Archivo de la etiqueta: diferenciales

Devolver dinero de los abusos endurecerá las nuevas hipotecas

El futuro; hipotecas duras como piedras

El futuro: hipotecas duras como piedras

Si los bancos cumplen con su obligación de pagar o  perder dinero por la cláusula suelo, el IRPH, las hipotecas multidivisa, la dación en pago y los gastos de formalización de la hipoteca, buscarán otra vía para recuperarlo.

Subirán las nuevas hipotecas, no os quepa la menor duda. Si ya había terminado la bajada de diferenciales y se estancaron los préstamos a tipo fijo, lo que nos espera es mayor estancamiento de diferenciales, si no subidas, e hipotecas a tipo fijo más caras. La banca ya piensa en aumentar las comisiones y subir el tipo fijo. Así que si quieres firmar una hipoteca, corre ahora porque después será más duro y más caro.

El caso es seguir sacando el dinero a los consumidores, pero ya pueden ir con cuidado porque si se les ocurre implantar alguna forma abusiva o que pueda ser declarada ilegal o nula en el futuro, volverán a dejarse por el camino la reputación y el dinero en los tribunales.

Si el banco asume más riesgos porque no te puede meter dobladas cláusulas que le hagan ganar dinero en caso de que el Euríbor baje, entre otras circunstancias, cobrará por otro lado lo que deja de ganar por aquí.

Debería limitarse esta especulación porque al final se trata de financiar una vivienda, que es un bien básico, e impedir que ganen tantísimo dinero. Deben ganar, lo entiendo, pero que no abusen. Pero como su sed de pasta no tiene límites se buscarán la forma de compensar lo que devolverán a los clientes y tener ganancias.

Deben tener en cuenta que la sociedad en general está empobrecida, que la clase media ha perdido poder adquisitivo durante la crisis, muchos sueldos han bajado y otros no han subido, así que como empiecen a endurecer las nuevas hipotecas se quedarán sin clientes, que es lo que pasó entre 2011 y 2013, cuando dispararon los diferenciales y las condiciones eran tan duras que sólo algunos podían cumplirlas.

Conseguidos esos clientes VIP, por los que se pelearán con uñas y dientes, les queda el resto, entre los que también se encuentran los jóvenes, demandantes de vivienda naturales y formadores de hogares nuevos por naturaleza, que por primera vez en décadas tienen la mente más puesta en el alquiler que en la compra. De un lado no pueden permitirse una vivienda en propiedad y, de otro, prefieren alquilar para dejar la casa cuando quieran ante un trabajo en cualquier parte.

Si llegan a esta situación, seguramente tengan que abaratar los préstamos y competir por nuevos clientes, como hicieron hace 3 años, que con el envejecimiento de la población, la juventud disminuye, así que deberán rebajar sus pretensiones de ganancias. Además, si entre medias se aprueba una nueva ley hipotecaria que proteja a los consumidores, la banca verá que esto ya no es jauja y que el dinero hay que ganarlo en su justa medida y limpiamente. Darán más hipotecas y reabrirán el grifo. El problema es que en esto pueden irse tranquilamente otros 10 años, como los que ha durado esta crisis.

Los bancos necesitan dar hipotecas y lo saben. Nada les da más rentabilidad a largo plazo. Aunque cobren menos intereses que por otros préstamos, tienen atado al cliente durante décadas, cobrándose la deuda lentamente, además de aprisionarlo con seguros y otros productos que, si bien no son obligatorios, te mete por los ojos para que los cojas a cambio de rebajar el diferencial.

Pero esas nuevas hipotecas serán casi seguro a tipo fijo. El variable lo tendrán algunos bancos, pero no lo querrán comercializar, prefieren el fijo, del que convencerán al cliente metiéndole miedo con una posible subida del Euríbor, que algún día se producirá, pero no en tanta medida como para justificar que, como cliente, ahorras con un tipo fijo. Al revés, acabas pagando más sobre todo si te endeudas por debajo de 15-20 años. Pero como es innegable que ahorras sustos y no dependes del Euríbor, muchos querrán agarrarse a la seguridad para saber que siempre pagarán lo mismo.

El precio de las nuevas hipotecas, a punto de tocar fondo

La competición se acaba

La competición se acaba

Aunque la guerra de precios en el tipo fijo está al rojo vivo, no queda mucho margen para que la banca siga bajando el precio de las hipotecas a tipo fijo. Estos préstamos viven una situación histórica: nunca estuvieron tan baratos ni representaron la firma de 1 de cada 4 hipotecas.

El Banco Central Europeo (BCE) mantiene los tipos de interés en el 0% y los dejará así al menos hasta 2018-2019. Se rumorea que seguirá comprando deuda de los países de la zona euro, lo que hará que estos tipos de interés, que no son otra cosa que el precio del dinero, sigan en cero durante años.

Se llama precio del dinero porque es lo que el Banco Central Europeo cobra a los bancos europeos por prestarles pasta. Lo tiene en el 0% para que las entidades se animaran a prestar a sus ciudadanos, ya sean personas o empresas. La cosa tardó en funcionar, pero lo hizo. En octubre de 2013, hace ya 3 años, Bankinter rompió el hielo con su Hipotica, a Euríbor + 1,95%, cifra que ahora nos parece carísima en comparación con el Euríbor + 1% o menos que se puede conseguir en el mercado actual.

Pero el tipo variable se estancó porque el Euríbor cotiza en negativo desde febrero, así que la guerra se ha trasladado al tipo fijo, algo nunca visto en España. Donde había préstamos al 6% ahora hay al 1,20% a 10 años, al 1,40% a 15 años y al 1,70% a 20 años con Liberbank, y por un poco más con Bankinter.

Están por debajo de los diferenciales que se ofrecían hace tres años, y lo mejor de todo es que no son diferenciales, sino el interés final que el cliente pagará durante el periodo elegido. ¡Y siempre el mismo! Lo malo es que como el Euríbor está tan bajo ahora mismo supone pagar de más, y parece que lo supondrá durante años, así que hay que pensárselo muy bien antes de optar por el tipo fijo.

El Euríbor va a estar muy bajo, quizá en positivo, quizá en negativo durante años, dependiendo de cuándo entre finalmente en funcionamiento su nueva fórmula de cálculo. De momento está prevista para el verano que viene, pero ya lleva más de 6 meses de retraso, así que quién sabe cuándo será. Hasta que no se aseguren de que provocará poco impacto en los préstamos ya firmados no lo pondrán en marcha oficialmente.

Los bajísimos tipos de interés no dejan margen a la banca para seguir bajando el tipo fijo, que aunque aún se mantiene en guerra de precios no tiene casi espacio para seguir bajando y dejando a las entidades ganar el dinero que quieren. Así que, si planeas comprar piso, hazlo ya. El precio de la vivienda ha tocado fondo y el de los tipos de interés está a punto de hacerlo, es el mejor momento. El año que viene comenzará a subir el precio de los pisos, sobre todo donde hay más demanda, y el de las hipotecas se quedará igual o aumentará ligeramente para que los bancos tengan margen de beneficios.

La bajada de los intereses fijos augura Euríbor bajo durante años

Dime por dónde vas y te diré qué ocurrirá

Dime por dónde vas y te diré qué ocurrirá

Bankinter y Liberbank han sido los últimos en bajar los tipos de interés fijos de sus hipotecas: al 1,40% y 1,20%, respectivamente, en el préstamo a 10 años,  al 1,60% y 1,40% en 15 años y al 1,90% y 1,70% a 20 años.

La guerra de precios sigue abierta en todas las entidades que quieren captar clientes igual que entre octubre de 2013 y finales de 2015 estuvo al rojo vivo en las hipotecas variables.

Y así seguirá la cosa: la banca continuará compitiendo por ofrecer las hipotecas fijas más bajas mientras congela o aumenta los diferenciales de las hipotecas variables, que en su mayoría (más del 90%) dependen del Euríbor. Precisamente este indicador es el principal responsable de que la banca haya trasladado el campo de batalla al tipo fijo.

Desde febrero cotiza en negativo y la previsión es que siga así por lo menos un año más, hasta que a mediados del año que viene entre en funcionamiento el nuevo método de cálculo del Euríbor, basado en préstamos reales que los bancos se hacen entre sí, en lugar de estimaciones de cuánto se prestarían, que es con lo que se calcula ahora.

El nuevo método de cálculo del Euríbor no se ha puesto todavía en marcha. Las pruebas revelan que la cotización sale positiva y eso podría dar lugar a que se vea el Euríbor como un índice nuevo y eso lleve a la banca a usar el tipo que en el contrato aparece como sustituto, o sea el IRPH, que cotiza por encima del 2%. Esto llevaría a subir las hipotecas en hasta 150 euros al mes, algo que de repente no pueden asumir todas las familias, acostumbradas a cuotas bajas y que en algunos casos han visto mermados sus ingresos.

Frente a quienes afirman que las hipotecas subirán cuando se aplique el nuevo cálculo del Euríbor están quienes defienden que se quedarán como están y que, si suben, será mínimo y asumible. Yo defiendo que hay que guiarse por los movimientos de la banca, que tiene departamentos de estudio que realizan previsiones a corto, medio y largo plazo, con las que trazan su estrategia comercial.

Leamos entre líneas… Cuando la banca previó la bajada del Euríbor se inventó la cláusula suelo para seguir ganando dinero al cobrar intereses más altos de los que auguraba el mercado… Cuando vio que no ganaba dinero porque se cancelaban más hipotecas de las que se constituían bajó los diferenciales… Y ahora que  prevé tipos bajos durante mucho tiempo, congela los diferenciales y apuesta por el tipo fijo, para continuar con las ganancias.

Así que si la guerra está en el tipo fijo es que nos interesa el variable, salvo que vayamos a hipotecarnos más de 15 -20 años. El Banco Central Europeo nos da la razón: mantendrá los tipos de interés que cobra a la banca en el 0%, así que los bancos seguirán consiguiendo el dinero gratis, por lo que no deberían repercutirnos ese coste.

¿Me dará el banco la hipoteca? ING responde en 48 horas

Telehipoteca Exprés, ¿dígame?

Telehipoteca Exprés, ¿dígame?

Los bancos se están dando vidilla en la concesión de hipotecas. No es que todos tengan el mismo interés en conceder préstamos, porque no a todos les urge igual aumentar su cartera de clientes para compensar las hipotecas que se han ido cancelando. Pero sí que se ve que los que quieren, pueden.

De ahí que se estén viendo hipotecas preaprobadas en 48 horas con sólo una llamada o simulación en internet, la concesión de préstamos personales en 24 horas o una mayor financiación a las empresas.

Todo empezó hace algo más de dos años cuando Bankinter, seguido de Cajasur, Santander e ING lanzó la primera hipoteca con un diferencial inferior al 2%. Desde aquel pistoletazo de salida, la mayoría de bancos han entrado en una férrea competición por nuevos clientes, bajando diferenciales y mejorando las condiciones de sus hipotecas, incluso varias veces en un mismo año.

Los diferenciales más competitivos ya están por debajo del 1%, si bien aún muchas ofertas esconden una vinculación (seguros, tarjetas y otros productos) que encarecen por otro lado lo que parece que te ahorras con el diferencial.

Aún así, es notable el aumento en la concesión de hipotecas que se ha visto en el último año.  Uno de los casos más claros es el de Bankinter, que ha aumentado miles de millones su facturación, seguido de ING.

Al banco holandés le puedes llamar por teléfono o aportar tus datos por la web y en un par de días te contestan si te dan o no hasta el 80% de lo que vale tu nueva casa. Si tu solicitud sale preaprobada en unas semanas recibes en casa un sobre con los papeles a rellenar y una lista de la documentación que debes aportar para demostrar que mereces esa hipoteca (nóminas, declaración de la renta, etcétera).

Vivimos el mejor momento, el más dulce para pedir una hipoteca que se ha vivido en los últimos cinco años, y eso que muchos quedan fuera del mercado por sueldos bajos, inestabilidad laboral, poca antigüedad en el trabajo o falta de ahorros. ING y casi todas tienen el techo en el 80% de lo que vale el piso, por lo que esperan que tengas ahorrados los gastos de compraventa (alrededor del 10% del precio de la vivienda) y el 20% que no financian.

Si algo ha aprendido la banca de la crisis es que no se puede prestar más si no quieren después comerse los pisos con patatas en caso de impago. Y que tienen que ser más estrictos con los requisitos si no quieren que dejen de pagarles.

Si éste es el año en el que has pensado comprarte una casa y tienes ahorros y estabilidad económica y laboral, adelante, esta vez sí puedes encontrar la puerta del banco abierta, pero mira muy bien la hipoteca antes de firmarla, negocia el diferencial y no aceptes vinculación que encarezca el préstamo.

¿Es mas fácil endeudarse ahora que antes?

Esto aún sigue lejos del alcance de muchos

Esto aún sigue lejos del alcance de mucha gente

Según el Colegio de Registradores, la situación actual es más propicia para firmar una hipoteca de lo que lo era hace unos años. Si bien estamos al mismo nivel de hipotecas que en 2003, estamos muy lejos de igualar o siquiera acercarnos a las cifras del boom inmobiliario, entre 2004 y 2009.

Y mejor, porque fueron años locos de préstamos que se volvieron caros por la subida del Euríbor. Un tercio llevaban cláusula suelo, tienen plazos muy largos (o sea más intereses a pagar) y en algunos casos llegaron al 100% o 110% del precio de la vivienda. Por lo menos tenían menos vinculación y comisiones que las ofertas actuales.

La gente que vive  bien ahora es la que tiene una hipoteca de aquéllas con un sueldo de los de entonces, aunque el piso ya no valga lo que se está pagando por él, dada la devaluación (de media un 30%) del precio de la vivienda. Se pueden desgravar la hipoteca en la Renta todos los años y, si no tienen suelo, están pagando las cuotas más bajas de toda su vida presente, pasada y futura.

Precisamente por esa caída en el precio de los pisos dicen que es más fácil que antes endeudarse para comprar un piso. También, dicen los Registradores, porque ha habido una ligera subida de los sueldos, un mayor aporte de ahorros, un alargamiento en el plazo de pago (de media más de 20 años en liquidar la hipoteca), mayor disposición de los bancos a prestar dinero y mejores ofertas con diferenciales más bajos e incluso hipotecas a tipo fijo en el 2%, algo nunca visto que ha supuesto que uno de cada diez préstamos que se firma es a interés fijo. Algo histórico.

No digo que esto no sea así para determinado tipo de gente. Los que mantienen el trabajo en condiciones de las de antes, incluidos los sueldos, porque ahora con menos de 2.000 -2.500 € al mes por familia la mayoría no te presta ni un céntimo. Los que tienen dinero ahorrado, como mínimo un 20-30% del valor del piso. Los que nunca han tenido problemas de pago y no parece que vayan a tenerlos.

Estos son a los que los bancos les ponen ojitos. Pero no podemos generalizar y decir que ahora es más fácil hipotecarse que antes, porque la vivienda en propiedad no está al alcance de todo el mundo. Quedan fuera los jóvenes, que son los principales formadores de hogar y demandantes de pisos.

También quedan excluidas muchas familias mileuristas o monoparentales que con un sueldo o dos no tienen para hipotecarse, y tampoco están los azotados laboral y económicamente por la crisis. O sea que maticemos: es más fácil endeudarse para los que realmente pueden, para los que necesitan ayuda no la hay, porque por no haber ya no hay casi ni hipotecas para jóvenes.

Una cosa es ser prudente en la concesión de préstamos y otra obsesionarse con el perfil y dejar fuera a la mayoría de la gente. Así los bancos no lograrán su tan ansiada cartera grande de clientes, por lo que supongo que se liarán a cobrar comisiones a unos para paliar el impago de otros.

ING rebaja la guerra de hipotecas a Euríbor + 1%

Hipoteca bombón: marrón, con mala leche y licorcillo dentro

Hipoteca bombón: elija la que más le guste

Por fin llega a nuestras vidas una hipoteca a Euríbor + 1% que objetivamente tiene buenas condiciones.

La entidad holandesa ING Direct demuestra que se ha tomado muy en serio la puja por captar clientes, bajando el interés de su Hipoteca Naranja de Euríbor + 1,29% a Euríbor + 0,99%. No es la primera que se coloca en ese rango pero sí la única con las mejores condiciones: sin comisiones, sin interés fijo el primer año, hasta 40 años para devolver el dinero y con sólo dos seguros obligatorios (hogar y vida).

El resto de los préstamos en Euríbor + 1%, que son de Kutxabank, Cajasur, Bankoa y Caja de Ingenieros, acarrean comisiones y una mayor vinculación, lo que encarece tanto la hipoteca que acaba costando como si el diferencial fuera más alto, aproximadamente Euríbor + 1,30%.

Esta bajada del banco holandés augura nuevas rebajas en los diferenciales de muchas otras hipotecas. Son bastantes los bancos que se han implicado en la guerra por conseguir clientes. Tienen dinero para prestar y cada año cae el número de hipotecas porque la gente, poco a poco, va terminando de pagar y si no se firman otras nuevas, al final los bancos ven cómo disminuye una de sus principales fuente de ingresos.

Hace un año que los diferenciales se situaban en el 2% y casi dos que empezaron a bajar. A principios de este año era común ver Euríbor + 1,50% y hasta ahora lo más frecuente era 1,25%. Con esta rebaja de ING lo natural es que en los próximos meses entidades como Bankinter, Santander y BBVA, entre otras, mejoren sus ofertas.

Quizá al año que viene podamos ver hipoteca a Euríbor + 0,75%, aunque se ve complicado que de momento bajen de ahí y lleguen a los diferenciales anteriores a la crisis, en torno al 0,50% y en muchos casos por debajo de esta cifra. Moraleja: mejor esperar si quieres firmar una hipoteca, habrá mejores ofertas en los próximos meses.

En aquel momento el Euríbor estaba en el 2% y no había estallado el festival de la morosidad, por lo que la banca se podía permitir bajar mucho el diferencial. Ahora el Euríbor está bajísimo (ha cerrado agosto en el 0,161%) y se prevé que se mantenga más o menos en esa línea durante el próximo año y lo que queda de éste.

No obstante, las hipotecas en España están bajando a pasos agigantados. Si hace un año el interés medio en nuestro país (2,89%) estaba por encima del de la Unión Europea (2,78%), ahora es al contrario: en España la media es del 2,12% frente al 2,22% de la eurozona.

El mérito es compartido con las hipotecas a tipo fijo, que por fin han caído a niveles interesantes, alrededor del 2% las ofertas más bajas, en comparación con el 6% o 7% que veíamos antes y que hacían que plantearse un préstamo tipo fijo fuera una locura muy cara.

Tras 7 años de crisis, el número de hipotecas sube y la morosidad baja

Esto sí que son brotes verdes

Esto sí que son brotes verdes

Llegados al ecuador del verano, como cada año aquí os dejo el último artículo antes de volver en septiembre con nuevos temas y las noticias más importantes sobre hipotecas.

Para cerrar la temporada, voy a repasar la situación hipotecaria en España y de las buenas noticias, ¡¡que por fin las hay!!

Si bien el año pasado aumentó la compra de vivienda casi un 20%, según los notarios, tampoco es una cifra muy significativa teniendo en cuenta que venimos de un gran cierre del grifo del crédito para hipotecas.

En 2014 se firmaron algo más de 200.000, según el INE (Instituto Nacional de Estadística), siendo la primera vez que la cifra aumenta en vez de caer, como pasó en los últimos 7 años.

El dinero prestado también ha crecido: los bancos nos dejan de media algo más de 100.000 €. Se nota que están necesitados de dar nuevas hipotecas para sustituir a las que progresivamente se van cancelando y para compensar todas las que no han dado durante los años anteriores.

También ha bajado el interés que cobran, que en 2014 fue de una media del 3,5%. Los diferenciales continúan en caída, con nuevas ofertas o rebajas de las que ya existían. Los más competitivos están actualmente en Euríbor + 1,25%, que barren a los de Euríbor + 1%, pues esconden tanta vinculación que encarecen el préstamo por encima de otros teóricamente más caros. Aunque siguen siendo exigentes, la banca en general ha relajado sus pretensiones respecto a los nuevos clientes.

Quizá también se han animado porque sufren menos morosidad: tanto empresas como particulares estamos pagando mejor nuestras deudas, a pesar de que todavía mucha gente se ve acuciada por la cláusula suelo, el IRPH (Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios) o una hipoteca multidivisa que ha aumentado su deuda.

Tenemos menos problemas de pago porque, por primera vez en años, destinamos de media menos del 30% de nuestros ingresos. El 30% (o un tercio) es lo que se recomienda usar como máximo para las deudas. Aunque en comunidades como Madrid y Baleares esta cifra se sitúa en el 40%, en otras como Castilla-La Mancha, Extremadura y Murcia el esfuerzo de los hipotecados ronda el 23%, según el Colegio de Registradores.

La cuota media de la hipoteca también ha bajado hasta los 553,44 € mensuales durante los últimos meses de 2014, lo que supone un nuevo mínimo histórico como los que está marcando el Euríbor, gran responsable de tanto ahorro y de que respiremos económicamente, gracias a que está alrededor del 0,16%. De media estamos ahorrando unos 400 € mensuales en la hipoteca respecto a cuando estuvieron tan caras en el verano de 2008.

Tras este resumen y explicación del panorama, sólo me resta desearos un buen verano y que, con estas altísimas temperaturas, vayáis por la sombra. ¡Hasta septiembre!

La banca tradicional recorta distancias con las entidades online

Destronadas por la competencia

Casi destronadas por la competencia

Las hipotecas online ya no son lo que eran. Y no porque hayan empeorado sus condiciones, que un poco sí con respecto a los años dorados de la menor vinculación y sobre todo los diferenciales por debajo del 1%, sino más bien porque están siendo alcanzadas por las hipotecas de bancos tradicionales, que cada vez acercan más sus ofertas a las de préstamos que sólo se pueden contratar por Internet.

Venimos de unos años de sequía crediticia en los que se han dado poquísimas hipotecas. Eso, sumado a que las que se dieron hace tiempo se van terminando de pagar poco a poco, deja a los bancos en situación de necesitar más hipotecas para hacer negocio y mejorar sus balances.

Aunque no están dispuestos a aprobar préstamos para cualquiera ni a cualquier precio, sí que se les ve necesitados, en general, de hacerse con la mayor cantidad de buenos clientes posible.

Eso pasa por atraerlos con hipotecas que luego los vinculen a la entidad con 1.001 productos que aseguren el pago de la cuota, ganancias extra y tener bien amarrado al nuevo cliente durante décadas.

En mayo, el diferencial medio de las hipotecas de banca tradicional era del 1,90% mientras que el de las que trabajan en Internet se situó en el 1,81%. Esta diferencia, de sólo 0,09 puntos, el mismo mes de 2013 fue de 0,61 puntos, y el año pasado de tan sólo 0,2.

Mientras que 22 entidades de las de toda la vida han lanzado 19  nuevas hipotecas este año, y rebajado en 26 casos el diferencial, solamente 5 bancos online han hecho lo mismo. Es verdad que hay más entidades tradicionales que online, pero la movilidad de estas últimas está siendo superada claramente por las primeras.

Las hipotecas online siguen siendo las mejores, las más baratas, las que cuentan con las condiciones más atractivas, dentro de que hoy en día realmente atractivo hay poco en el mercado. Pero están siendo alcanzadas poco a poco por los otros bancos.

La ventaja de firmar una hipoteca online es que sueles tener un diferencial más bajo y menor vinculación (menos seguros y otros productos que contratar para bajar el diferencial o para que te den la hipoteca). Sin embargo, las entidades online son menos flexibles (o nada) a la hora de negociar.

Se ciñen a lo que pone en su web y no suelen adaptar la hipoteca a tus características, algo que sí puedes conseguir mucho más fácilmente yendo a la sucursal de cualquier banco con oficinas, que con tal de ganar una hipoteca puede adaptarte la oferta oficial, si ya ha visto que otra/s entidad/es están dispuestas a prestarte pasta.

El por qué de la vinculación de los bancos

Un compromiso en toda regla

Un compromiso en toda regla

De sobra sabemos que para contratar una hipoteca los bancos, el que más y el que menos, piden que firmes otros productos que muchas veces ni te interesan o ni te habías planteado tener. Es lo que se llama vinculación.

Ahora apuestan fuerte por ella, igual que por las comisiones, para compensar la guerra que mantienen por bajar los diferenciales, que ya están en el 1% – 1,25% los más competitivos. Pero aparte de ganar dinero con ella, ¿te has planteado por qué exigen que contrates estos productos y no otros? Cada cosa tiene su por qué y ahora voy a explicarla.

Domiciliar la nómina, pensión o autónomos

Si la cuenta de la hipoteca es la misma en la que cobras los ingresos mensuales, el banco se asegura que siempre tendrás dinero para pagar la cuota mensual, sobre todo si cobras justo antes de que domicilien el pago.

Domiciliar los recibos

Si en la cuenta de la hipoteca también te pasan los recibos, el banco se asegura de que la conviertes en una cuenta habitual e importante para ti, y que dicha entidad, en caso de que tengas otras, es la que tendrás de referencia. Domiciliar al menos tres recibos también significa que centralizas tus gastos con ellos y que en dicha cuenta, por tanto, siempre tendrás dinero.

Uso de tarjetas de crédito y débito

El banco sabe que así tienes dinero en la cuenta de la hipoteca y que se ha convertido en tu entidad de referencia.

Seguro de hogar

Como cualquier otro seguro, el banco se beneficia de lo que pagas por él porque, aunque puedes contratarlo con la empresa que te dé la gana, te suelen imponer la compañía con la que suscribirlo, normalmente 100% de su propiedad o mayoritariamente suya. O sea más beneficio para ellos.

En el caso del seguro de hogar, además, se aseguran de que si a la casa le ocurre algo vas a cobrar por el siniestro y, por tanto, tendrás dinero para seguir pagando la hipoteca.

Seguro de vida

Es una filosofía parecida al seguro de hogar. Si te mueres o se muere la otra persona titular, quien queda cobra un dinero y tiene para seguir pagando la hipoteca, aunque no estén los ingresos del otro. El caso es, como antes, que sigáis cumpliendo con la cuota mensual.

Seguro de protección de pagos

Sin llegar a palmarla o tener un accidente grave, si te quedas en el paro el banco se asegura de que durante todo ese tiempo una compañía pagará por ti la hipoteca. El caso es no perder ingresos. A muchos les molestó firmarlo y luego se alegraron cuando la crisis les dejó en paro. Las aseguradoras dejaron de hacerlos porque perdieron mucho dinero pero ahora han vuelto a algunas ofertas hipotecarias.

Depósitos y planes de pensiones

Son menos frecuentes pero los piden a veces. El banco te ata mucho más porque consigue que, además de darles dinero con la hipoteca, metas tus ahorros en sus cuentas y ellos manejen más dinero. En el caso del plan de pensiones te amarran a ti y a tu dinero casi de por vida.

¿Puedo cambiar la hipoteca de banco para ahorrar dinero?

Ahorrar está al alcance de tu mano

Ahorrar está al alcance de tu mano

Si firmaste una de esas hipotecas que se dieron durante los años duros de la crisis seguro que te estarás tirando de los pelos al ver cómo los intereses de las nuevas ofertas llevan más de año y medio en caída libre.

La banca se pelea por captar clientes solventes, a los que ofrece su mejor sonrisa y supuestamente su mejor oferta. Si te dieron una hipoteca durante la época más difícil casi seguro que cualquier entidad te pondrá ojitos, salvo que tu situación haya cambiado mucho desde entonces: pérdida de empleo, bajada de ingresos, historial de impagos…

Pero si mantienes el mismo perfil tienes opciones de subrogar la hipoteca (cambiarla de banco) para ahorrar una pasta al año, ya sea porque sufres una cláusula suelo, porque el banco te cobra comisiones hasta por respirar o porque pagas mucho dinero en productos asociados a la hipoteca: seguros, depósito, plan de pensiones…

El préstamo puede durarte 20 – 30 años, 10- 15 en el mejor de los casos si te lías a amortizar a saco, así que ahorrar 100 pavos al mes o más te puede venir de lujo. Y, aunque cambiar la hipoteca de banco tiene un coste, según sea tu caso quizá te compense hacerlo.

Algunos bancos, que no todos, cobran una comisión del 0,5% del capital pendiente de pago si cambias la hipoteca de entidad en los primeros 5 años o del 0,25% pasada esa fecha. Para saber si es tu caso, lee el contrato de la hipoteca o pregunta a tu banco.

También tienes que contar con un gasto en notaría de unos 500 €, otros 200 € aproximadamente para el Registro de la Propiedad y entre 200 € y 300 € para la tasación del piso. En total no soltarás menos de un 1% del capital que te queda por pagar. O sea 1.000 € por cada 100.000 que debas.

Aquí es donde tienes que calcular, en función de lo que te queda pendiente de pago, si te compensa subrogar la hipoteca. Si por ejemplo te libras del suelo y con eso ahorras más de 100 € al mes, en poco más de un año amortizas la operación y estás ya ahorrando dinero.

Lo mismo ocurre si bajas el diferencial de Euríbor + 3% a Euríbor + 1,5% o si te quitas de encima seguros y planes de pensiones porque el nuevo banco no exige tanta vinculación. Para comparar correctamente cuánto pagarás con tu hipoteca actual y con la que tendrías en otra entidad, debes pedir a ambas que te den un desglose detallado de todos los gastos que te supone tener una hipoteca con ellos, que van más allá de la cuota mensual: hay que incluir los productos asociados y las comisiones.

La banca está que lo tira por conseguir buenos pagadores, así que o bien tu banco te hace una contraoferta interesante para que no te vayas a la competencia, o bien la competencia, aunque ya no paga los gastos de subrogación como era frecuente antes, te recibe con los brazos abiertos si llevas al menos tres años pagando tu actual hipoteca y nunca les has dado ningún problema.