Los juzgados de cláusulas abusivas no cumplen con las expectativas

La Justicia sigue más lenta que el caballo del malo

Si has demandado o planeas demandar al banco por cláusulas abusivas en la hipoteca como el suelo, los gastos, la multidivisa o el vencimiento anticipado, entre otras muchas, que sepas que la mayoría de sentencias (el 97,6%) van a favor de los clientes, pero que la cosa va para largo.

Hace un año que, para evitar el colapso judicial, se clonaron todos los juzgados españoles que llevaban estos temas. El resultado fue uno más por provincia que sólo se iba a dedicar a juzgar las demandas a bancos por cláusulas abusivas. Después de denunciar y criticar que nacieron y continuaron con pocos medios, estos juzgados tienen una tasa desigual de resolución de los casos.

Aunque la media nacional ha sido de 14,6% de casos resueltos, o sea cerca de 29.000 de casi 209.000 reclamacones, una birria global en toda España. Pero no se puede meter a todas las regiones en mismo saco: la productividad varía de unas a otras. Por ejemplo tenemos a Asturias como campeona absoluta con casi un 56% de casos resueltos y en el otro extremo a Cataluña, donde sólo el 6,6% de las demandas han encontrado una respuesta.

Parece que se van poniendo las pilas y cogiendo el tranquillo, además de que en algunos sitios hayan aumentado personal. Entre enero y marzo de este año ya van algo más de 13.500 sentencias, lo que duplica con creces las del trimestre anterior. De todos modos, si denuncias toca tener paciencia porque desde que el caso se recibe hasta que se juzga pasa mucho más tiempo del que se quería y esperaba que pasara cuando se idearon estos juzgados.

En el caso de la cláusula suelo sólo te merece la pena denunciar si no has llegado a un acuerdo con el banco a través del mecanismo extrajudicial que el Gobierno puso en marcha en enero de 2017, por el mismo motivo: para no saturar los juzgados. Pero como sólo se ha llegado a un acuerdo en el 40% de los casos, es probable que parte de quienes no han obtenido el dinero reclamen a estos nuevos tribunales creados el año pasado.

Si lo que tienes es una hipoteca multivisa es casi seguro que vas a triunfar porque el Tribunal Supremo las condenó y reconoció que hay que recalcularlas en euros para que no pierdas ni un duro, ni de repente tengas que pagar una cifra astronómica al aumentar de valor (apreciarse) la moneda en la que tienes firmado el préstamo.

Con la cláusula de vencimiento anticipado es posible que encuentres respuesta a favor o que, simplemente, te paralicen el caso hasta que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea diga si es legal o no, tal y como le preguntó el Supremo hace poco.

Si sólo o también denuncias los gastos de la hipoteca, dependerá de quién te toque. En algunos juzgados se sigue a pies juntillas la sentencia del Supremo sobre que el banco no debe pagar los impuestos, mientras que en otros el juez va por libre y lleva la contraria. Al final pasará, otra vez, lo que se diga en Europa, se verá con el tiempo.

Las cuotas hipotecarias seguirán bajas un año y medio más

Recordando la canción de Alaska: es un como un ordenador personal… ¡Es la bola de cristal!

¿Que cómo lo sé? No hay más leer e interpretar los movimientos del Banco Central Europeo (BCE). De este organismo, donde se acaba de estrenar como vicepresidente el antepenúltimo ministro de Economía, Luis de Guindos, depende en gran medida lo que paguemos de hipoteca ahora, mañana y pasado.

Las cuotas están bajas porque el Euríbor está viviendo una etapa dorada para los clientes, estancado en torno al -0,190%. Esto nos proporciona tantas alegrías a los hipotecados como quebraderos de cabeza a los bancos, porque tienen que tirar de ingenio para seguir sacando de algún lado el dinero que no ganan con los diferenciales de la crisis unidos a este indicador históricamente bajo.

Precisamente está estancado desde noviembre porque el BCE redujo en enero a la mitad la compra de deuda de los países de la zona euro, pasando de 60.000 a 30.000 millones mensuales, y como ya se sabía que iba a pasar el Euríbor se adelantó dos meses a que ocurriera.

Aunque este indicador se calcula con las cifras que dan los bancos, éstas dependen en gran medida de qué hace el BCE, porque los bancos actúan según lo que creen o prevén que va a ocurrir. Y eso depende muchísimo de lo que el BCE haga o diga que va a hacer.

La semana pasada dijo varias de las cosas que hará, así que ya podemos deducir los derroteros del Euríbor en el próximo año y medio. De un lado estará estancado en torno a esta cifra mínima por lo menos hasta septiembre, que es mínimo hasta cuando el BCE dijo que compraría deuda. La duda era si continuaba o iba a parar…

Lo nuevo es que seguirá comprándola pero reduciendo la cifra otra vez a la mitad, pasando de 30.000 a 15.000 millones de euros hasta diciembre. A tenor de cómo se ha comportado hasta ahora hace pensar que el Euríbor seguirá estancado o subirá un poquito a finales de año, empezando a crecer definitivamente en 2019.

Como los tipos de interés, que también dependen del BCE, continuarán en el 0% al menos hasta dentro de un año, parece ser que la subida del Euríbor tampoco será brusca ni muy pronunciada y que empezará a crecer de forma más notable cuando los tipos de interés aumenten desde el histórico 0% en el que llevan desde marzo de 2016.

Pero hay que tener otro dato en cuenta: el BCE dijo que subiría los tipos cuando la inflación (subida de precios) en la zona euro llegara al 2%. Está a punto de hacerlo porque la última cifra ha sido del 1,9% y, sin embargo, los tipos se quedarán al menos un año más sin subir.

Es porque Mario Draghi, el presidente del BCE, es un hombre de pocos cambios bruscos al que sobre todo le importa que la economía crezca durante un tiempo largo antes de tocar nada. Como su mandato termina a finales de 2019 y quien le va a sustituir ya ha dicho que sí quiere subir los tipos de interés, es de esperar que el Euríbor suba más y quizá ya no pare cuando el nuevo presidente asuma el mando, o sea ya para 2020. Traducción rápida: ¡¡Nos queda al menos año y medio de cuotas bajitas y baratas!! Disfrutemos mientras podamos y ahorremos para el futuro.

Divorcio e hipoteca: cómo reflejarlo en la Renta

Bye bye Miss American pie

¿Os habéis divorciado el año pasado y tienes o tenías una vivienda a medias con tu ex? Puffff… ¿Y cómo reflejar eso en la Declaración de la Renta? ¿Hay que pagar IRPF? Pues depende del caso…

Si la vivienda es de ambos, aunque sólo una de las partes se quede a vivir en ella, los dos podéis seguir desgravándoos la hipoteca en caso de que la comprárais antes del 1 de enero de 2013 y os la hayáis estado desgravando en 2012 y años anteriores. Y siempre que ambos sigáis pagando a medias la hipoteca.

Quien ya no viva en ella tiene derecho a esta desgravación, aunque no sea su vivienda habitual, porque sí lo es para su ex pareja y probablemente los hijos de ambos. Quien viva en la casa sólo se podrá desgravar por el porcentaje que tiene, no por el 100%.

O quizá tu caso es otro… Pongamos que hayáis dejado de vivir juntos y uno quiera pagar la mitad al otro y quedarse con la casa. En ese caso deberá darle exactamente la mitad de lo que costó la vivienda, así ninguno de los dos tiene que pagar nada a Hacienda. Si le da más dinero porque -por ejemplo- la vivienda sea ahora más cara sí que habrá que declararlo, pues en ese caso Hacienda ve ganancia patrimonial.

A lo mejor el caso es diferente… Habéis decidido vender la vivienda. Si habéis conseguido menos de lo que pagásteis por ella se considera pérdida patrimonial y no hay que tributar, al contrario: hay que declararlo esperando que compense lo que os salga a pagar por otros conceptos. Si la habéis vendido por el mismo dinero que costó, tampoco se declara.

Pero si la habéis vendido más cara se considera ganancia patrimonial y debéis tributarlo a Hacienda, cada uno en su declaración. El pago de impuestos es el siguiente: los primeros 6.000 euros pagan un 19%; de 6.001 a 50.000 un 21% y para más de 50.000 se paga el 23%.

Con una excepción: si todo el dinero que consigues lo reinviertes en la compra de otra vivienda habitual en máximo 2 años no tienes que pagar ningún impuesto, aunque la vendieras más cara, siempre que todo el dinero que hayas ganado lo inviertas en la nueva casa.

Por último… Imaginemos que no habéis vendido la vivienda en 2017. En ese caso la tenéis que poner en la Declaración como en años anteriores. Eso sí, si ninguno vivís ya en ella, no podéis desgravarla como vivienda habitual. Se podrá alquilar y desgravaros, cada uno por su cuenta, el 60% de lo que cada parte gane con el alquiler.

¿Te ha devuelto el banco todo el dinero de la cláusula suelo?

Y para cuándo lo mío…

Sólo el 40% de quienes han reclamado la cláusula suelo al banco han llegado a un acuerdo con la entidad y recuperado su dinero. El otro 60% restante ha recibido respuesta negativa, no ha reclamado o se las está viendo en los tribunales.

Desde que se puso en marcha la forma de reclamar a la banca lo del suelo sin ir a juicio (mecanismo extrajudicial aprobado por el Gobierno) en enero de 2017, las entidades recibieron hasta marzo 1.136.623 peticiones para que les quitaran el suelo y les devolvieran el dinero.

Lo dice la comisión del Ministerio de Economía que sigue el caso, y comunica también que la banca sólo ha hecho caso a 502.564 peticiones, que suponen poco más del 44% del total. ¿Y qué hay de la pasta? En total, la banca ha devuelto 2.226 millones de euros.

De todas esas reclamaciones con respuesta positiva, 463.236 se han resuelto devolviendo en total 1.745 millones en efectivo a los clientes. El resto (40.315 clientes) han aceptado una oferta del banco para mejorar las condiciones de la hipoteca.

En los casos que los bancos han ignorado hay de todo: en más de 386.000 resulta que no había cláusula suelo o quien reclamaba no era el cliente. Hay 223.000 casos en los que el banco se ha negado, 30.000 en los que la entidad espera respuesta del cliente y 8.200 en los que no ha habido acuerdo.

Si has reclamado al banco por este sistema y pasa de ti o se niega a devolverte el dinero siempre te queda la vía judicial. Desde que el 1 de junio del año pasado se pusieran en marcha, los juzgados para cláusulas abusivas hipotecarias han recibido 223.00 demandas en los primeros meses, de las que hasta finales del año pasado sólo habían resuelto un 6%.

Si denuncias, no te queda otra que tener paciencia, porque estos juzgados siguen en su mayoría atascados y con menos medios humanos y materiales de lo que realmente necesitarían para ir a un ritmo adecuado.

En resumen, más de la mitad de los casos no se han resuelto todavía y el mecanismo no ha servido para desatascar los juzgados, ya que a pesar de la creación de unos nuevos y específicos, el colapso y el retraso en muchos casos todavía es más que evidente.

Si es tu caso, aguanta, reclama lo que es tuyo y no te rindas. Si tienes cláusula suelo pelea para que te la quiten y te devuelvan los miles de euros que llevas pagados de más, sin olvidar los intereses que ese dinero haya generado desde que lo pagaste hasta que lo cobres.

Un juez dice que el BBVA pague los impuestos de la hipoteca

Aún queda tela que cortar

¿Te acuerdas de que el Tribunal Supremo dijo que los clientes debemos pagar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD)? Sí, eso que es lo más caro de todos los gastos de la hipoteca y que, a pesar de reconocer que la cláusula que lo contiene es abusiva, el Tribunal Supremo dijo en marzo que los impuestos debemos pagarlos los clientes porque somos quienes contratamos la hipoteca.

Como no se pusieron de acuerdo todos los jueces del Supremo, sino que hay dos que no votaron a favor, el tema queda abierto y estamos esperando que opine sobre él el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que al final es el que nos acaba dando la razón en todo, aunque nos llegue con muchos años de retraso.

Mientras tanto, un juez de Igualada (Barcelona), le ha echado un par de pelotas al asunto y ha dictado hace poco una sentencia en la que el BBVA debe pagar al cliente los 5.500 euros que tuvo que en su día abonó por los impuestos.

En este caso el juez ya no entra a valorar si la cláusula es nula o no, sino que como se ha declarado abusiva por el Tribunal Supremo, entiende que en una cláusula abusiva no puede ser que el cliente pague unas cosas sí y otras no; como es abusiva, el cliente no paga nada, por lo que tiene derecho a que ahora el banco le devuelva también lo que pagó de impuestos.

Este juez se ampara en que hay una normativa europea, que entiende por encima de la sentencia del Tribunal Supremo, ya que las leyes europeas prevalecen ante las españolas. Según esta norma si una cláusula se declara nula, el cliente no tiene por qué pagar nada de lo que diga esa cláusula.

Además este juez opina que no puede haber una cláusula que nos obligue a pagar todos los gastos de la hipoteca, ya que eso son deja en claro desequilibrio y desventaja con el banco. No es justo que nosotros paguemos todo y el banco no asuma ningún coste, siendo el máximo interesado en escriturar la hipoteca de forma pública, o sea en apuntarla en el registro y firmarla ante notario, por si luego dejamos de pagar y embarga el piso.

¿Y esto por qué nos importa? Porque, aunque el BBVA todavía puede recurrir y llegar al Tribunal Supremo para que le dé la razón, este juez de Igualada abre una brecha importante que nos da esperanzas a que algún día todos los bancos tengan que devolver el dinero de todos los gastos, incluidos los impuestos, y no sólo de una parte como ocurre ahora.

Como suele pasar, se terminará haciendo lo que se decida en Europa, en concreto en el TJUE, aunque eso tarde años en suceder y aún más en que la banca devuelva el dinero. Si no mira cómo está lo de la cláusula suelo, que a estas alturas las personas afectadas no han recuperado todavía toda la pasta y eso que el tema es más antiguo que la tos: la batalla comenzó cuando bajó el Euríbor y la primera sentencia del Tribunal Supremo se dictó el 9 de mayo de 2013, hace 5 largos años.

Santander entra con prudencia en la guerra hipotecaria

Nuevos movimientos de ataque

Dijo que no entraría en la guerra hipotecaria… Dijo que lo del BBVA era una locura… Dijo que no bajaría su hipoteca pero… Ha sucumbido. El Santander acaba de lanzar una oferta a Euríbor + 0,79% para competir con el BBVA, su máximo rival en España, que hace un mes rebajó su préstamo hipotecario a Euríbor + 0,89%.

El Santander no quería entrar en la guerra de precios por dos motivos: dijo que el BBVA era imprudente al volver a dar hipotecas por el 100% (sólo lo hace en algunos casos) y le parecía una locura competir bajando precios porque eso les rebaja los márgenes de ganancias con las hipotecas.

Pero, como apenas dan intereses por los depósitos, la banca ve las hipotecas como la mejor salida, casi la única, para volver a ganar dinero. O como mínimo para asegurar ciertas ganancias. Todavía se cancelan más hipotecas de las que se firman y estas nuevas no son por importes tan altos como las antiguas. El dinero que debemos a los bancos baja cada año y, por primera vez en meses, en marzo bajó la firma de hipotecas.

Sumado a que los diferenciales del boom están casi todos por debajo del 0,50% (porque también hubo guerra feroz de precios en ese momento), la mayoría de hipotecas actuales dan pocas ganancias a la banca, que busca captar nuevos clientes rebajando los diferenciales.

Pero mucho ojito: no todo son los diferenciales. Detrás de ese Euríbor + 0,79% está una vinculación de ingresar como mínimo 1.200 € al mes de nómina o 600 € de pensión (hasta aquí bien, es asequible), seguros y también que sólo da este diferencial si como mucho te presta el 60% del valor del piso, además de comisiones por amortizar y un interés fijo el primer año.

Es una jugada inteligente. Lanza un diferencial muy llamativo que sólo da a quien tenga ahorrado como mínimo la mitad de lo que valga la vivienda (40% de la entrada y 10% de gastos aproximadamente).

Aún así, es una gran hipoteca si, por ejemplo, tienes ese dinero ahorrado, vendes un piso para comprar otro y necesitas máximo el 60%, o si tu familia te deja tanto dinero como para necesitar que el banco sólo te preste la mitad o un poco más. A quien no cumpla estos requisitos también le puede dar la hipoteca, pero con otras condiciones que pasan por subir el diferencial y encarecer la cuota mensual.

Santander no es el único que ha movido ficha. Abanca, Liberbank e Ibercaja también han mejorado sus hipotecas. El primero ha rebajado su Hipoteca Mari Carmen a Euríbor + 0,99% y fijo del 1,45% el primer año; su punto fuerte sigue siendo que pide ingresos mínimos 600 € al mes. Mientras que Liberbank ha rebajado a Euríbor + 0,89% con 1,75% el primer año y medio, Ibercaja tiene la Hipoteca Ideal a Euríbor + 0,90% con 1,50% fijo el primer o dos primeros años.

ING, Bankinter y Bankia no tardarán en responder, aunque la de Bankia es sin intereses fijos al principio, sin vinculación ni comisiones, lo que al final hace que el Euríbor + 1,20% no resulte tan alto. Podríamos pensar que trasladan la guerra de precios del tipo fijo al variable porque creen que subirá el Euríbor, pero lo cierto es que más que esto es que necesitan captar nuevos clientes como sea.

El Euríbor cierra mayo estancado en el -0,188%

La cosa sigue muuuuy en calma…

Confirmado que el Euríbor está estancado. En lo que va de año no se ha movido entre el -0,188% y el -0,192% en las cotizaciones diarias y en una franja mucho más estrecha en los cierres mensuales.

El Euríbor, que acaba de cerrar mayo en el -0,188%, sólo un poquito por encima que en abril, lleva desde noviembre despidiendo los meses entre el -0,189% y el -0,191%, lo que hace que la progresión sea lineal por primera vez en más de 10 años.

Esto explica por qué quienes revisen la cuota semestral de su hipoteca con el Euríbor de mayo encontrarán con que de media sólo sube 1 € al mes. Es porque el Euríbor en noviembre del año pasado cerró exactamente en el -0,189%, casi la misma cifra que ahora en mayo.

En cambio, quienes revisen su hipoteca de manera anual notarán una pequeñísima rebaja media de 1 € (12 al año), la más raquítica hasta ahora. Sucede así por el estancamiento que sufre, lejos de la progresión alegre de bajada que traía hasta hace medio año.

El estancamiento del Euríbor significa que la banca está muy conservadora esperando a ver qué hace el Banco Central Europeo (BCE) a partir de septiembre, cuando termina el programa de compra de deuda de países de la zona euro. Si acaba, como está previsto, el Euríbor empezará a subir muuuy lentamente. Si lo prolonga, como ya se rumorea que puede ocurrir, lo más probable es que el Euríbor siga estancado en esta frontera del -0,20% hasta que el BCE acabe con este programa, llamado QE, o suba los tipos de interés.

Los tipos de interés son el precio del dinero, o sea el interés que cobra el BCE por prestarles. De él depende el Euríbor, que es lo que se cobra la banca por prestarse entre sí (bueno, lo que dicen los bancos que se cobrarían… Es especulación, no cifras reales). Y lo que se presta la banca depende de a cuánto consigue comprar dinero en el BCE.

Ahora mismo el BCE les cobra un 0,40% por guardarles el dinero, porque quiere que fluya, no que lo guarden. Mientras eso no cambie y el precio del dinero siga en el 0%, es poco probable que suba el Euríbor. Para la banca es una pesadilla porque les hace ganar menos dinero, especialmente con las hipotecas de hace 15 años, que tienen diferenciales por debajo del 0,50%. En cambio, para los clientes es una bendición que les regala las cuotas más baratas de su vida, algunas a cero interés en el caso de los diferenciales iguales o inferiores al 0,19%.

La previsión es que lo que queda de año siga estancado o suba ligerísimamente. En 2019 se espera que puead volver a positivo, aunque seguro que la previsión se retrasa nuevamente, como lleva pasando un par de años. Igual que se cree que en 2020-2021 volverá a positivo, en torno al 0,20-0,50%, pero está por ver. Ahora se dice que el Euríbor estará en el 1,5% durante las próximas décadas… Y los bancos lo saben, por eso se empeñan tanto en el tipo fijo.

Dependerá de si la economía crece como mínimo al 2%. Mientras no sea así el BCE dejará los tipos de interés en el 0% y los hipotecados seguiremos tan felices y contentos con cuotas mínimas que podrían estabilizarse si la economía sigue tan estancada como el Euríbor.

Mejores hipotecas junio 2018

mejores hipotecas junio 2018¿Buscando hipoteca para comprar piso durante el verano? ¿Lo quieres dejar todo atado antes de las vacaciones y firmar después?

En cualquier caso nosotros te ayudamos porque cada mes estudiamos más de un centenar de préstamos hipotecarios ofreciéndote un análisis del panorama y un listado con las 10 mejores hipotecas a interés variable y las 3 más destacas a tipo fijo.

La guerra de hipotecas ha vuelto al tipo variable. No se nota tanto como antes, pero aquí está. Que BBVA bajara el diferencial al 0,89% ha hecho reaccionar a entidades como Liberbank, que ha colocado el de su Hipoteca Ahora en el mismo precio; eso sí, con un interés fijo el primer año y medio del 1,75% (un 0,20 menos que antes).

Y pasa como con el préstamo rompedor del BBVA, que no va dirigido a personas con especial posición social, laboral ni económica, sino que con ganar 2.000 euros al mes entre todos los titulares es suficiente. Lo malo es que cobra comisiones por amortizar y cancelar anticipadamente y exige bastante vinculación, incluidas tarjetas de crédito para todos los titulares y una compra mínima de 1.500 € al año, así como un plan de pensiones con aportación mínima anual de 600 €.

Además, si el Euríbor está en negativo, te aplicará cero, no lo restará del diferencial como sí hacen otras entidades. Liberbank es una de las que aplica esta llamada cláusula cero e incluso te obliga en la notaría a que lo copies de tu puño y letra y lo firmes, para que un juez no te dé la razón si reclamas en el futuro.

Aunque el Santander y otras entidades creen que esta guerra de precios es una locura porque es dar hipotecas a márgenes comerciales bajos (eso indica que tenemos Euríbor bajo para rato), es probable que alguna entidad más rebaje sus precios, manteniendo el interés fijo el primer año. El Euríbor no acaba de subir, está estancado en torno al -0,190%, y parece que tardará más de un año en volver a positivo y al menos 3 años en crecer hasta el 0,20%.

También entra nueva la ¡Hip Hip Hipoteca! de Caja Rural Granada, que con este simpático nombre ofrece Euríbor + 0,99%, sin comisiones y con muy poca vinculación, prestando hasta el 80% a 30 años.

En el tipo fijo, la guerra está más parada, aunque se sigue moviendo. Aquí es donde la banca ha cambiado más de opinión en el último año, subiendo y bajando los intereses según creía o veía que el Euríbor iba a subir o, definitivamente, no cumplía con la subida anunciada.

Las mejores este mes están en Liberbank, con 1,90% a 20 años. Bankinter ofrece un 2,20% también a 20 años y su proyecto online Coinc baja al 2,15% por el mismo periodo, con la ventaja de que no pide vinculación ni cobra comisiones, y la desventaja (o ventaja, según se mire) de que su gestión es totalmente por Internet, excepto la firma en la notaría.

 

Hipoteca Interés Capital Máximo Plazo Comisiones / vinculación
BBVA. Hipoteca Variable Euríbor + 0,89% 100% 40 años SI / 3 productos
Coinc. Hipoteca Variable COINC Euríbor + 0,99% 80% 30 años NO / NO
Openbank. Hipoteca Open Euríbor + 0,99% 80% 30 años NO / 1 producto
ING Direct. Hipoteca Naranja Euríbor + 0,99% 80% 40 años NO / 3 productos
Liberbank. Hipoteca Ahora Euríbor + 0,89% 80% 30 años SI / 4 productos
Ibercaja. Hipoteca Ideal Euríbor + 0,95% 80% 30 años NO / 3productos
Kutxabank. Hipoteca Variable Euríbor + 0,90% 80% 30 años SI / 5 productos
Banco Cooperativo Español. Hipoteca Te lo mereces todo Euríbor + 0,95% 80% 30 años SI / 4 productos
Caja Rural Granada. ¡Hip Hip Hipoteca! Euríbor + 0,99% 80% 30 años NO / 2 productos
Bankinter. Hipoteca Variable Euríbor + 0,99% 80% 30 años SI / 4 productos

Las verdades a medias de la hipoteca de Villa Flauta (II parte)

Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo

Como decíamos el lunes, la hipoteca de los líderes de Podemos y diputados, Irene Montero y Pablo Iglesias, está llena de contradicciones, puntos ciegos y medias verdades.

Una de ellas es que con los ahorros que ambos declaraban no da para pagar la entrada de la casa, la reforma y los gastos de compraventa (por encima de los 80.000 euros) y que aún le queden a él 100.000 euros y a ella 38.000, según su propia declaración de bienes hecha al Congreso el pasado 10 de mayo, un día después de comprarse la casa, y comparándola con la declaración inicial en 2016.

Por no hablar de que alguna vez subirá el Euríbor… Que sí, que está muuuuy bajo, que tardará mucho en subirnos las cuotas… Pero la hipoteca es a 30 años y por cada 0,50% que suba el Euríbor, la cuota se les incrementará en aproximadamente 140 euros al mes; cuando el Euríbor llegue al 2% pagarán 2.350 euros.

Como la cuota no debe ser superior a un tercio de los ingresos, deberían ganar entre los dos al menos 7.050 euros al mes, pero eso no será problema si siguen siendo diputados, porque sólo ella gana 80.000 y él gana lo mismo entre el Congreso y sus trabajos por cuenta propia. ¿Lo malo? Que se convertirán en lo que critican.

¿Pero qué fue de aquello de cobrar como mucho tres veces el salario mínimo interprofesional o sea 29.000 euros en 12 pagas?  Está visto que cuando le gente tiene pasta, se vuelve casta… ¿Y pura?  Y otro dato: han elegido a tipo variable, así que esto nos confirma que es la mejor opción, de lo contrario hubieran elegido tipo fijo.

Eso sí, hay hipotecas mejores… Sin ir mas lejos la de ING, a Euríbor + 0,99% donde Pablo tiene sus cuentas. Si la hipoteca no tiene un buen diferencial y podría ser mejor, nos confirma que elegir Caja de Ingenieros es un guiño a que es donde llevan las cuentas y que, por otro lado, es el único que les iba a hacer la gran excepción de darles más del 80% de una casa con un precio tan alto.

Es la hipoteca que más se ha comentado de todas las de los políticos. De hecho no siempre se sabe quién se compra una casa, ni dónde está, ni cuánto le cuesta… Ni cómo es la hipoteca.

Pero como Podemos siempre se ha posicionado tan del lado de la gente de a pie y la gente de a pie nunca se podría comprar una vivienda semejante excepto premio gordo de la Lotería de por medio, y también hay tantos partidos y gente que les tienen tantas ganas, que su hipoteca se ha convertido en la Hipoteca Nacional, y la vivienda en un tema de debate, críticas, defensas, chascarrillos y memes de WhatsApp. Y tú… ¿qué piensas de todo esto?

Las verdades a medias de la hipoteca de Villa Flauta (I parte)

De indignados a indignarnos

Villa Flauta… No se me ha ocurrido a mí, pero llamar así a la nueva vivienda de los líderes de Podemos, Irene Montero y Pablo Iglesias, está a caballo entre la pura verdad y la ironía más fina y cabreada.

Mucho se habla de la hipoteca de esta casa en Galapagar (Madrid), que han comprado por 615.000 € o 660.000 €, no se sabe seguro, con los sueldos de diputados que cobran, más lo que Pablo Iglesias se embolsa al año por otras participaciones en medios de comunicación y venta de libros y que pasa de los 40.000 €. Aun así, cada uno declara un sueldo algo superior a los 80.000 euros anuales, o sea algo más de 160.000 euros entre los dos.

Si la casa de verdad hubiera costado 615.000 €, no puede ser que les hayan prestado 540.000 euros porque eso es más del 80% de lo que vale la vivienda. En el caso de que haya costado 660.000 euros, que es lo más probable, tampoco han recibido el 80%, sino una cifra superior.

La entidad que les ha dado la hipoteca, Caja de Ingenieros, no ofrece en su web ningún préstamo por encima del 80%, porque es una práctica peligrosa para un banco ya que supone un alto riesgo de que no le paguen. Ellos han firmado la Hipoteca Hogar, con un interés fijo el primer año del 1,5% y de Euríbor + 1,25% el resto del tiempo.

Con estos intereses, la cuota del primer año no es de poco más de 1.600 euros como han dicho, sino de 1.863,64 €. Cuando sea Euríbor + 1,25%, pagarían 1.736,85 €, contando con que el Euríbor siguiera como ahora, cosa que probablemente ya no ocurra porque haya subido un poquito.

¿Por qué mienten sobre una cosa así…? Si van de honestos y transparentes es mejor decir la verdad sobre todo desde el principio. Incluido que Podemos tiene cuentas en Caja de Ingenieros y eso les ha ayudado a este más que evidente trato de favor y salto de normas.

Cierto es que ningún otro político da explicaciones de lo que se compra, por qué elige ese lugar, cuánto paga de hipoteca… Lo pone en la web del Congreso como todos y ya está. Pero como es una casa tan alejada del espíritu del 15M, ha levantado ampollas porque suena incoherente. Digan lo que digan es contradictorio a más no poder criticar la compra de estas viviendas y luego hacerse con una, además con medias verdades y ayudita bancaria.

También sorprende que el banco, además de darles más del 80%, les haya prestado tanto dinero siendo diputados que dependen de ser elegidos para cobrar. Es verdad que son los primeros de su lista política y que raro es que no salieran en próxima elecciones, al menos ellos dos. Pero 30 años es mucho tiempo y no son profesiones tan estables como para hacer una excepción. Y, si lo son, se convierten en otros profesionales más en vivir de la política, como todos contra los que van.

Lo típico de dale a Manolito un carguito y verás qué bonito. Pues eso. El miércoles seguiremos analizando esta controvertida hipoteca, de la que no se dice toda la verdad o sino ponte a echar cuentas en nuestro simulador con la información que ya se sabe… Mira qué buena idea, deberíamos enseñárselo para que simulando su operación aprendan a disimular un poco mejor o más bien a decir la verdad. Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.