Archivo de la etiqueta: seguro de vida

El PUFo de los seguros de prima única llega a los tribunales

Ya era hora…

Nuevo frente abierto para la banca. ¡¡¡Otro…!!! Y ha tardado en explotar porque nosotros ya alertábamos a principios de 2015 de que era un pufo… Una PUF, siglas que esconden una Prima Única Financiada.

¿El qué? Un seguro de vida o de protección de pagos que se pagada de una tacada y que se incluye dentro de la hipoteca, o sea que te toca pagar intereses por él, como si fuera dinero que te deja el banco, y que también cuenta para calcular el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados que se firma al inicio de la hipoteca y que es lo más caro de todos los gastos, fácilmente el 1% de lo que te prestan. Calcula: si te dejan 150.000 euros, son 1.500 eurazos.

Pero aquí no acaba el abuso… Que el banco plantee el seguro como una PUF conlleva que te lo impone para conceder la hipoteca. No es la típica vinculación que si la aceptas te rebaja el diferencial y si no te queda más alto. No, no… Es que si no te tragas este seguro de vida o de protección de pagos no te dan la hipoteca. Así es: obligatorio e impuesto.

¿Y el colmo? Que la empresa aseguradora, que también impone el banco, es de su propiedad o de su grupo de empresas, además de que es mucho más caro que si lo firmaras con una aseguradora cualquiera, no la del banco que como ves trinca pasta con esto por todas partes. Lo impone, lo mete como fijo y cobra intereses, elige la empresa y lo cobra más caro. Un abuso se mire por donde se mire.

Por eso se le han hinchado las narices al Colegio de Mediadores de Seguros del Principado de Asturias, que ha dado el paso de denunciar al Banco Sabadell y al Popular (dentro del Santander desde junio de 2017) por estos pufos. El juicio oral será en octubre en el juzgado 3 Mercantil de Gijón y espero que les den por todas partes, ya que se trata de un abuso tremendo.

En este caso denuncian las aseguradoras porque sienten que la banca les hace competencia desleal, de la chunga, de la mala. Con malas artes que también sufren los clientes y que cuando este juicio se gane nos beneficiaremos de un sistema más limpio. ¿Por qué? Porque a pesar de juzgarse en Asturias sentará jurisprudencia, o sea una sentencia con la que ganar un juicio en otra parte de España por el mismo tema.

Sólo en el Sabadell se calcula que hay 400.000 personas afectadas, que podrían reclamar si los mediadores de seguros asturianos ganan la partida a la banca. Esto ya no es clientes contra bancos es aseguradoras contra bancos y con muchos argumentos para ganar. Se pide que se declaren nulos estos seguros, que se devuelva el dinero cobrado de más y, cómo no, indemnización por daños y perjuicios. Lo mínimo, lo justo.

Estas PUF no deberían existir y precisamente la Ley que está parada en el Congreso y que lleva 27 meses de retraso para implantarse en España, prohibirá a la banca obligar la contratación de seguros y reconoce que el cliente puede contratarlo que quiera con quien quiera, no con quien le impongan.

Errores que cometemos al comparar hipotecas

Ayyyy, tenía que haberlo pensado mejorrrrr

A la hora de buscar y comparar hipotecas hay que tener en cuenta muchos factores, no sólo el diferencial, que es lo que más grande ponen los bancos en sus publicidades de Internet, folletos y escaparates. La hipoteca más barata no tiene por qué ser la que tiene el diferencial más bajo.

Una hipoteca es más que el diferencial: también hay que mirar cuánto interés fijo cobra al principio y durante cuánto tiempo… Si tiene poca, mucha o ninguna vinculación… Si cobra comisiones, cuáles y de cuánto… Y, entre otras cosas, cuántos intereses pagarás si la pones a más o menos plazo, que es otro de los errores más comunes.

Ponerla a un plazo largo nos da cuotas más cómodas, pero nos hace pagar muchos más intereses. Para calcular sin equivocarnos y sabiendo los muchos miles de intereses que al final le habremos dado al banco lo mejor es calcularlo previamente en un simulador. Por eso hay que ajustar el plazo a lo más corto posible, teniendo en cuenta que eso no nos ahogue y que el Euríbor puede subir haciéndonos pagar más que ahora.

Éste es otro de los errores: la cuota que ahora pagas también tienes que poder afrontarla si de repente te bajan los ingresos, te quedas en paro o sube un porrón el Euríbor. Y en ningún momento debe suponer más de lo que ingresamos para no vernos con el agua al cuello.

Para prever bien los gastos hay que mirar también las comisiones. ¿La hipoteca ideal? ¡¡La que no tiene!! Ni apertura, ni por amortizar, ni por cancelar, ni por tener tarjeta de crédito, ni por respirar. Por nada. Imagina que recibes un dinero inesperado o has ahorrado bastante y quieres liquidar parte de la deuda, algo super recomendable para que te bajen los intereses a pagar y los años para hacerlo. Qué piiiiiiii que el banco te cobre por hacerlo, ¿no?

¿Y qué me cuentas de la vinculación? Sí, sí, es a cambio de rebajar el diferencial… ¿Pero sabes cuánto te subirá la hipoteca? Para eso está la TAE (Tasa Anual Equivalante), que te calcula todo lo que gastas al año en la hipoteca repartido en 12 meses. De nada sirve tener un diferencial más bajo si luego se te va por ahí más dinero con el seguro de hogar, el de vida y el plan de pensiones que te impone el banco para bajarte el diferencial.

¡Ah! Y no tienes por qué contratar ningún seguro ni nada si no quieres. ¡¡No son obligatorios!! Para la hipoteca namás que hace falta un seguro contra incendios, que suele venir dentro del seguro de hogar, que puedes -al igual que cualquier otro producto- contratarlo con quien te dé la gana, ahorrando hasta la mitad de lo que pagarías con la empresa que te diga la entidad, siempre que esté asociado a la hipoteca.

Hipotecarse es un mundo, pero para que no te se haga un mundo, ten en cuenta estas cosas y saldrás ganando porque saldrás ahorrando.

La banca no podrá obligar a contratar sus pólizas de seguros

El caso es encontrar otro camino para llegar a lo mismo

A la banca se le acaba el chollo de forrarse con los seguros de las hipotecas. ¿Qué se inventarán después para ganar ese dinero por otro lado?

Con la nueva ley hipotecaria, que no termina de aprobarse en el Congreso, donde lleva esperando a ver la luz desde noviembre, los bancos no podrán condicionar los diferenciales de las hipotecas a la contratación de uno o más seguros.

Hasta ahora, es práctica habitual que te chantajeen con uno de vida, otro de hogar, uno de protección de pagos o similar para bajarte el diferencial a una cifra razonable. Y no con cualquiera no, con sus compañías aseguradoras para que todo quede en casa y compensar con este sablazo lo que no te pueden sonsacar en intereses porque el Euríbor está bajo. De ahí que también estén tan pesados con el tipo fijo… Para ganar más dinero ahora.

¿Y antes esos seguros, qué hacemos la mayoría por no decir todos? Firmar, firmar y firmar. El colmo es que muchas veces sin calcular si así de verdad ahorramos, sin mirar si son seguros que realmente nos interesan (a veces sí, a veces no) y, lo peor de todo: sin saber que no es obligatorio firmarlos. ¡¡Sólo son para bajar el diferencial!!

Aunque entidades como Bankia, que está nacionalizada (o sea rescatada de la quiebra con dinero de todos nosotros), deja contratar seguros con quien quieras a condición de que aparezca el número de referencia del préstamo en el seguro que contrates, la mayoría de entidades te fuerzan a contratar con sus aseguradoras.

¡¡¡Pero el chollo se les va a acabar!!! Con la nueva ley no puede ser obligatorio ningún seguro ni tampoco con sus empresas. De esta forma, muchos clientes se irán con otras compañías. Lo lógico y normal si tenemos en cuenta que las aseguradoras del banco cobran hasta el doble que otras empresas.

Por eso, si vas a contratar una hipoteca y puedes esperar, hazlo. Además de que verás diferenciales más bajos, los seguros podrás contratarlos con quien tú quieras, en caso de que decidas cogerlos; el de hogar conviene por precaución básica y porque lleva el anti-incendios, obligatorio por ley con cualquier hipoteca.

Otra opción es que negocies con el banco desde ya poder contratar los seguros que te interesen con una empresa externa. Quizá, si tienes buen perfil y como muchas entidades están desesperadas por ganar clientes a través de nuevas hipotecas, te digan que sí. Por probar no pierdes nada.

Algunos bancos impiden el cobro del seguro de vida

¡¡Pero qué me cuentas!!

¡¡Pero qué me cuentas!!

Hoy volvemos a hablar del seguro de vida. Después de que el otro día alucinamos con que cuesta hasta 4 veces más caro tramitarlo con el banco que con la aseguradora, ahora nos encontramos con que el Tribunal Supremo denuncia que algunos bancos pueden estar cometiendo un nuevo abuso.

Imagina que eres titular de una hipoteca y, muy a tu pesar, estiras la pata. Como se hereda todo, incluidas las deudas, tus herederos cogen la casa y también lo que quede por pagar de hipoteca.

Pero como ya no estás, el banco ejecuta la hipoteca sin esperar a que tus herederos cobren el seguro de vida para cancelar la deuda pendiente. ¿¿Eeeeeiiin?? Lo que lees.

El magistrado de la Sala Civil del Tribunal Supremo, Francisco Marín Castán, ha dicho en la Cumbre Española de la Confianza, en la que participó hace poco, que desde las Audiencias Provinciales les llegan multitud de casos en los que el banco ha obligado al cliente a firmar un seguro de vida con la hipoteca y, cuando llega la hora de utilizarlo, no espera a que los herederos lo cobren. Directamente ejecuta el préstamo e inicia el proceso de embargo de la vivienda.

Esto es a todas luces injusto y patético. Partiendo de la base de que el seguro de vida en la hipoteca nunca puede ser obligatorio, sólo opcional a cambio de conseguir un tipo de interés más barato, no se entiende que cuando llega la hora de cobrarlo, el banco no espere a que se realicen todos los trámites y los herederos lo cobren para saldar la deuda.

A ver… Si precisamente el banco insiste en firmarlo para asegurarse de que, te pase lo que te pase, ¡¡va a cobrar tu hipoteca!! O eso te dicen en la oficina cuando te lo ofrecen: que te sirve para ganar tranquilidad, porque ocurra lo que ocurra, el préstamo estará pagado.

Este magistrado del Tribunal Supremo ha pedido que se cambie la normativa para que cualquier juez pueda parar un embargo a la espera de que los beneficiarios del seguro de vida lo cobren. Así sienten los jueces que tienen que hacerlo y que debe ser, pero no saben qué hacer porque la Ley no les acompaña su buen juicio.

Actualmente un embargo se puede parar por varios motivos, como por ejemplo que la hipoteca contenga cláusulas abusivas, pero este abuso del seguro de vida de momento no se contempla entre estas causas.

El colmo es que las ejecuciones hipotecarias no se pueden recurrir ante el Tribunal Supremo, como sí ocurre con el resto de abusos hipotecarios, por lo que la Audiencia Provincial es lo más lejos que podría llegar un caso de estos si se denuncia.

Ha pasado algo parecido con el seguro de protección de pagos, que se suele contratar para asegurarse de que, te pase lo que te pase, el banco cobrará la deuda y no embargará el piso. Bien, pues se ha dado el caso de que una mujer se ha quedado totalmente inválida para trabajar y el banco le ha embargado la vivienda a pesar de tener este seguro.

Cuando quiso cobrarlo, la aseguradora le dijo que era el banco quien tenía que reclamar que se lo pagaran, puesto que es el beneficiario. Pero, aaaaahhhhh…. El banco no pide cobrarlo porque saca más pasta ejecutando la hipoteca, embargando la vivienda, subastándola y reclamando lo que queda por pagar de la deuda (porque lo que saca por el piso en la subasta no cubre lo que queda de hipoteca).

Es como un pacto entre caballeros deshonestos: el banco no reclama el cobro del seguro y la aseguradora pone trabas, excepto que lo reclame el banco, y así tampoco paga al cliente. Total… Como ambos son del mismo grupo o están en manos de los mismos dueños… El dinero se queda en casa. Un cachondeo.

Dentro de poco, el Gobierno llevará al Parlamento la reforma de la Ley Hipotecaria, un momento perfecto para incluir un apartado que impida que este abuso se siga produciendo impunemente, y que encima los jueces que quieran solucionarlo tengan las manos atadas. El colmo es que esto ya no lo reclaman sólo los propios afectados, ¡¡¡es el Tribunal Supremo el que se está quejando!!! Un Tribunal al que sabemos que le cuesta dar cera a la banca, así que cuando la da de esta forma es porque la cosa y el caso son sangrantes.

El seguro de vida, hasta 4 veces más caro con el banco

¿Queeeeee?

¿¿¡¡Queeeeee¡¡??

¿Tienes un seguro de vida con la hipoteca? No pierdas ripio de esta noticia, te interesa muchísimo y te dejará con la boca abierta.

La empresa Global Actuarial ha ido de incógnito a 12 bancos y 15 aseguradoras, comprobando que contratar el seguro con el banco puede salir hasta 4 veces más caro, según el rango de edad.

Para un préstamo de 120.000 €, la media que se presta en hipotecas según las estadísticas, preguntaron cuánto cuesta el seguro de vida con cobertura de fallecimiento e incapacidad permanente en caso de tener 30, 40, 45 y 50 años. La edad juega un papel importante por ser un seguro de vida.

Para el rango de 30 años, la diferencia es abismal: mientras que con el banco pagarías una media de 253 €, contratarlo fuera te saldría por un 60% menos. Aaaahhhh… ¡¡¿¿Cómo puede ser??!!

Porque la banca marca los seguros con un margen mínimo del 30%, que se ganan porque las aseguradoras que te presentan son suyas o participadas por ellos en más del 50%. Necesitan ingresos extra ya que sus beneficios han bajado porque el Euríbor lleva en negativo más de año y medio y, además, a buena parte del sector le toca pagar una factura elevada por el uso de cláusula suelo y otros abusos por los que de vez en cuando reciben condenas como las multidivisa, el IRPH y los gastos de la hipoteca, entre otros.

Cuanta mayor es la edad, menor es el clavo que mete el banco. Para las personas de 50 años, el banco cobra 1.089 € de media por un seguro de vida, mientras que eso mismo se puede conseguir fuera por 758 €, ahorrando un 44%, que tampoco es moco de pavo.

Juntando todos los rangos de edad sale que el banco cobra de media sus seguros de vida un 48% más caros y, sin embargo, consiguen que firmemos con ellos un 70% de todos los que hay. ¡¡¿¿Por qué??!! Cuando estás hablando de tu hipoteca con el empleado de la oficina no te planteas que puedas contratarlo fuera, quizá no lo sabes, te da vergüenza o piensas que el banco se negará a darte el préstamo.

Cuando vas a contratar una hipoteca crees que estás cogid@ por los piiiiiii y que no tienes otra opción. Pero no es así. Entre que te dicen que te dan la hipoteca, la estudias y la firma pasa un tiempo, que debes utilizar para buscar otras opciones: pide precio a por lo menos tres aseguradoras más fuera del banco, compara y coge la más rentable para ti. Siempre, claro está, que tener un seguro de vida te interese porque deje la hipoteca solucionada si te pasa algo, y porque la rebaja del diferencial te compense este pago extra.

La firma del seguro de vida es opcional y la empresa con la que lo contrates también, siempre que aparezca ligado al número de préstamo y que el banco sea el beneficiario en caso de que te mueras o sufras una incapacidad permanente para trabajar. Lo tienen todo bien atado, si te mueres se aseguran de cobrar la deuda.

Según el estudio realizado, las compañías más baratas son Aviva y Caser, y las más caras las del Banco Sabadell, Banco Santander y Mapfre (la de Bankia). Otra opción para ahorrar es llamar a la aseguradora un mes antes de la renovación y pedir que se actualice el seguro al capital pendiente de pago, con ello abaratas para el próximo año la prima (precio del seguro). Y por qué no, pregunta ahora en otras compañías y, si te ofrecen lo mismo por menos dinero, cámbiate para el próximo año.

El diferencial que ofrece el banco es a cambio de atraparte con seguros, tarjetas, plan de pensiones y domiciliación de ingresos y recibos, entre otras cosas. En tu mano está echar cuentas y decidir si te compensa tener el seguro de vida y con quién lo contratas, ahorrando dinero y dando menos que ganar al banco, que ya te saca los higadillos por todas partes con la cuota y otras cosas.

También puedes optar por una entidad, como Bankia, que tiene una hipoteca a Euríbor + 1,20% sin comisiones y con la única vinculación del seguro de hogar, que incluye un seguro antiincendios, el único obligatorio por Ley cuando tienes hipoteca.

¿Se puede conseguir una hipoteca con más de 60 de años?

No todo es cuestión de tiempo

No todo es cuestión de tiempo

Hace poco, una vecina me preguntaba si ella podría pedir una hipoteca con su hija cuando a ésta le hagan contrato fijo y aumente sus ingresos. Mi vecina tiene 67 años y una pensión que no llega a 1.000 euros. En este caso lo delicado no son tanto los ingresos, ya que su hija ganaría unos 1.400 € con el nuevo contrato estable, me dijo, sino su edad.

La banca no quiere que, al terminar de pagar la hipoteca el mayor de los titulares tenga más de 70 ó 75 años, por lo que la solución sería que su hija pidiera la hipoteca sola o que, dada la edad de mi vecina, el préstamo tuviera un plazo máximo de 3 u 8 años.

En su caso ninguna de las opciones es viable porque no tienen ahorros, los bancos sólo prestan hasta el 100% del valor del piso si es para uno de sus inmuebles (y ellas quieren comprar la casa en la que viven de alquiler) y en 8 años no pueden pagar un piso entero con esos ingresos.

Pero no todos los casos son iguales… Sí se puede conseguir una hipoteca siendo mayor de 60 años. Es difícil, pero no imposible. Para que te den cualquier hipoteca debes tener al menos el 20% de lo que vale la vivienda y algo menos del 10% para los gastos de la compraventa y los de la hipoteca, que ya se comparten en algunos bancos pero que aún se cargan en gran medida al cliente.

También debes tener ingresos estables, cuanto más altos mejor. En ese sentido, una pensión es algo seguro -al menos de momento-, da confianza al banco. No baja y no desaparece salvo que se muera la última persona beneficiaria, o sea el titular o la pareja que haya quedado viuda. La pensión máxima en España es de 2.527,28 € mensuales y la mínima de 563,80 €.

Con una pensión media, de unos 1.500 €, se podría pagar una hipoteca de 500 € al mes. Si se pide para una primera vivienda y no hace falta mucho dinero porque el resto se pone de lo que se tiene ahorrado o de lo que se obtiene por la venta de otra casa, el banco podría decir sí. Si es para segunda residencia, se puede alquilar la primera y tener más ingresos.

Todo depende también de cuánto valga el piso. No es lo mismo una casa de 400.000 € que una de 100.000 € para la que se piden 20.000 € a 10 años. Porque el tiempo es otro factor… Se puede pedir una hipoteca a 15 años teniendo 60 o se puede pedir una a 10 años teniendo 65, siempre que en cualquier caso no se pida más del 50% de lo que vale la casa y no se dedique más de un tercio de los ingresos a pagar la cuota mensual.

En estos casos, no interesa el tipo fijo, porque no hay tiempo de sacarle partido, la mejor opción es interés variable. La cuota mensual será más alta pero se pagarán menos intereses, porque el plazo de la hipoteca es menor. Dependiendo de la edad de los titulares, podrían ahorrarse también el seguro de vida, ya que las aseguradoras se suelen negar a cubrir a personas mayores de 65 años.

Actualiza tu seguro de vida cada año para pagar menos

Más vale prevenir que gastar

Más vale prevenir que gastar

La mayoría de las hipotecas actuales ofrecen un seguro de vida entre la vinculación que debes asumir para bajar el diferencial o el tipo fijo. Solamente Bankia, que ha lanzado una política agresiva sin comisiones ni vinculación, pide ahora mismo sólo un seguro de hogar para dar Euríbor + 1,20% con un interés fijo el primer año del 1,20%.

El resto, suele coaccionar -como mínimo- a domiciliar los ingresos, usar la tarjeta y contratar seguros de hogar y vida para obtener un descuento (bonificación) en el interés del préstamo.

Así la entidad te ata más y continúa ganando dinero, ya que las aseguradoras son suyas. Sin embargo, no es obligatorio que firmes con sus compañías. Es válido un seguro firmado con otra empresa siempre que aparezca vinculado al número de préstamo y que los derechos sean a favor del banco.

El seguro de vida es, por tanto, opcional. Pero interesa firmarlo porque, al tener una deuda tan grande, si te pasa algo, el préstamo queda totalmente pagado y un marrón menos para tus herederos, que suelen ser seres muy queridos.

El coste (llamado prima) se calcula en función de varias cosas: edad, sexo, profesión, lugar de residencia, hábitos de vida y salud general. Aunque puedes tener un seguro para cada titular del préstamo, no te pueden obligar a que así sea. Si necesitas ahorrar, con firmar uno solo es suficiente. En caso de que en el hogar sólo trabaje una persona, debe ser titular, ya que si fallece deja de aportar la nómina y el resto de la familia debe quedar cubierta.

Hay entidades o hipotecas que sólo piden que firmes el seguro de vida el primer año, mientras que otras lo exigen durante toda la duración del préstamo. De lo contrario, en cuanto detecten que no está aumentan el diferencial. Ahí también debes calcular si quieres un seguro de vida y cuánto te supone al año de gasto y de ahorro respecto a no tenerlo.

Un aspecto muy importante y muy desconocido es que, en caso de mantener el seguro año tras año, debe actualizarse según la cantidad pendiente de pago que te queda de hipoteca. Por ejemplo, si el primer año firmaste un préstamo de 100.000 euros y pasados esos primeros 12 meses ha bajado a 95.000 lo que debes de hipoteca, la aseguradora debe cobrarte sólo por esa cantidad y no por los 100.000 euros iniciales.

Es decir, vas a pagar menos por la renovación que lo que pagaste el primer año, porque el seguro de vida se ajusta a la cantidad de dinero que el banco te tiene prestada en ese momento.

O sea que el seguro de vida debe ser más barato cada año porque quedará menos cantidad de hipoteca por pagar, ya que vas reduciendo el capital pendiente de pago con cada mensualidad y/o cada amortización anticipada que hagas. Ale, a mirar cuándo toca el siguiente pago del seguro de vida y a pedir al banco una actualización a la baja.

¿Qué hipotecas exigen menor vinculación?

Cuantas menos ataduras, mejor

En la hipoteca, cuantas menos ataduras, mejor

Como he dicho en otras ocasiones, las hipotecas no se pueden comparar solamente por el interés o por el diferencial, ya que las entidades juegan con esa cifra, que ponen llamativamente en su publicidad con un cuerpo de letra muy grande, pero que luego resultan más caras que otras porque tienen mucha vinculación y comisiones.

Como dije hace poco, nos gustan las hipotecas sin comisiones. ¿Y a quién no? ¿Alguien prefiere pagar más por lo mismo, pudiendo pagar menos o tenerlo gratis? También nos gustan los préstamos sin vinculación, o desde luego con la menor posible.

Sólo tú, sin presiones, debes decidir si quieres un seguro de vida, uno de protección de préstamos o un plan de pensiones, por mencionar algunos productos típicos. El banco no debería coaccionarte a firmarlos a cambio de reducir el diferencial a una cifra más decente.

Del seguro del hogar no hablo, porque aparte de que es muy útil, incluye un seguro contraincendios, obligatorio por ley en todas las hipotecas. No tienes por qué firmarlo con la entidad que te da la hipoteca. Sirve que contrates uno por tu cuenta y demuestres, mediante un certificado de la aseguradora, que ese seguro de hogar incluye la protección contra incendios y va vinculado al préstamo hipotecario. Para demostrarlo, debe aparecer el número del préstamo en el certificado.

Las mejores hipotecas con diferenciales bajos exigen bastante vinculación, como Kutxabank, Liberbank, Banco Cooperativo Español (Ruralcaja), Bankoa, Caja de Ingenieros, Santander y BBVA. Todas requieren contratar 4-5 productos para rebajar el diferencial. Domiciliar los ingresos y pagar con tarjeta es fácil y gratis. El seguro de hogar te interesa, pero lo demás que solicitan encarece el préstamo y debes estudiar detenidamente si te interesa o te compensa.

En cambio, hay bancos que piden poca vinculación y tienen diferenciales aceptables. Son los que triunfan luego en la petición y firma de hipotecas. ING y Bankinter sólo piden domiciliar los ingresos y seguros de hogar y vida. Bankia se ha modernizado a tope y sólo pide un seguro de hogar; no es de extrañar que de enero a marzo haya cuadruplicado el interés de la gente en sus préstamos, la firma de hipotecas un 93% y haya ganado 304 millones, pulverizando su propio récord.

Tanto Bankia como Bankinter tienen Euríbor + 1,20%, que puedes negociar y bajar según tu perfil. ING está a Euríbor + 0,99%, pero acaba de implantar un interés fijo el primer año del 1,99%, algo que Bankinter ya tenía en el 1,10% y Bankia ha puesto en el 1,20%.

Para no tener vinculación ni comisiones suele ser necesario al menos 2.000 € de ingresos al mes, ahorros para el 20% del piso y los gastos de la compra, y no figurar en ningún fichero de morosos. Si no entra tanto dinero en casa, siempre podéis mirar la Hipoteca Mari Carmen de Abanca, a Euríbor + 1,25%, que no tiene unas condiciones tan competitivas pero sólo pide que ganéis como mínimo 600 € mensuales.

¿Te interesa contratar un seguro de vida con la hipoteca?

Hay que cuidar tu salud económica

Cuida también tu salud económica

Lo primero que debes tener en cuenta, al margen del dinero y el diferencial de la hipoteca, es si te interesa a ti tener un seguro de vida. Bien porque quieras dejar cubierto al otro titular o titulares del préstamo si te mueres o tienes un accidente grave, porque seas una persona precavida o por lo que sea.

Al margen de razones personales, si no te planteabas tener un seguro de vida antes de contratar la hipoteca y no te interesa especialmente tampoco después, la decisión se reduce a una cuestión económica. Es decir, tienes que mirar cuánto cobran al año por cada seguro de vida -se firma uno por cada titular-, si es una prima única financiada (PUF), si son cada año y cuánto cuestan.

El precio de un seguro de vida depende de varios factores, desde el sexo (pagan más los hombres por mayor riesgo de accidentes según las estadísticas), hasta la edad, pasando por enfermedades, trabajo, estilo de vida y aficiones. Dicho esto, la media de lo que suele costar es entre 200 y 300 € al año por persona, aunque el importe sube o baja cuanto mayor o menor es la cantidad de dinero que pides al banco.

Aquí es cuando tienes que echar las cuentas para saber si te compensa bajar el diferencial de la hipoteca a cambio de tener un seguro de vida. Es muy bonito pensar: aaaayy… me bajan el diferencial un 0,40 ó un 0,20 por tener un seguro de vida, ya, ya… ¿pero cuánto te cuesta ese seguro? ¿Y cuánto ahorras?

Si, por ejemplo, el seguro vale 250 € al año y eso supone que la cuota de la hipoteca sea 20 euros más baja al mes, multiplicas 12 meses por 20 y el resultado (240 €) te dice que te sale más o menos lo comido por lo servido. En ese caso el seguro te interesa porque por poco dinero te aporta una cobertura extra.

Pero si te ahorras  sólo 10 euros al mes (120€ al año) lo mismo no te compensa pagar 250 € al año por un seguro que no querías o incluso por dos si sois varios titulares. Cuanto menor es el plazo de la hipoteca menos te renta tener seguros porque menos te ahorrarás en intereses. Y cuanto menos tiempo queda de hipoteca, también ahorras menos porque ya pagas menos intereses.

Hay que echar cuentas y lo mejor es ir jugando con la calculadora porque la cuota de la hipoteca no es algo estable, sube o baja en función del Euríbor, y el seguro que ahora no te compensa a lo mejor sí lo quieres más adelante. Bien por rebajar la cuota hipotecaria o porque tu situación de vida ha cambiado.

Los seguros de vida han aumentado mucho desde que se firman con hipotecas. A los bancos les interesan porque quieren cobrar aunque te mueras o tengas un accidente grave. Aunque el banco lo va a intentar y pondrá problemas si no es así, no tiene por qué ser con la aseguradora que te digan -que suele ser suya-, puede ser la que tú quieras, siempre que lo demuestres presentando el contrato de la póliza.

Qué hacer si heredas una hipoteca

Se hereda todo: dinero o deudas

Se hereda todo: dinero o deudas

Puestos a heredar, se puede heredar todo. No sólo el dinero o el piso… También las deudas. ¿Pero sabes qué hacer si heredas una hipoteca?

Lo primero que debes hacer es contárselo al banco, ya que cada mes emite el recibo de la cuota a la cuenta asociada a la hipoteca, que estará a nombre de la persona fallecida. Después hay que ir al notario para leer el testamento y hacer los trámites oportunos.

Según el Código Civil, heredar es un derecho, no una obligación, así que puedes renunciar a la herencia si no quieres cargar con las deudas o no puedes pagar los costes que supone adjudicártela.

Lo puedes hacer de tres formas: renuncias completamente; recibes toda la herencia (incluyendo hipoteca y otras deudas) o aceptar la herencia a beneficiario de inventario. Esto último significa que se realiza una lista de todos sus bienes, se liquidan las deudas y cobras lo restante (si es que sobra algo).

¿Pero qué pasa si la hipoteca tiene más de un titular? Pues que en caso de aceptar la herencia te conviertes en cotitular de la hipoteca, lo que deberás informar al banco. En cambio, si no aceptas la herencia, el otro titular/es se tendrá que hacer cargo de la deuda en solitario.

Si hubiera avalista, te seguirá avalando igual en caso de que aceptes la herencia. Si la rechazas, también mantendrá el mismo papel hasta que la deuda esté completamente pagada.

Para arreglar el papeleo con el banco en cualquiera de los casos tienes que entregarle el certificado de defunción, el de últimas voluntades y testamento o declaración de herederos. Si aceptas la herencia, también el certificado de adjudicación de la misma (que se realiza ante notario) y el resguardo del pago del impuesto de sucesiones, si es que se paga en tu comunidad autónoma. Entonces el banco te entregará toda la información de lo que la persona fallecida tenía en la entidad (cuentas, depósitos, hipoteca, etc…). Si por el contrario has rechazado la herencia, deberás llevar la escritura pública de renuncia.

También puede ocurrir que la hipoteca fuera de las que llevan aparejado en la vinculación un seguro de vida. En ese caso hay que entregar toda la documentación al banco y al seguro, y después comprobar si es de esos seguros que pagan toda la hipoteca o sólo la parte de la persona fallecida. En ese caso, los herederos no tienen que pagar nada.