Archivo de la etiqueta: ahorros

Cómo conseguir una hipoteca por el 100%

Una esquizofrenia de la banca

¿Necesitas una hipoteca por el 100% del precio de la vivienda? Ahora mismo sólo tienes dos opciones, tres si eres funcionario o trabajas para la Administración.

En este último caso, Caja Rural Granada te dará el 100% de un préstamo a Euríbor + 0,99% con un interés fijo el primer año del 0,99%. Privilegios de tener asegurada la nómina durante toda la vida laboral.

Para el resto de los mortales, sólo quedan dos opciones: una es comprarte un piso de esos que los bancos todavía tienen el stock, de los que embargaron con la crisis y tienen cogiendo polvo en su catálogo porque aún no han podido deshacerse de ellos.

En ese caso te darán el 100%, aunque tengan que hacer la vista gorda porque no seas el cliente ideal que quisieran tener, no tengas ahorros o tu empleo no sea todo lo perfecto que les gustaría. Ya sabes… Les molan los trabajos estables y con cuanta más antigüedad mejor.

La otra opción acaba de ponerla sobre la mesa el BBVA con su nueva Hipoteca Variable a Euríbor + 0,89%. Un préstamo muy rompedor porque coloca su diferencial donde hasta ahora nadie se había atrevido a hacerlo.

En el 0,89% o por debajo sólo están las hipotecas premium, VIP o selecta, ésas que lanzan pensando en pescar gente con mucha pasta, nóminas super altas o un patrimonio interesante. La Hipoteca Variable del BBVA ofrece lo mismo que los préstamos VIP, pero para gente low cost, dado que como ingresos mínimos sólo pide 600 € de nómina o 300 € de pensión.

También es una hipoteca rompedora porque ofrece hasta el 100%. De entrada en su web pone que hasta el 80%, pero se ha encargado de anunciar en los medios de comunicación que está dispuesto a subir hasta el 100% según el cliente.

Como se trae una esquizofrenia de miedo con esto del 100% porque por un lado anuncia a bombo y platillo que lo da, pero por otro dice que las hipotecas por el 100% son un riesgo y una locura, para salir al paso de las críticas de la competencia, no está dispuesto a dárselas a cualquiera. Imagino que, aunque el mínimo sea que ganes 600 €, para darte el 100% tendrás que ingresar mucho más que eso.

Da los préstamos al 100% porque no quiere perder ningún cliente, por eso pide lo mínimo y oferta lo máximo, para que todo el mundo quepa en sus hipotecas. Si te la dará o no, sólo lo comprobarás si la pides, pero de entrada puedes ir haciendo cálculos.

Cuanto más dinero te presta, más plazo te conviene poner, aunque eso te haga pagar más intereses, por un lado porque alargas el plazo y por otro porque se calcula sobre más dinero. Sabiendo esto, piensa si puedes esperar a ahorrar el 20% de lo que vale el piso y si ya tienes lo de los gastos (alrededor del 10% que todavía se cobra en su mayoría al cliente, a pesar de que el tema está la vía judicial, aún abierto).

Por otro lado, calcula qué pasará si la cuota de hoy te la actualizan con un Euríbor más alto: hasta del 5,39%. ¿Podrías pagar? Si la respuesta es no y pones la hipoteca a más de 20 años, lo mejor es que te lo pienses dos veces antes de pedirla, no vaya a ser que algún día te llegue el agua al cuello y el banco te embargue la casa.

Para apañarte con los cálculos, nuestra página tiene un simulador, y si aún así no lo ves claro, ve al banco y que te haga un estudio. Al final, es quien tiene la última palabra. Así también verás si lo de las hipotecas por el 100% es una realidad o sólo una estrategia de marketing para que más gente se acerque a sus oficinas y le tenga en mente.

De momento consigue que hablemos de él y que en el sector se hayan levantado ampollas. ¿Hipotecas por el 100%? Una locura para el resto de los bancos, excepto que les compres la vivienda a ellos. Y habrá que ver también si el 100% es el valor de tasación (normalmente más bajo) o el precio del piso…

Hipotecas por el 100%: sólo para poca gente y pocos pisos

Sólo para los elegidos

Una hipoteca que cubra todo lo que vale la vivienda es el sueño o la necesidad de mucha gente. Como en la mayoría de los casos no se consigue, muchas personas se rinden y optan por alquilar.

En España ha aumentado mucho el alquiler, pero no porque hayamos cambiado de mentalidad sino porque la precariedad laboral hace que los jóvenes y no tan jóvenes no puedan comprar una vivienda y se vean atados al alquiler mientras ahorran lo suficiente para comprarse un piso.

Qué difícil es ahorrar cuando pagas un alquiler, que además ha subido bastante con respecto a hace unos años. Pero es que, si quieres comprarte una casa, tienes que ahorrar sí o sí, porque los bancos no ofrecen hipotecas por el 100% del valor de piso excepto para algunos casos concretos de sus viviendas o si tienes un perfil económico y laboral muy elevado, que se ajuste a lo que ellos quieren.

¿Y qué quieren? Que tengas mucha antigüedad en el trabajo (si eres funcionario mejor), que al menos ganes 1.800 € al mes o más de 3.000 € si sois dos y que tengas garantías extra. O sea un avalista que responda con su casa, local, etcétera, o que tengas otros bienes con los que responder si dejas de pagar.

Es complicado porque mucha gente necesita hipoteca por el 100% de lo que vale el piso y los bancos necesitan ganar clientes. Las hipotecas se les mueren poco a poco. Cada año desde hace por lo menos cinco, se amortiza más dinero del que se presta, lo que hace que las entidades tengan cada vez menos ingresos por las hipotecas, teniendo en cuenta que, además, el Euríbor lleva dos años en negativo y otros tres en números bajísimos.

Pero han aprendido de lo que pasó antes de la crisis: hace 10 años que no se dan hipotecas por el 100% del piso o incluso por el 110% como se llegó a ver cuando en el préstamo se metían los gastos, los muebles y hasta las vacaciones. Por eso la banca se ha vuelto muy cauta a la hora de dar un préstamo por el 100%, pero eso no quiere decir que no esté dispuesta a hacerlo. Todo depende de quién seas y cuánto pidas.

Cada entidad estudia cada caso. Tienes opciones si, como dije antes, tu perfil económico y laboral está bastante por encima de la media o si eliges un piso de los que aún les quedan por vender, en el famoso stock inmobiliario que parece que nunca termina de desaparecer. También hay que negociar y echarle morro. Ir de banco en banco si es preciso y no rendirse hasta encontrar quien te lo dé, aunque debes ser poco más o menos que VIP para lograrlo.

Si no, lo más a lo que puedes aspirar es a que te dejen hasta el 80% de lo que vale la vivienda, o sea que tienes que tener ahorrado por lo menos el 20% más un 10% adicional por si el banco no corre con todos los gastos de la hipoteca, que no suele ser. Sólo algunos bancos pagan algunas cosas, pero ninguno se encarga del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), lo más caro de todo el pack.

En las hipotecas VIP no es oro todo lo que luce Premium

A los bancos les encanta que tengas dinero

Cuanto más tienes mejor te ven

Parte de lo que voy a contar, quizá todo, te va a indignar o te va a encantar. Depende de cuánto ganes y cómo lo mires… Porque de tus ingresos o de los del conjunto de la familia dependen y mucho las condiciones que te van a dar en la hipoteca. No es lo mismo 600 € o 900 € al mes que meter en casa 2.000 € o 3.000 €.

En función de tus ingresos, tu estabilidad y antigüedad en el trabajo y tus ahorros, el banco te mirará con unos ojos u otros. La lupa te la va a poner encima de todas formas, pero de lo que vea no sólo dependerá que te dé o no la hipoteca sino en qué condiciones lo haga. Aunque no olvides que, salvo préstamos online, puedes y debes negociar.

De ahí que haya algunas hipotecas llamadas VIP o Premium destinadas a los clientes por los que todos los bancos se pelean. Esos que no tienen otras deudas o que, si las tienen, se las pueden ventilar de sobra. Esos que ganan un pastizal al mes y que hace siglos que trabajan donde están, por no hablar de si eres funcionario, entonces por lo general te ponen la alfombra roja.

Sobre todo esos que tienen ahorros y no necesitan más del 80%, aunque tampoco quieren que pidas poco porque cuanto más pides, más rentable eres porque más dinero les das a ganar durante más tiempo, y cuanto menos pides al contrario. Por eso también les hacen tilín los perfiles VIP, porque piden hipotecas altas para casas más caras.

Este tipo de préstamos exige rentas altas y lo mejor que tienen es el diferencial, como por ejemplo la Hipoteca Selecta de Liberbank, a Euríbor + 0,85%, para ingresos de 3.000 € en adelante. Pero aparte de tener un buen diferencial te atan mucho, para ser tan VIP esta hipoteca tiene algunas comisiones y una vinculación muy alta, porque lejos de querer ofrecerte mejores condiciones, con el señuelo del diferencial te quieren pescar y que te ates con más productos que en otras hipotecas con diferenciales sólo un poco más altos, del 0,99% por ejemplo.

Otro caso es la Hipoteca Privilegium VIP del Banco Mediolanum. Por sólo Euríbor + 0,85% exigen un patrimonio mínimo de 350.000 €, de los que al menos 100.000 € deben estar invertidos en la entidad. El caso más claro de hipoteca VIP timo es la del Sabadell, pero es que todas las del Sabadell son malas hipotecas, aquí no se escapa ni la supuestamente mejor. Un fijo del 1,5% el primer año y Euríbor + 1% el resto del tiempo. ¿Eso es VIP? Es Hay mejores hipotecas y no se venden como exclusivas.

Entonces… ¿Interesa ser VIP? Hombre, sí, los ingresos cuanto más altos mejor, pero no necesariamente hay que serlo para conseguir una buena hipoteca ni todas las hipotecas anunciadas como VIP, Premium o similar son mejores que otras que no lo son, que piden menos ingresos y que a veces no te atan con vinculación ni comisiones.

Por ejemplo, la Hipoteca Open de Openbank cobra desde el principio Euríbor + 0,99%, no tiene vinculación ni comisiones y sólo te pide que ganes 900 € si vas solo/a o 1.800 € entre dos personas. En el fondo sale más barato que tener una VIP y aportar 600 € al año a un fondo de pensiones y anclarse al banco con seguros y depósitos.

Las hipotecas VIP de cualquier banco tienen mejor diferencial que el resto de hipotecas de esa entidad, pero no son las mejores de todas las que hay en el mercado. Las mejores no tienen por qué ser para gente con mucho dinero porque tampoco todo es el diferencial, lo ideal es sin vinculación ni comisiones. De todos modos, las hipotecas VIP están de capa caída. Aunque quedan algunas como las mencionadas, no es algo que los bancos promocionen mucho. Es un producto que tienen para captar a clientes con mucha pasta y atarlos más que si les pusieran bridas en las muñecas.

Tuvo su gran momento cuando se daban menos hipotecas y se querían asegurar de que los clientes que pescaban eran muy solventes, pero ahora el foco está en los préstamos a tipo fijo, con los que se retiene a familias con recursos medios, que son muchas más que las otras, y que son las que entre todas consiguen dar a un banco una cartera de clientes que le saque a flote las cuentas del año.

¿Se puede cambiar de piso sin cambiar hipoteca?

No no o non on

Cómo conseguir la llave a una nueva vida

Que si la familia aumenta, que si me voy a vivir a otro sitio, que si me trasladan, que si ya no necesito una vivienda tan grande, que si quiero cambiarme a un piso, que si quiero irme a un chalé… Cada cual sabe los motivos por los que se quiere cambiar de casa.

Al ser en propiedad no es tan fácil ni rápido como si estuvieras de alquiler, aunque éste también tiene sus ataduras porque se firman contratos de entre uno y tres años generalmente.

La mayoría de gente ha comprado su vivienda con hipoteca y, cuando surge esta necesidad o idea de cambio, todavía no ha terminado de pagarla. Entonces surge otra duda… ¿Podré mantener la misma hipoteca y sólo cambiar de casa? ¿El banco me permitirá seguir con el mismo préstamo, pero en vez de ligado a mi casa actual, que sea de la nueva vivienda?

Mmmm, tentador y muy práctico. Pero… Siento decirte que no es posible. Precisamente es la casa la que sirve de garantía al banco si dejas de pagar la hipoteca. Ya sabes que, al tercer mes de no cumplir con el recibo, el banco puede ejecutar la hipoteca, embargar la vivienda (quedársela) y sacarla a subasta (venderla por un precio ridículo y pedirte el resto de la deuda que la venta no cubre).

Por eso el banco no acepta cambiar de vivienda así como así, el banco dio la hipoteca para esa vivienda y no para otra. Hizo el estudio de riesgos para ese piso y no acepta cambios, está todo ante notario y en el registro de la propiedad. Si quieres cambiar de vivienda tendrás que pedir una nueva hipoteca para la nueva casa. Entonces se te ocurre pensar que el banco a lo mejor te daría ahora para el nuevo piso una hipoteca igual que la que te dio para el que quieres dejar.

Las hipotecas de antes, de 8 años hacia atrás, eran mucho más ventajosas, sobre todo por los diferenciales y porque la mayoría incluían menos vinculación. Por no hablar de que algunas de ellas eran Hipoteca Joven, un producto con poca o ninguna vinculacion, sin comisiones, con plazos de hasta 40 años, y diferenciales que ahora parecen de risa, en torno al 0,35%, que hace años que apenas existe.

¿Quién no querría mantener una hipoteca así? ¡¡Yo sí!! Pero la banca no es tonta y, cuando vas a plantear esta situación, te mandan a por naranjas a la China. Las hipotecas de antes les están recortando muchísimo las ganancias, así que, por muy cliente que seas y muy bien que hayas pagado hasta ahora, si quieres una nueva hipoteca será como las actuales, mucho más cara y en peores condiciones que antaño. Aquí puedes negociar un nuevo préstamo lo más ventajoso posible, demostrando tu buen perfil y tus puntuales pagos, o bien irte a otro banco para pedir la nueva hipoteca de la nueva casa.

Existe otra opción: la hipoteca puente, de la que hablaremos en profundidad el próximo día. Consiste en pedir una nueva hipoteca que incluya la deuda que aún debes de tu piso actual y todo lo que necesitas para comprarte otro. Te dejan un tiempo determinado, por ejemplo un año, para vender la casa, saldar la deuda anterior y quedarte sólo con la nueva hipoteca.

Esto era habitual antes de la crisis y durante sus primeros años, pero luego se retiró del mercado porque era demasiado arriesgado para el banco. Los pisos ya no se vendían con tanta agilidad, los precios se desplomaron y corrían el riesgo de que no vendieses en el tiempo acordado y, si dejabas de pagar, perdieras las dos casas.

En resumen: si quieres cambiar de vivienda, tienes dos opciones: conservar la que tienes, alquilarla y seguir pagando la hipoteca con el alquiler que cobres. Mantienes la vivienda, pero te arriesgas a quebraderos de cabeza con el alquiler y necesitas tener un perfil económico y laboral alto, además de ahorrado el 40% del nuevo piso, para que el banco te dé una segunda hipoteca.

La otra opción es vender la casa, cancelar la hipoteca con lo que te paguen y pedir un nuevo préstamo para el nuevo piso. Lo mejor que puedes lograr ahora está en torno a Euríbor + 1%, en el mejor de los casos sólo con domiciliar ingresos y un seguro de hogar.

¿Para qué amortizar hipoteca si ya no puedo desgravármela?

amortizar hipoteca aunque no te la desgraves

Es ahorrar a futuro: mejor en tu caja que en la suya

Como bien sabemos, para las personas que compren o hayan comprado una vivienda desde el 1 de enero de 2013 ya no existe esa maravillosa desgravación fiscal que sí siguen disfrutando quienes tengan una hipoteca firmada antes de dicha fecha y se la hubieran estado desgravando en años anteriores o estén en alguno de estos casos.

Pero esto no significa que no sea atractivo ni importante amortizar anticipadamente. Aunque no te desgraves la hipoteca, conviene adelantar el pago de toda la deuda que puedas porque te quitas intereses de encima.

Ahora el Euríbor está históricamente bajo. Lleva en negativo desde febrero de 2016 y aún le queda al menos año y medio para volver a cotizar en positivo. Esto nos ha regalado las cuotas más bajas de nuestra vida, con los menores intereses que pagaremos nunca jamás.

O incluso sin pagar intereses, en el caso de las hipotecas con los diferenciales más bajos (0,17% – 0,30%), que en uno o pocos meses empezarán a ver cómo del dinero que devuelven al banco con cada cuota mensual sólo hay capital y ya no pagan intereses, porque el Euríbor se espera que cierre octubre en torno al -0 18% y que llegue al -0,30% en 2019.

Con el Euríbor tan bajo se pagan muy pocos intereses o ninguno. ¿Entonces por qué amortizar? Es ahorrar para el futuro, cuando el Euríbor subirá y los intereses serán más altos. Si amortizas ahora, sobre todo si estás al principio del préstamo y lo haces en plazo, bajará el tiempo de pago. Por ejemplo, en vez de quedarte 18 años te quedarán 16 (todo depende del dinero que amortices).

Con esto no sólo habrás ahorrado años de pago sino los intereses de esos años, que serán más altos que los de ahora, y más altos que lo que el banco te daría ahora si metes el dinero en un depósito. Precisamente con el Euríbor tan bajos los intereses que te pagan en los depósitos están también por los suelos. Amortizar ahora es ahorrar a futuro: ahora como pagas menos cuota puedes ahorrar algo y amortizar, luego cuando suba la cuota ya veremos…

Si nunca amortizas, pagarás todas las mensualidades y tooooodos los intereses, que a lo largo de la vida de una hipoteca (fácilmente 20-30 años) son bastantes miles de euros, quizá un par de años de tu sueldo. Compruébalo en este simulador y desmáyate luego. Ten siempre presente que cuanto más tardes en devolver el dinero, más intereses pagarás.

Aunque se tiende a dejar la amortización para finales de año, se puede amortizar en cualquier momento y, si se dispone del dinero, es mejor hacerlo cuanto antes, ya que en el ahorro de intereses en la hipoteca no sólo influye el año en el que se amortiza si no también el mes, como puedes ver en estos simuladores.

Como en España se utiliza el sistema francés, al principio pagamos muchos intereses y al final poquííííísimos (míralo en un simulador), así que cuanto antes amortices más intereses dejarás de pagar en el futuro. La amortización se puede hacer de dos formas: en cuota o en plazo.

En cuota sólo conviene cuando no puedes hacer frente la mensualidad y necesitas rebajarla. Entonces lo que amortizas rebaja todas tus cuotas, para que pagues menos cada mes, pero sigues manteniendo el mismo tiempo de pago que te quedaba antes de amortizar. Si no tienes problemas económicos lo más conveniente es amortizar en plazo para quitarte años o meses de pago de la hipoteca y, por tanto, más intereses.

Antes de amortizar comprueba también si tienes alguna limitación en tu banco, como que por ejemplo no te deje amortizar menos de 1.500 € o que te cobre comisión, algo que ocurre en el 52% de las hipotecas españolas a tipo variable; en el tipo fijo aparece con mayor frecuencia. En caso de tener comisión, no puede ser superior al 0,50% en los 5 primeros años de la hipoteca, y del 0,25% a partir del sexto año.

La reforma de la Ley Hipotecaria que el Gobierno aprobará en breve incluye cambios, impuestos por la Unión Europea: a partir del sexto año ya no se podrá comisión por amortizar anticipadamente. En cualquier caso, al negociar la hipoteca con el banco, antes de firmarla, puedes y debes pactar que no te cobren ninguna comisión, ni ésta ni ninguna otra. Sólo restan dinero a tu bolsillo para sumarlo al suyo.

Si te desgravas la hipoteca, amortiza lo que puedas antes de que acabe el año

A ver, que el tiempo corre...

A ver, que el tiempo corre… hay que ir pensándolo ya

No hay más que ver los lineales de los supermercados y el escaparate de algunas tiendas de ropa para darse cuenta de que se acerca Fin de Año… Cada vez antes, ¡¡por favor!!

Lo bueno es que, si tienes algún dinerillo ahorrado que puedas gastar, aún estás a tiempo de amortizar algo de hipoteca.

La amortización anticipada de un préstamo es adelantar el pago de cierta cantidad de dinero que debes, sin que te lo pida el banco y porque tú quieras. En el caso de las hipotecas tenemos la amortización total (que es pagar todo lo que te queda de hipoteca de golpe), amortización parcial (pagar sólo una parte) y cancelación (has terminado de pagar todo y quieres anular la hipoteca).

La amortización total sólo interesa si vas a vender la casa o no te puedes desgravar la hipoteca y, de repente, te cae tal cantidad de dinero encima (lotería, herencia, indemnización, etc…) que te permite saldar la deuda de golpe, quedándote todavía no con una parte para tener ahorros.

Si te puedes desgravar la hipoteca no te interesa, porque dejas de recuperar un dinerete muy majo que Hacienda te devuelve cada primavera: hasta el 15% de 9.040 €, o sea que cada año te pueden devolver hasta 1.356 € siempre que te hayan retenido por lo menos eso en IRPF a lo largo del mismo año.

La amortización parcial también conviene si te puedes desgravar la hipoteca, algo que sólo ocurre si te compraste la vivienda antes del 1 de enero de 2013 y estuviste desgravando la hipoteca en declraciones de años anteriores.

Conozco gente que ahorra durante el año y, antes de que termine, o sea entre ahora y Nochevieja, amortiza de golpe un montón de dinero. Los más afortunados llegan a los 9.040 € (18.080 € si son dos titulares), y lo hacen así pícaramente para llegar al límite máximo que se pueden desgravar en la siguiente Declaración de la Renta.

No quiere decir que tengas que amortizar 9.000 € ó 18.000 € sino que ése es el máximo que te puedes desgravar. En esa cifra también se incluye lo que pagas en cuotas mensuales durante el año, tanto el capital como los intereses.

Por ejemplo, si de cuota pagas 500 € al mes, entre capital e intereses, al año son 6.000 € de hipoteca. Si eres la única persona titular sólo puedes desgravarte hasta 9.000 €, o sea que puedes amortizar 3.000 € más. Si sois dos, podéis amortizar hasta 12.000 € más.

¿Se puede amortizar más? Sí, pero ya te conviene esperar a enero, para desgravarte la cantidad al año siguiente, ya que en este año no te desgravaría más del tope mencionado (9.000 € si la hipoteca tiene un titular y 18.000 € si son dos).

¿Se puede conseguir una hipoteca con más de 60 de años?

No todo es cuestión de tiempo

No todo es cuestión de tiempo

Hace poco, una vecina me preguntaba si ella podría pedir una hipoteca con su hija cuando a ésta le hagan contrato fijo y aumente sus ingresos. Mi vecina tiene 67 años y una pensión que no llega a 1.000 euros. En este caso lo delicado no son tanto los ingresos, ya que su hija ganaría unos 1.400 € con el nuevo contrato estable, me dijo, sino su edad.

La banca no quiere que, al terminar de pagar la hipoteca el mayor de los titulares tenga más de 70 ó 75 años, por lo que la solución sería que su hija pidiera la hipoteca sola o que, dada la edad de mi vecina, el préstamo tuviera un plazo máximo de 3 u 8 años.

En su caso ninguna de las opciones es viable porque no tienen ahorros, los bancos sólo prestan hasta el 100% del valor del piso si es para uno de sus inmuebles (y ellas quieren comprar la casa en la que viven de alquiler) y en 8 años no pueden pagar un piso entero con esos ingresos.

Pero no todos los casos son iguales… Sí se puede conseguir una hipoteca siendo mayor de 60 años. Es difícil, pero no imposible. Para que te den cualquier hipoteca debes tener al menos el 20% de lo que vale la vivienda y algo menos del 10% para los gastos de la compraventa y los de la hipoteca, que ya se comparten en algunos bancos pero que aún se cargan en gran medida al cliente.

También debes tener ingresos estables, cuanto más altos mejor. En ese sentido, una pensión es algo seguro -al menos de momento-, da confianza al banco. No baja y no desaparece salvo que se muera la última persona beneficiaria, o sea el titular o la pareja que haya quedado viuda. La pensión máxima en España es de 2.527,28 € mensuales y la mínima de 563,80 €.

Con una pensión media, de unos 1.500 €, se podría pagar una hipoteca de 500 € al mes. Si se pide para una primera vivienda y no hace falta mucho dinero porque el resto se pone de lo que se tiene ahorrado o de lo que se obtiene por la venta de otra casa, el banco podría decir sí. Si es para segunda residencia, se puede alquilar la primera y tener más ingresos.

Todo depende también de cuánto valga el piso. No es lo mismo una casa de 400.000 € que una de 100.000 € para la que se piden 20.000 € a 10 años. Porque el tiempo es otro factor… Se puede pedir una hipoteca a 15 años teniendo 60 o se puede pedir una a 10 años teniendo 65, siempre que en cualquier caso no se pida más del 50% de lo que vale la casa y no se dedique más de un tercio de los ingresos a pagar la cuota mensual.

En estos casos, no interesa el tipo fijo, porque no hay tiempo de sacarle partido, la mejor opción es interés variable. La cuota mensual será más alta pero se pagarán menos intereses, porque el plazo de la hipoteca es menor. Dependiendo de la edad de los titulares, podrían ahorrarse también el seguro de vida, ya que las aseguradoras se suelen negar a cubrir a personas mayores de 65 años.

Guía básica de hipotecas: ahorros, intereses, amortización y revisiones

guia basica hipotecas

Lo básico para orientarte

Por segundo día consecutivo, continuamos con el resumen detallado de conceptos básicos que tienes que saber para orientarte en el mundo de las hipotecas. Una enciclopedia que no puede faltar entre tus conocimientos si piensas hipotecarte.

AHORROS. Excepto para pisos de su stock inmobiliario, que puedes consultar en las páginas web, para los que a veces prestan hasta el 100% de su precio, los bancos no dejan más del 80% de lo que vale el piso o del valor de tasación (el que sea más bajo).

El porcentaje baja al 60%-70% para una segunda residencia. Por tanto debes tener ahorrado al menos el 20% de lo que vale el piso. Cuanto más tengas mejor, porque cuanto menos dinero pides prestado, lo puedes devolver en menos tiempo y pagar menos intereses.

INTERESES: ¿tipo fijo, mixto o variable? En las hipotecas a interés variable, se ha impuesto un tipo fijo al principio del que no se apean la gran mayoría de los bancos. Encarece el préstamo un 7% el primer año; se sitúa entre el 1% y el 3% -según el banco- y dura entre 1 y 2 años. Si se alargar más es una hipoteca mixta, que tiene un interés fijo bastantes años y el resto es variable.
También se ofrecen muchos préstamos a tipo fijo, que son más baratos cuanto menor es el plazo. Interesan si te hipotecas durante muchos años, consigues un tipo muy bajo y buscas la tranquilidad de saber que siempre pagarás la misma cuota. De lo contrario, te arriesgas a pagar al menos 2.000 € más que con una hipoteca variable.

REVISIONES. Si el préstamo es variable o durante la parte que sea así, la cuota se revisa cada seis meses o un año, según lo pactado con el banco. Con Euríbor al alza interesa revisión anual, con Euríbor a la baja, revisión semestral. Si la cuota no te cambia al menos una vez al año es que tienes cláusula suelo y debes pedir que la quiten y te devuelvan todo el dinero pagado de más.

AMORTIZACIÓN. Si pagas parte del préstamo antes de tiempo puedes elegir entre amortizar cuota o plazo. Lo primero baja la cuota mensual y está recomendado para gente que vaya ahogada con el pago de la hipoteca. Lo segundo, amortizar en plazo, es mejor porque reduces el tiempo total de pago y, por tanto, los intereses totales y también mensuales. Así cada mes pagarás lo mismo, pero amortizarás más capital porque pagarás más capital y menos intereses que antes. Es una buena opción ante un ingreso de dinero inesperado o como inversión de parte de los ahorros.

Mejores hipotecas para segunda vivienda

Ay, Pepe... Qué caro es veranear en tu casa...

Ay, Pepe… Qué caro es veranear en tu casa…

¿Buscas hipoteca para segunda residencia o simplemente te ronda la idea en la cabeza comprar una casita de vacaciones y quieres saber cómo son? ¡Acertaste! No son exactamente iguales a las de primera vivienda, los bancos endurecen las condiciones.

Básicamente ofrecen las mismas hipotecas, con -casi siempre- el mismo interés, vinculación y comisiones, pero modifican algunos aspectos como el porcentaje de dinero prestado, el plazo para devolverlo o niel de ingresos mínimos.

En vez de prestar hasta el 80%, la cifra baja hasta el 60%-75%, lo que te obliga a tener ahorrado todavía más dinero que si te compraras un piso para vivir todo el año. Y si ya nos cuesta una media de 32 años ahorrar para comprarnos la primera casa, imagina cuánto tiempo tendrás que ahorrar para comprarte la segunda… Quizá tengas ya el dinero ahorrado o has cobrado algo inesperado… Si no está chungo, salvo que encuentres una ganga.

En ese caso tendrás que tener, al menos, el 30% del precio de la casa más entre un 5% y un 10% adicional para los gastos de compraventa. Ya no es un 10% en todos los casos. A raíz del escándalo de los gastos de la hipoteca, en el que el Tribunal Supremo reconoció que BBVA debía anular la cláusula en una hipoteca para no hacer pagar el cliente todo lo que cuestan notaría, registro, gestoría, tasación e impuestos, varias entidades comparten ya estos gastos, si bien deberían aumentar la cuantía y conceptos que ya asumen.

Las hipotecas para segunda residencia tienen plazos más cortos. Mientras que en las de vivienda habitual la cosa puede alargarse hasta los 40 años (siendo 30 lo más habitual), en este caso no dejan estar pagando más de 20 – 25 años. Puedes negociar con el banco o buscar alguno que alargue el plazo, pero ten en cuenta que cuanto mayor sea el plazo más baja será la cuota mensual, pero pagarás más intereses.

La banca también es más exigente con los ingresos mensuales. Piensa que tienes que ganar más dinero que si te hipotecaras sólo para una vivienda habitual porque tendrás que hacer frente a más gastos. Aunque tengas pagada la primera casa, tener una segunda conlleva más pagos al año y, si luego te vienen mal dadas, lo primero que dejarás de pagar es la cuota de la segunda vivienda. En caso de embargo, el banco tiene más difícil vender la casa porque suele estar en un pueblo o un lugar de vacaciones, zonas con menor demanda de compra.

¿Sigues queriendo una segunda hipoteca? Aquí te presentamos las mejores para esta temporada. Recuerda comparar como mínimo 3 ofertas, pedir toda la información y negociar unas buenas condiciones.

 

Hipoteca Interés Capital Máximo Plazo Comisiones / vinculación
ING Direct. Hipoteca Naranja Euríbor + 1,09% 75% 40 años NO / 3 productos
Bankia. Hipoteca Variable Euríbor + 1,20% 60% 30 años NO / 1 producto
Oficina Directa. Hipoteca Segunda Vivienda Euríbor + 1,10% 60% 30 años NO / 5 productos
Bankinter. Hipoteca Variable Euríbor + 1,20% 60% 30 años SI / 3 productos
Santander. Hipoteca Variable Euríbor + 0,99% 70% 25 años SI / 5 productos
BBVA. Hipoteca Variable Euríbor + 0,99% 70% 25 años SI / 5 productos

Los bancos, dispuestos a prestar el máximo dinero

La moda es la finciación a medida: miran cómo eres y te hacen una oferta

La moda es la finciación a medida: estudian tu perfil y te hacen una oferta

La banca se rinde a la evidencia. La gente no tiene pasta y, por tanto, es incapaz en muchos casos de ahorrar el 20% del precio de la vivienda, más el otro 10% que se venía cobrando por los gastos de la hipoteca, que están en entredicho por una sentencia del Tribunal Supremo de diciembre de 2015.

Te preguntan de dónde viene el dinero. No les parece lo mismo que lo hayas conseguido ahorrar tú que si te lo ha regalado la familia.

Se fijan mucho en la capacidad de ahorro y con los salarios a la baja, los empleos inestables o temporales y el paro aún muy alto no es tan fácil lanzarse a la compra de una vivienda, porque a ver quién es el guapo que antes de los 30 años es capaz de tener un empleo estable, bien remunerado, con antigüedad y además ahorros para afrontar la compra de una vivienda. ¡Ja!

Hipotecas por el 100% del precio del piso hace al menos 8 años que sólo se ven para las casas que los bancos acumulan sin vender. Parece mentira, pero casi 10 años después de estallar la crisis inmobiliaria, la banca todavía atesora más viviendas de las que desearía, siguen teniendo portales inmobiliarios, hipotecas especiales y empresas propias para ver si se los sacuden de encima.

Para el resto de hipotecas, la financiación llega hasta el 80% como máximo, por dos motivos. El Banco de España les obliga a provisionar (tener ahorrado) un dinero extra si la hipoteca es por más del 80%, ya que considera que sería un préstamo de riesgo porque dejar más del 80% aumenta las probabilidades de impago. De otro lado, prefieren dar mejores condiciones para que compres sus pisos, y sacárselos de encima de una vez. Los pisos sólo les dan gastos, las hipotecas les dan ingresos.

Aunque hace años que las hipotecas se dan por el 80% del valor del piso o la tasación (el que salga más bajo), las entidades preferían financiar entre el 50% y el 70%, para arriesgarse lo menos posible. Pero se han dado cuenta de que esto sólo está al alcance de quien ya tiene una casa comprada y la cambia por otra, o quien se lanza a por una segunda residencia, o los perfiles VIP o funcionarios -que haberlos, hailos-, con sueldos altos, empleos estables y ahorros de campeonato.

Para los demás, que son mayoría, la banca ha abierto la mano y financian hasta el 80%. Incluso me llegaron a decirí en una sucursal de Bankinter que prefieren operaciones de mucho dinero, ya que hipotecas de bajo importe dan poco dinero. Les resulta más rentable conceder 180.000 € que 50.000 € porque ganarán más en intereses y durante más años, porque por lo general, las hipotecas de mayor importe se pagan durante más tiempo.

Además, ante tanta hipoteca cancelada que no se compensado con hipotecas nuevas, las entidades tienen necesidad de recuperar clientes. En la crisis cerraron el grifo del crédito y, como se han dado cuenta de que ganan menos con las hipotecas porque ha bajado la cantidad de dinero prestada, de nuevo se han lanzado al préstamo. Eso sí, sin cometer las irresponsabilidades del pasado.