del Banco de España, cierre febrero en el 1,711%.

Si te toca revisión semestral, te puede subir la cuota unos 20 pavos al mes; si te toca anual, unos 40 pavos mensuales. En conjunto, son de media casi 400 € al año.

Nosotros ahorrando y rezando por que nos paguen prontito este año los incentivos -si es que tienes potra, los hay y te los pagan- y va el Euríbor y nos sigue rascando el bolsillo sin que nuestra situación económica, ni la familiar ni la de España, se haya solucionado ni tenga atisbos de solucionarse.

El Euríbor se vuelve a poner machote y palote sin que podamos evitarlo. Las leches que se están pegando en el mundo islámico colocan el petróleo por las nubes, y esta subida junto el miedo que esto produce en el Banco Central Europeo (BCE), responsable de los tipos de interés como el Euríbor, hace que el 1% en el que lo mantienen oficialmente pueda empezar a subir antes de 2012 -es decir, antes de lo previsto-.

El Euríbor está pisando el acelerador como si se creyera que nuestras hipotecas son una pista de karts. En febrero ha subido lo mismo que en los últimos seis meses, siendo la mayor subida del Euríbor desde abril de 2009. Y es que, desde que empezó el año, ha subido más que en todo 2010.

¿Así cómo no va a plantarse en el 2% en menos que canta un gallo? ¿Así cómo no va a llegar al 3% antes de que termine 2012? El futuro que nos espera es el de seguir pagando las subidas del Euríbor.

Con todo y con eso, una de cada tres personas con hipoteca desearían pillar este Euríbor aunque fuera en ropa interior a las cuatro de la mañana en mitad de un pasillo. Este 30% de los hipotecados tiene cláusula suelo y se las ven y se las desean para pagar unos 3.000 pavos extra al año, que son un 250% más de intereses que no pagan los que no tienen esta jodía cláusula, según calcula la asociación de consumidores Adicae.

La mitad de hipotecas con cláusula suelo la tienen fijada por encima del 3,5% -una barbaridad- y más de un tercio entre el 3% y el 3,5%. Incluso algunas están en el 6%, muy por encima del 5,39%, que es la cifra más alta que ha alcanzado el Euríbor. ¡De escándalo!

Si, en general, la gente anda ajustada para pagar hipotecas que exceden el 100% del valor del piso, imagínate si encima no van al compás del Euríbor sino muchos euros por encima. El colmo de los colmos.