Archivo de la etiqueta: inversión

Amortizar hipoteca: lo más rentable para invertir los ahorros

Amortizar hipoteca como forma de ahorrar

Una forma inteligente de ahorrar dinero

Los tipos de interés en el 0% y el Euríbor en negativo (cerró agosto en el -0,048%) hacen que amortizar hipoteca sea lo más rentable para las familias que compran a crédito su casa.

Antes, cuando había depósitos a altos tipos de interés, cuando la Bolsa vivió buenos momentos o cuando había productos que te daban bastante dinero por meter los ahorros, las familias no se planteaban tanto amortizar hipoteca como ahora.

Y eso que existía la desgravación, que puede dar a cada unidad familiar hasta 1.356 € en cada campaña de la Renta (hasta el 15% de 9.040 €) o el doble si los titulares de la hipoteca presentan Declaración individual en vez de conjunta.

Este chollo fiscal, que deberían recuperar para incentivar la compra de vivienda y aliviar a las familias de cara a futuras subidas de la hipoteca, ya no existe para quienes hayan comprado piso desde enero de 2013. Sin embargo aún quedan bastantes préstamos que sí se pueden desgravar, lo que supone un aliciente más a la amortización.

Amortizar ahora mismo hipoteca supone un gran ahorro y una gran inversión. Ningún otro producto produce ahora esta rentabilidad. Además de ganar dinero con la desgravación fiscal, si se tiene, se reducen los intereses totales a pagar, siempre que se amortice en plazo.

Lo ideal es esto, excepto que no se pueda asumir la cuota mensual, caso en el que lo más prudente es reducir cuota, aunque eso suponga pagar más intereses. Más atractivo todavía es amortizar si no se tiene comisión.

Hasta ahora es un máximo del 0,50% los cinco primeros años y un 0,25% el resto del tiempo, si bien hay préstamos con el 1% -algo típico en los años del boom- y otros que no tienen. Estas comisiones van a abaratarse en cuanto España forme Gobierno e incorpore una directiva europea que reduce la comisión por amortización anticipada. Amortizar reduce la media de pago de la hipoteca. Si hace un par de años se tardaban 21 años de media en pagar el préstamo, la cifra a bajado a 13 años.

El dinero que se debe a los bancos se ha reducido a la mitad en lo que llevamos de crisis. Mientras que en 2008 las familias debían por su casa alrededor de 1,2 billones de euros, la cifra ha bajado a principios de este año a 521.000 millones, según el Banco de España.

Son 25.000 millones menos que un año antes, fenómeno que se explica por varias cosass. Una es que se firman menos hipotecas que antes, lo que hace que las que hay vayan poco a poco pagando el dinero pendiente. Otra es que las hipotecas más antiguas ya pagaron más intereses al principio y, a medida que avanza el tiempo, pagan más capital y por tanto reducen su deuda.

Pero además amortizan. La firma de hipotecas por fin se recupera. Lleva más de dos años seguidos subiendo así que, aunque no compensa del todo las hipotecas que se terminan de pagar, sí que aumenta el saldo que debemos en conjunto a los bancos. Casi la mitad de los hogares han terminado de pagar su hipoteca, cifra que aumenta entre los mayores de 50 años.

Ganadores y perdedores del Euríbor bajo

Dos caras de la misma moneda

Dos caras de la misma moneda

Las cuotas de las hipotecas, especialmente las firmadas hasta los primeros años de la crisis, están más baratas que nunca y se prevé que sigan así, al menos mientras el Banco Central Europeo (BCE) no toque los tipos de interés.

Tipos de interés que actualmente están en el súper mínimo histórico 0,05%, que es casi como conseguir dinero sin pagar intereses. Además de esto, para reactivar la economía, el BCE se ha liado a comprar deuda de los países de la zona euro y ha puesto a disposición de los bancos una barra libre de dinero a cero interés.

Los tipos de interés tan bajos son buenos para los que tienen hipotecas firmadas antes de 2010 y no tan buenos para los que han contratado desde entonces. A saber, los diferenciales estuvieron por encima del 2% hasta hace año y medio. Ahora por fin han caído de la nueva barrera psicológica del 1%, si bien es una propuesta más efectista que real, porque los bajos diferenciales esconden una alta vinculación, sobre todo en el caso de Bankoa, Kutxabank y Cajasur (todas entidades con hipotecas a Euríbor + 1%) y menos en el de Liberbank (Euríbor + 0,99%).

Los tipos de interés bajos traen de la mano un Euríbor por los suelos, que ha cerrado abril en el increíble y nunca visto 0,18%. Esto propicia que las nuevas hipotecas tengan un interés fijo durante el primer año o más. Antes esto era raro en una hipoteca a interés variable; ahora es el pan nuestro de cada día, excepto en casos raros como la Hipoteca Naranja de ING, a Euríbor + 1,29%, actualmente una de las mejores

El Euríbor tan bajo también fomenta que los diferenciales se sigan manteniendo altos en comparación con los que se veían antes de la crisis, cuando Euríbor + 0,50% era lo más normal del mundo y Euríbor + 1% un horror de hipoteca. Un diferencial alto significa un mayor reto de pago en el futuro, cuando el Euríbor suba del 1% e incluso se sitúe en el 2% y 3% con los años.

Los tipos de interés bajos también perjudican a los ahorradores, que ven cómo casi no les dan un duro en intereses por meter su dinero en un depósito o en una cuenta remunerada. De ahí que se haya reactivado la compra de pisos, pagándose dos de cada tres al contado. Las grandes empresas, que suelen comprar Deuda del Estado, también salen escaldadas porque en parte salen adelante por el dinero que obtienen invirtiendo sus ganancias, que ahora no consiguen aumentar mucho porque no hay productos financieros que den una buena rentabilidad.

 

Comprar un piso sigue pareciendo lo mejor para invertir

Y vuelta la mula al trigo

Y vuelta la mula al trigo

No es que esté la cosa para ahorrar mucho, no, pero a la mayoría de quienes consiguen juntar unos pocos euros les ronda invertir en un piso.

El 66% de los que contestaron una encuesta online de la inmobiliaria Look & Find piensa que la mejor inversión para su dinero es comprar una vivienda, frente al 21% que apostaría por acciones y fondos y al escaso 13% que se decantaría por un depósito.

Las causas para tanto optimismo y despilfarro son que el precio de la vivienda en España ha bajado desde 2006 una media del 35%, los diferenciales han caído del 2%, aunque todavía no hay condiciones en las nuevas hipotecas para tirar cohetes, y el país parece lentamente se arrastra hacia la recuperación económica.

Con tanta promotora quebrada, los bancos venden pisos para los que dan algunas hipotecas. Aun así, el 26% de los que quieren comprarse una casa creen que es mejor esperar un poco más. Y aciertan.

Me flipa que esto pase con lo reciente que tenemos la burbuja inmobiliaria. Es como si se hubieran olvidado de que hace justo 6 años el Euríbor llegó a su máximo y ahogó a muchas familias con cuotas hipotecarias por encima de los mil euros mensuales.

Supongo que algunos quieren puramente especular a la vieja usanza, sobre todo ahora que -al estar el Euríbor taaaan bajo– los depósitos no te dan apenas intereses y parece mejor lo malo conocido que lo peor por conocer.

Otros simplemente buscan comprar la primera vivienda o cambiarse. La mentalidad de compra sigue fuertemente arraigada, como demuestra que el 20% de los que están de alquiler lo hace porque no se puede meter en un piso.

Que no se flipen tanto porque no es lo mismo la recuperación económica del país que encontrar trabajo (o no perderlo) y que la economía en casa vaya tan bien como para cambiar ladrillos por ahorros.

Una cosa es querer comprar un piso y pensar que es la mejor opción para invertir y otra muy distinta tener ahorros  y finalmente gastarlos en eso. Aunque esta encuesta me parece más que nada una declaración de buenas intenciones, tampoco podemos perder de vista los resultados.

Dejan aflorar los pensamientos de mucha gente, que lejos de aprender algo del pasado más cercano, vuelve a pensar en la vivienda como lo más rentable , sin calcular que eso puede generar otra burbuja inmobiliaria. Y, bueno, ya que la gente no lo piensa, el Gobierno debería hacer algo al respecto, algo que impida vivir otra burbuja.

Desde la OCDE le dicen constantemente que se cargue la desgravación de la vivienda, pero no sé yo si eso será suficiente. Comprar y vender en el mismo año está penalizado con altísimos impuestos y algo se fomenta el alquiler, aunque ni de lejos lo necesario para que se produzca un cambio de mentalidad. Y tú qué… ¿También fantaseas con comprarte un piso y vivir de las rentas?

Inversores buitre especulan con pisos que tienen deudas hipotecarias

Hay mucho buitre al acecho, esperando una oportunidad para aprovecharse de la desgracia de los demás

Hay mucho buitre al acecho, esperando una oportunidad para aprovecharse de la desgracia ajena

Como los desahucios han aumentado un 250% con la crisis, la especulación inmobiliaria ha resucitado en forma de inversores buitre que compran pisos de gente a la que se los van a embargar, para luego venderlos y sacar dinero con la operación.

No son necesariamente multimillonarios, pero sí gente con pasta que para invertir y ganar dinero está comprando a tocateja los pisos de familias con deudas, que prefieren malvender antes que entregárselo al banco y encima seguir debiéndole dinero.

Estos inversores, que se ganan la vida de manera legal pero nada ética, insisten en comprar el piso por la mitad de su valor, lo que pocas veces cuela. Otras, le ofrecen un 20% menos de lo que vale y luego ellos lo venden por un 20% o 30% más.

Pueden ganar decenas de miles de euros en un año, o perder algún que otro dineral también, pues una de las fórmulas es ofrecer un adelanto de dinero al propietario, que sigue conservando su piso, con el compromiso de que se lo venden en un mes y, si no lo consiguen, el dueño se queda con esa señal que puede estar en torno a los 10.000 pavos.

Algunos de estos buitres son los mismos que ya especulaban cuando se reventó la burbuja inmobiliaria, tuvieron que dejarlo y han vuelto a las andadas. Otros nunca lo han dejado y otros vienen del sector del ladrillo tras haberse quedado en paro.

Su mayor competencia son los bancos, que tienen la llave de muchos pisos embargados y la de la hipoteca necesaria para que alguien los compre. Su mayor riesgo, comprar un piso al que no le dan el pase (no consiguen venderlo), como dicen en la jerga inmobiliaria.

Es la nueva especulación post-burbuja. Parece que en España no se sabe vivir sin especular con algo tan básico y fundamente como la vivienda. Esto debería estar prohibido y es fácil de perseguir porque suelen poner anuncios por internet o en plena calle.

Los que no quieren caer en las garras de estos buitres o en las de los otros buitres que son los bancos, tienen otras opciones. Una es negociar con el banco alargar el plazo de la hipoteca para abaratar las cuotas. Pagando menos durante más tiempo se puede salvar el piso del embargo.

La entrega del piso a cambio de cancelar la hipoteca (dación en pago) es una opción legal que muy pocos bancos están aceptando, que sí están apostando más por dejarte un tiempito sin pagar, refinanciar todas tus deudas e incluso ayudarte a vender el piso a otro porque embargarlo ya se ha convertido en un marrón tremendo.